Se ha producido un error en este gadget.

miércoles, 5 de diciembre de 2007

Colombia...¡por la puerta grande!


Toda actividad tiene sus períodos de gestación. En el béisbol a este calificativo lo denominamos romanticismo, la época donde los sueños dentro y fuera del terreno superan cualquier obstáculo. Esta etapa se ha experimentado en todos los lugares donde se juega pelota y es hasta extraño verlo en nuestros tiempos. Hay un lugar donde el béisbol romántico está en su apogeo y sus posibilidades son infinitas: la costa atlántica de Colombia.

Mucho aún se preguntarán: ¿Colombia?. Si, Colombia. Hablo de la Colombia costeña. Esa Colombia donde la alegría y el buen humor son un requisito, el entusiasmo es un orgullo, la fresca y dulce brisa decembrina del Mar Caribe es interminable, las ganas de trabajar son intrínsecas, la identidad y la cultura son las tarjetas de presentación, la gente es el mayor valor y su amor por el béisbol es infinito.

Es en esta Colombia, libre de estereotipos culturales y políticos, y cuna de Luis Castro, primer jugador latino en las Grandes Ligas; donde un hombre como Edinson Rentería ha logrado revivir la llama histórica de este deporte y encaminarla hacia un nivel superior con su esfuerzo. Edinson, veterano de 9 temporadas en el sistema de Ligas Menores de los Houston Astros y los Florida Marlins, y hermano del hasta ahora mejor jugador colombiano de todos los tiempos, Edgar Rentería, coordina la organización Team Rentería, desde donde se maneja la operación de la Liga Colombiana de Béisbol Profesional.

Esta temporada se juega el 8vo. torneo organizado en esta nueva etapa del béisbol colombiano, y el tercero bajo la afiliación y aval de la Oficina del Comisionado de las Grandes Ligas y la National Association of Professional Baseball Leagues, mejor conocidas como las Ligas Menores. El pasado fin de semana se realizó el tradicional Juego de las Estrellas en el Estadio Tomás Arrieta de Barranquilla, la casa de los Caimanes, donde tuve la oportunidad de recoger opiniones y observar de cerca el funcionamiento del potencial nuevo miembro de la Confederación de Béisbol del Caribe.

¨Nuestra organización tuvo que soportar la operación de la liga y sus 4 equipos desde que comenzamos este proyecto en 1999 para asegurar su continuidad¨ asegura Rentería. ¨Se hacía un fondo que se repartía a los administradores de cada equipo para su operación¨ recuerda.

Esta temporada el mayor avance ha sido el compromiso de distintos grupos económicos privados de involucrarse en esta actividad comercial, donde ven una sólida estructura autogestionable, cuyos ¨frutos¨ comienzan a verse (incluyendo a Emiliano). ¨La Confederación nos pide que cada equipo sea manejado por un ente privado y hemos conseguido gente comprometida con el fortalecimiento de la Liga y el desarrollo del béisbol en nuestro país¨ añade el mayor de los hermanos Rentería.

Entre quienes se han montado en el autobús de este proyecto con la adquisición de una franquicia es el bigleaguer Orlando Cabrera. Hoy comanda la organización de los Indios de Cartagena, en su ciudad natal.

¨Hemos cumplido ya un primer ciclo de preparación y el siguiente paso es el de cristalizar nuestra participación en la Serie del Caribe¨ dice el nuevo campo corto de los Chicago White Sox. ¨Tenemos que tener una motivación para nuestros equipos...representar a nuestra patria en el torneo de campeones del Caribe¨. dice Cabrera, quien no pierde la esperanza de representar a Colombia en un Clásico de Invierno y hasta en un Clásico Mundial de Béisbol, campeonato del cual aspiran también una invitación de Major League Baseball.

Confederación contra la pared

La Confederación de Béisbol del Caribe es el organismo que rige las relaciones entre las Ligas Invernales que participan en el torneo de campeones al que conocemos como la Serie del Caribe, donde participan Venezuela, República Dominicana, Puerto Rico y México, y que en su primera etapa, desde 1949 a 1960, albergó a los equipos de Cuba y Panamá.

Para ningún aficionado ni conocedor de la pelota invernal moderna es un secreto que tanto el nivel, como el interés hacia este torneo ha decaído en los últimos años. Mientras las estrategias de mercadeo en los deportes y en especial en el béisbol se desarrollan constantemente, la Confederación del Caribe ha sido inútil en evolucionar y refrescar el torneo, cuyo interés se mantiene primordialmente gracias al entusiasmo y nacionalismo de los aficionados, y sólo en 3 de los actuales 4 países. El torneo ha arrojado pérdidas operativas en sus últimas ediciones en República Dominicana, Puerto Rico y Venezuela, donde incluso se realizó infructuosamente un invento de alojar la justa en dos parques en ciudades distintas.

Sumado a este letargo por parte del ente rector, la Liga Invernal de Puerto Rico terminó de hundirse ante los ojos impotentes de sus dolientes, debido a la falta de compromiso y seriedad de algunos de sus dueños, la falta de generación de relevo en el terreno de juego y la apatía de los fanáticos en la Isla del Encanto. Ante este panorama, la Confederación del Caribe, presidida desde hace 18 años por Juan Francisco Puello Herrera, ha colaborado poco en tratar de resolver el asunto, provocando un estado de limbo que podría afectar la continuidad del torneo caribeño en los años por venir.

La Liga Colombiana ya no es un proyecto, sino más bien toda una realidad. El siguiente paso consiste en mejorar sus operaciones de mercadeo e infraestructura y aumentar el nivel de los extranjeros aprovechando su afiliación a MLB, o sea, mejorar el show para el fanático común. Pero lo difícil está hecho: el desarrollo constante de prospectos de primer nivel para el béisbol organizado.

Rentería asegura que se están tratando de cumplir al pie de la letra los requisitos que pide de la Confederación para llegar a la meta: jugar y albergar la justa caribeña. ¨Ya estamos gestionando la construcción de un moderno estadio a corto plazo para Barranquilla y tenemos el apoyo del gobierno local quien también está comprometido con este movimiento... asimismo es primordial nuestra continuidad en el trabajo de las Academias de Béisbol y la Liga Paralela donde producimos cada vez más firmas a la pelota organizada¨.

Tras finalizar la pasada Serie en Carolina, Puerto Rico, Puello Herrera habló acerca de la participación de Colombia y Nicaragua: ¨No podemos traer a un equipo que no pueda competir, porque eso sería un atraso en lo que hemos avanzado...deben tener el nivel de calidad de juego que no afecte al juego de béisbol¨. Luego en su más reciente visita a Colombia dijo: ¨Si Colombia no es aceptada en el próximo año (2008), en el 2009 será miembro activo de la Confederación¨. Y cuando comparó a los dos más fuertes candidatos para formar parte del torneo dijo: ¨Entre Colombia y Nicaragua...Colombia está más cerca¨.

Esta temporada de la Liga Colombiana arrancó con 50 jugadores criollos firmados para organizaciones de Grandes Ligas y otros 6 jugando béisbol profesional en Ligas Internacionales. Si a esto sumamos que cada equipo tiene un cupo de 10 jugadores extranjeros, hablamos de que los rósters de 25 jugadores de los 4 equipos podrían tener jugadores actualmente afiliados al béisbol organizado en al menos un 90%. Del nutrido grupo de criollos la mayoría son jugadores que no superan los 24 años de edad. Con un par de años más de gestación, el número de jugadores aumentará, al igual que su edad promedio.

Decir que el nivel de juego se vería afectado en el torneo caribeño con el ingreso de una nueva liga es una utopía. Quienes conocemos este juego sabemos que hay una regla no escrita: ¨En series cortas, no hay favoritos¨, y esto es algo que ha quedado demostrado en el clásico de invierno. El nivel es determinado por sus jugadores, y la realidad es que en este torneo el común es la diversidad de sus jugadores en edad, afiliación y experiencia.

Más aún los avances en el nivel de juego de cada país se han producido gracias al desarrollo de las Academias de Béisbol, sobre todo en Dominicana y Venezuela, al apoyo comercial de los patrocinantes en cada país y a los avances en mercadeo de cada liga, donde la Liga Mexicana del Pacífico se destaca.

Con Puerto Rico fuera del panorama y con pocas expectativas para un regreso exitoso al béisbol invernal, y por otro lado el nivel y entusiasmo de Colombia crece como la espuma, las interrogantes surgen de parte de los fanáticos: ¿Qué impide que Colombia participe en la Serie del 2009?, ¿Cómo cerrarles las puertas al desarrollo de la pelota neogranadina?, ¿Por qué no dar paso a la tercera etapa de la Serie del Caribe? Sobre todo para alcanzar una situación de ganar-ganar para todos.

Opiniones confiadas en el potencial de Colombia

Terry Shapiro, scout de los Chicago Cubs en Colombia afirma que el potencial del país y el atractivo para las organizaciones de Grandes Ligas ha crecido considerablemente en los últimos 5 años. ¨Hoy al menos 14 organizaciones de Grandes Ligas estamos buscando nuevos talentos en este país y el número de firmas de jugadores ha crecido progresivamente¨ dice el norteamericano, quien ve con bueno ojos la membresía permanente de Colombia en la Confederación como un modo de impulsar aún más el entusiasmo de la pelota en sus mercados.

El periodista barranquillero Marcos Pérez opina ¨Ya es hora de que se reconozca a nivel del continente la calidad y el potencial de nuestra pelota¨. Para él cada año más se han visto los avances en el nivel de juego, el apoyo de los fanáticos y de los patrocinantes. De igual manera se expresa el Director de Comunicaciones de la Liga, Favio Poveda Ruiz: ¨Estamos trabajando para alcanzar los servicios que el fanático del béisbol profesional recibe, porque para nosotros es importante que nuestra relación con el fanático sea exitosa, y sabemos que lo podemos lograr porque esta región del país es mayormente beisbolera¨.

De cada ciudad sólo se escuchan halagos, más que quejas. En Cartagena, Manolo Duque, Gerente de los Indios dice: ¨Nosotros estamos muy contentos en esta ciudad porque esta es la cuna de la pelota colombiana y la gente responde. No tenemos ninguna duda que podemos albergar acá la Serie del Caribe por nuestro desarrollo turístico e infraestructura, que ya ha sido probada con anterioridad¨, refiriéndose a Cartagena de Indias como sede de los Juegos Centroamericanos y del Caribe 2006.

El lanzador venezolano Ramón Portillo, quien esta temporada ha lanzado con los Toros de Sincelejo y los Cardenales de Montería señala: ¨El ambiente en estas dos plazas es increíble, yo estoy muy complacido de jugar en esta liga sobre todo en estas ciudades donde la afición por el juego y la asistencia son de primera.¨

Noé Maduro, ex-mánager campeón en el circuito y actual técnico de las Águilas del Zulia en la Liga Venezolana dice: ¨El nivel de la Liga Colombiana ha crecido paulatinamente y estos muchachos son muy trabajadores en el terreno, escuchan consejos, tienen ganas de aprender y por eso cada vez más vamos a ver mejores jugadores colombianos tanto en esta liga como en Estados Unidos¨. Este mismo punto de vista sobre el trabajo y el talento de la nueva ola de jugadores colombianos es compartida por Joaquín Gutiérrez y Orlando ¨Ñato¨Ramírez, los pioneros de Colombia en las Ligas Mayores y que actualmente imparten sus conocimientos en el circuito.

Ernesto Jerez, narrador de béisbol para ESPN opina que ¨lo importante para Colombia es estar en la Serie del Caribe, para de esta manera estimular más el interés y la atención de todo el béisbol organizado hacia sus jugadores¨.

Uno que ha visto las mejores etapas de la pelota colombiana y cuyo conocimiento del juego no tiene límites es Don Ubaldo Salinas, Coordinador Disciplinario de la Liga. Salinas fue miembro del equipo colombiano campeón mundial en 1965 y ha dedicado su vida al desarrollo de la pelota local y recuerda con nostalgia los años donde el béisbol profesional en Colombia vio grandes jugadores como Cecil Fielder, Howard Johnson, Jesse Barfield y José Martínez, entre otros.

Al preguntarle cual ha sido la mejor etapa del béisbol en su país dice: ¨En esas épocas de 9 jugadores en el terreno sólo 2 o 3 eran colombianos porque venían grandes prospectos y jugadores establecidos en las mayores, pero de eso no nos quedó nada...al contrario nuestra pelota se estancó por muchos años y perdimos terreno.¨ Salinas afirma: ¨Esta es la mejor época del nivel de juego de Colombia, porque ahora tenemos a nuestros muchachos en el terreno mayoritariamente, además de contar con una generación de relevo. Ahora los extranjeros son un soporte para nuestros equipos, no son la base¨.

Edinson Rentería sabe que la chispa del béisbol profesional en Colombia se ha encendido. Entienden que se necesitan hacer los ajustes necesarios para llenar los requisitos del ente rector del béisbol regional. ¨Sabemos que debemos cumplir y seguir la normativa impuesta por los demás países pero no vamos a descansar hasta alcanzar las expectativas que quieren de nosotros¨.

El próximo mes de febrero tanto el campeón como el sub-campeón de la República Dominicana disputarán la llamada ¨pequeña Serie Mundial¨ por su condición de local ante la ausencia de Puerto Rico. Lo irónico es que mientras en un lado de la cuenca del Caribe las luces del parque se apagan y no hay intención de prenderlas, en otras costas sobra energía para prender esas torres, pero más aún las ganas de representar a un país, que siente que entre cada minuto transcurre una eternidad mientras se toma finalmente la justa decisión de su convocatoria, para darle un nueva dimensión y significado a su béisbol.

martes, 4 de diciembre de 2007

Carlos Villalobos se lleva el Derby de Jonrones


Carlos Villalobos, de los Caimanes-Olímpica, ganó anoche el Derby de Jonrones del béisbol profesional colombiano con un batazo sobre el jardín en el duelo con el receptor de los Indios Yamid Haad.

En cinco turnos, Villalobos la mandó a las tribuna sobre los jardines para el único canto de Ernesto Jerez, narrador y periodista de la cadena Espn internacional, que acompañó el trayecto de la pelota con el “A lo profundo y…Noo, no, no, no. Díganle que no a esa pelota”. Un grito que levantó los ánimos en los más de 800 espectadores que asistieron al estadio Tomás Arrieta.

Fue una noche completa. Pasó de todo. Aplausos, sustos, emociones, autógrafos y fotos de las estrellas del béisbol, los invitados y las celebridades con los aficionados.

El Juego de las Celebridades abrió el show con el encuentro de sóftbol entre las novenas de las Estrellas Rojas y Estrellas Azules que al final ganaron 14-6.

Las Azules tuvieron en su line up a Ernesto Jerez que en tres turnos se ponchó. Su compañero de cadena, el periodista venezolano Leonte Landino, lo dejó con el bate en el hombro.

El único Grandes Ligas no colombiano y presente fue el dominicano Julián Tavarez. El cerrador de los Medias Rojas de Boston se bajó de su galaxia para compartir su emoción con los aficionados. “Estoy feliz de estar en Colombia y de compartir con ustedes”.

Víctor Pacheco jugó para las Estrellas Rojas y guardó el jardín derecho. El de Suan nunca pudo fildear los elevados y fue ponchado una vez.

El ex futbolista, Lucas Jaramillo y el actor Manolo Cardona mostraron algunas cualidades para jugar sóftbol. “Yo era tercera base y creo que lo hacía bien. Volví a jugar después de mucho tiempo”, afirmó Jaramillo, quien jugó con un par de guayos de futbolista.

Edinson y Édgar Rentería cubrieron el campo corto en las Estrellas Rojas.

El scout de los Cachorros de Chicago, Terry Shapiro corrió con velocidad las bases y pegó un batazo para un jonrón de piernas para la novena Azul. Su compañero el venezolano Noe Maduro, ex mánager de Caimanes, también estuvo activo en el juego. En cuatro turnos, pegó tres imparables.

El susto de la noche lo dio el lanzador dominicano, Isabel Girón. El pitcher sufrió un ataque de epilepsia que prendió las alarmas. Fue atendido por personal de la Defensa Civil y del equipo Caimanes-Olímpica.

Cobertura especial del Juego de Estrellas de la Liga Colombiana


BARRANQUILLA - Durante este fin de semana estaremos ofreciendo detalles sobre el fin de semana del Juego de las Estrellas de la Liga Colombiana de Béisbol desde el estadio Tomás Arrieta en Barranquilla.

La agenda incluye el Juego de Softbol de las Celebridades donde tendremos el honor de compartir con Ernesto Jerez, Julian Tavarez, Luis Castillo, los bigeaguers colombianos Edgar Rentería, Orlando Cabrera, Jackie Gutierrez, entre otras personalidades del mundo del espectáculo, y bajo la organización y la grata compañía de Edinson Rentería y su incansable equipo de trabajo de la organización Team Rentería, quienes no sólo llevan la bandera del béisbol en este país, sino que están comprometidos a hacer de Colombia uno de los países más competitivos en el ámbito de este deporte.

A través de El Juego Perfecto.com estaremos proporcionando detalles y opiniones sobre este importante evento. Pueden también consultar la página oficial de la Liga Colombiana en www.teamrenteria.com

La grandeza del ¨Grande¨ (parte 2)

La vida de Luis Aparicio Ortega “El Grande de Maracaibo” es aún una de las leyendas urbanas más discutidas en la pelota venezolana.

Quienes lo vieron jugar y aún tienen la suerte de contarlo hablan de la majestuosidad y elegancia en el campo corto, además de su liderazgo dentro y fuera del terreno. Todo un Derek Jeter actual. Quienes vieron jugar al “Junior” señalan que era muy difícil que el padre fuera tan bueno como el hijo. Ha sido un debate de décadas.

Las generaciones más nuevas hasta confunden los nombres y desconocen por completo del legado de “El Grande de Maracaibo” Luis Aparicio Ortega, padre de Luis Aparicio Montiel, único Salón de la Fama venezolano en Cooperstown tras 18 zafras en las Grandes Ligas.

En la obra “Historia del Béisbol en el Zulia”, el maestro Luis Verde nos deja plasmada su grandeza en el terreno y nos relata muchas de sus hazañas como jugador, algunas de las cuales vale la pena recordar.

Una de sus hazañas más significativas fue el hecho de haber realizado outs en las cuatro bases. Su hermano Ernesto cuenta, en la obra de Verde, que su velocidad fue lo que le llevó a destacarse en su posición. La práctica del béisbol en la mañana y el fútbol por la tarde fue la gran ayuda para desarrollarlo.

En una oportunidad, jugando para el Lucana BBC, en Caracas, en 1931, en el campeonato de la Liga Central Venezolana, salió un rodado por el medio del terreno con corredor en segunda, batazo que ni Luis, ni Ernesto alcanzaron, fue entonces cuando Luis en la misma carrera hacia la base, cambió de dirección y se fue hacia el plato, apartando al receptor para recibir el tiro y sacar el out.

El receptor Adolfo Ugueto, le dijo a Aparicio en el camino al banco: ¿Qué hago yo en el home? A lo que responde Luis: “Usted con esos aperos no hubiese realizado ese out”. Ernesto recuerda que esa jugada provocó muchos comentarios. Coincido con el legendario mánager cubano Pelayo Chacón, quien decía que “El Grande” jugaba un béisbol “muy adelantado”.

La leyenda de Aparicio empieza a tomar forma en 1934 cuando fue contratado por el Licey en la República Dominicana, convirtiéndose en el primer pelotero venezolano contratado por un equipo extranjero en la historia, o sea, el primer pelotero internacional de categoría.

Su experiencia por tierras quisqueyanas lo hizo crecer como pelotero regresando exitosamente como la gran súper-estrella del béisbol nacional, jugando en esos años con el equipo Concordia, propiedad del hijo del dictador venezolano Juan Vicente Gómez.

El Concordia era un trabuco cargado de estrellas, que se coronó en la Liga Central en el invierno de 1934 con Luis Aparicio como líder bate con .396, por encima de figuras como Manuel “Cocaína” García, “El Grillo” Báez, “Tetelo” Vargas y el Salón de la Fama Martín Dihigo.

Durante la década de los 40 compartió su juego en la Liga Central con Magallanes y Vargas, ante la falta de pelota profesional en el Zulia. Uno de los episodios perdidos en el tiempo de la pelota venezolana fue la visita de los Yankees y los Brooklyn Dodgers a Venezuela, para efectuar juegos de entrenamientos primaverales.

El Vargas derrotó a los Yankees el primero de marzo de 1947 con pizarra de 4 a 3. El equipo venezolano era un trabuco integrado en su gran mayoría por refuerzos extranjeros y sólo Francisco “Tarzán” Contreras y Luis Aparicio Ortega fueron los representantes criollos ante un line up de los Mulos que incluía a Yogi Berra, Phil Rizzutto y el lanzador Allie Reynolds.

¿Pero quién fue Luis Aparicio Ortega, el hombre? ¿Cómo influyó su carácter en la formación deportiva y psicológica de su hijo Luis? ¿Cuál fue la trascendencia de sus consejos en el desarrollo del béisbol local?

Rafael Aparicio, hijo menor de “El Grande de Maracaibo”, recuerda: “Papá fue un tipo muy inteligente y sumamente correcto. A pesar de que no fue muy estudiado, era muy inteligente. Yo creo que lo apodaron El Grande no por sus logros en el terreno sino por el tipo de persona que era”.

Aparicio fue quizás el primer jugador venezolano que vio béisbol diverso y del mejor nivel. Era detallista y su conocimiento del juego era su punto fuerte. Fue ídolo y propulsor del béisbol en Maracaibo y le mostró a los aficionados y venideras generaciones del resto del país lo que se podía hacer desde el campo corto.

Además había otro gran experto cercano con quién compartir y debatir sobre el juego, su hermano Ernesto. Esto hizo del béisbol el negocio familiar. El método de subsistencia. La pasión de la vida. El conocimiento a transmitir.

Quizás nunca imaginó que la influencia sobre su hijo llegara a un punto tan significativo, tanto para él por alcanzar la inmortalidad en el mejor nivel del béisbol, como para el desarrollo del deporte nacional y hasta de nuestra cultura e identidad.

“En mi casa se hablaba de béisbol desde que uno se levantaba hasta que uno se acostaba -dice Rafael-. Recuerdo que en nuestras reuniones familiares en diciembre sólo se hablaba de esto, ya aún cuando papá estaba retirado y Luis era una estrella en las Grandes Ligas, se hablaba de que si este pitcher tiene esto, o que si se debe hacer aquello. Luis, mi hermano, por esta relación con mi padre se convirtió casi en nuestro segundo padre, y hasta el carácter de ambos es muy parecido.”

Rafael destaca que la virtud que siempre reafirmó en su vida fue la honradez. “El orgullo de mi padre no era el dinero sino la rectitud, siempre me dio un único consejo: sé honrado”.

Esa misma honradez fue traducida en el terreno de juego a dar lo mejor de sí, física y mentalmente. Esa honradez lo llevó a elevar el nivel del béisbol en su región y el país. La misma que mantuvo durante toda su carrera su hijo Luis, que inspiró a una nación entera a abrazar este deporte.

jueves, 22 de noviembre de 2007

La grandeza de "El Grande"


La semana pasada el béisbol venezolano se vistió de gala para celebrar un año más del debut en la pelota profesional de Luis Aparicio, único Salón de la Fama venezolano.

El debut del “junior” Aparicio marcó el momento más glorioso en la historia del deporte del estado Zulia y quizás de toda Venezuela.

Y es que para él, su destino y su suerte estaban escrita. Sólo tenía que recorrer un camino de éxitos en los diamantes, el cual comenzó desde el mismo momento que su padre frente a toda la fanaticada el 18 de noviembre de 1953, en el Estadio Olímpico de Maracaibo, en el juego entre Gavilanes y Pastora, le entregó su bate y su guante marcando, un paso generacional, o quizás, un cambio de mando. Maracaibo tenía desde ahí un nuevo “Grande”.

El destacado locutor Oscar García, quien presenció el momento me dijo hace algún tiempo: “A más de uno se nos salieron las lágrimas en esos momentos, porque significaba recordar los grandes momentos que nos brindó el viejo Luis, y fue admirable ver como su hijo tenía el temple de asumir todo aquello y comenzar una carrera de esa forma”.

Y es que Luis Aparicio Ortega, conocido como “El Grande de Maracaibo” fue el primer gran campo corto venezolano. El primero que levantó ovaciones y opiniones por sus jugadas defensivas, el primero que desarrolló un sentido intelectual del juego, y cuya semilla originó el desarrollo de Venezuela como una potencia mundial en este deporte.

El maestro Luis Verde, nos dejó plasmada la grandeza de “el viejo” Aparicio en su obra: Historia del Béisbol en el Zulia. Gran parte del desarrollo y la forma del béisbol de la forma que lo conocemos vienen dados por el brillo de Luis Aparicio Ortega como campo corto y por la maratónica vida de su hermano Ernesto Aparicio como jugador, entrenador y mentor del deporte a varias generaciones.

Luis Aparicio Ortega nació en Maracaibo el 11 de marzo de 1910, hijo de Adelina Ortega de Aparicio y Leonidas Aparicio. Comienza a jugar béisbol alrededor de 1924, pero para 1928, comienza a jugar entre los mejores de la ciudad. En 1929, Ernesto junto a varios de los jugadores del club Atlético BBC, con el cual militaban, fundan el club Los Muchachos, que posteriormente le ponen el nombre de Gavilanes, el club que sería el estandarte de la familia.

Gavilanes se convirtió rápidamente en uno de los equipos más competitivos de la región, y varios de sus jugadores comenzaron a tomar experiencia al enfrentarse a grandes estrellas cubanas, puertorriqueñas y norteamericanas que reforzaban a los distintos equipos profesionales en Venezuela. Quizás, este intercambio cultural y de conocimientos del juego fue lo que comenzó a inspirar las insipientes nociones del juego de los Aparicio.

Para 1931, los hermanos Aparicio son contratados por el equipo Lucana BBC en Caracas. Luis jugaba como jardinero central y Ernesto lo hacía como campo corto. El legendario manager-jugador Cubano Silvino Ruiz toma la decisión de cambiarlos de posición, a Ernesto a la segunda base, y a Luis al campo corto. Desde ese momento comenzó la leyenda de “El Grande”, bautizado así en 1935, por el Semanario Zuliano “Quijote”.

Verde relata algunas de las jugadas que lo inmortalizaron: “1932, Estadio Belén en Maracaibo, Gavilanes vs. Pastora, noveno inning. Cerrando Pastora, 2 outs y bateando “El Toto” Antonio Pozo produce rolling violento por el short y la bola hace un bote alto hacia su derecha, Luis Aparicio fildea a mano limpia y dispara hacia la primera base para el tercer out.”

El autor recuerda que al día siguiente los apostadores en la ciudad discutían que la jugada no valía porque había sido atrapada con la mano limpia y no con el guante. Los fanáticos del Pastora apostaban a que Aparicio cometería un error en el juego, y alegaban que la jugada de la mano limpia lo era. Obviamente terminaron desilusionados.

Una de las jugadas que le caracterizaba, según Verde, era cuando se producía un batazo rodado violento entre el campo corto y la tercera base. A este Luis iba en busca de la bola y al atraparla, con el guante de revés, lanzaba hacia la primera base y no frenaba su impulso, terminando en la zona de foul de la tercera. Sobre esto dijo Aparicio: “A mí me enseñó Silvino Ruiz a jugar con las diagonales del cuadro y sabiendo donde está la tercera, me es fácil calcular donde está la primera”.

Aparicio deleitó con sus jugadas a la fanaticada del Zulia durante casi 22 años como pelotero activo en la Liga Central de Caracas y la Ligas del Zulia. Tras su retiro pasó 16 años dedicado a la enseñanza del béisbol como coach y manager hasta su muerte el 1 de enero de 1971.

Su hermano Ernesto recuerda en la obra de Verde que Luis recibió ovaciones y los mejores comentarios en todos los terrenos que pisó en Venezuela, Cuba, República Dominicana y Puerto Rico. De hecho, Lázaro Salazar, le extendió una propuesta para firmar con el legendario club Almendares en Cuba, la cual rechazó, pues según él eran años de guerras en el mundo, y quería quedarse cerca de su familia.

Los hermanos Aparicio dedicaron su vida al desarrollo del béisbol en el más alto nivel, y todo su fervor, disciplina e intelecto del juego fue transmitido a Luisito. Ernesto recuerda: “Luisito supo asimilar el béisbol, tenía una vivacidad enorme. Practicaba con los grandes, entre ellos su padre. Siempre destacaba. Se metía en todo. Quería aprender. Su deseo fue primordial.”.

Yo le pregunté recientemente a Luis, hoy inmortal de Cooperstown, mientras disfruta de su retiro y su vejez junto a su familia: ¿Cuál fue la reacción de tu padre cuando decidiste que jugarías béisbol como profesión?

Luis recuerda: “Mi madre no estaba muy de acuerdo, pero como ya estaba acostumbrada al béisbol en la familia terminó aceptando, pero mi padre me dijo: si vas a escoger esto como carrera, nunca podrás ser el número 2, siempre tendrás que ser el mejor, el número 1”. Palabras sabias del viejo.

Y Luisito dice hoy con la mayor humildad del mundo: “Creo que no le quedé mal, ¿no?

miércoles, 14 de noviembre de 2007

Los nuevos Rays del pasado


En el mundo del béisbol profesional, la imagen es fundamental para el éxito। Al menos en los años que vivimos। Y es que en un planeta que cada día se hace más pequeño y está lleno de distracciones, actividades y ocio, de alguna manera las organizaciones de béisbol deben ingeniárselas para mantener vivo ese interés en el juego por parte de los fanáticos, porque al fin y al cabo, el béisbol es un espectáculo y como todo show debe renovarse y entretener.

En este mundo de hoy un béisbol sin mercadeo, está condenado al fracaso. El ejemplo vivo es la Liga Invernal de Puerto Rico.

El mercadeo es parte del juego. Los objetivos promocionales que toma un equipo deben estar enlazados con las metas que tiene la organización. Un error garrafal en el mercadeo deportivo es que su estrategia este divorciada de la realidad. Por ejemplo, la palabra tradición no cabe en el contexto de los Bravos de Margarita, porque este es su primer año en un nuevo mercado; o el éxito en los Chicago Cubs cuando no han ganado una Serie Mundial desde 1908.

Los uniformes forman parte de esta imagen y estrategia. No, no son mágicos ni hacen que un equipo gane o pierda, pero puedo decir que al menos en el ánimo del equipo y su fanaticada pueden jugar algún papel. Y créanme, a los jugadores les importa, y mucho como se ven en sus respectivos uniformes.

Esta semana los Tampa Bay Devil Rays decidieron cambiar nuevamente su imagen. Desde su nacimiento en 1998 este club había pasado por dos cambios drásticos de ¨look¨ alegando que no consiguen la total identificación con su fanaticada. Primero fueron morados con colores pasteles tropicales típicos de Florida. Después fueron verdes, negros y azules, como las profundidades del mar. A pesar de esto, los resultados fueron siempre negativos.

Ahora llega el tercer cambio y ya su fanaticada se está cansando de la payasada. A partir de ahora, el equipo no se llama oficialmente Devil Rays, sino simplemente Rays.

Este es el primer cambio oficial de nombre de un equipo sin mudarse de ciudad desde que los Houston Colt 45s en 1965 cambiaron su nombre a Astros.

Una fuente ligada al club me dijo: ¨Los nuevos dueños que quieren alejarse de la idea de que durante 10 años este ha sido un equipo fracasado y creen que porque cambiemos el nombre, el logo y los colores, las cosas van a marchar mejor, cuando internamente seguimos sumidos en el mismo fracaso. Mientras no tengamos un equipo competitivo y una gerencia comprometida a ganar y a respetar a la fanaticada seguiremos estando entre los peores equipos de béisbol, así nos llamemos Rayas, Mantarrayas o Flamingos¨.

Y es que a nivel de imagen, ahora nadie sabe que carajo son los Rays.

En Inglés, Rays puede ser un rayo de sol, o un rayo láser, un rayo gama, o un rayo X. También puede ser algún pez de la familia de las mantarrayas, que en Inglés puede ser stingray, mantaray o devilray.

La confusión crece al ver el uniforme. La camiseta de local es blanca dice Rays en azul oscuro con bordes celestes en un tipo de letra clásico y hasta aburrido en comparación al anterior. Junto a la gigante R hay un destello de sol que significa el sol radiante del área de St. Petersburg, y en la manga tiene una mantarraya.

Entonces, ¿Rayos de sol o peces?

No me confundan. El logo no es feo, ni el uniforme tampoco, pero me uno a la fanaticada de los Devil Rays cuando no se conforma con un cambio de logo y un uniforme más conservador. Y si, un uniforme puede inspirar, recuerden a los Angels, quienes en el 2001 cambiaron su look y en el 2002 conquistaron la Serie Mundial (pero con Vladimir Guerrero como 4to. bate).

David Chalk, escritor de BugsandCranks.com es uno de los periodistas que diariamente cubren al equipo y uno de los que ha liderado las protestas contra la organización, quien insta a que la prensa siga llamando al equipo Devil Rays. ¨La gerencia del club cree que la palabra Devil (Diablo en inglés. Diabólica como adjetivo en Devil Rays) es la causa del fracaso del club, y estos pendejos no se dan cuenta que la única forma que cambiar la imagen del equipo no es con un logo y uniformes nuevos, se hace ganando la Serie Mundial¨.

Pero hay incluso otro punto peor para los fanáticos locales. Y es que en el uniforme visitante no está presente el nombre Tampa Bay, que identifica a la ciudad cuando juega en terreno ajeno. Cork Gaines, que cubre el club para raysindex.com opina: El hecho de sacarle el nombre de la ciudad al uniforme es otra estrategia de mercado que adopta que equipo, reforzando la noción de que a la oficina le importa más ganar dinero que juegos¨. ¨Tienen la idea de regionalizar al club y sacarlo del contexto local¨ señala. ¨Sacarle el nombre le hace perder fuerza y base al equipo en su patio¨.

Los equipos invernales deben aprender de estos errores y aciertos en el mercadeo. Algo positivo es que en cada una de las plazas de Venezuela, México y República Dominicana hay una intensa y plena identificación con el club, incluyendo a Margarita, el equipo más nuevo del circuito cuyo cambio ha sido un éxito.

Sin embargo las oficinas deben recordar que los fanáticos no se chupan el dedo y que estos están dispuestos a apoyar cambios de uniformes y logos si existe una verdadera intención de ganar. Los Algodoneros de Guasave en el Pacífico, cambiaron sus uniformes y se han convertido en un club aguerrido en las últimas temporadas. Los Tigres de Aragua dieron un giro de 360 en su imagen y remodelaron su parque, hoy son el equipo más exitoso de esta década en Venezuela. Las Águilas del Zulia han tenido éxito con su ¨fiebre naranja¨ y han aumentado la asistencia al estadio. Los Tigres del Licey han tenido éxito dentro y fuera del terreno con su centenario y las Águilas Cibaeñas han dado un palo con el uniforme naranja y el logo alterno.

Nuestros clubes tienen la mejor arma a su favor, son competitivos y aguerridos hasta el final, ahora falta el ingrediente del mercadeo por mejorar. En México están súper adelantados en este tema. Un fanático en Ciudad Obregón puede fácilmente tener una tarjeta de crédito con el logo de los Yáquis, y si vas al Almacén Ley y compras dos salsas de tomate en Culiacán te regalan un boleto para ver a los Tomateros entre semana, y no hay viaje completo para un turista en Mazatlán si no va a al estadio de los Venados.

Ojalá contemos algún día con una Confederación del Caribe suficientemente competente como para regir y unificar estilos y campañas de mercadeo en toda la cuenca entre los 22 equipos existentes y que se produzcan cambios que muestren lo mejor de nuestra pelota hasta en los uniformes.

lunes, 12 de noviembre de 2007

¡Que va a saber usted lo que es la vida!



I.
Que va a saber usted lo que es el amor si nunca quiso a ningún equipo. La tristeza, si nunca salió derrotado del estadio. La alegría, si nunca sintió lo que es ganar un campeonato. El dolor, si nunca experimentó que le eliminaran a los suyos. La ternura, si nunca tuvo cerca a un niño que lloraba porque perdió su club. La solidaridad, si nunca se dio un abrazo con el fanático desconocido sentado a su lado.

II.
Que va a saber usted lo que es el suspenso, si nunca vivió un noveno inning, con el equipo contrario con las bases llenas y el suyo ganando apenas por una carrera. El insomnio, si nunca se acostó en la víspera de una final de campeonato. La humillación, si nunca padeció un blanqueo en los propios huesos. La depresión, si su club nunca fue derrotado catorce partidos seguidos y quedó eliminado al ratico de empezar el torneo. La frustración, si nunca perdió la clasificación a la serie final por medio juego. El infierno, si su equipo nunca estuvo anclado en el último lugar durante casi toda la temporada..

III.
Qué va a saber usted lo que es un susto, si nunca vio la cara de un jugador sorprendido, puesto out en la tercera base. El ridículo, si nunca miró a alguien dejar caer un flaicito al cuadro. El abatimiento, si nunca observó la cara de un bateador ponchado. El susto si nunca fue testigo de un lanzamiento pegado (a noventa millas) que casi mata a tu pelotero favorito. Una ganga si desconoce lo que es la base por bolas

IV.
Que va a saber usted lo que es la fe, si nunca creyó en un club sin tener ningún motivo para ello. El sexo, si nunca experimentó el orgasmo de un jonrón que sirvió para que su equipo ganara en extra-inning. Un milagro, si su club nunca ganó un juego imposible. La lealtad, si nunca se mantuvo fiel a un equipo perdedor. La euforia, si nunca llegó a un sexto inning embuchado con ocho cervezas y los suyos arriba en el marcador. El rencor si su equipo fue vencido por el club de sus mayores odios. La arrechera si el manager saco al pitcher cuando no debía y perdió su equipo. La injusticia si nunca sufrió la sentencia de un umpire declarando out al corredor que anotaba la carrera del triunfo de su equipo. Las diferencias sociales si nunca se asomó a la zona VIP del estadio.

V.
Qué va a saber usted lo que es la música, si nunca oyó el grito de los fanáticos de su equipo. El ruido, si nunca oyó el grito de los fanáticos del equipo rival. El perfume, si nunca percibió el olor de la muchedumbre reunida en un estadio de béisbol. La nada, si nunca se sentó en las gradas de un estadio sin gente. La muerte, si nunca vencieron a los suyos en el último minuto

VI.
Qué va a saber usted lo que es la estrategia, si nunca se leyó el librito no escrito que rige el juego de béisbol. Lo que es la táctica, si nunca se percató de la lógica de un boleto intencional o de un toque de bola. La Constitución Nacional, si nunca reviso las normas casi perfectas que rigen el béisbol. El estado de derecho si desconoce como se cumplen las leyes en el terreno de juego. Gobernar si jamás fue manager.

VII.
Qué va a saber usted lo que es el estoicismo si nunca vio a un catcher agachado nueve innings, cuidándose además de que no le den un pelotazo en los testículos. Lo que es el estrés, si nunca se puso en el pellejo de un manager. La serenidad, si nunca le prestó atención al comportamiento de un pitcher relevo. Los nervios, si nunca se dio cuenta de las mañas de un bateador. La tensión, si nunca se fijó en el rostro de un tipo puesto en tres y dos.

VIII.
Qué va a saber usted lo que es la acrobacia, si nunca vio un doble play. Lo que es la habilidad si nunca vio a nadie atrapar una pelota de espaldas y contra la pared. El suicidio, si nunca presenció una jugada de squeeze play. La osadía, si nunca fue testigo de un robo de base. El riesgo si nunca vio como un pitcher retó con una recta por el medio al jonronero rival. La ley de gravedad, si nunca se sentó detrás del catcher y miró los vaivenes de una bola de nudillos lanzada por un pitcher zurdo.

IX.
Qué va a saber usted lo que es la falta de gobierno, si nunca hizo una cola para entrar al estadio. Lo que es el neoliberalismo salvaje, si nunca topó con revendedores de entradas. El caos, si nunca sus riñones le ordenaron orinar a mitad de juego. El hambre, si jamás se comió un pincho en las afueras del estadio y le supo a parrilla argentina.

X.
En fin, qué va a saber usted de la vida si nunca asistió a un estadio de béisbol.

Ignacio Avalos
Diario El Nacional. Caracas 11 de Octubre de 2006.

jueves, 8 de noviembre de 2007

Un paseo por el Caribe


Las tablas de posiciones de las Ligas Invernales toman forma y los equipos ya hacen sus respectivos movimientos buscando mantenerse con vida en sus torneos. La temporada es corta y cada juego es vital para la clasificación. Demos un paseo por el Caribe y el Pacífico y revisemos algunas de las situaciones más interesantes en estos días:

República Dominicana:

Arranquemos en Quisqueya donde la tormenta tropical Noel finalmente terminó y el béisbol pudo nuevamente darle paso a la diversión de fin de año en la isla, a pesar del sabor amargo de las pérdidas humanas y materiales que sufrió el país. Pero como dijo Ernesto Jerez en la transmisión inicial de la pelota dominicana el pasado domingo: Es hora de levantarse...la vida continúa.

Y bien que sigue para los cumpleañeros Tigres del Licey, quienes arribaron al centenario de la fundación del club, siendo el equipo más antiguo del Caribe aún en actividad. Una gran fiesta está pautada en el Estadio Quisqueya al ritmo de las orquestas de Kinito Méndez y Toño Rosario. Y no es para menos. El Licey nació en 1907 en Santo Domingo y su nombre proviene de un río que se encuentra entre las ciudades de La Vega y Moca en la región del Cibao. La historia del béisbol dominicano dice que desde sus inicios fue un club imbatible, caracterizado por una superioridad máxima y por sus ansias de ganar y ser los mejores.

El periodista dominicano Álvaro Arvelo hijo dice: Si los Yankees, son los Yankees...pues el Licey, es el Licey¨. Palabras sabias para demostrar el alto concepto de competitividad que ha mantenido esta organización por 100 años.

Desde la fundación de la Liga Dominicana de Béisbol, los Tigres han ganado 19 títulos locales y 9 del Caribe, siendo el club más exitoso en el torneo de campeones. Además en las últimas décadas han convertido su rivalidad contra las Águilas Cibaeñas en un clásico del deporte latinoamericano. Esta temporada ambos equipos buscan la corona 20 para liderar la liga en campeonatos.

La razón del Licey para la búsqueda del título esta temporada es su aniversario 100; pero la de las Águilas es mayor: la sede de la Serie del Caribe en el estadio Cibao en Santiago. Una acérrima lucha que se extenderá hasta finales de Enero. Felicidades al Licey y a sus fanáticos, pero para que la temporada sea perfecta necesitan convencer a algunas de sus figuras máximas a que se pongan el uniforme. Quizás un Vladimir Guerrero no les caería mal. Ronnie Belliard dijo que puede entrar a jugar ¨de repente¨. Deben hacer algún contrapeso porque las Águilas esperan muy pronto contar con el Cy Young Bartolo Colón.

Venezuela:

El esperado día llegó. Omar Vizquel hizo su arribo y debutará con los Leones del Caracas este jueves . Después de casi un mes de actividad, Caracas y Magallanes no consiguen la fórmula ganadora, mientras las Águilas del Zulia y los Caribes de Anzóategui han destacado por su ofensiva y garra. La incorporación de Vizquel podría cambiarle la cara a este equipo quienes esperan también que el jardinero derecho de los Yankees, Bob Abreu se integre. A Caracas le urge un cambio de ánimo. Ya Magallanes comenzó a moverse incorporando a Juan Rivera y Víctor Zambrano a sus filas, quienes deben aportar bastante a su causa. Rivera siempre ha rendido en la liga y Zambrano es un lanzador de mucha categoría.

La actuación del Zulia no es sorpresa. En el papel muestran un gran club y los importados han rendido. La combinación boricua-curazoleña de Randy Ruiz y Yurendell De Caster ha funcionado al momento de remolcar carreras. Una de las claves del equipo del Zulia ha sido el ganar fuera de casa. Para nadie es un secreto que el factor de localía juega un papel muy importante en las ligas de invierno y cuando un equipo es exitoso en la gira tiene mucho a su favor. Zulia ya comenzó a mover sus piezas para no perder ventaja poniendo en evidencia que desde esta temporada se debe ser más aguerrido en las contrataciones y cambios en la plantilla porque los 8 equipos están peleando en un mismo grupo. Una mala racha puede llevar a un equipo al fondo, y levantarse será muuuuy difícil en este formato.

La pérdida de Juan Rivera no debe afectar mucho a los Caribes, pues quien ha cargado a este equipo es Jody Gerut, que busca en Venezuela el camino para regresar a las mayores tras 2 temporadas de lesiones y problemas legales. Junto a Gerut, el puertorriqueño Andrés Torres busca el mismo sendero. Los Caribes son un equipo con fuerza, buen pitcheo y veteranía ajustada al invierno. Este podría ser finalmente el año de la gran celebración en Puerto La Cruz.

México:

Esta ha sido una temporada muy pero muy extraña en el Pacífico. Estoy de acuerdo que estos son torneos cortos y que cuando una pieza no funciona hay que buscar opciones, pero nunca había visto que la culpa de todo fuera de los mánagers. De los 8 equipos, 5 han cambiado a sus dirigentes en menos de 1 mes. Fuera. En Venezuela deberían aprender de la Mex-Pac para aplicarlo en la política. ¡Si no sirves...te vas!

Los únicos 3 sobrevivientes de la crisis dirigencial en el Pacífico son Homar Rojas con los Yáquis, J.J. Pacho con los Venados de Mazatlán y Marco Antonio Guzmán al frente de los Tomateros.

Por los momentos el ex-bigleaguer Teodoro Higuera ha tomado las riendas de los Cañeros, quienes se mantienen en los primeros puestos. Los caballeros Águilas de Mexicali designaron a Mario Mendoza tras la salida de Bobby Magallanes por la pobre actuación de este club, quienes deberían tomar en consideración a Fernando Valenzuela para el puesto dirigencial, y sería una perfecta excusa para decirle que ya es hora de colgar los spikes. El Toro, a sus 47 años, ya debe decir adiós y ayudar a la formación de las nuevas generaciones. La plaza de mánager o de coach de pitcheo de los cachanillas junto a Mario Mendoza sería ideal.

En Hermosillo la directiva no le tuvo paciencia a Lorenzo Bundy quien fue rápidamente cambiado por Derek Bryant. Los Algodoneros de Guasave despidieron al norteamericano Tim Johnson y tras días de conjeturas hicieron una de las mejores contrataciones del invierno: Lino Rivera, el mánager de los Gigantes de Carolina en Puerto Rico, quien esperaba alguna oportunidad de algún lugar, tras la suspensión de la Liga Boricua. Su chance llegó. Hasta el grandeliga Óscar Robles tuvo la oportunidad de ser mánager-jugador de los Mayos mientras el también boricua Orlando Sánchez tomó las riendas de este club.

Con estas situaciones resueltas, creo que es hora de que las disputas salgan de las oficinas y regresen a los terrenos del Pacífico por el resto de la campaña.

Colombia:

El presidente de la Confederación de Béisbol del Caribe, Juan Francisco Puello Herrera, visitó la Liga Colombiana y declaró que el ingreso de Colombia a la Serie del Caribe es cuestión de tiempo. “Si no es aceptada el próximo año, Colombia en el 2009 será miembro” aseguró Puello al Diario El Heraldo de Barranquilla. La idea de Colombia es organizar la Serie del Caribe en el 2009. Recordaremos estas palabras de Puello, a ver si se cumplen.

En las primeras de cambio del torneo colombiano el norteamericano Brent Bowers ha puesto al frente a los Cardenales de Montería. Este equipo está conformado por un diverso grupo de jugadores provenientes de Estados Unidos, Venezuela, República Dominicana y el grupo de criollos colombianos. Por el pitcheo de los pájaros rojos ha destacado el colombiano Javier Ortiz quien ya suma dos victorias. A sus 27 años, busca regresar a los Estados Unidos tras 8 temporadas en las menores de los Yankees y White Sox, llegando a jugar en AAA para ambas organizaciones. En la rotación de este club también destaca el venezolano Ramón Portillo, quien tuvo buena experiencia con las Águilas del Zulia.

En Cartagena, los Indios anunciaron cambio de mánager ante la partida de Tommy Thompson por conflictos familiares. En su lugar fue designado el panameño Nilson Robledo, quien trabaja con la organización de los Colorado Rockies.

Barranquilla buscó jugadores puertorriqueños y dieron con el veterano lanzador Luis Arroyo y el ex-grandeliga Edgard Clemente , sobrino de Roberto y único descendiente de la familia Clemente que llegó a las mayores. Su experiencia será importante para la aspiraciones de este club y para el desarollo de la pelota colombiana en general.

miércoles, 31 de octubre de 2007

Conversando con Omar Vizquel


Para aquellos que tienen memoria...trasladémonos a enero de 1995. ¿Qué estabas haciendo? Si estabas en Venezuela puedo refrescarte la memoria, sino, pues te cuento.

Los Leones del Caracas ganaron siete de sus primeros nueve juegos del ¨Round Robin¨ comandados por su estelar campo corto Omar Vizquel. Una operación del corazón a su suegro hizo que la estrella del equipo tuviera que irse de pronto a los Estados Unidos. Mientras el hombre se ocupaba de sus prioridades familiares, a miles de kilómetros de distancia el equipo que lucía imbatible perdía los juegos claves provocando un triple empate en el primer lugar el día final de la ronda de playoffs. Los protagonistas de esta jornada de desempate fueron los Leones, el Magallanes y las Águilas del Zulia. El 20 de enero se jugó esta memorable doble cartelera en el Estadio Luis Aparicio ¨El Grande de Maracaibo¨, donde Caracas y Zulia definieron sus boletos para la Serie Final de la campaña 1994-1995.

Las Águilas dieron un paso al frente con un equipo plagado de estrellas como Wilson Álvarez y Carlos Quintana, ganando los dos primeros juegos. El ambiente en el dugout melenudo era pesimista ante la falta de su máxima estrella.

Como si fuera tomado de un guión de una película de béisbol, antes del tercer juego Vizquel llega a Caracas y se coloca su camiseta 23. Desde ese momento los boletos para la Serie del Caribe en Puerto Rico cambiaban de nombre como por arte de magia. Los Leones, dirigidos por Pompeyo Davalillo, estaban contra la pared y Vizquel llegó para rescatar el club en medio de la final. Con espectaculares jugadas y un bate que no descansó guió la victoria en los 3 juegos en el Estadio Universitario, y regresaron a Maracaibo para el juego 6, donde finalmente ganaron la Serie. Vizquel bateó para .353 siendo nombrado el Jugador Más Valioso.

El 29 de enero de 1995 bañado en cerveza y champaña terminó su último partido en Venezuela dándole al Caracas su décimo quinto título en el medio de una fanaticada atónita por ver como un sólo hombre acabó con los sueños de su equipo. En ese momento Vizquel era un tipo sobrenatural. Quizás era un adelanto de lo que sería su carrera de ahí en adelante.

Omar...¿Qué recuerdos te trae esa serie? le pregunto. El recuerda con nostalgia: ¨En el plano personal ese mes fue muy difícil porque mi familia y yo pasamos por un momento grave por la operación de mi suegro, pero cuando lo peor había pasado y pude reintegrarme al equipo llegué con una energía increíble y para mí fue muy especial conseguir ese título, fue quizás mi mejor momento en la Liga.¨

Hoy entrena para volver a vestir el uniforme que lo vio nacer como profesional. Tras 12 años regresa a las paradas cortas de su equipo. Nuevamente llega en plan estelar, pero ahora es para despedirse de la fanaticada venezolana. A partir del 8 de noviembre la posición 6 del Caracas tiene nombre, apellido y número: Omar Vizquel, 23.

¿Qué diferencia hay entre el pelotero que jugó en Venezuela durante 11 temporadas ininterrumpidas y el de hoy?

Recordando un poco dice: ¨Bueno, imagínate no sólo estoy más viejo, pero también más maduro. Creo que durante todos estos años de esfuerzo he logrado un cierto status en el béisbol que me permiten hoy regresar a mi país en una situación privilegiada. El equipo está siendo generoso al permitirme jugar ante esa fanaticada que me ha apoyado tanto. Sigo siendo el mismo pero veo las cosas de otra forma. Cuando yo comencé con el Caracas todo era como un sueño, era como vivir en las nubes. Yo estaba uniformado con el equipo que tanto admiré y mis amigos del colegio y hasta mi profesor de química me iban a ver al estadio y se sentaban cerca. Mi familia estaba ahí y para mí era increíble. Hoy recojo los frutos de tanto sacrificio.¨

Entre sus tres primeras temporadas en la Liga Venezolana (84-85, 85-86, 86-87) Vizquel jugó 65 juegos y tomó 132 turnos, donde apenas logró conectar 24 imparables. El campo corto melenudo titular era Héctor Rincones, sin embargo había expectativa por lo que podía hacer el novato por su excelente defensiva.

¨En esos años en la Liga Venezolana era difícil recibir un chance y por eso había que aprovechar al máximo todas las oportunidades¨ recuerda el hoy ganador de 11 Guantes de Oro. ¨Cuando se le empezaron a dar más oportunidades al pelotero latino en los Estados Unidos las cosas cambiaron también en las Ligas de Invierno. Los equipos han ayudado mucho, y la Liga en sí, al desarrollo de tantos jugadores. Hoy somos más 50 venezolanos en Grandes Ligas y eso se debe al desarrollo de la Liga Venezolana y de las escuelas de Béisbol en el país. El desarrollo del pelotero se hace con el juego diario. Si no te dan la oportunidad de jugar no puedes demostrar tus cualidades¨.

Y bien que él las mostró en su momento. Cuando su chance llegó bateó para .332 en 58 juegos en la temporada 1987-1998, su primera como titular. Incluso ese año conectó su primer cuadrangular en el circuito, que de hecho es uno de los 2 que tiene. Lideró el club en promedio, hits y anotadas, contribuyendo para conseguir un segundo título consecutivo para el Caracas, pero su primero como jugador titular.

¨La liga ya no es igual, ha crecido mucho en todos los sentidos, sobre todo después de la expansión. Cuando los Petroleros y los Caribes comenzaron se le abrieron puertas y oportunidades de trabajo a muchos muchachos y hoy vemos que estos frutos son evidentes con la cantidad de jugadores buenos...y al mismo tiempo han crecido estos equipos en Puerto La Cruz y Cabimas...¨

¿Cabimas? ¡Omar...ya los Petroleros no existen! ¨Perdón¨ dice con risas...¨Los Guaiqueríes¨. ¡Omar...ese es el equipo de Básquet! le recuerdo. ¨Bueno es que no me gusta mucho el nombre de Bravos...yo opino que le tenían que haber puesto un nombre con más pimienta y que identificara mejor a la Isla de Margarita¨.

A mí tampoco me gusta, le digo, pero...¿Qué nombre le hubieses puesto tú? ¨No sé, algo como Pescadores o Atarrayas...jajaja...que tenga que ver con el mar y las playas...¨ bromea. ¨Lo importante es que tienen equipo¨. asegura con gusto.

¿Y qué sábes de esta temporada? ¨Bueno las Águilas se ven muy bien¨ dice, ¨el otro día las ví por televisión y se ven fuertes....Caribes parece aguerrido...mi pana Carlos (Hernández) está ahora al frente (del Caracas) y vamos a hacer lo posible para que ese equipo salga adelante ¨.

Vizquel jugó 11 temporadas en Venezuela a todo dar. Consiguió 3 títulos con el Caracas y se ganó el corazón de una de las fanaticadas de más arráigo en la pelota invernal en un equipo plagado de inmortales como Andrés Galarraga, Antonio Armas, Víctor Davalillo, Baudilio Díaz y Urbano Lugo. Su decisión de ausentarse de la pelota invernal obedece las mismas razones de muchos jugadores establecidos en la gran carpa. Nadie duda sobre el riesgo que implica jugar todo el año para la carrera y el contrato de un jugador de tal nivel.

¨Cuando jugué un par de juegos hace unos años fue más por complacencia, un juego fue por un homenaje a Galarraga y otro porque me lo pidió mi papᨠrecordó. ¨Me siento joven todavía y muy activo y quiero volver a jugar en Venezuela antes de que me ponga viejo¨ dice entre las risas y la emoción por volver, ¨No quiero que me vean cuando ya no puedo hacer nada¨.

Yo digo que aprovechen y vayan al estadio, porque quienes lo hemos visto jugar no tenemos duda de que es el mejor campo corto de esta generación. Es una valiosa oportunidad sobre todo para aquellos muchachos para quienes Vizquel es sólo un personaje de televisión o una barajita. Vean que es real y más allá de un gran jugador, es un gran venezolano con buenos sentimientos.

Su energía es evidente y su conocimiento del juego es infinito, pero muchos experimentan un gran vacío al momento de decir adiós. ¨No me preocupo por el retiro porque estoy muy contento con mi carrera. Yo jugué dos Series Mundiales, Juegos de Estrellas, gané Guantes de Oro. Hoy disfruto mucho más lo que hago¨ dice en su marcado acento caraqueño.

Omar...yo creo que tu despedida será como la de Ilan Chester o la de Roger Clemens, que va y vuelve...va y vuelve...

¨No lo descarto. Todo dependerá de las temporadas que me queden en Estados Unidos y de mis condiciones...ahora lo que sé, es que voy a jugar hasta el 1ro. de diciembre y eso si es definitivo porque luego Álex (González) va a jugar hasta el final de la temporada¨.

Yo se que te quedan temporadas y condiciones y no te queremos presionar, digo...pero, después del retiro ¿Qué viene? ¨A mi me gustaría ser mánager, incluso del Caracas directamente después del retiro. También me llama la atención enseñar a los muchachos en la academia y compartir con ellos lo que he aprendido...pero en realidad si quiero ser mánager en un futuro¨ dice con un tono de seguridad el capitán vinotinto en el Clásico Mundial, como una de sus próximas metas.

Ok, entonces ¿Cuáles son las expectativas que tienes en el terreno de juego en tu última temporada en la pelota venezolana?...

¨Mira pana...yo sólo espero motivar a los jugadores a mi alrededor. En este juego es muy importante la motivación y se pueden lograr cosas increíbles. Mientras estos chamos estén motivados el equipo va a estar bien¨.

En realidad la motivación juega un papel fundamental. En 1995 el Caracas la perdió cuando Vizquel se ausentó, pero a su regreso, la química volvió al club y en un abrir y cerrar de ojos lograron uno de los campeonatos más memorables en la historia de la pelota venezolana. Hoy, esa misma chispa que causó un incendio vuelve a prenderse. Para muchos el tiempo no perdona, pero para otros como Omar Vizquel es un elemento que ha jugado a su favor. En 1995 tenía su carrera como jugador de Grandes Ligas por delante, había ganado 2 Guantes de Oro y jugaba su primera campaña con Cleveland a sus 28 años. 12 años más tarde sus cartas de presentación son más de 2.500 juegos en las mayores en 19 temporadas, 11 Guantes de Oro y la posible membresía del Salón de la Fama.

Pero su amor por el juego, por el país y la divisa sigue siendo igual que el 1ro. de abril de 1984, el día que Kike, aquel muchacho de la urbanización Santa Eduvigis en Caracas, firmó un contrato para ser jugador de béisbol profesional. Más allá de sus logros en el campo, Vizquel es una muestra más de superación personal en nuestros países.

Fotografía: Omar Vizquel. 25 de octubre de 1987 vs. Tiburones de La Guaira. Estadio Universitario. Crédito: D. Chirinos. Notitarde. Valencia, Venezuela.

martes, 23 de octubre de 2007

El mejor contra el más inspirado


Colorado y Boston son los protagonistas de la Serie Mundial de las Grandes Ligas en su edición número 103. Unos catalogan la serie como la batalla de David contra Goliat, o el mejor equipo de la temporada contra el equipo más caliente.

Y hay que reconocer que los Red Sox dominaron por completo la temporada 2007. Fueron los punteros de la División Este de la Americana durante todo el año, y aguantaron la presión de los Yankees en el mes de septiembre cuando estos llegaron a recortar la ventaja a sólo juego y medio. En la postemporada lograron avanzar a costa de los Angels, y finalmente vinieron desde atrás cuando perdían la Serie de Campeonato 3-1 para derrotar a los Indians en el 7mo. partido.

Y es que en el béisbol, todos los equipos buenos tienen sus altas y bajas. Hay pocas excepciones, por supuesto. Los Yankees de 1927, considerado por muchos expertos como el mejor club de la historia, se mantuvieron como líderes de la Liga Americana desde el 21 de abril hasta el final de la temporada ganando 110 juegos. Luego pasaron directamente a la Serie Mundial donde barrieron a Pittsburgh en 4.

Los menos favoritos en este caso son los Rockies, aún tras ganar 21 de sus últimos 22 juegos antes de llegar a la Serie Mundial, escalando desde la cuarta posición de la división oeste de la Nacional hasta el título de la Liga.

El conjunto morado es el 12do. equipo desde 1960 que llega a una Serie Mundial surgiendo de una expansión o una mudanza de franquicia. En este grupo se incluyen los Mets, Twins, Athletics, Royals, Brewers, Padres, Blue Jays, Marlins, Diamondbacks, Angels y Astros. A Colorado le tomó 15 temporadas desde su ingreso a las mayores para llegar a la Serie Mundial. El equipo que más rápido alcanzó el título de su respectiva liga fueron los Diamondbacks, quienes saltaron al terreno por primera vez en 1998 y para el 2001 levantaron el trofeo de campeones mundiales.

De este grupo de 11 debutantes en el clásico de octubre, seis se coronaron campeones: los Mets de 1962, los Athletics de 1972, los Blue Jays de 1991, los Marlins de 1997, los Diamondbacks del 2001 y los Angels del 2002. Si nos vamos por estadísticas, los equipos debutantes en la Serie desde 1960 han ganado en un 55% de las oportunidades. A los Rockies les corresponde en esta serie aumentar o nivelar esta proporción.

Para Clint Hurdle, el momento de los asombros por los logros de este club ya pasaron y los muchachos se han ganado el respeto por la forma como han jugado. “Estamos aquí porque tenemos un buen equipo…hemos ganado esta oportunidad y en mi opinión ya pasó la etapa de tener un equipo caliente” declaró el dirigente de los Rockies durante los entrenamientos previos a la serie.

Por estos días también se ha comentado sobre el impacto que los días libres de los Rockies pudieran tener sobre la actuación del club, por la posibilidad de “enfriarse”. Hurdle comentó: “Voy a compartir con ustedes que ha habido al menos 10 equipos en la historia con al menos 5 días de descanso antes de la Serie Mundial, y siete de ellos se han coronado”

Esta temporada ambos equipos se vieron las caras en partidos interligas en el mes de junio. En esta serie de 3 encuentros, Colorado salió por la puerta grande con dos victorias de la mano de una excelente labor del pitcheo comandado por Jeff Francis y Josh Fogg. En 26 entradas el pitcheo púrpura permitió 5 carreras, 21 ponches, 8 boletos y una efectividad combinada de 1.73. En total los Rockies marcaron 20 carreras ante 5 de los Red Sox.

Y si vamos un poco mas atrás, en el 2004 los Rockies vencieron a los Red Sox en la serie interliga 2-1; y en el 2002 la ventaja fue para Boston 2-1. En 9 encuentros en la historia entre ambos equipos Colorado tiene la ventaja 5-4.

Los Red Sox tienen de su lado la historia, la tradición, la maldición que quedó en el pasado, grandes nombres y una fiel fanaticada que está obligando a su equipo a ganar esta Serie a como de lugar. La tradición de los Rockies apenas comienza pues esta es apenas su segunda temporada exitosa, y aunque sus jugadores apenas se estén dando a conocer al mundo quizás son la mejor historia de perseverancia y trabajo en equipo en las Grandes Ligas desde que los milagrosos Mets ganaran contra todos los pronósticos la Serie Mundial de 1969.

Aún falta por escribir el capítulo final de la temporada 2007 de las Grandes Ligas

jueves, 18 de octubre de 2007

Béisbol divertido


En estos meses se escucha de todo. Un amigo colombiano (de Cali) me dice: ¨Aquí es cuando yo veo el béisbol, en las semanas finales porque en cada lanzamiento y en cada entrada puede pasar algo...y eso que yo de este juego no se nada¨.

Y no es para menos. La postemporada de las Grandes Ligas ha estado a la altura de las emociones esperadas. Cuando hay gente desde mi amigo de Colombia hasta el súper astro y leyenda del fútbol Mario Kempes pendiente de lo que pasa en el béisbol día a día, las cosas marchan sobre ruedas para este deporte. O sea, divierte y entretiene. Imagínense a Kempes pendiente de la actuación de los Red Sox y celebrando un cuadrangular del Big Papi. ¡Toda una escena!

Yo opino que un 80% de las emociones de estos días se las debemos a los Colorado Rockies.

Es casi imposible para un equipo ganar, ganar y ganar. Hay un día que van a perder. En Denver, ni los mismo jugadores creían que podían clasificar. El lanzador canadiense de los Rockies Jeff Francis declaró a un diario de la Columbia Británica: ¨Teníamos muchos equipos por encima de nosotros en la tabla de posiciones durante la campaña entera, y realmente no pensamos que teníamos un chance real hasta los últimos 2 días¨.

¡Menos mal que jugaron sin pensar mucho! Colorado protagonizó el mejor final de temporada en los últimos 20 años, y lo hicieron simplemente divirtiéndose. Para el 15 de mayo, cuando había transcurrido un 25% de la campaña, estaban últimos en la división a 7 juegos y medio. Para el 1ro. de julio, cuando se cumplió la mitad de la temporada, se mantenían penúltimos y con 8 juegos de diferencia. Al llegar a las tres cuartas partes del 2007, el día 16 de agosto, estaban como terceros a 6 juegos.

El 15 de septiembre siete lanzadores rocosos no fueron suficientes para aguantar 10 carreras de los Marlins en Denver, y tras sufrir la tercera derrota en fila permanecían cuartos a 5 juegos y medio de la punta. De los 15 partidos restantes ganaron 14 (perdiendo sólo contra Arizona el 28 de septiembre 4-2) incluyendo el juego extra para definir el Comodín. Luego ganaron 3 ante los Phillies en la Serie Divisional y 4 ante Arizona en la Serie de Campeonato. De los últimos 22 juegos han ganado 21 y ahora son los campeones de la Liga Nacional en el 2007.

Mientras los Yankees no consiguen explicación a cómo sus millonarios jugadores no rinden en postemporada, el mánager del único equipo cuyo color principal es el morado Clint Hurdle sigue con la estrategia del béisbol divertido; lo que en inglés llamaríamos: ¨Fun Ball¨. ¨Si queremos jugar y ganar al final del camino, tenemos que tener pitcheo y defensa. Esta es la clave para ganar campeonatos¨ dijo el dirigente mientras espera su turno para dirigir en la Serie Mundial.

Durante la temporada regular los Rockies fueron el club con menos errores en la Liga Nacional con 68, e impusieron la marca colectiva de mejor porcentaje defensivo en la historia con .989, superando por milésimas a los Red Sox del 2006.

Defensa + pitcheo balanceado + ofensiva con Holiday, Helton + bates efectivos en el clutch + un poco de suerte = Rockies 2007.

Siempre será divertido ver un equipo con lanzadores espectaculares, como un Ubaldo Jiménez con lanzamientos a 100 millas, o un cerrador refrescante como Manuel Corpas, un campo corto con un alcance como Troy Tulowitzki, y en general un equipo cuyo bateo situacional no caiga bajo ningún tipo de presión y nos brinden un cuadrangular de Yorvit Torrealba para definir un juego, o un hit para la victoria de un perfecto desconocido como Jeff Baker. De hecho, en Colorado no hay presión, hasta el punto de que si pierden, igual han ganado. No hay nada que perder. Entonces, ¿Cómo pierde un equipo que aunque pierda...gana?

Y quizás para Hurdle será el momento más divertido de su carrera, al menos en los Estados Unidos. Hurdle fue un jugador utility que en 1977 llegó a los Kansas City Royals con 19 años y permaneció 10 temporadas en las mayores, generalmente como jugador de reserva.

En Venezuela, sin embargo, todavía hay muchos fanáticos de los Tiburones de La Guaira que recuerdan al hoy mánager campeón del viejo circuito. Hurdle si que se divirtió cuando llegó a este circuito invernal con 20 años de edad para la campaña 77-78 convirtiéndose rápidamente en uno de los favoritos de la fanaticada. En esa temporada se midió cara a cara con Antonio Armas para el liderato de cuadrangulares, terminando líder con 18 siendo este el récord vigente del club litoralense en una campaña.

En ese momento era catalogado como una de las futuras súper estrellas del béisbol de las Grandes Ligas. Pero en la pelota no es sólo prometer sino cumplir, y la promesa de Hurdle como jugador se desvaneció en el tiempo. No obstante retornó a Venezuela para el torneo 79-80, dejando promedio de .306 y en el 83-84, culminó con .282. Mauricio Loschi, cronista y columnista de los Tiburones, recuerda que en sus últimos días en el circuito invernal durante un aguacero en el estadio Universitario de Caracas, Hurdle divirtió a los fanáticos recorriendo las bases bajo la lluvia y lanzándose de cabeza en los charcos.

Aunque fue un pintoresco jugador en Venezuela, Hurdle nunca ganó un título. Tampoco en las mayores. Hoy está a las puertas de ganar la Serie Mundial.

Tom Selleck, en su papel como Jack Elliot en el film Mr. Baseball dijo: ¨El béisbol es un juego, y como todo juego debe ser divertido¨, y bajo este lema los Rockies del 2007 nos han brindado uno de los mejores meses en los últimos años.

Y a sus 50 años, Clint Hurdle se vuelve a divertir. Nosotros también.

miércoles, 10 de octubre de 2007

La fiesta invernal


Para los aficionados al béisbol, octubre es el mes de la Serie Mundial. Para los adictos a la pelota en Latinoamérica es el inicio de nuestro béisbol invernal, una de las bendiciones mas grandes de nuestros países.

A pesar de que por primera vez en 70 años la pelota no correrá en Puerto Rico, la expectativa en México, Venezuela, Dominicana y ahora incluímos también a Colombia, en vez de bajar, se duplica. Las Ligas Invernales siguen en crecimiento y confiados en que la situación en Puerto Rico pueda tomar un mejor rumbo con una nueva dirigencia para el año próximo, la ciudad de Santiago de los Caballeros en la República Dominicana no descansa, y espera desde ya a las delegaciones tradicionales para disputar la Serie del Caribe. Quisqueya, como país sede aportará dos equipos al torneo.

Les invito a un corto viaje mental alrededor del Caribe y las costas del Pacífico para calentar brevemente los motores de nuestra sensibilidad.

Empecemos por Venezuela. Ahhh...un país que está a punto de reventar con la tensión política que conlleva una reforma constitucional, que más allá de eso, busca definir un sistema económico, político y social. Muchos se preguntan como podemos estar hablando de pelota con esta situación, y la respuesta es simple: la actividad deportiva es un receso mental a los verdaderos problemas del día a día. Aquí cito a mi amigo y colega Emiro Díaz Peña, cuando dice: ¡El deporte es lo más positivo que tiene la humanidad!.

Si, como venezolano me duele esta situación y como se descalabra aceleradamente el país ante la inconsciencia de gente jalando la cuerda para el lado que más le convenga. Yo me di cuenta que somos nosotros los que tenemos que cambiar, y ese cambio se produce con nuestro trabajo, nuestro esfuerzo y nuestro respeto hacia leyes justas. Claro, hay que tener leyes justas. Uno a uno hacemos la diferencia. Piensen por un minuto que somos muy pocos venezolanos en el mundo para un país muy grande y rico. No es tan difícil cambiar las cosas para mejor. Otros países han hecho cambios mas dramáticos y han salido de situaciones peores con mucha mas gente. La única división que debemos tener es en el béisbol.

No nos olvidemos de lo que pasa en el país.

Pero en el ámbito del béisbol la situación es inversamente proporcional. Esta parece que va a ser una de las mejores temporadas de béisbol en los últimos años, y por varias razones. Nuestro viaje nos lleva primero a Margarita...¡La perla del Caribe!, donde los Bravos saltarán al terreno del remodelado Estadio Guatamare para intentar clasificar ante su nuevo público. ¡Ahora si que perdió Pastora! como dicen los viejos. Con René Reyes, un rendidor jugador para la Liga Venezolana, como figura principal local, Ramón Hernández como su líder y manejados por el zorro viejo de Phil Reagan es un equipo que luce bien con un pitcheo eminentemente importado encabezado por Kasey Olemberg, veterano de mil batallas que viene de la AAA de los Angels con récord de 10-7, pero conoce bien la liga. Aunque cuidado!!!...los gringuitos se pueden pasar de rumba en Playa El Agua y hundir las aspiraciones insulares. Al finalizar la postemporada de Grandes Ligas, podrán contar con las incorporaciones de los receptores Yorvit Torrealba y Miguel Montero, que le pondrán fuerza y emoción al club en diciembre. Se espera que el bigleaguer boricua Luis Matos también forme parte de los jardineros neoespartanos.

En Caracas hay mucho optimismo. Un total de 7 lanzadores de esta organización debutaron en la gran carpa esta temporada: Mauro Zárate, José Ascanio, Rómulo Sánchez, Harvey García, Franklin Morales, Juan Carlos Gutiérrez y Armando Galarraga. Algunos no verán acción por la cláusula de fatiga extrema (un punto debatible), pero lo cierto es que el mánager Carlos Hernández tendrá en algún momento de la temporada un cuerpo de pitcheo envidiable. Súmenle al japonés Hideo Nomo, quien le aportará color a este club. En su ofensiva contarán con el poder de el Beto Méndez, Marco Scutaro, Alex Cabrera , Franklin Gutiérrez y quien anda emocionado como muchacho con gomas nuevas por ir a jugar de nuevo en el país: Omar Vizquel...según él, su despedida en Venezuela. Yo creo que imitará las mil despedidas de Ilan Chester del mundo artístico.

En Maracaibo las Águilas serán un equipo con mucho poder. Durante este verano en las Ligas Menores entre Jonel Pacheco, Carlos González, Gerardo Parra, Humberto Quintero y los importados Randy Ruiz y Yurendell DeCaster soltaron 88 batazos de cuatro esquinas en sus diferentes categorías. La proyección indica que al menos sumen 35 y alrededor de 140 carreras producidas entre este grupo para la causa naranja. Los números suenan muy bien, y están en el papel.

Me llamó mucho la atención, la actitud ganadora del nuevo mánager Stan Cliburn, quien al llegar a Maracaibo dijo: ¨Nuestra meta es llegar a la Serie del Caribe, punto¨. Esta declaración ¨jeter-esca¨ es refrescante tras años de escuchar a los dirigentes de este club diciendo: ¨Buscamos meternos en el Round-Robin¨, lo cual demuestra una actitud conformista. Muy bien por Cliburn. Suerte para él y para estos talentosos muchachos.

No nos olvidemos de los Tigres, quienes la ultima vez que saltaron al terreno hicieron 7 carreras en una entrada para quedar campeones. Siempre serán peligrosos sobre todo por la mentalidad ganadora de Buddy Bailey, un gran hombre de béisbol. Pendientes de Alex Romero, quien viene de una excelente campaña en AAA y buscará dejar los mejores números para llegar a las mayores en el 2008. Miguel Cabrera ya confirmó su lugar, al mejor estilo de su mentor, el Rey David Concepción.

Vamos a las costas del Pacífico donde hay fiesta por la celebración de los 50 años de la Mex-Pac. Hay que levantarse y darles un aplauso. La Liga Mexicana del Pacífico es la mejor organizada de todas y la más estable, no hay duda. Han hecho un gran trabajo en conjunto y su nivel de juego ha mejorado considerablemente.

En Hermosillo, los campeones Naranjeros estrenan esta temporada a una de las figuras de la liga, Francisco Campos. A sus 34 años ¨Pancho Ponches¨ busca liderar este club con un cuerpo de lanzadores que incluye varios prospectos importados como Dennis Sarfate y a la base ofensiva de criollos comandada por Erubiel Durazo, Luis Alfonso García, Gerónimo Gil y Juan Carlos Canizales. Ojo con los Tomateros quienes combinarán poder y velocidad con Karim García, Rubén Rivera, Edgar Quintero y el conocido Reggie Taylor como primer bate. Tampoco hay que perder de vista a sus archi-rivales Venados de Mazatlán quienes vuelven con sus dos armas en el montículo: Pablo Ortega y Walter Silva.

Vamos a la República Dominicana, donde también hay celebraciones. En Santo Domingo hay fiesta por el aniversario no. 100 de los Tigres del Licey, y en Santiago corren con los preparativos para la Serie del Caribe en el Estadio Cibao, la casa de las Águilas. La eterna batalla entre azules y mameyes cobrará un nuevo capítulo y la batalla será dura de ambos lados. Las Águilas con las mayores ansias de ganar otro título en casa y llevarse la corona internacional en el mismo terreno que consagre la labor titánica del mánager Félix Fermin, quien viene de llevar a los Sultanes de Monterrey al título en la Liga Mexicana y buscará emular al puertorriqueño Lino Rivera en conseguir 3 títulos en un período de dos años.

Los Tigres, con el veterano Tim Tolman como dirigente debutante en el torneo, buscan pintar de azul las gradas de sus eternos rivales y representar al país en casa del enemigo. Los fanáticos no se darán tregua. Este es un muy buen año para visitar la República Dominicana en el mes de diciembre si quiere ver buen béisbol. Cualquier juego es bueno con un Ronnie Belliard por un lado y un Tony Batista por el otro. Por cierto, Luis Polonia sigue vivo y listo para comandar a las Águilas, quienes quizás no cuenten con un Fausto Carmona tras la increíble temporada con Cleveland, pero si de nuevo con Miguel Tejada, quien según los medios locales, sólo espera la llamada de su esposa para ponerse el uniforme en diciembre. Ojo con el lanzador Johnny Cueto, quien con 21 años llegó a AAA esta temporada y ponchó 170 en 161.1 entradas en 28 aperturas. Será uno de los caballitos de las Águilas y debe quedar pulido para la rotación de Cincinnati en el 2008.

Pasemos de largo a Puerto Rico y vamos a Colombia donde el panorama para la liga local es prometedor. Edinson Rentería, presidente del circuito local, me decía hace una semana: ¨Nosotros hemos hecho todo, absolutamente todo lo que nos han pedido para formar parte de la Confederación del Caribe, tenemos la afiliación con MLB, tendremos jugadores importados, cada equipo será autogestionado y tendrá su propio dueño, nuestros estadios son de primera, los patrocinantes creen en nuestro producto y los fanáticos en la costa colombiana tienen hambre de béisbol¨.

El trabajo de la Liga Colombiana es admirable. Han establecido una circuito con mucho potencial. Su fuerte es, por ahora, el desarrollo de peloteros. Sin embargo de nuevo tendremos a los 4 equipos, Barranquilla, Cartagena, Sincelejo y Montería luchando por el cetro y el honor local. ¨La meta no es sólo jugar una Serie del Caribe, sino ser sede del evento¨ dice Rentería. Imagínense una Serie del Caribe en las costas de Cartagena o con la alegría de Barranquilla. !Nada mal!

El mánager de los Toros de Sincelejo, Neder Horta, viene de trabajar con los St. Louis Cardinals y con su experiencia con jóvenes en las menores será la clave para acoplar a un club competitivo que trae varios jugadores provenientes de los Cardinals. Horta tiene aspiraciones de llegar lejos como coach y hasta mánager en las mayores y tiene con qué. Los bigleaguers, Edgar Rentería, Orlando y Jolbert Cabrera y Yamid Haad han confirmado su participación en algún punto del torneo. Será interesante seguir las actuaciones de prospectos como Yesid Salazar con Montería y Ernesto Frieri con los Indios de Cartagena quien viene de una gran campaña en la organización de los Padres de San Diego.


Mis breves predicciones:
Venezuela: Leones del Caracas
México: Naranjeros de Hermosillo
Dominicana: Águilas Cibaeñas
Colombia: Indios de Cartagena
Puerto Rico: Nos la deberá por mucho tiempo Dr. José Andreu García, entre otros.

viernes, 5 de octubre de 2007

En la diversidad está el éxito


A finales de la pasada década la disparidad económica y competitiva en el Béisbol de las Grandes Ligas era más que evidente un punto de discusión en todos los niveles y todos los ambientes donde se sigue el deporte.

Recuerdo que en 1999, George Brett, miembro del Salón de la Fama, y para ese tiempo vice-presidente asesor de los Kansas City Royals me dijo en una entrevista: “Nosotros en Kansas City somos una de las consecuencias de este sistema de desbalance que nos ha llevado a competir en el béisbol con muy pocas posibilidades de ganar, pues no tenemos dinero suficiente para traer grandes jugadores a través de la agencia libre, ni podemos mantener a jugadores que pidan altos salarios, por eso debemos simplemente jugar y tratar de hacer lo mejor”. Tras una declaración así antes del inicio de aquella temporada, Kansas City era un equipo que estaba prácticamente tirando la toalla antes de salir al terreno. Sonaba muy pesimista, pero era la cruda realidad.

Los tiempos del pesimismo quedaron atrás. Las últimas dos temporadas han demostrado que el desbalance competitivo es ya cosa del pasado. Hagamos un ejercicio que nos ayude a entender la diferencia. Recuerden cuantas personas antes de la temporada del 2000 no tenían dudas de que los Yankees ganarían la Serie Mundial. ¿Quizás un 90% de quienes ustedes escucharon y conocían? Simplemente era de esperarse que el equipo con más dinero y más prestigio tuviera el mejor equipo y por lo tanto pudieran coronarse.

Antes de esta temporada las opiniones eran más que diversas. El pasado 1ro. de abril, ESPN.com publicó las predicciones de 18 de sus analistas de béisbol, y sólo 3 de ellos daban a los Yankees. Es más, estas 18 expertas opiniones arrojaron 9 posibles equipos ganando la Serie Mundial y tras finalizar la temporada y definirse los puestos para la postemporada, sólo 3 de estas 18 combinaciones pueden aún darse (Cleveland derrotando a Philadelphia, Cleveland derrotando a Arizona o Boston derrotando a Philadelphia).

La diversidad de opiniones entre expertos y fanáticos nos deja un buen sabor de boca (aunque nuestras predicciones se hayan caído); y es que estamos en presencia de una época dorada para el béisbol. Cualquier equipo puede ganar, el dinero no marca la brújula de la temporada y no se necesita ser una súper estrella para brillar en el mejor nivel.

Major League Baseball estima que para esta temporada la cartera de ganancias que se divide entre los equipos pequeños llegue a $350 millones de dólares, de ahí unos $100 millones serán aportados por los Yankees por haber gastado por encima del límite en su nómina. Sin embargo las ganancias tanto para los Yankees como para los equipos chicos han superado las expectativas con la afluencia de fanáticos a los parques más alta desde 1994. Hace apenas 3 años un informe de la revista Forbes mostró que los 30 equipos en conjunto, tuvieron una pérdida de 57 millones a nivel global, mientras que la pasada temporada reportaron una ganancia récord de $496 millones. Muchos números y cifras inalcanzables, pero lo cierto es que el béisbol está completamente de vuelta y la causa de su alza es la paridad en el terreno.

Este mes de septiembre quedará para la historia. Nunca antes un equipo con 17 juegos restantes en el calendario y montado en el primer lugar con 7 juegos de ventaja había quedado fuera de la postemporada. El descalabro de los Mets dará de que hablar durante muchos años, sin embargo no es fácil perder una ventaja de 7 juegos aún perdiendo porque alguno en la división tiene que ganar y aprovechar esta situación, y eso hicieron los Phillies. Los Mets seguro aprendieron una lección en especial José Reyes, quien dijo después de estar eliminados: “Yo no sé que pasó…las cosas en el béisbol cambian muy rápido”.

Los Cubs fueron el único equipo que tras invertir con fuerza para hacer un equipo competitivo lograron meterse en la postemporada; sin embargo, tuvieron que sudar sangre para lograrlo con unos sorpresivos Milwaukee Brewers que lucharon hasta el final por alcanzar la postemporada desde 1982. En el oeste los Dodgers eran favoritos y de pronto los Diamondbacks escalaron hasta el tope con el apoyo de un grupo de prospectos que con poca fama y mucha entrega lograron ganar la división.

Y para completar están los Rockies. Si ustedes no habían escuchado el nombre de Matt Holliday, es tiempo de que lo busque en google. No sólo ha sido el bateador más consistente de los Rockies en las últimas 3 temporadas, sino que además ha puesto número extraordinarios, que al principio producen una frase desfavorable: ¡Si, muy bien…pero juega en Denver! Si hay una cierta ventaja para los bateadores en el Coors Field, pero aparte hay que ser consistente, y su consistencia quizás fue la clave principal para que uno de los equipos con menos probabilidades de clasificar, finalmente ganaran el comodín. Holliday es más fuerte candidato al Jugador Más Valioso tras ganar el título de bateo y de remolcadas del viejo circuito.

En la Americana, la situación fue similar. Aunque Boston dominó toda la temporada la División Este, para el mes de junio el destino de las cabezas de Joe Torre y del Gerente General del Bronx, Brian Cashman era el tema de discusión por la pobre actuación de un equipo sin rotación definida, plagado de lesiones y sin espíritu. Pero en los grandes equipos siempre hay líderes y esta temporada Alex Rodríguez y Jorge Posada tomaron el control del barco que los llevó a la improbable clasificación como comodín. Hoy Torre y Cashman son héroes. Al menos, por estos días.

La división central de la Americana ha sido la más competitiva en los últimos años arrojando equipos ganadores en los últimos 5 años. Con la caída de Chicago, Minnesota y el favorito Detroit, los Indians finalmente cristalizaron sus objetivos y aspiraciones y aquellos novatos hoy son estrellas que llevaron al club al mejor récord en las mayores. Ni siquiera la temporada de Magglio Ordóñez pudo conducir a Detroit hacia el mes de octubre.

En el Oeste la eterna lucha de los 4 equipos quedará en los libros con unos Mariners que por un momento fueron el club más peligroso y hasta unos Rangers que mostraron que podían competir, pero nuevamente se impuso el balance de los Angels con su pitcheo apoyado por Vladimir Guerrero y compañía.

El éxito del béisbol está en el cambio de poder y la pelea por el dominio. En los últimos 7 años ningún equipo ha repetido como campeón y la duda por la disputa del cetro no puede descifrarla hoy ni el mejor de los analistas. Para muchos es aburrido ver un juego donde ya se sepa quien gana, y en la intriga es donde está el interés. Además la cultura del “underdog” o el “más débil” es siempre bien recibida y dramática. Ni siquiera en el béisbol el poder hegemónico es bien recibido por los fanáticos, a menos que sean los seguidores del equipo en el tope quienes son lo que más sufren cuando un equipo chico se alza.

miércoles, 26 de septiembre de 2007

Con las puertas abiertas al futuro


Una temporada más se cumple de las Grandes Ligas, así como también de su complicado, pero perfectamente organizado sistema de Ligas Menores, una de las muy peculiares características de este deporte y uno de los sistemas de desarrollo de deportistas profesionales más perfectos del planeta. Las 30 organizaciones de Grandes Ligas tienen afiliación con los 244 equipos que cosechan a los futuros protagonistas del mejor nivel de béisbol que existe, operando en 19 ligas alrededor de los Estados Unidos, México, República Dominicana y Venezuela. Es aquí donde los muchachos latinoamericanos trabajan en su mejoramiento dentro del terreno que les de una oportunidad de demostrar con un club de Grandes Ligas sus habilidades en este deporte.

Durante toda la temporada 2007 mostramos cada semana en nuestras transmisiones de Domingo de Grandes Ligas, algunos de estos chicos que entre marzo y septiembre luchan por destacar. La idea es dar a conocer su trabajo y familiarizar a los fanáticos con los nombres de los futuros integrantes de los equipos grandes, si es que estos llegan a jugar.

A lo largo de la campaña presentamos jugadores como el lanzador dominicano Edwar Ramírez, quien fue dejado en libertad tras 5 temporadas en las granjas de los Angels, tal y como muchos jugadores que simplemente no alcanzan un nivel para llegar a las mayores. Tras 2 temporadas jugando en el limbo de las Ligas Independientes logró firmar un contrato de Ligas Menores con los Yankees y tras dejar efectividad por debajo de 1.00 entre AA y AAA fue llamado al equipo grande, siendo hoy una de las piezas que Joe Torre tiene a disposición.

Así como Ramírez conocimos jugadores antes de su llegada a las mayores como Asdrúbal Cabrera, Alberto González, Luis Alonso Mendoza, Tony Abreu y Yunel Escobar y también vimos promesas de países con menos cantidad de aporte de jugadores al béisbol como el colombiano Jorge Cortés, el brasileño Jo Matumoto, el nicaragüense Devern Hansack y el curazoleño Wladimir Balentien. Cada uno de ellos tiene una historia interesante que contar que va más allá de sus estadísticas y que forma parte de nuestro mismo sentido de superación como Latinoamericanos en el competitivo mundo del deporte de los Estados Unidos.

De tal forma que por primera vez damos nuestro reconocimiento al mejor jugador latino en las Ligas Menores, considerado dentro de la categoría de prospecto, en cada posición. Algunos de ellos ya han visto acción en las mayores en esta temporada, otros tendrán esa suerte en los años por venir y muchos de ellos continuarán su preparación en la venidera campaña de béisbol invernal.

A continuación la 1ra. Selección de Prospectos Latinos de Domingo de Grandes Ligas:



PRIMERA BASE:
JAVIER BRITO
Puerto La Cruz, Venezuela
Equipo: Mobile BayBears. Clasificación AA de los Arizona Diamondbacks.

Brito fue el inicialista de los BayBears durante toda la campaña y uno de los jugadores más consistentes de este club que terminó 3ro. en su división en la Liga del Sur. Su promedio de .327 le valió para ganar el título de bateo de la Liga e impuso el récord del promedio más alto en una temporada en la historia del club sureño. El hecho de que esta sea su segunda temporada con promedio por encima de los .300 es un factor que debe agradar mucho a la oficina de Arizona y para la próxima temporada podría pelear el puesto de primera base en los entrenamientos primaverales. A la defensiva se desempeñó a tiempo completo en primera base donde sólo cometió 8 errores en 106 juegos. Fue probado también como bateador designado, tercera base y jardinero. Su bate es rápido y tiene una excelente vista. Los Diamondbacks quieren desarrollar más su poder. Conectó 11 cuadrangulares e impulsó 72 carreras, siendo el segundo en el club en este departamento. En la Liga Venezolana es ficha de los Caribes de Anzoátegui.



SEGUNDA BASE:
GERMÁN DURÁN
Zacatecas, México
Equipo: Frisco RoughRiders. Clasificación AA de los Texas Rangers

Durán ha tenido mucho seguimiento esta temporada por la prensa especializada de béisbol en México, sobre todo tras su invitación al Juego de las Futuras Estrellas en San Francisco, donde los prospectos con mejores temporadas tienen una oportunidad de mostrarse ante el mundo de las Grandes Ligas. El año pasado poco se sabía de este chico que jugó en la Liga de California y dejó promedio de .284 con el Bakersfield. Para la mitad de la temporada tenía 15 jonrones, liderando los intermedistas de la AA en este departamento por lo que empezó a atraer miradas. Durán ha tuvo un año con un desarrollo no esperado terminando la campaña con promedio de .300 puntos, 22 vuelacercas y 84 remolcadas, siendo el líder en las tres categorías de los RoughRiders, a quienes cargó en sus hombros hacia los playoffs de la Liga de Texas y fue el líder de la mejor temporada en la historia de este equipo. Su bate es sólido, más bien demasiado para un segunda base. Sin embargo, su aspecto defensivo aún necesita trabajo tras dejar 15 errores en esta campaña. En la Liga Mexicana del Pacífico es ficha de los Naranjeros de Hermosillo, quienes esperan contar con sus servicios para también mostrarle a la afición norteña una de las nuevas estrellas de la pelota mexicana.



CAMPO CORTO:
ASDRÚBAL CABRERA
Puerto La Cruz, Venezuela
Equipos: Akron Aeros y Buffalo Bisons. Clasificaciones AA y AAA de los Cleveland Indians

Con tan sólo 21 años Asdrúbal Cabrera es un posible heredero de la prestigiosa línea de campo cortos venezolanos en las mayores. En sólo su quinta temporada en las Ligas Menores logró brillar en cada una de las categorías donde ha sido asignado, desde la Venezuelan Summer League, todas las A, AA, AAA y finalmente debutó esta temporada en con el equipo grande de Cleveland. Esta temporada comenzó con el Akron en AA, donde bateó para .310 en 96 juegos y luego fue promovido al Buffalo AAA, donde conectó 12 hits en 38 turnos dejando promedio de .316 en 9 juegos. estos números fueron suficientes para que el llamado al equipo grande durante la primera semana de agosto y desde entonces ha bateado alrededor de .290, incluyendo 3 jonrones y 19 remolcadas. Para los Indians ha sido un jugador que alterna perfectamente con el venezolano-americano Josh Barfield, quien no ha rendido lo esperado en la segunda base, además de darle profundidad a la banca. Ambos tendrán que luchar por la titularidad de la posición para el 2008. Cabrera es un bateador de contacto y responde bien en con corredores en base, sabe poner la bola en juego, es hábil y disciplinado. Su mejor arma es su guante, a pesar de haber cometido 15 errores en AA, con los Indians sólo ha hecho 1. En Venezuela fue descubierto por Emilio Carrasquel y firmado automáticamente para los Cardenales de Lara, siendo ya el campo corto titular de este club, y para los Seattle Mariners. Llegó a los Indians en un cambio por Eduardo Pérez el 30 de junio del 2006.



TERCERA BASE:
JUAN FRANCISCO
Bonao, República Dominicana
Equipo: Dayton Dragons. Clasificación A de los Cincinnati Reds

Hay jugadores que nacen con talento natural. De hecho, abundan por las calles de la República Dominicana. Entre los antesalistas latinos en Ligas Menores en esta campaña ninguno se destacó más que Juan Francisco. Sus 25 vuelacercas hablan son su carta de presentación, siendo el líder en la Liga del Medio-Oeste en esta categoría y 4to. en carreras impulsadas con 90. Fue invitado al Juego de Estrellas de la liga y también fue incluido como tercera base en el equipo de estrellas de la temporada. Pero aunque se sabe que el poder está ahí, el aspecto a mejorar es su contacto. A pesar de su promedio de .268, Francisco se ponchó en 161 ocasiones, siendo también líder en la liga. A la defensiva es un jugador sólido en la antesala con un poderoso brazo. Con una estatura de 6´3´´, un peso alrededor de las 200 libras y un bate explosivo, Francisco tuvo quizás uno de los mejores repuntes entre cualquier jugador en las menores entre su primero y su segundo año, tras haber disparado sólo 3 jonrones en categoría ¨rookie¨ en el 2006. En la Liga Dominicana fue la primera selección del draft del 2007 por los Gigantes del Cibao y la segunda selección global del sorteo. Fue firmado por Juan Peralta en el 2004.



JARDINERO IZQUIERDO:
AMAURY CASAÑAS
Matanzas, Cuba
Equipos: Petroleros de Minatitlán de la Liga Mexicana de Béisbol y Springfield Cardinals, AA de los St. Louis Cardinals

Mucho se puede discutir sobre un jugador que llega al sistema de béisbol profesional de los Estados Unidos con experiencia previa, más aún si tiene 27 años de edad, o 32, o en realidad quien sabe. Los analistas de Ligas Menores de los Cardinals llaman a Amaury Casañas, o Amaury Martí ¨el hombre misterioso¨. No saben como llamarlo exactamente, ni cuanto años tiene. Lo que si se sabe son los números y las expectativas del club con este cubano que escapó de la isla en el 2005 tras jugar varias temporadas para el equipo de Matanzas en la Serie Nacional de la Isla. Casañas estableció su residencia en los Estados Unidos y por tal razón tuvo que pasar por el draft universitario en el 2006, siendo seleccionado por los Cardinals en la ronda 18, tras haber jugado en Liga Independiente cuando recién llegó por el mar. Sea cual sea su edad es un veterano, y su camino por las menores debe ser corto, sobre todo por las condiciones que muestra al ser un corpulento jugador con un bate explosivo, quizás perfecto para jugar junto a Albert Pujols. Sin embargo esta temporada los Cardinals lo asignaron en préstamo a los Petroleros de Minatitlán en la Liga Mexicana, y hay quienes dicen que es en parte un castigo por el problema de la edad. Pero su bate respondió por sí solo destrozando el circuito mexicano al conectar 15 cuadrangulares con 71 impulsadas con un promedio de .337 en 96 juegos, produciendo 1 HR por cada 24 turnos. Luego fue traído de vuelta y asignado al Springfield AA donde conectó 6 jonrones y remolcó 20 en 30 juegos, promediando .308 y 1 HR por cada 18 turnos. Casañas es un jugador que por su edad no puede darse el lujo de perder tiempo en su adaptación a una nueva cultura y la nostalgia por Cuba, debe producir al máximo para llegar y esto lo saben los Cardinals, quienes podrían mostrar su arma secreta a partir del año próximo.



JARDINERO CENTRAL:
OVANDY SUERO
Villa González, República Dominicana
Equipo: Lakeland Flying Tigers. Clasificación A de los Detroit Tigers

Para muchos scouts y analistas Ovandy Suero es simplemente un prospecto de aquellos que nunca termina de germinar. Sin embargo, es muy difícil demostrar y crecer cuando las oportunidades no se le brindan a un jugador ni siquiera en las Ligas Menores. Suero está en su cuarta campaña y ha sido catalogado como un jugador que corre mucho pero no batea. Esta temporada fue su primera con los Tigers, tras 3 años de poca paciencia de los Atlanta Braves. Es verdad, a pesar de sus 25 años de edad es un jugador que aún debe trabajar más en su contacto, sin embargo cuando consigue una base aprovecha mejor que nadie las oportunidades. Suero fue el líder en todas las Ligas Menores en bases robadas con 75, llegando a 204 estafas en 4 años. Terminó bateando para .252, embasándose en 144 ocasiones de 433 turnos resultando que en un 67% de las oportunidades que tuvo salió al robo, ejecutando con éxito la jugada en 78% de las oportunidades. Su porcentaje en base fue de .306 y se ponchó en 95 ocasiones. Hubo un jugador que dijo una vez: ¨Yo tengo que hacer todo lo posible para llegar a primera base y cada vez que esté ahí voy a salir a robar para ganar una base y ayudar al equipo¨. Bien que lo hizo este personaje: Rickey Henderson, quien llegó a robar 130 bases en una campaña. Suero es el jugador más rápido de todas las Ligas Menores y lo demostró esta temporada. Ahora su contacto debe mejorar. Imagínense, si llega a batear al menos .280, robará con mucha facilidad 100 bases en al menos 110 juegos. Es un punto atractivo para cualquier equipo y será su arma para llegar a las mayores. En la Liga Dominicana juega con las Águilas Cibaeñas, lo cual no le beneficia por la cantidad de estrellas con este club, siendo utilizando principalmente como corredor emergente.



JARDINERO DERECHO:
JONEL PACHECO
Tacarigua, Venezuela
Equipo: Hickory Crawdads y Lynchburg Hillcats. Clasificación A de los Pittsburgh Pirates

La temporada de Jonel Pacheco superó en general a muchos jugadores latinoamericanos que brillaron esta temporada en las menores como jardineros derechos, como fue el caso de los prospectos venezolanos de los Diamondbacks Alex Romero y Carlos González. El caso de Pacheco fue también inesperado al remolcar 99 carreras en 199 juegos para el Hickory de la Liga del Sur-Atlántico, liderando el circuito, disparando también 27 vuelacercas (2do. en la liga) y finalizando con promedio de .315. Hickory finalizó último en su división, pero Jonel fue el mejor jugador del club, incluso llegando a conectar 3 jonrones en un juego (27 de abril vs. Greensboro). Los Crawdads lo designaron como el Jugador Más Valioso del 2007. Los Pirates quedaron sorprendidos por su actuación y su poder. Pacheco pasó sus primeros 4 años en la Venezuelan Summer League y hasta fue dejado libre por los Indians antes de viajar a Estados Unidos, hasta que fue firmado por los Mets y luego por los Pirates. Sus números muestran una constante mejoría año tras año, y esta explosiva campaña quizás le abra las puertas a subir el año próximo hasta AAA. Pacheco tiene un punto a su favor en los próximos meses: la Liga Venezolana; donde milita con las Águilas del Zulia, equipo con el cual se estableció el año pasado como uno de sus jugadores titulares y contribuyó a su clasificación. Si en el invierno estos números son constantes, podría ganarse una invitación a entrenamientos de Grandes Ligas. Tiene una puerta abierta y un equipo con poca competencia como Pittsburgh.



RECEPTOR:
GEOVANY SOTO
San Juan, Puerto Rico
Equipo: Iowa Cubs. Clasificación AAA de los Chicago Cubs

Soto ha sido el receptor de los Cubs de AAA en las últimas 3 temporadas y ha logrado incluso tomarse algunos ¨cafés¨ con el club grande desde el 2005. Pero hay una dicho popular que se aplica a su temporada: ¡Se soltaron los caballos! Y es que tras 6 temporadas con un promedio que nunca llegó a .275 y en su mejor campaña conectó 9 jonrones e impulsó 48, Soto sacó la casta de la herencia boricua en la receptoría, terminando entre los líderes en promedio (.353) y jonrones (26), y comandando el departamento de remolcadas (109) en la competitiva Liga de la Costa del Pacífico, llevándose el premio al Jugador Más Valioso, por primera vez ganado por un receptor en el circuito desde Sandy Alomar en 1988 y 1989. Antes del inicio de esta temporada Soto perdió alrededor de 30 libras, lo que contribuyó a darle la velocidad que necesitaba en su bate y aumentar su poder. A la defensiva es un receptor inteligente que sabe manejar a los lanzadores y ha trabajado de cerca con Henry Blanco y Michael Barrett en los entrenamientos. Tras esta campaña, el trabajo de receptor titular de los Cubs para el 2008 ya tiene un fuerte contendiente. De todas formas su cupo en el equipo grande está asegurado, sobre todo por la grata actuación que ha dejado tras el llamado esta temporada donde ha conectado 14 hits en 35 turnos para un promedio de .400, con 3 jonrones.



LANZADOR DERECHO:
RADHAMÉS LIZ
El Seybo, República Dominicana
Equipo: Bowie BaySox. Clasificación AA de los Baltimore Orioles

Cuando el scout Carlos Bernhardt firmó a Radhamés Liz en la República Dominicana en el 2003 a sus 19 años, la principal arma que vio fue el potencial de su brazo. Con un poco de ayuda en su mecánica Liz es hoy uno de los mejores prospectos del pitcheo dominicano y una estrella del futuro. Con una recta que llega a las 97 millas, que combina con una curva controlada y dos tipos de cambio, uno que quiebra hacia abajo y afuera contra los derechos y otro que hace lo mismo contra los zurdos, Liz está listo para las mayores. Esta temporada con el Bowie de la Liga del Este, terminó entre los líderes en victorias dejando marca de 11-4 con efectividad de 3.22. El 1ro. de junio lanzó un juego completo sin hits ni carreras contra el Harrisburg Senators, el segundo en su carrera. La marca de este chico son los ponches. En 137 entradas abanicó a 161, quedando a sólo 4 del líder en la liga. En 364.1 entradas que ha lanzado en las menores, tras 2 temporadas en la Dominican Summer League, suma 447 ponches. Los Orioles lo llamaron al equipo grande el 25 de agosto y en 6 juegos, como abridor y relevista, ha mostrado sus condiciones, pero el factor mental le ha afectado. Sin embargo las expectativas de un puesto en la rotación del equipo grande quedan para la próxima temporada. Su único aspecto a mejorar es el control. En una categoría tan difícil como la de lanzador derecho donde muchos latinos se destacaron esta temporada, Liz demostró sus credenciales como uno de los mejores prospectos de todas las mayores en el 2007. En la República Dominicana juega con las Estrellas Orientales.


LANZADOR ZURDO:
MARLON ARIAS
Baní, República Dominicana
Equipo: Inland Empire 66ers. Clasificación A+ de Los Angeles Dodgers

Arias fue el mejor entre los lanzadores zurdos latinoamericanos en toda la temporada al finalizar con récord de 12-4, incluyendo un juego sin hits ni carreras. Para el 13 de julio, Arias tenía marca de 9-1 y los 66ers. estaban en el tope de su división en la Liga de California. Sin embargo la segunda mitad no fue buena ni para el nativo de Baní, ni para su club, quienes cayeron al 4to. lugar de la división. Arias terminó entre los líderes en victorias, pero su efectividad subió a 5.32. Los contrarios le batearon en la campaña para .284 y su WHIP fue de 1.51, lo que muestra que mantenía en promedio a casi 2 corredores en circulación por entrada. Su número de ponches fue bastante aceptable (95 en 128.2 entradas y 50 BB) y es un lanzador que cuando domina tiene el control del juego y sabe salir de situaciones apretadas. Más adelante los Dodgers podrían convertirlo en un relevista largo por su condición de zurdo. En Dominicana juega con los Leones del Escogido.



LANZADOR RELEVISTA:
JAILEN PEGUERO
Azua de Compostela, República Dominicana
Equipo: Tucson Sidewinders. Clasificación AAA de los Arizona Diamondbacks.

Jailen Peguero está listo para asumir un rol de relevista intermedio en las mayores. Lo ha demostrado en las últimas dos temporadas y lo reiteró en esta. Este derecho fue firmado originalmente por los Astros y asignado a la Dominican Summer League por dos años antes de llegar a los Estados Unidos. Luego pasó por todas los equipos afiliados a la organización de Houston siendo utilizado como relevista, con excepción del 2003 cuando abrió 21 juegos y terminó con 5-13. Pero su cambio de rol lo ha enfocado a especializarse en mantener ventajas y a los bateadores al margen. Peguero responde cuando se necesita un lanzador fresco del bullpen y eso le da versatilidad. Esta temporada, a sus 26 años, terminó con récord de 6-2, y promedio de carreras limpias de 1.89 en 66.2 entradas de labor en 53 juegos de la Liga de la Costa del Pacífico. Entre todos los relevistas latinos de las Ligas Menores, Peguero fue el más efectivo y los Diamondbacks no dudaron en llamarlo al expandir su roster el 1ro. de septiembre. No es un lanzador poderoso, más bien varía muy bien su recta entre 88-92 millas con un slider difícil para los derechos. En Dominicana milita con las Estrellas Orientales.



CERRADOR:
WARNER MADRIGAL
San Pedro de Macorís, República Dominicana
Equipo: Cedar Rapids Kernels. Clasificación A de Los Angeles Angels de Anaheim.

Los Angels firmaron a Madrigal por 150,000 dólares en el 2001 y tenían esperanzas en que su gruesa contextura produjera cuadrangulares en todos los niveles. En sus primeras tres temporadas entre categoría rookie y A baja conectó 26 jonrones y fue catalogado entre los mejores prospectos de la organización. Sin embargo los Angels vieron que había un problema: Madrigal no podía batear lanzamientos quebrados, lo cual es un grave problema más allá de la clase A. Así que decidieron redireccionar su inversión convirtiendo al jardinero en un lanzador de poder. Este aceptó su nuevo rol y pasó de no batear pitcheos quebrados a dominar con los suyos. El 2007 fue su primera temporada completa como cerrador y fue asignado al Cedar Rapids clase A tras lanzar en la primavera con el equipo grande de Anaheim dejando una muy buena impresión. Esta temporada fue el líder en salvados entre los relevistas latinoamericanos en las Ligas Menores con 20, en 54 juegos y 4to. en la Liga del Medio-Oeste. Para ayudar a su adaptación, fue utilizado también en situaciones de ¨no salvar¨ y finalizando otros 20 juegos. Además mostró su dominio en la lomita con una efectividad de 2.07, abanicando a 75 contrarios y otorgando sólo 23 boletos. Su recta alcanza las 98 millas y trabajó durante la campaña en perfeccionar su slider. Su presencia en el montículo es intimidante por su tamaño y su carácter agresivo y retador. Los Angels se han caracterizado en los últimos años en tener uno de los mejores cuerpos de relevo intermedio con lanzadores con rectas poderosas, y todo indica que Madrigal muy pronto será uno más entre ellos, siempre y cuando mantenga su consistencia, que es el punto de duda en la gerencia de Anaheim. En la Liga Dominicana es ficha de los Leones del Escogido, obviamente también como lanzador.