Se ha producido un error en este gadget.

jueves, 18 de octubre de 2007

Béisbol divertido


En estos meses se escucha de todo. Un amigo colombiano (de Cali) me dice: ¨Aquí es cuando yo veo el béisbol, en las semanas finales porque en cada lanzamiento y en cada entrada puede pasar algo...y eso que yo de este juego no se nada¨.

Y no es para menos. La postemporada de las Grandes Ligas ha estado a la altura de las emociones esperadas. Cuando hay gente desde mi amigo de Colombia hasta el súper astro y leyenda del fútbol Mario Kempes pendiente de lo que pasa en el béisbol día a día, las cosas marchan sobre ruedas para este deporte. O sea, divierte y entretiene. Imagínense a Kempes pendiente de la actuación de los Red Sox y celebrando un cuadrangular del Big Papi. ¡Toda una escena!

Yo opino que un 80% de las emociones de estos días se las debemos a los Colorado Rockies.

Es casi imposible para un equipo ganar, ganar y ganar. Hay un día que van a perder. En Denver, ni los mismo jugadores creían que podían clasificar. El lanzador canadiense de los Rockies Jeff Francis declaró a un diario de la Columbia Británica: ¨Teníamos muchos equipos por encima de nosotros en la tabla de posiciones durante la campaña entera, y realmente no pensamos que teníamos un chance real hasta los últimos 2 días¨.

¡Menos mal que jugaron sin pensar mucho! Colorado protagonizó el mejor final de temporada en los últimos 20 años, y lo hicieron simplemente divirtiéndose. Para el 15 de mayo, cuando había transcurrido un 25% de la campaña, estaban últimos en la división a 7 juegos y medio. Para el 1ro. de julio, cuando se cumplió la mitad de la temporada, se mantenían penúltimos y con 8 juegos de diferencia. Al llegar a las tres cuartas partes del 2007, el día 16 de agosto, estaban como terceros a 6 juegos.

El 15 de septiembre siete lanzadores rocosos no fueron suficientes para aguantar 10 carreras de los Marlins en Denver, y tras sufrir la tercera derrota en fila permanecían cuartos a 5 juegos y medio de la punta. De los 15 partidos restantes ganaron 14 (perdiendo sólo contra Arizona el 28 de septiembre 4-2) incluyendo el juego extra para definir el Comodín. Luego ganaron 3 ante los Phillies en la Serie Divisional y 4 ante Arizona en la Serie de Campeonato. De los últimos 22 juegos han ganado 21 y ahora son los campeones de la Liga Nacional en el 2007.

Mientras los Yankees no consiguen explicación a cómo sus millonarios jugadores no rinden en postemporada, el mánager del único equipo cuyo color principal es el morado Clint Hurdle sigue con la estrategia del béisbol divertido; lo que en inglés llamaríamos: ¨Fun Ball¨. ¨Si queremos jugar y ganar al final del camino, tenemos que tener pitcheo y defensa. Esta es la clave para ganar campeonatos¨ dijo el dirigente mientras espera su turno para dirigir en la Serie Mundial.

Durante la temporada regular los Rockies fueron el club con menos errores en la Liga Nacional con 68, e impusieron la marca colectiva de mejor porcentaje defensivo en la historia con .989, superando por milésimas a los Red Sox del 2006.

Defensa + pitcheo balanceado + ofensiva con Holiday, Helton + bates efectivos en el clutch + un poco de suerte = Rockies 2007.

Siempre será divertido ver un equipo con lanzadores espectaculares, como un Ubaldo Jiménez con lanzamientos a 100 millas, o un cerrador refrescante como Manuel Corpas, un campo corto con un alcance como Troy Tulowitzki, y en general un equipo cuyo bateo situacional no caiga bajo ningún tipo de presión y nos brinden un cuadrangular de Yorvit Torrealba para definir un juego, o un hit para la victoria de un perfecto desconocido como Jeff Baker. De hecho, en Colorado no hay presión, hasta el punto de que si pierden, igual han ganado. No hay nada que perder. Entonces, ¿Cómo pierde un equipo que aunque pierda...gana?

Y quizás para Hurdle será el momento más divertido de su carrera, al menos en los Estados Unidos. Hurdle fue un jugador utility que en 1977 llegó a los Kansas City Royals con 19 años y permaneció 10 temporadas en las mayores, generalmente como jugador de reserva.

En Venezuela, sin embargo, todavía hay muchos fanáticos de los Tiburones de La Guaira que recuerdan al hoy mánager campeón del viejo circuito. Hurdle si que se divirtió cuando llegó a este circuito invernal con 20 años de edad para la campaña 77-78 convirtiéndose rápidamente en uno de los favoritos de la fanaticada. En esa temporada se midió cara a cara con Antonio Armas para el liderato de cuadrangulares, terminando líder con 18 siendo este el récord vigente del club litoralense en una campaña.

En ese momento era catalogado como una de las futuras súper estrellas del béisbol de las Grandes Ligas. Pero en la pelota no es sólo prometer sino cumplir, y la promesa de Hurdle como jugador se desvaneció en el tiempo. No obstante retornó a Venezuela para el torneo 79-80, dejando promedio de .306 y en el 83-84, culminó con .282. Mauricio Loschi, cronista y columnista de los Tiburones, recuerda que en sus últimos días en el circuito invernal durante un aguacero en el estadio Universitario de Caracas, Hurdle divirtió a los fanáticos recorriendo las bases bajo la lluvia y lanzándose de cabeza en los charcos.

Aunque fue un pintoresco jugador en Venezuela, Hurdle nunca ganó un título. Tampoco en las mayores. Hoy está a las puertas de ganar la Serie Mundial.

Tom Selleck, en su papel como Jack Elliot en el film Mr. Baseball dijo: ¨El béisbol es un juego, y como todo juego debe ser divertido¨, y bajo este lema los Rockies del 2007 nos han brindado uno de los mejores meses en los últimos años.

Y a sus 50 años, Clint Hurdle se vuelve a divertir. Nosotros también.

No hay comentarios: