Se ha producido un error en este gadget.

viernes, 19 de diciembre de 2008

¡Houston tenemos un problema!...en Venezuela.

Andrés Reiner fue el padre de la creación de los programas de desarollo de MLB en Venezuela, cuando asumió las riendas de la academia de los Houston Astros en Valencia en 1989. Gracias a su labor, Venezuela es hoy el tercer país con más peloteros en las Grandes Ligas.


Con mucho dolor recibí la noticia de que los Astros planean cerrar su academia de desarrollo en Venezuela tras 20 años de actividades.

No es para menos. Houston fue el primer equipo que vio a Venezuela como un potencial semillero de peloteros y no sólo como un país donde se juega pelota.

Fue la organización que confió en que la nación sudamericana tenía las condiciones, el potencial y el talento para albergar un programa de desarrollo del deporte, que le diera la oportunidad a los muchachos locales de alcanzar el máximo nivel del béisbol.

Fue la organización que confió en la idea y visión de Andrés Reiner.

Hablamos del lugar donde se gestó gran parte de la generación de peloteros venezolanos más exitosa de la historia deportiva del país: Johan Santana, Bob Abreu, Freddy García, Richard Hidalgo, Carlos Guillén, Melvin Mora, entre otros.

El béisbol como actividad privada, y en este caso una inversión extranjera, proporciona empleo a cientos de jóvenes como peloteros profesionales, además de la oportunidad de poder desarrollarse en un área que puede convertirlos no sólo en personas útiles y con suficiente estabilidad económica, sino también en grandes deportistas que representan al país a nivel nacional e internacional.

Por eso quise conocer el estado de ánimo de Don Andrés Reiner ante la determinación de los espaciales. Esa decisión que sepulta años de trabajo, esfuerzo, alegrías, éxitos, decepciones y posibilidades.

¨Mi reacción ante todo este asunto es lógicamente de tristeza¨, dijo Reiner con su particular sencillez desde Tampa.

¨Este fue un proyecto que empecé con mucho esfuerzo, y gracias al trabajo de la gente que me acompañó a lo largo de casi 18 años, y logramos convertir el programa de desarrollo en Venezuela en un verdadero ejemplo para América Latina, que muchas otras organizaciones siguieron¨ dice a manera de balance quien hoy es Asistente Especial a la Gerencia de Operaciones de Béisbol de los Tampa Bay Rays.

¨Siempre duele ver morir un proyecto productivo.¨ agregó.



Alfredo Pedrique, instructor de jugadores del cuadro de los Astros y asistente para operaciones en Latinoamérica, es un referente en las oficinas ejecutivas para los asuntos venezolanos, y dijo al portal del club: "Obviamente no fue una medida fácil de tomar, pero luego de muchos estudios tuvimos que decidir y lamentablemente eso fue lo mejor para la organización. La crisis económica mundial nos puso en tres y dos con respectos a nuestros programas en Venezuela y República Dominicana. No podemos mantener los dos y los ejecutivos se decidieron por mantener el de Quisqueya".

Reiner reitera la posición de Pedrique y opina que la medida se debe a la crisis económica que atraviesan los Estados Unidos: ¨En este momento es más determinante la situación económica mundial que la política, que en realidad no debe ser determinante porque el béisbol profesional es negocio no política¨.

Entiendo que es difícil escaparse de la crisis económica, pero si un equipo como los Astros, por motivos del negocio, debe decidir si mantiene abierta la academia de Venezuela o la de Dominicana, ¿Por qué la elección del cierre es la venezolana?

¿No debería intervenir el Ministerio del Deporte venezolano en este tema? Conversar con los Astros y proveer al equipo con las condiciones necesarias para no perder este recinto que sólo proporciona beneficios para nuestra juventud. ¿No debería el gobierno venezolano estimular la creación y mantenimiento de las academias de béisbol que tantos aportes han brindado a la sociedad venezolana?

¿No se debería mantener vivo el sueño de Reiner…el hombre que cambió el béisbol en Venezuela?

MIentras en la República Dominicana el gobierno ha creado una figura para atender los negocios y nexos con los equipos de Grandes Ligas, con el fin que estos mantengan su inversión en la Isla; en Venezuela, se le da la espalda a la inversión extranjera y ni se intentan mantener las condiciones mínimas para su funcionamiento. Al revés, se le ponen obstáculos.

Reiner nos proyecta el impacto con sabias palabras: ¨Cada vez que se cierran las puertas de un colegio, de un liceo o de una universidad, lógicamente afecta a la juventud porque les quita oportunidades para estudiar, eso mismo pasa cada vez que se cierra una academia de béisbol¨.

Pedrique afirma que la decisión obedece a razones económicas, sin embargo no oculta la influencia de otros factores : "La inseguridad es un tema que nos preocupa siempre de Venezuela y actualmente no podíamos garantizarle a los muchachos y al staff de trabajadores toda la seguridad que como organización nos gusta para nuestros trabajadores".


Brasil: ¿El nuevo horizonte?

En el verdadero mundo productivo y globalizado, ese que se desconoce en Venezuela, los países compiten para ofrecer oportunidades.

La mente del arquitecto del béisbol venezolano no descansa, aún a sus 73 años de edad. Sus ideas parecen utopías, pero la realidad demuestra lo contrario.

Tampa Bay tiene academias en Venezuela y República Dominicana, pero el nuevo proyecto de Reiner es aún más ambicioso: una academia en Brasil.

Los campeones de la Liga Americana le compraron la idea de que en un futuro algunos brasileños podrán cambiar un balón de fútbol por un bate y una pelota.

¨Tenemos los planes de abrir una academia de béisbol en Brasil en una especie de "joint venture" (sociedad) con una Alcaldía en Sao Paulo y el Gobierno Federal¨ dice el húngaro que llegó a Venezuela con 11 años de edad, y que le tocó personalmente cambiar su tradición futbolística por la pasión del béisbol. Si el mismo pudo hacerlo, ¿Por qué no los cariocas?

Mientras en Venezuela, los entes gubernamentales son inertes ante la situación del béisbol, en Brasil la idea ha gozado del soporte del gobierno federal del presidente Lula DaSilva y del gobierno local de la ciudad de Marília en el estado de Sao Paulo.

El gobierno invierte dinero en infraestructura, mientras Tampa Bay invierte en mantenimiento y aporta su experticia como organización de béisbol. Una relación ganar-ganar.

¨La idea no es solamente de producir jugadores para firmar sino para introducir el juego en los colegios y en general a la juventud brasileña.¨ afirma Reiner.

Las autoridades comenzarán la construcción en el primer trimestre del 2009, de un moderno complejo con 2 diamantes de dimensiones profesionales, 2 para niños entre 6 y 14 años, áreas sociales y dormitorios para que unas 40 personas hagan vida dentro de él.

El estado de Sao Paulo alberga a la comunidad japonesa más grande del mundo fuera de Japón, por lo que la práctica del béisbol es regular dentro de esta colonia.

Aunque fuera de éste limitado círculo, el béisbol es prácticamente ignorado por el brasilero común con la fuerte herencia del fútbol, Reiner es un ferviente creyente que hay lugar para desarrollar ese talento.

¨La colonia japonesa esta muy bien organizada en cuanto al béisbol y nosotros trataremos de hacer el trabajo más dedicado a los brasileños que no sean descendientes japoneses. porque ellos nos necesitan más¨ opina el ex-scout, quien tras sus visitas a Sao Paulo ha corroborado que los descendientes de japoneses conocen el juego, tienen el talento y la ventaja sobre los demás de poder firmar al profesional

La alta gerencia del Tropicana Field entiende que esta una inversión a largo plazo. Andrew Friedman, vide-presidente ejecutivo de los Rays, dijo: ¨Nosotros esperamos que los lazos de hermandad con el béisbol de Brasil se estrechen y que podamos contribuír a su desarrollo, pero en cuanto al producto entendemos que podremos ver jugadores de primer nivel dentro de los próximos 8 y 12 años, y en el camino quizás tendremos a uno o dos prospectos¨.

¨Nuestra organización está muy entusiasmada con este proyecto y es otra muestra de como nos proyectamos hacia el futuro¨ opina Reiner sobre esta nueva aventura que busca abrir aún más el abanico internacional del béisbol.

Quizás en unos 20 años cuando el ganador de un premio Cy Young sea un brasileño, nuevamente miraremos hacia atrás evocando las palabras de Reiner, el ¨Soñador de los Diamantes¨.

domingo, 14 de diciembre de 2008

Recesión...¿Qué recesión?

Los Yankees desafían la depresión financiera continuando con su política de buscar los mejores jugadores disponibles al precio que sea necesario. La firma del agente libre CC Sabathia demuestra que la recesión económica no ha tocado el béisbol y mucho menos al equipo del Bronx.


La noticias sobre la pérdida del valor inmobiliario en los Estados Unidos, el desplome de los indicadores económicos y la baja, aunque normal para esta época pero un poco más fuerte de lo común, de los precios del petróleo fueron las excusas perfectas para anunciar a los cuatro vientos una recesión financiera en los Estados Unidos, que a la vez llegaría a escala mundial, dado que la economía americana es la más grande del planeta.

Yo me digo a mi mismo: Estos no han visto nada...¿Acá nunca han sufrido una híper-inflación como en Venezuela, donde los precios de los productos suben casi diariamente? Acá con la ¨mega crisis¨, los productos siguen en los mismos precios, es más, incluso son bajados, buscando estimular el consumo.

Pero en los Estados Unidos, la realidad es que el que está bien, sigue estando bien; y el que está mal, pues se va al carajo. Como en todas partes.

En cuanto a las corporaciones ocurre lo mismo. Las empresas que de verdad están sufriendo y quienes han armado este gigantesco problema son los bancos. Esos que comenzaron a prestar dinero y a permitir precios inflados de las viviendas.

Esos son los que realmente se ven afectados porque cuando ya no hay dinero para pagar una hipoteca pues la gente pierde las casas y estas no tienen otro comprador. Aquí el problema es serio y tardará tiempo en resolverse.

Pero el sector de los servicios, a pesar de que evidentemente ha sufrido una baja en sus ganancias, sus saldos siguen siendo positivos. Entonces es donde yo me pregunto: ¿Dónde está el lloriqueo de algunos?

Tampoco se puede tapar el sol con un dedo. Hay una realidad en este país, y es que diariamente se pierden miles de empleo y hogares. Mientras quienes hacemos vida acá nos apretamos los pantalones ¨por si acaso¨, el béisbol de las Grandes Ligas, parece seguir viendo el DVD de ¨Alicia en el País de las Maravillas¨.

La inflación del béisbol

Una semana después de que los Phillies ganaron la Serie Mundial, el Comisionado de las Grandes Ligas Bud Selig, se reunió con los 30 Gerentes Generales de los equipos de Grandes Ligas, para recordarles que a pesar de que económicamente las Grandes Ligas estaban en su mejor momento en la historia, deberían ser cuidadosos en el manejo del dinero de los contratos para la venidera temporada.

Esto supone que la depravación que comenzaron los Texas Rangers en el 2001 con el contrato de Alex Rodríguez, debería al fin tener un alto. Se suponía que los mega contratos que se han dado en los últimos años que obviamente afectan a los equipos deberían replantearse.

Yo fui ingenuo y pensé de forma optimista al principio de este año que ese era el camino que las Grandes Ligas estaban siguiendo cuando por ejemplo, Tampa Bay firmó a Evan Longoria por 9 años y hasta $44 millones, los Marlins hicieron lo mismo con Hanley Ramírez por 6 años y $70 millones, y Milwaukee aseguró los servicios de Ryan Braun por 8 años y $45 millones.

Me pareció que eran contratos que buscaban normalizar el mercado para amarrar a jugadores estrellas jóvenes a largo plazo por un salario más que justo por sus servicios. Era un buen paso para comenzar a sincerar el negocio y detener por un tiempo la inflación de la pelota.

Pero en las reuniones invernales en La Vegas, nuevamente salieron los ¨abogados del diablo¨. Esos que tienen miedo a que los otros les den una puñalada por detrás y la dan primero. Esos desconfiados. Esos que venden hasta su propia madre. Esos que por conseguir un jugador ofrecen sumas irreales que elevan el mercado.

En un país con recesión y donde la política es la cautela, los Yankees sueltan $161 millones para CC Sabathia, y están dispuestos a mantener una nómina por encima de los $200 millones al año en el nuevo Yankee Stadium, un edificio con un costo de $1.2 billones. Entonces, ¿De qué recesión me hablan? Al menos no existe en el Bronx.

Yo estoy totalmente en contra de que un jugador de béisbol gane estos exorbitantes salarios. Mientras un equipo de béisbol aumenta sus gastos (salarios, propiedades, etc.), simplemente debe buscar más dinero de su fuente de ingresos que en este caso es la televisión, patrocinantes y fanáticos. Así funciona la inflación del béisbol.

Imagínense ustedes cuanto costaría una entrada al estadio y una cerveza si Alex Rodríguez ganara $1 millón al año. Estamos hablando que todo, absolutamente todo en este negocio bajaría sus costos. Una entrada al Yankee Stadium costaría 5 dólares en vez de 80, y una cerveza se vendería a 3 dólares en vez de 10.

Mi problema con todo esto es la mentira. Si hay dinero, y si el negocio del béisbol puede seguir haciéndole caso a los caprichos de Scott Boras, quien se especializa en convertir las estadísticas en millones, pues no vengan con el cuento que estamos sufriendo una recesión económica en ¨todos¨ los sectores y niveles.

Al menos los Yankees no mienten, y como en todos los aspectos de la vida, los pobres envidian al rico.

Con un estadio que generará millones de dólares, una exitosa cadena de televisión y $88 millones de dólares de sobra en su nómina del año pasado, el ¨imperio del mal¨ no oculta que en el medio de la crisis estadounidense, su situación es sólida.

Boras dijo en Las Vegas: ¨El béisbol es una industria que generó el año pasado $6.5 billones. Supongamos que por cuestiones de la recesión caigan nuestras ganancias en medio billón. Para el 2009, los jugadores percibirán $3 billones en salarios, eso deja que la repartición del dinero en el 2009 debe ser de un 50% para los dueños y 50% para los jugadores aproximadamente, lo cual es más que justo¨.

Se escucha muy fácil y hasta lógico, pero en el mundo real de los Estados Unidos, donde las bancarrotas, deudas, pérdidas de hipotecas y empleos están a la orden del día; el glamour y la feria de millones de la industria del béisbol podría ser un arma de doble filo, que ni siquiera la pasión por la divisa, la tradición y el entorno social pudieran salvar.

Simplemente están desconectados de la realidad. Están jugando con fuego.

K Rod: ¿Agarrando aunque sea fallo?

El caso de Francisco Rodríguez para mi es increíble.

Obviamente, en condiciones normales, después de conseguir el récord de salvados en una temporada, y con juventud y salud en sus manos, es lógico que pruebe el mercado para conseguir un mejor contrato. Eso está bien.

Rodríguez buscaba asegurar al menos los próximos 5 años de su vida y obtener unos $75 millones de dólares por eso.

Cuando sus propuestas comenzaron a rondar las mesas de los equipos interesados, las contra ofertas lógicamente llegaron por debajo. Esa es la idea.

Finalmente acordó con los Mets por 3 temporadas y $37 millones, lo que representan 2.5 millones menos de lo que pedía.

Los Mets, ni ningún equipo se lanzarían a un contrato por Rodríguez de más de 3 años, y menos con los rumores de que su brazo podría fatigarse en los próximos años. Nadie correría el riesgo.

Rodríguez ni su agente fueron pendejos. Sabían que los Mets harían la mejor propuesta y si no la tomaban pues tendría que quedar a la merced de equipos con necesidad de cerrador y menos dinero como Cleveland, por ejemplo.

Los Mets tenían como segunda opción a Brian Fuentes y hasta consideraron a Kerry Wood.

El contrato fue justo para Rodríguez, dentro de lo que se denomina ¨justo¨ en el béisbol, aún más en este entorno actual.

Y con todo y que será el cerrador mejor pagado de las mayores, superando a Mariano Rivera, aún existen opiniones de que ha sido una ¨regalo¨ para los Mets, y que ha sido una ¨víctima de la depresión financiera¨.

¡Pobres ingenuos! Para K-Rod o agarraba esta oferta, o su próxima no hubiese llegado ni a 10 millones. Y esto no tiene nada que ver con la crisis.

Una mentira dicha mil veces se convierte en verdad.

domingo, 7 de diciembre de 2008

Interligas...pequeños pasos hacia el pasado.

Los fanáticos en Dominicana y Puerto Rico han respondido satisfactoriamente al experimento de los Juegos Interligas, que deberían incluír también a México y Venezuela.


He pasado más de una semana discutiendo con gente de Venezuela, México, Puerto Rico y Dominicana sobre el tema de los Juegos Interliga. En el marco de la primera Serie Interliga desde hace muchos años, comparto con ustedes opiniones y quisiera conocer sus puntos de vista, con el fin de debatir el futuro de una nueva etapa en la pelota caribeña.

Vamos a partir con mi declaración clara de que yo soy un firme partidario de las Series Interligas. Me parece súper interesante y atractivo.

Es curioso como miramos al futuro. Cada día nos esforzamos por hacer que nuestro futuro se parezca al pasado. Nos aferramos de que el próximo paso sea enfocado hacia algo bueno que ocurrió en el pasado y de que forma se puede repetir. Es una manera cómoda de ir por lo seguro, pues si funcionó una vez, debería funcionar de nuevo, sin darnos cuenta que podría fallar por las mismas razones que falló en el pasado.

Partamos de un punto. La Confederación de Béisbol del Caribe, es el organismo rector de la pelota invernal de los 5 países miembros (incluyendo a Colombia). Este debería ser el ente responsable por la confección en conjunto de los calendarios y la adaptación de los juegos. Pues no lo es.

Es más, el organismo que preside el dictador Juan Francisco Puello Herrera, ni figura, ni toma cartas en el proceso interliga.

Imagínense que la oficina del Comisionado de las Grandes Ligas, no sea el enlace entre los juegos de los equipos de la Liga Americana contra la Liga Nacional. Es una locura. Es lo mismo. Acá pasa. Sólo en Latinoamérica.

Creo estamos dando pasos para la confección de una ¨Súper Liga Invernal¨ entre las sedes donde se juega béisbol organizado en el Caribe y el Pacífico Mexicano. Pero señores, si vamos a hacer juegos interligas, vamos a hacerlos con la participación de todos.

Si los Leones de Ponce van a viajar a Dominicana para jugar con los Leones del Escogido, pues que los Leones del Caracas viajen a Hermosillo para jugar con los Naranjeros este mismo fin de semana, y que a su vez los Venados de Mazatlán viajen a Maracaibo para jugar contra las Águilas del Zulia. Que México y Venezuela participen de la misma forma.

Así, el próximo año varía y Puerto Rico jugaría en México, mientras Venezuela va a Dominicana. Luego México a Dominicana y Venezuela a Puerto Rico. Luego que se mezcle todo, y así sucesivamente.

Es aquí donde la Confederación tiene que imponer su reglamento: O todos juegan interligas, o no juega nadie.

Pero mientras la Confederación sea el ente inerte, muerto y sin participación activa en sus torneos poco se puede avanzar en el tema. Es increíble que estamos en el año 2008, y ni siquiera una página web oficial exista.

Los tradicionalistas

Este proyecto tiene muchos detractores. Ellos se van por lo tradicional, por lo seguro. Que cada liga juegue entre ellos y no causemos problemas.

Un colega dominicano me dice: ¨Esto es una locura, los Tigres del Licey no tienen nada que ir a buscar en Puerto Rico, que no sea cobrar una entrada en dólares y o en pesos dominicanos. No es llamativo para los fanáticos del Escogido, por ejemplo, ver a los Lobos de Arecibo, es preferible ver al Licey o a las Águilas Cibaeñas¨.

Yo respondo que si el Escogido no juega contra el Licey o las Águilas, la gente no responde igual, porque si el juego en vez de ser contra Arecibo es contra las Estrellas Orientales, el Estadio Quisqueya parece un velorio.

Es esta la mentalidad que tanto directivos y fanáticos deben cambiar. Como fanático del Escogido me parecería más atractivo ver a los Leones de Ponce, que a las Estrellas Orientales otra vez. ¿O No?

Otro colega venezolano me dijo: ¨Es que en Venezuela nadie tiene interés de ver lo que pasa en otras ligas, eso es sólo para la Serie del Caribe¨.

Nada más alejado de la realidad.

Esta semana publicamos una encuesta por ESPNDeportes.com para medir la opinión sobre los Juegos Interligas. Más de un 80% de los participantes piensan que los choques entre equipos de diferentes ligas es una ¨excelente o buena idea¨. Estos resultados nos demuestran que los fanáticos locales apoyan la visita de otros equipos y la participación de sus conjuntos contra los de otros circuitos.

Y es que los Juegos Interligas del Caribe no sólo apelan al sentido nacionalista, pero también al sentimiento local. Juega el equipo, y juega por su país.

Pongamos el ejemplo de las Águilas del Zulia. ¿Qué cuesta sacrificar 2 o 3 juegos como visitante, que en vez de que sean jugados en Barquisimeto, sean jugados en Culiacán o San Pedro de Macorís, por ejemplo?

¿No es más atractivo recibir a los Gigantes del Cibao en vez de a los Bravos de Margarita? Creo que como inversión sería un éxito.

Logística, rentabilidad e igualdad.

Veamos el caso de Puerto Rico. Para el día jueves el presidente de la liga, José Andreu García declaró que para los juegos del fin de semana en San Juan entre Santurce contra Licey y Águilas, ya se habían vendido más de 10 mil entradas. Números nada malos en comparación a una acostumbrada ¨buena asistencia¨ en Puerto Rico de tres mil aficionados.

Obviamente Puerto Rico se ve beneficiado. Un punto positivo para una liga que esta arrancando de nuevo tras un año de receso.

Un ejecutivo de la liga boricua me comentó: ¨El tema de la logística es fuerte, porque tenemos que viajar a Dominicana y luego tomar un autobús para jugar en las ciudades fuera de Santo Domingo¨.

Yo le respondí: ¨Ahhh, pero que sabroso. Nunca he escuchado a nadie quejarse de un vuelo de 6 o 7 horas de costa a costa en los Estados Unidos durante la temporada de Grandes Ligas, donde se toma un avión cada 3 días y un autobús para llegar a los hoteles, al parque, etc.¨ Pareciera que la incomodidad se vuelve mayor en la pelota invernal, que en los Estados Unidos.

Un colega mexicano me dijo: ¨Acá en el Pacífico los interligas serían un éxito rotundo, porque entendemos que sobretodo en Venezuela y Dominicana juegan una gran cantidad de jugadores de primer nivel, y eso es lo que quiere ver el fanático¨.

Nadie duda de lo atractivo de un partido entre Magallanes vs. Licey, Caracas vs. Culiacán o Zulia vs. Santurce.

El problema viene cuando la Confederación, las ligas y los equipos tengan que hacer esfuerzos para vender un juego entre equipos sotaneros, como por ejemplo: Mayos de Navojoa vs. Estrellas Orientales. Es en estos juegos donde hay que enfocarse y trabajar. Es donde la Confederación debe actuar en la confección de los 4 calendarios.

Igual pasa en las ligas mayores. Para todos es atractivo ver un Yankees-Mets, o un White Sox-Cubs, pero de igual forma juegan en interligas Pittsburgh contra Kansas City. El margen de ganancias y atención nunca será igual, pero existe la igualdad de condiciones en el formato del torneo.

Para la Serie del Caribe, un torneo que arroja un campeón abosluto de la región, simplemente no hay igualdad de condiciones para sus participantes. O todos juegan interligas, o no juega nadie. Así de fácil.

Venezuela por su parte, hará esta semana su primera incursión en el experimento moderno interliga, al fusionar su Juego de Estrellas con la Liga Dominicana.

A pesar de que es un juego de exhibición será interesante ver a los dirigidos por Félix Fermín con Robinson Canó, Luis Polonia, Nelson Cruz, Kendry Morales y Emilio Bonifacio, contra los pupilos de Luis Sojo que incluyen a Pablo Sandoval, Jesús Guzmán, Óscar Salazar y Max Ramírez.

Esto será un juegazo. Todavá muchos tienen duda de esto. Ojalá se entienda el potencial que existe en el Caribe con estos intercambios. Seguimos dando pequeños pasos hacia un glorioso pasado.

martes, 2 de diciembre de 2008

Llego el Béisbol...Mermelada Bunch

Tema oficial de la Liga Venezolana de Béisbol en ESPN, por Mermelada Bunch.

domingo, 30 de noviembre de 2008

E-Mail público de Agui a Darío Rivera Jr.

Insólito...¨Agui¨ la mascota de las Águilas del Zulia de la Liga Venezolana, recibió una suspensión de 10 juegos por parte de la Liga tras ser expulsado del partido por el umpire Darío Rivero Jr.


Viernes 28 de noviembre de 2008.

Para: Darío Rivero Jr. (driverojr@lvbp.com)

De: Agui (Agui@aguilas.com)

Asunto: Seguimos siendo panas.


Estimado Darío:

Te escribo desde mi exilio temporal tras conocer la noticia de que la Liga Venezolana de Béisbol oficialmente me ha suspendido por 10 juegos de mis labores al frente de la animación del equipo y el deleite de los fanáticos.

La razón de este castigo, según me han dicho, es porque mis payasadas pudieron originar una situación peligrosa por parte de los fanáticos.

Obviamente, cuando me expulsaste del juego eras la única persona en el estadio a la cual no le parecía gracioso que yo estuviese haciendo de ¨ciego¨ refiriéndome a tu inconsistente zona del plato.

Pa ´que sepais, yo sólo estaba haciendo de Stevie Wonder con mis lentes oscuros, pero te lo tomaste personal. Si creiste que de verdad era una burla hacia tu persona, fue porque te diste cuenta que cometes un error en la consistencia al momento de cantar bolas y strikes. El que se rasca, es porque le pica.

Y no es la primera vez que sucede esto. Yo creo que tu entiendes que en esta liga, tanto los jugadores, mánagers, coaches, mascotas y fanáticos piensan que tu zona de strike no está claramente definida.

Tu eres famoso por cantar un strike como bola, y una bola como strike. Eres famoso en esta liga por botar del juego a jugadores que reclaman con propiedad y que se ¨hartan¨ de que por una errónea decisión arbitral, el resultado del juego sea otro, tal y como pasó ese día que no sólo me botaste a mi, sino también a Eduardo y a Totten. Eso ha roto nuestra concentración.

Imáginate, si los 3 reclamamos, somos mayoría. Deberías dar tu brazo a torcer y aceptar de que en realidad la regaste, te equivocaste, fallaste.

En el béisbol es normal que un umpire se equivoque, y para tu tranquilidad han habido grandes casos de malas decisiones. Ustedes son humanos y se pueden equivocar, pero el buen umpire es aquel que entiende donde fue el error y trata de no cometerlo de nuevo.

Bob Davidson, por ejemplo, fue aquel fenómeno que cantó foul el jonrón de Mario Valenzuela contra Roger Clemens en el Clásico Mundial de Béisbol. Dicen las malas lenguas que el tipo no podía aguantar que los mexicanos eliminaran a los gringos, pero que al final igualmente se impuso México para eliminarlos del torneo.

Pero en tu caso amigo Darío, y sin que me quede nada por dentro, mi expulsión, y más allá, mi suspensión, es la decisión más ridícula que he visto en mi vida en un terreno de juego.

Fíjate que llame al papá de los helados en estos menesteres: el Philly Phanatic.

Ese loco se ha metido con todo el mundo y ha animado el estadio en Filadelfia por más de 30 años y hasta está en el Salón de la Fama. Cuando le conté lo que pasó me dijo: ¨Pero eso es totalmente ilógico y en contra de las reglas del béisbol profesional, porque no pueden botar a un fanático del juego porque se meta con el umpire. Las mascotas somos un fanático más, sólo que no pagamos entrada¨.

Al escuchar estas palabras de mi querido amigo Philly, más me doy cuenta que tengo razón.

Recibí llamadas de solidaridad de mi primo el Aguilita, de las Águilas Cibaeñas, quien ha llegado a cocinar a un tigre frente a todo el mundo, y no por eso los fanáticos van a hervir a los Liceystas.

También el primo Lucho el Aguilucho, de los Águilas de Mexicali, me llamó desconcertado dándome la razón, porque en el Pacífico tampoco se ha visto algo así.

Quizás el problema acá es que yo estaba en el terreno de juego, pero en el Caribe a las mascotas se nos ha dado esa libertad . Pregúntate ¿Que hubiese pasado si yo hubiese hecho lo mismo desde las tribunas? ¿Es que acaso ibas a meterte a las sillas numeradas para botarme del estadio?

Esto es realmente patético. No eres ciego en cantar bolas y strikes, sino por no ver más allá.

Lo más ilógico de todo este asunto es que la Liga apoye tu informe, ratifique tu decisión y además tome una medida de suspensión, como si yo hubiese salido positivo en esteroides.

El presidente de la Liga, José Grasso Vecchio dijo: ¨La Liga está de acuerdo con que los equipos posean mascota, pero tienen que entender que son parte del espectáculo y están allí para distraer al público, no para incitarlo a molestar al árbitro o a los jugadores rivales".

¡Ahh bueno. Ahora quieren que me meta a monja!

¿Pero será posible que el eminente Dr. Vecchio no entiende que la reputación, el cariño y la fama que yo me he ganado a lo largo de mi trabajo con las Águilas, ha sido por burlarme de los contrarios y de los árbitros? No hay nada de malo en eso. Así es el béisbol venezolano.

O sea que un fanático si puede gritarle a Darío Rivera Jr. que es un ciego, un desgraciado y un mal árbitro, ¿Pero yo no? ¿Qué diferencia hay? Siento cortada mi libertad de expresión por parte de quienes más la buscan en este país.

Hermano, si usted tiene miedo en un terreno de juego por sus decisiones, de verdad...cómprese un perro. Así es el béisbol.

Si te pareció que me pasé de la raya, yo hubiese aceptado que me sacaran del terreno. Era más razonable que me mandaran a las tribunas para no interferir con el curso del juego.

Pero al botarme y suspenderme, tanto tú, como la Liga, están marcando un precedente de intolerancia. El próximo paso será sacar del estadio a quien te grite ciego, o malo; y eso mi amigo, va en contra de cualquier regla y mucho más allá de tus atribuciones y autoridad en un terreno de pelota.

No creas que con esta decisión te la estás dando de duro y te respetarán más. Al contrario, cada vez que pises un terreno, sobre todo en Maracaibo, caerá en ti el peso de los fanáticos, esos que me apoyan y me quieren tanto como yo a ellos.

Aquí no está planteado ni tirarte cosas, ni dañarte físicamente. Los zulianos no somos salvajes. Pero la presión mental estará ahí y tendrás que botar a todos los jugadores de los dos equipos quienes cuestionarán tus decisiones y quedarás sólo en el terreno.

Y dile a la Liga que tenga mucho cuidado. Recuerda que las mascotas somos un fanático más, y lo que me han hecho injustamente, es como si se lo hicieran a los fanáticos de Maracaibo. Imagínate la tragedia que sería si le dicen a los fanáticos que están suspendidos por 10 juegos. ¿Qué pasaría?

Darío, yo las he visto más feas y se han casado. Yo quiero pasar la página. No creas que por esto te guardo rencor, ni creo que eres el peor umpire. Creo que como todos los árbitros tratas de hacer tu mejor trabajo para ejecutar un juego limpio.

Pero si te voy a decir algo en criollo mi lindo…cuando ya pueda regresar a trabajar y vengais pa´cá otra vez, me voy a poner a llorar con una faldita y unas colitas, porque después de todo esto me doy cuenta que en realidad no sois un ciego, sino una niña malcriada.

Seguimos siendo panas…Agui.

domingo, 23 de noviembre de 2008

¿Laterales socialistas o demócratas?

Los venezolanos eligirán este domingo a sus autoridades locales con las opciones de continuar con el sistema revolucionario socialista, o regresar a un estado más demócrata.

Es difícil para los venezolanos pensar en el béisbol en otro día más de elecciones. Sin embargo este juego perfecto nos muestra sus similitudes con la realidad.

En más de una ocasión he sido crítico del sistema electoral del béisbol. Aún pienso que si los fanáticos se involucran y votan sin criterio, ese voto hace más daño al final que el no hacerlo.

En Juegos de Estrellas se han elegido a jugadores sólo porque han sido respaldados por una mayoría de fanáticos de un mercado grande, mientras que un jugador de un mercado más pequeño, que merece más ser elegido por su actuación, queda por fuera. Es realmente injusto.

La esencia del proceso electoral en el béisbol es exactamente la misma que la del proceso que se realiza para elegir a servidores de cargos públicos.

El votante debe informarse a través de los medios de comunicación, de todas las tendencias y agendas para formarse una conciencia propia, que le de el poder real para ejercer su derecho, y así darle el honor de servir, o jugar, a quien más se lo merece.

Igual que en el béisbol, no es votar por votar. Es entender quien tiene mejor temporada y por qué.

La única diferencia es que las estadísticas casi nunca mienten. El político si lo hace, buscando captar votos con gritos, amenazas e insultos que le den una imagen de implacable, en una época de la humanidad donde la flexibilidad debe imponerse ante la dureza.

El acto del voto responsable se produce únicamente en un sistema abiertamente democrático y pluralista. No existen términos medios, por más que algunos lo quieran inventar. No existen.

Venezuela nuevamente enfrenta un proceso electoral. Más allá de elegir las autoridades regionales que trabajan el día a día los problemas de las comunidades, el gobierno ha vuelto a plantear un juego con retórica de guerra, separación y medición ¨irreal¨ sobre las preferencias de un sistema de orden social.

Hoy quiero explicárselos en términos de pelota. En el Estadio Venezuela hay dos dugouts. Conozcamos los equipos y sus estrategias de juego.

Connie Mack dirigió a los Philadelphia Athletics durante 50 años, una actitud parecida a la del líder socialista venezolano, donde la figura autoritaria y su agenda se imponen sobre el individuo y su personalidad.

El Equipo Rojo (Los Philadelphia Athletics 1901-1954)

Este equipo está en el dugout de la tercera base. En criollo, son aquellos que votan por candidatos apegados al proceso.

Aquí, se supone, prefieren que los rumbos del país sean llevados por el camino del socialismo, un sistema que impone que el estado sea el ente regulador y controlador de todos los sectores, y el individuo, como tal, queda relegado ante la búsqueda de un ¨bien común¨ impuesto por el régimen.

El equipo rojo es como los Atléticos de Philadelphia, quienes jugaron durante 50 años bajo la imponente, terca e intraficable figura de su mánager Connie Mack, quien dirigió hasta los 88 años de edad.

Mack fue dueño del equipo, gerente general, mánager, vendedor de la publicidad, narrador de los juegos, imagen del equipo y novio de la madrina. Hasta el estadio llevaba su nombre.

Llegó incluso a colocar en el terreno a su propio hijo que no le podía pegar a la bola ni con la puerta de una iglesia, pero que tomó más turnos en Grandes Ligas que Leonel Carrión. Incluso, le llegó a dar las riendas del equipo en dos ocasiones.

Este club rojo rojito, es el que pone a tocar la bola a su cuarto bate con hombre en primera, bajo la premisa de avanzar al corredor por el bien común, aún cuando este bateador promedie .300 ante tal lanzador.

Acá un pitcher no puede hacer un lanzamiento sin consultar antes al dugout. No puede sentir confianza en sí mismo. Está prohibido ejecutar una jugada por iniciativa propia.

Este el equipo donde el jugador que entrena fuerte y batea .300 en la temporada, gana el mismo salario que el cargador de bates.

Los jugadores viven en la residencia del equipo. No tienen agua caliente porque eso es un lujo. Duermen en literas, comen sólo lo que les dan, usan todos el mismo guante y los mismos implementos.

Cualquier aspiración personal es inaceptable. No se puede pensar en una meta individual, sino colectiva. La satisfacción personal no existe si no está acompañada de la felicidad de todos.

Los Philadelphia Athletics con Mack al frente ganaron 5 Series Mundiales en 50 años, lo que para Mack era motivo de orgullo. Sin embargo, el crédito de las victorias se lo llevó él, a pesar de haber contado con grandes estrellas.

Pocos jugadores bajo el régimen de Mack fueron recompensados por sus esfuerzos. Al contrario, cuando tuvo problemas económicos fueron vendidos al mejor postor; así como vendió el equipo al ser insostenible de esa forma en 1954.

El lema de este equipo es: ¨Todos nacemos con 2 strikes en contra, no tomes el tercero por ti mismo¨ (Connie Mack).


Babe Ruth personifica el desarrollo individual dentro de una organización como los Yankees, donde sus jugadores han alcanzado los más altos niveles del exito personal y colectivo.

El Equipo Azul (Los New York Yankees 1903- presente)

Por el lado de la primera base está el equipo azul, esos que votan por los candidatos opositores.

Este grupo que se inclina a vivir en un lugar más democrático, donde el individuo se vale por si mismo y controla su propio destino. El estado cumple sólo un papel de proveer seguridad social, derechos humanos y algunos servicios. El libre albedrío y las decisiones personales se imponen en este dugout.

A este equipo lo comparo con los New York Yankees.

Acá se deben seguir las reglas del equipo y del juego, las cuales son iguales para todos. A diferencia del equipo rojo, el jugador es lo más importante y el talento y esfuerzo de cada uno, en conjunto, hará que el equipo obtenga victorias.

En este equipo el mánager es sólo la persona que guía al grupo de jugadores, que han sido estimulados con buenos contratos por su talento.

Esta organización confía en cada jugador y permite que cada uno se desarrolle por sí mismo a través los beneficios de su sistema de ligas menores. Como resultado, cuando el pelotero llegue al tope de sus condiciones, podrá colaborar a la causa, obtener beneficios y sentir orgullo por vestir el uniforme de rayas.

La táctica de juego es ganar por el talento. Si el cuarto bateador está en turno y tiene corredor en primera sin outs en una novena entrada, perdiendo por una carrera, el mánager no le va a pedir un toque, sino que lo dejará todo a su criterio.

Si el resultado es un cuadrangular, hará delirar a los millones de seguidores del equipo por la victoria, y ganará un lugar en la historia por su hazaña. Si falla, pues esa oportunidad la tendrá otro.

En este club, cada quien recibe el reconocimiento que merece, vive donde más le agrade, come lo que se le antoje, entrena a su ritmo, es recompensado económicamente de acuerdo a su rendimiento y planifica su futuro como mejor le parezca de acuerdo a su personalidad buscando la mayor felicidad posible.

Los Yankees han ganado 26 títulos, siendo el equipo deportivo más ganador del continente. Bajo esta filosofía son la organización más exitosa del deporte en el planeta.

El lema de este equipo es: ¨Gracias al buen Señor por haberme hecho un Yankee¨ (Joe DiMaggio)

¿Casualidad?

Cuando usted piensa en los Atléticos de Philadelphia, piensa automáticamente en Connie Mack. Nunca se le vienen a la cabeza los nombres de sus mejores jugadores.

Cuando usted piensa en los Yankees, automáticamente aparecerán las siguientes palabras en su cerebro: Ruth, Gehrig, DiMaggio, Berra y Jeter. Piensa en el individuo ¿No le parece raro?

Ahora corra al Estadio Venezuela, compre su boleto y decida usted en cual de las dos tribunas laterales se quiere sentar: ¿La socialista del equipo que dirigió sólo un hombre y terminó quebrado, o la demócrata del club que desarrolló la carrera de tantos individuos, ha sumado la mayor cantidad de títulos y sigue vigente?

La elección de su asiento en el parque es sólo suya. Al igual que su conciencia.

domingo, 16 de noviembre de 2008

¿Cuál es la mejor de las Ligas Invernales?

Las Ligas Invernales se han convertido en una especie de "Súper Liga" de béisbol en el Caribe que atrae tanta o más atención que las Grandes Ligas en sus respectivos mercados.


En el medio de la temporada de béisbol invernal siempre surgen las comparaciones entre los fanáticos y quienes las cubrimos.

Hay discusiones sabrosas como: ¿Qué liga tiene mejor nivel? ¿Cuál está mejor organizada? ¿Cuál tiene mejor ambiente en sus parques? ¿Cuál tiene más apoyo por parte de los fanáticos? ¿Cuál tiene mejores jugadores importados? y en general... ¿Cuál es la mejor?

Hoy quiero darles una breve perspectiva comparativa de los 4 principales circuitos en la actualidad, destacando algunas de sus fortalezas y debilidades. Considérenlo como un pequeño manual para guardar en la cartera y sacarlo cuando la discusión comience en el estadio, en el bar de la esquina o en la plaza pública. Saque usted sus conclusiones.

Venezuela lidera a los circuitos invernales en asistencia al parque de pelota.

Liga Venezolana:

8 equipos. Uno de ellos, Bravos de Margarita, esta en su segundo ano en su nueva sede y parece haber encontrado cierta estabilidad en este paraíso turístico. Actualmente se habla de expansión para tener 10 equipos.

Fortalezas:

Apoyo económico por parte del sector público y privado. La gran inversión publicitaria ha hecho que el béisbol sea un verdadero negocio para los equipos.

Los medios de comunicación, locales e internacionales, han maximizado su cobertura gracias al mejoramiento del nivel en el terreno de juego, por la acelerada producción de peloteros venezolano para las Grandes Ligas y su compromiso, incluyendo grandes estrellas, de participar gracias a la pasión que mantienen por sus equipos de origen, el trato de celebridad hacia ellos a nivel nacional y su buena remuneración.

La Liga Venezolana es la más grande en asistencia y cantidad de población que abarca asentándose como el deporte nacional.

La juventud tiene una actitud favorable hacia la liga y los precios son accesibles para este grupo demográfico. En Venezuela ir al juego es "chévere" para el ciudadano común y esto garantiza años de éxito por delante. Este desarrollo se produjo gracias a la aplicación de estrategias de mercadeo y servicios al fanático.

Según encuestas de la Liga, a un 76% de los venezolanos les gusta el béisbol y un 57% de los mayores de 18 años se consideran fanáticos de algún equipo. A pesar de la rivalidad Caracas - Magallanes, todos los equipos tienen una base sólida de fanáticos bien diferenciados.

Debilidades:

Con un circuito moderno y económicamente sano, los equipos siguen cayendo en la falta de atención a los detalles.

A estas alturas todavía hay estadios sin internet ni herramientas básicas para los medios.

Los dueños de los equipos no han comprendido que existe un negocio aún más grande en "la experiencia de ir al parque" que consiste en la calidad de los servicios prestados y su diferencia con el resto de la liga.

A pesar de que muchos de los estadios se han remodelado, es hora de pensar en la construcción de nuevos escenarios.

Dominicana exhibe un nivel de juego superior gracias a su cantidad de jugadores en las Grandes Ligas

Liga Dominicana:

6 equipos repartidos en los lugares con mayor cantidad de población del territorio dominicano. El asentamiento definitivo de los Gigantes en San Francisco de Macorís y la competitividad de este equipo ha consolidado el nivel de juego.

Fortalezas:

La cantidad de jugadores con experiencia de Grandes Ligas en el terreno. Dominicana supera anualmente la cantidad de 100 peloteros en las mayores y la mitad de ellos se mantiene jugando en el invierno.

Dominicana puede pelear con Japón (y poco a poco Venezuela va entrando esta competencia), en cuanto a cuál es la mejor liga de béisbol en nivel después de las Grandes Ligas.

Debilidades:

Los dueños de los equipos se concentran totalmente en el terreno de juego y olvidan que el negocio del béisbol moderno debe incluir al fanático.

La liga dominicana pide a gritos una estrategia de mercadeo sólida y una concentración en la venta de su imagen y atracción a sus fanáticos.

La asistencia sigue en descenso. El principal factor es el económico. Para ellos, ir al parque es un ¨lujo¨ por los precios de las entradas y los costos de los consumos. Los equipos no han querido ajustar sus precios al público a la realidad del dominicano común.

La rivalidad Águilas - Licey ha dañado la imagen de los 4 equipos restantes, marginando a los demás conjuntos a menores ingresos en publicidad y menor cobertura de medios.

La organización, facilidades, mercadeo y medios son el punto más fuerte que exhibe la Mex-Pac.

Liga Mexicana del Pacífico:

8 equipos distribuidos entres estados norteños de México (Sinaloa, Sonora y Baja California). La estabilidad ha caracterizado a este circuito que se ha concentrado en mantener viva la afición beisbolera de su región evitando que la influencia del fútbol los arrope con toda su maquinaria mediática.

Fortalezas:

Su organización y sus esfuerzos por hacer cada aspecto del negocio al estilo de las Grandes Ligas. Desde los servicios a los medios, las promociones para los fanáticos, el mercadeo de sus marcas y sus estrategias con patrocinantes. La Mex-Pac dicta cátedra en organización y sus dueños están en la misma pagina en este sentido.

No existe lugar en Latinoamérica con mejor ambiente para ver un juego de béisbol que el pacífico mexicano. Los servicios en el parque son impecables y ordenados, desde la venta de boletos, la variada y deliciosa comida, seguridad, salas sanitarias en buen estado, orden en las tribunas, tiendas de souvenirs de calidad y precios accesibles.

Buenos sueldos para los jugadores importados y para las estrellas criollas.

Debilidades:

Como México sigue siendo un limbo para los peloteros profesionales por su falta de afiliación con organizaciones de Grandes Ligas, la mayoría de los jugadores del circuito provienen de la Liga Mexicana de verano, cuyo nivel de juego está por debajo del que han alcanzado Dominicana y Venezuela.

Sin embargo, la Liga del Pacífico cuenta con la participación de los mexicanos en ligas menores y en parte de sus jugadores de Grandes Ligas.

Hay plazas interesadas en integrarse al circuito pero los dueños han sido muy cerrados en permitir una expansión. La liga da para integrar al menos a otros 2 equipos del norte de México.

Santurce está de regreso en los terrenos de Puerto Rico buscan atraer de nuevo a sus tradicionales seguidores.

Puerto Rico Baseball League:

La renaciente Puerto Rico Baseball League es un circuito de 6 equipos que tuvo que cerrar sus operaciones por un año ante la falta de apoyo económico y del público en la isla. Esta temporada han revivido al equipo de mayor tradición en el béisbol boricua, los Cangrejeros de Santurce, regresando la pelota profesional a la capital San Juan.

Fortalezas:

Operatividad y detalles con filosofía de Grandes Ligas. Como en todos los aspectos de la sociedad puertorriqueña, la influencia norteamericana está presente.

Atención a los detalles con modernos y seguros parques con buenos servicios para fanáticos y jugadores.

Nivel de juego estable. A pesar de que las estrellas puertorriqueñas en las mayores no participan, casi todos sus jugadores de ligas menores e independientes se han incorporado, al igual que muchos de Grandes Ligas, manteniendo una buena calidad en la pelota.

Todavía muchos peloteros norteamericanos tienen ¨miedo¨ de pasarse 3 o 4 meses en Venezuela, Dominicana o México; y Puerto Rico se termina llevando algún súper prospecto a su liga, por menos de lo que va a ganar en otro circuito, sólo porque el pelotero se siente más seguro en territorio americano.

Debilidades:

Los dueños de los equipos dejaron perder la confianza del público en la liga.

Para el ciudadano puertorriqueño, el béisbol profesional en Puerto Rico es un chiste. Los dueños no supieron aplicar un mercadeo apropiado hasta que el fanático se alejó del parque.

En una isla tan pequeña, con tantas actividades públicas y dinero limitado para gastar en ellas, el béisbol dejó de ser prioridad. El fanático boricua considera que el deporte es lo secundario cuando se asiste al parque, una mentalidad que deben cambiar.

Poco se ha avanzado en 2 semanas de la ¨nueva etapa¨ de la pelota de la isla del encanto. Parece que será un largo proceso para traer de vuelta a la gente al parque de pelota.

martes, 11 de noviembre de 2008

Eduardo Pérez en Béisbol Esta Noche Invernal

El mánager de las Águilas del Zulia conversa con nosotros sobre su nueva etapa, sus influencias y sus metas como técnico en el béisbol.




Reproducción de Béisbol Esta Noche Invernal. Domingo 9 de noviembre, 2008.

viernes, 7 de noviembre de 2008

¿Antidoping para los bates invernales?

El prospecto de los Brewers Brendan Katin ha sido la sensación de las Águilas del Zulia en las últimas 3 semanas con 10 jonrones, a sólo 1 de empatar la marca de la franquicia.

69 cuadrangulares ha conectado Brendan Katin en su carrera de 4 temporadas en el sistema de Ligas Menores de los Milwaukee Brewers. A esto sumémosle 13 que descargó durante 2 temporadas con los Hurricanes de la Universidad de Miami, con quienes fue a una Serie Mundial Universitaria.

En Venezuela, con las Águilas del Zulia lleva 10, al momento de escribir estas líneas.

Es decir que en los últimos 5 años acumula 92 jonrones entre bates de aluminio y madera. Números sumamente buenos para un jugador en proceso de desarrollo.

¨Soy un bateador de poder y me pudiera comparar en un futuro con Mark McGwire¨ dijo Katin en una entrevista para el sitio Brewerupdate.com. ¨Obviamente los números que puso McGwire son ridículos, pero me gustaría convertirme en un bateador del calibre de McGwire¨.

La producción de Katin lo coloca desde muy temprano en el camino del mítico récord de cuadrangulares de la pelota venezolana. Los 20 vuelacercas de Baudilio Díaz en la 1979-80 con los Leones del Caracas, han sido acariciados, pero nunca abrazados.

Díaz logró la cifra con 247 turnos consumidos, quebrando el antiguo récord de 19 en posesión de Bob Darwin desde la 72-73 cuando jugaba con Magallanes, quien a su vez, utilizó sólo 191 turnos legales.

Sólo 2 hombres han podido alcanzar 19 jonrones desde entonces: Cecil Fielder con los Cardenales de Lara en la 86-87, en 235 turnos; y Roberto Zambrano con los Tigres de Aragua en la 2001-02, con 209 apariciones al plato.

Los 10 jonrones de Katin han salido en sólo 67 turnos. Si lo comparamos con quien ha llegado a 19 en menos turnos, Bob Darwin, da como resultado una proyección de 29 cuadrangulares para esta temporada.

Y es poco se ha comentado en Venezuela sobre el desborde ofensivo en las primeras 4 semanas de la temporada.

Con un promedio de 19 juegos efectuados por cada equipo se han producido 833 carreras y 135 cuadrangulares. La efectividad del pitcheo en la liga es de 4.54, lo que muestra la amplia superioridad ofensiva en esta campaña.

Para que se den una idea, vamos a comparar con la campaña pasada. Tras 63 juegos de ronda eliminatoria hubo una producción de 2187 carreras con 317 jonrones.

Si proyectamos los mismos 63 juegos para este año, tomando en cuenta las cifras actuales, nos encaminamos a una temporada con 2762 carreras producidas y 447 vuelacercas. Es decir, se proyecta un aumento del 26% en las carreras producidas y un 41% más de poder.

Pero en la nueva era ¨post-esteroides¨ ¿Son estos datos normales? ¿Es la bola la que sale más? ¿Los bates tienen corcho para que la bola rebote más duro? ¿Habrá que revisar cada bate?

La bola en Venezuela es la misma. Desde hace más de 10 años se utiliza la Wilson A1010 como pelota oficial de la liga, y no debe hacer ninguna diferencia.

En cuanto a esteroides, los jugadores ahora son sometidos a pruebas de rigurosas y un 98% de ellos están firmados por organizaciones de Grandes Ligas que hacen cumplir estas reglas.

Los ¨bates puyaos¨ son un riesgo, porque los jugadores saben que si se rompen el corcho lo ve hasta el vendedor de maní en el estadio. Pregúntenle a Sammy Sosa a ver si se atrevería a usarlo de nuevo. Ojo, es una posibilidad que no se debe cerrar.

Digamos que hay un agotamiento más marcado, en general, entre los lanzadores después de la campaña de verano; en comparación a los bateadores, quienes quizás están más frescos después de un par de semanas de descanso.

Pero los fanáticos no buscan explicación. Aunque el pitcheo es el dueño del juego, no cae nada mal ver un desborde ofensivo como el que muestran los Leones del Caracas y actuaciones descollantes como la de Brendan Katin. La opinión de muchos fanáticos es ¨si así llueve, que no escampe¨.


Mendy López, líder de HR en la Liga Dominicana ha puesto sus bates a la orden de cualquier revisión.

LA VERDADERA FERIA DEL BATAZO ESTÁ EN DOMINICANA

Pero si en Venezuela simplemente se han dedicado a disfrutar del poder y la producción ofensiva, en la Liga Dominicana buscan culpables y soluciones.

La sombra del bate del corcho está presente. ¿Habrá llegado también a los demás circuitos invernales?

En la temporada pasada los 6 equipos dominicanos jugaron un promedio de 48 partidos. En colectivo se anotaron 1124 carreras con 126 jonrones, mientras se veía un fuerte balance de estos números con el pitcheo, que globalmente tuvo una efectividad de 3.30.

Esta temporada solamente en 17 juegos por equipo, se han anotado 1006 carreras con 102 cuadrangulares. El promedio de carreras limpias permitidas de la liga es de 5.54.

¡En dominicana, por juego se están promediando más de 10 carreras!

La proyección supone que esta temporada se producirán 2840 carreras con 288 jonrones, un aumento del 153% en comparación al año pasado.

Mendy López, el líder en jonrones del torneo con 7, acecha la marca de 14 jonrones en una temporada compartida por Dick Stuart de las Águilas Cibaeñas en la 57-58 y Freddy García del Escogido en la 98-99.

El veterano utility de las Águilas ha puesto a disposición de la Liga sus bates para que sean revisados. ¨Para que no haya ninguna duda¨ dijo.

¿Será que las nuevas pruebas antidoping serán para los bates y las pelotas?

Laurentino Genao, representante de Rawlings en la isla, explicó el proceso de fabricación de la bola, mostró el interior de una pelota oficial partida por la mitad, y dio explicaciones públicas de que las características de la pelota hecha en China no han cambiado.

¨Rawlings certifica de manera clara que la calidad de las pelotas usadas en este torneo es la misma que se ha usado en los demás torneos, la misma lana, el mismo cuero, igual corcho y contextura” dijo Genao ante los medios locales.

Pero el escándalo en Quisqueya se ha ido a niveles superiores. Se conjetura que muchos jugadores podrían estar utilizando bates preparados con corcho.

“Esto no es asunto de lanzadores malos ni de pelota viva, el problema está en que los peloteros están usando bates preparados (corchos), los cuales tiene un mayor rebote al contacto con la pelota”, dijo esta semana el ex-grandeliga Ricardo Carty al diario dominicano El Nacional.

De igual forma, el colega Héctor J. Cruz del Listín Diario de Santo Domingo dice: ¨No me vengan con hipocresías de que hay mucha calidad en los bateadores porque esta liga está inundada de peloteros mediocres y tampoco con el otro cuento de que no hay buen pitcheo¨ opina sobre el desborde ofensivo.

Cruz enfatiza con seguridad: ¨En cuanto a mi respecta, y los informes “discrecionales” que poseo de gente de la liga, los bates alterados son el factor principal.¨


Jorge ¨Chato¨Vázquez de los Tomateros de Culiacán lidera la Mex-Pac con 7 vuelacercas.

PERO ESPEREN…¡EN EL PACÍFICO TAMBIÉN PASA LO MISMO!

La Liga Mexicana del Pacífico es una liga de bateadores.

No es un secreto que el nivel de los lanzadores de este circuito es un tanto inferior a los de Dominicana y Venezuela, sin embargo, también se encamina este año a quebrar marcas ofensivas colectivas.

La efectividad de los lanzadores del Pacífico el año pasado fue de 3.68, lo que para ellos representó una mejoría en el nivel de sus lanzadores por no terminar sobre los 4.00 puntos. En lo que va de campaña esta cifra se ubica en 4.29.

La producción en México fue de 2183 carreras en la 2007-08 con 410 jonrones en un promedio de 68 juegos por equipo.

Esta temporada suman 869 anotadas con 183 cuadrangulares en 23 juegos y la proyección marca números finales de 2569 carreras con 541 batazos para la calle.

La situación de la ofensiva en el Pacífico no es del todo anormal, como en Venezuela, o alarmante como en Dominicana; sin embargo, dicen por ahí que nada en esta vida es por casualidad.

Pero yo le doy un poco la razón al tercera base de los Leones del Escogido Tony Batista, y me identifico con su declaración, que ante la abultada producción en su país dijo: "Al jugador hay que darle puntos a su favor porque quienes ahora llevan más de un jonrón han dado más de 20, en Doble A, Triple A, en México, Corea y Grandes Ligas".

Brendan Katin, por ejemplo, es uno de ellos.

sábado, 1 de noviembre de 2008

¡Campeones...2 títulos en 126 temporadas!


Los Phillies lograron en el 2008 su primer título de Serie Mundial desde 1980.



Hace unos 4 años atrás en época de entrenamientos primaverales, me tocó cubrir a los Phillies en su casa invernal de Clearwater, Florida. A mi llegada al parque procedí a buscar mi respectiva credencial de trabajo y cuando me la entregaron me di cuenta que la credencial tenía el logotipo de los años 80 de los phillies, esa famosa “P” de color vinotinto.

Lo peor de todo era que decía: “Credencial de Medios – Campeones de la Serie Mundial 1980 Philadelphia Phillies”.

Yo pensé de una vez: “¡Pero que increíblemente patético es este equipo!...Todavía, a estas alturas se atreven a distribuir una credencial o algún tipo de material que hace alusión a su único título¨.

Imagínense ustedes que lleguen al estadio Luis Aparicio y el locutor interno diga: “Bienvenidos a la casa de los Campeones de la Serie del Caribe de 1989…Águilas del Zulia”.

Es verdad que son datos bien certeros, pero nada agradable recordarlos después de dos décadas porque simplemente muestran que desde esos momentos los esfuerzos por coronarse no han sido fructíferos, por una u otra razón.

Mientras los sentimientos de lástima por los 100 años sin ganar de los Cubs inundaban todas las esquinas del planeta donde se sigue o se habla de pelota esta postemporada; al llegar la Serie Mundial, la balanza se inclinó a favor de los ¨pobres¨ Rays que tuvieron su primera temporada exitosa desde su ingreso a las mayores en 1998.

Nadie, absolutamente nadie se detuvo a recordar que un equipo como los Phillies sólo había ganado 1 título en 126 años.

Nuestro problema es que la memoria nos traiciona.

Todavía muchos recuerdan cuando Joe Carter acabó la Serie Mundial de 1993 con un cuadrangular a Mitch Williams. Pero al menos, los Phillies estaban presentes.

Un poco más atrás, en muchos aún está presente el título de 1980 y la figura imponente de Mike Schmidt junto a las hazañas de Jesús Marcano Trillo. Como también estuvieron en la Serie de 1983, pareciera que dentro de todo ha sido una franquicia medianamente competitiva, pero no es así.

Los Philadelphia Phillies son el equipo con el mismo nombre y en la misma ciudad más antiguo aún en actividad en los deportes profesionales de los Estados Unidos. Ingresaron a la Liga Nacional en 1883 y en 126 temporadas de ininterrumpida actividad sólo en 1980, lograron ganar la Serie Mundial.

Hoy son nuevamente los campeones de las Grandes Ligas y el equipo con más derrotas en la historia con 10,098 en temporada regular.

En cierto que los Cubs ganaron por última vez en 1908, pero al menos tienen 2 títulos en 103 años, un palmarés muy superior al de Philadelphia.

Además ellos no entregan ningún material que diga: “Chicago Cubs, campeones de 1908”.

TEMPORADA DE ALTOS Y BAJOS

Nadie pensó al inicio de la temporada que los Phillies ganarían la Serie Mundial. Era un equipo con fallas en el pitcheo abridor y poca consistencia ofensiva que se mantenían en la lucha a la clasificación por su cuerpo de relevistas, que se encargaron de ganar un 33% de las 92 victorias en la temporada regular, y de mantener la victoria en 55 de las 59 victorias conseguidas por los abridores.

Este bullpen fue el mejor de las Grandes Ligas esta temporada con efectividad de 3.22. En la postemporada se crecieron con efectividad de 3.07 en 123 entradas de labor.

Durante el 2008 atravesaron por todo tipo de situaciones improbables para un campeón. Su abridor estrella Cole Hamels ganó menos juegos que Jaime Moyer a los 45 años, que fue el mayor ganador con 16. Brett Myers fue enviado a las menores por falta de rendimiento. Joe Blanton fue una baratija que encontraron durante la fecha límite de cambios. Su quinto abridor Kyle Kendrick, ni siquiera fue considerado para lanzar después de la Serie Divisional. Quizás este sea el equipo campeón con la peor rotación en la historia.

Su temible ofensiva con el trío Rollins, Howard y Utley fue caracterizada por la inconsistencia. Utley arrancó como el potencial Jugador Más Valioso de la Nacional y terminó bateando por debajo de .300. Ryan Howard conectó 48 cuadrangulares pero se ponchó 199 veces y Rollins fue el malo de la película, siendo fuertemente abucheado por sus fanáticos durante meses, por su baja productividad tras haber sido el JMV en el 2007. De 30 jonrones que conectó en el 2007 bajó a 11

Pero supieron aprovechar situaciones. Faltando 16 juegos para finalizar la temporada, ubicados a 3.5 juegos de los Mets, ganaron 12 de sus últimos 15 para llevarse el banderín divisional.

El destino estaba escrito para este equipo. ¿Quien imaginaría que ganarían los primeros dos juegos de la serie dejando 23 corredores en posición anotadora? ¿Cómo explicar que el receptor panameño Carlos Ruiz bateara para .375 con un jonrón en la serie tras batear .219 en la temporada regular? ¿Cómo explicarse que Moyer pudiese dominar a la dinámica ofensiva de Tampa?

SE IMPUSO EL BÉISBOL DE LA VIEJA ESCUELA

Los fanáticos de los Phillies fueron implacables durante toda la temporada pidiendo el despido de Manuel, de 64 años, y la renuncia del Gerente General Pat Gillick, de 71 años. Gillick es un zorro viejo del béisbol, el mismo que guió a los Blue Jays a sus títulos en 1992 y 1993. El mismo que alimentó a los Cardenales de Lara por muchos años.

Pero ambos fueron constantes con sus filosofías. Tanto los movimientos de Gillick en la oficina, como los hechos en el terreno por Manuel, con un poco de suerte, pagaron dividendos. Gillick había declarado durante la temporada que se retiraría tras finalizar la temporada, para darle paso a Rubén Amaro Jr. a su puesto en el equipo. Ahora está todo en ¨veremos¨.

Hay que dar crédito a Charlie Manuel. En 4 temporadas al frente del club ha conseguido 2 segundos lugares en la división Este, dos títulos de división, el campeonato de la Liga Nacional y la victoria en la Serie Mundial, y sólo el segundo dirigente en llevar un título a Philadelphia, después de Dallas Green. Nada mal para un tipo que dejó promedio en su carrera de .198.

Con todas las estadísticas y cálculos aritméticos que hoy se usan en el béisbol, Manuel y Gillick ganaron aplicando la vieja escuela: béisbol puro y jugado con instinto. Así dejaron lanzar en la Serie Mundial a Jamie Moyer a sus 45 años y fue dominante, así han apoyado a un 4to. bate que si no la saca, se poncha y así han mantenido a un receptor como titular sólo por su buena defensa.

En los predios de la oficina de los Phillies, el único que tiene un Blackberry es Rubén Amaro Jr. Nadie más sabe como manejar uno.

Manuel dijo durante la Serie que su filosofía era jugar con fe. Los Rays, por el otro lado, con un Joe Maddon que parece sacado de un comercial de Ipod y su equipo de nerds haciendo estadísticas y probabilidades en sus cálculos no se explicaban como un cambio de Moyer a 73 millas y en cuenta de 0-2 podía ponchar a Evan Longoria.

Eso da error en la computadora.

Amaro Jr., campeón en Venezuela con las Águilas del Zulia, es ahora campeón en la Serie Mundial con el equipo de su ciudad natal, Philadelphia. El actual Asistente al Gerente General ahora está la espera de la decisión de Gillick y de la directiva del club para asumir la posición; sin embargo, no le será fácil imponer los nuevos esquemas del juego en un club que salió campeón jugando al estilo de los Orioles de 1966.

Al menos Rubén tendrá siempre un buen argumento para cambiar la filosofía de los Phillies: 2 títulos en 126 años.

Y la lista de derrotas continuará en ascenso para los campeones.

martes, 28 de octubre de 2008

E-mail de Raymond Ray a Agui (Confidencial)


Para: Agui (agui@aguilas.com)
De: Raymond Ray (raymond.ray@rays.com)
Asunto: Saludos desde St. Petersburg
Enviado: Sábado 25 de octubre, 2008. 4:00 pm



Estimado amigo Agui:

Te sorprenderá mi e-mail en estos días, pero es que gracias a las maravillas del internet al fin he podido conseguir las direcciones de varios de mis viejos amigos, y conseguí la tuya por el facebook.

Aprovecho para contarte un par de cosas y ponernos al tanto, porque han pasado casi 10 años desde la última vez que nos vimos. Recuerdo con cariño mi visita a Maracaibo en diciembre de 1999 y los buenos momentos que pasamos juntos en el estadio Luis Aparicio en el juego de softball a beneficio de la fundación de nuestro amigo Wilson Álvarez, a quien le agradezco eternamente por convencer a mis jefes de llevarme a su ciudad natal.

Me gustaría regresar y que hagamos un par de bromas en el terreno para luego atragantarnos de perros calientes callejeros en esa plaza cerca del estadio que no recuerdo su nombre. Lo único que no extraño el calor, tú sabes que yo prefiero el frío, aunque no tanto como el que estoy pasando hoy aquí en Philadelphia, desde donde te escribo. De hecho ya estoy en el estadio esperando el 3er. juego de la Serie Mundial.

Te confieso viejo amigo que todavía no puedo creer que estemos aquí. Bueno, de ganar, y de títulos, tu sabes más que yo; pero lo que mis jefes han hecho desde el año pasado realmente ha funcionado y ahora estamos peleando por ser los campeones de las Grandes Ligas.

Fíjate que desde que todo esto comenzó en Tampa por 1998, sabíamos que los primeros años serían difíciles. Pero nosotros tampoco intentamos ser competitivos en la división más difícil. Decíamos que era imposible ganarle a Yankees o a Boston desde que entramos a las mayores.

Tengo que reconocer que mis antiguos jefes eran unos tacaños. En ocasiones trataron de invertir dinero en algunos buenos contratos, pero nunca en la forma correcta para hacer un equipo que pudiera pelear en esta división.

Cuando en el 2005 el nuevo jefe compró el equipo, yo de verdad me caí para atrás muerto de la risa cuando un día nos juntó a todos y nos habló de que iba a reconstruir la franquicia. Cuando llegó la temporada del 2006 la nómina del equipo no cambió mucho y volvimos a quedar en el último lugar. ¡Yo creían que eran puros cuentos!

En el estadio le creíamos poco. Sabíamos que teníamos muchachos con mucho talento y una fiebre inmensa por jugar, pero no pensábamos que bastaría. Tú sabes de esto. Tu has visto por años como llegan estos muchachos como unos pendejos, y cuando ya tienen un millón en el bolsillo no se les puede ni hablar, incluso se molestan con uno si uno les agarra el culo en broma, como si eso no fuera normal en el béisbol.

Pero acá pasó una situación extraña y yo creo que también de mucha suerte. Como estuvimos entre los peores equipos durante 10 años, gracias a las reglas de las Grandes Ligas, pudimos seleccionar entre los primeros en el draft de los jugadores de las universidades. Así obtuvimos a Rocco, a CC, a B.J., a Longy, a ¨Big James¨ Shields, a Sonny y al ¨baby¨ Price.

Yo no recuerdo algún equipo que haya tenido la suerte de que el talento de sus jugadores jóvenes se haya desarrollado en conjunto para dar la pelea en serio. De verdad que las cosas les salieron bien a mis jefes.

Además tenemos a nuestro mánager. Amigo Agui, ese si que es un personaje, de verdad que tienes que conocerlo.

Mr. Maddon parece un loco con esos lentes y con las cosas que dice, imagínate que nos ha pegado unos carteles por todos lados con pensamientos “ique” motivacionales.

Al principio de la temporada los muchachos y yo nos reíamos de esto en el clubhouse, pero de tanto verlos en las paredes y leer cosas como "Disciplínate a ti mismo para que nadie lo haga por ti" de un tal John Wooden, o ¨La integridad no tiene reglas¨ de Albert Camus, parece que estas ideas se nos han metido en la cabeza y ahora todos estamos en la misma nota. Fíjate que ya no parecen tan descabelladas.

Te digo que cuando en el Spring Training el tipo llegó un día y nos dijo que 9 es igual a 8, yo dije: ¨El cuatro ojos se fumó una lumpia, ahora si que vamos a llegar...pero de últimos con este loco¨. Y en verdad, ahora creo que somos 26 locos (el róster de 25 y yo, por supuesto) porque la fórmula funcionó: si 9 jugadores en el terreno, juegan en equipo por 9 entradas, da como resultado uno de los 8 lugares en la postemporada.

Yo que soy un eterno noventoso, me sigue gustando nuestro primer uniforme. Como buen nativo de la Florida me gustan esos colores turquesa, morado y amarillo que son típicos de por acá. Pero nuestro dueño tenía el capricho que no quería que el equipo no se llamara más Devil Rays, sino Rays. El decía que era de mala suerte la palabra diablo en el uniforme.

A mí me pidieron mi opinión y yo dije que podíamos tener cualquier nombre si seguíamos haciendo el ridículo en el terreno y mi jefe Andrew, que parece un recién graduado del colegio, me dijo: ¨Ray apóyanos con esto y verás que te vamos a poner un buen equipo¨. Aquí entre nosotros, yo no le creía.

Agui, a mi no me parecía esto. Estos tipos estaban confundidos. Fíjate que ha llegado hasta el punto de que hoy en día estamos en la Serie Mundial y no sabemos si somos unas manta rayas o unos rayos de sol. Imagínate que todavía los reporteros me preguntan que ¿qué es lo que soy yo? ¡Semejante insulto que uno tiene que aguantar! Yo ni me tomo el tiempo para responder, tu sabes como son ellos de provocadores.

No tuve otra opción y me tocó apoyar a los patrones. Hoy tengo que reconocer que en parte me equivoqué y hasta pedí disculpas.

He seguido por internet algunos de tus juegos y veo que han comenzado muy bien. Que lástima que Wilson no pudo ir con ustedes este año, ¿Qué fue lo que le pasó? ¿Tenía entendido que estaría como coach de pitcheo de ustedes? Me comentaron que tiene algunos problemas. Si lo ves, dile que ya no se acuerda de sus amigos.

Agui, ojalá que tus jefes puedan aprender un poco de los míos. Yo me declaro que cometí un error al no tener completa confianza en lo que estaban haciendo, pero las cosas han salido magníficas y he cambiado mi forma de pensar en este negocio. Por lo que veo tenemos algo en común, ambos equipos contamos con un gigantesco potencial en nuestros peloteros jóvenes, y la clave para que rindan es darle la confianza para que puedan jugar todos los días.

Querido amigo, estos meses han sido los mejores de mi vida y ya comprendo tu emoción en los interminables cuentos de tus Series del Caribe. La celebración con champaña es algo que no tiene descripción alguna.

Por cierto, me acabo de conseguir a Rubencito acá en el estadio de los Phillies y te manda un abrazo. Sé que tu corazón está dividido y no sabes a quien apoyar en la Serie Mundial, y no te culpo porque así es el béisbol. Pero cuando ganemos la Serie te voy a mandar una foto mía con el trofeo para que la pongas en tu locker del clubhouse y recuerdes que hasta en los mejores momentos te llevo conmigo querido colega.

Espero tu respuesta pronto y te deseo lo mejor.

Tu amigo,

Raymond Ray

martes, 21 de octubre de 2008

El mejor momento de la pelota venezolana

El receptor de las Águilas del Zulia Luis Oliveros fue designado como el mejor pelotero de la primera semana de la Liga Venezolana, al promediar .450 (20-9)

José Grasso Vecchio, presidente de la Liga Venezolana de Béisbol Profesional, decía la semana pasada una frase muy cierta: ¨Esta temporada va a ser la mejor en los últimos años por la cantidad de talento en los equipos¨.

El economista tiene razón y le cabe derecho. Señores, el momento ha llegado: El béisbol venezolano está en su mejor fase, y bien vale la pena disfrutarla. Estamos es la época de Venezuela: el país productor de prospectos de Grandes Ligas.

Aún recuerdo, y se que muchos de ustedes también, los años cuando cada equipo tenía unas 3 o 4 ¨grandes figuras¨. Quizás algunos de ellos habían llegado a las mayores y uno que otro había permanecido unas cuantas temporadas entre AA y AAA antes de ser despedido. Los equipos eran conformados por estos jugadores, junto a los eternos veteranos. Cuando había algún huequito que quedara, se le daba el chance a algún novato cuyas posibilidades de llegar a las mayores eran distantes. Era solo el momento de gloria para un muy buen jugador amateur.

Por ejemplo, un equipo como La Guaira a mediados de los 80, la llamada ¨Guerrilla¨ que tuvo una generación de talentos que llegaron al mejor nivel como Oswaldo Guillén, Gustavo Polidor, Luis Salazar, el Café Martínez y Alfredo Pedrique. Sin embargo, el equipo de Padrón Panza tenía que ser complementado por jugadores que sólo rendían en este circuito como Norman Carrasco, Juan Francisco Monasterios y Raúl Pérez Tovar, pero tenía que ser complementado por piezas de poco cartel como Andrés Espinoza, Luis Dorante, Ricardo Laya o hasta nombres como Santos Macayo.

El éxito de un equipo así se basaba en el aporte de los refuerzos importados que en estas ligas caribeñas siempre han sido una lotería, pues nadie sabe con certeza lo que viene de afuera por mucho o poco nombre que tenga.

Quién no recuerda nombres que sólo tenían cabida en esta liga, y a duras penas, como William Mota, Carlos Burguillos, el ¨Caballo¨ y el ¨Potro¨ Gil, Levy Ochoa, Rómulo Oliveros, Alexander Sutherland y Germaín Chirinos, por nombrar sólo algunos ex-miembros de las Águilas del Zulia.

¡Por Dios! ¡En esta liga jugó Ender Perozo durante 8 años y dejó promedio de por vida de .211!

No se confundan. No quiero decir que no tenían talento, ni que no fueron suficientemente buenos para jugar béisbol profesional, sólo que era una época donde el desarrollo del criollo era distinto. La proyección de este tipo de jugadores era muy limitada hace apenas unos 15 ó 20 años atrás.

Incluso podría decirse que hasta hace unos 5 ó 7 años las figuras del torneo eran los importados. Eso nos dejó, por ejemplo, que aún muchos medios y fanáticos mantienen la mala costumbre de proyectar el rendimiento de un equipo por sus extranjeros. Todavía se escuchan frases como: ¨Los importados de ahora no sirven y antes venían peloteros de mucha talla¨.

Todo esto ha quedado fuera de lugar en la LVBP. Son situaciones del pasado.

En Venezuela, así como también en la República Dominicana, para tener hoy un cupo en el roster de un equipo hay que tener un contrato con una organización de Grandes Ligas y mantener buenas perspectivas. Luego, para tener un chance de jugar hay que ser bueno; y para ser titular, en esta temporada, hay que ser un caballo.

Claro que aún hay excepciones a estas reglas. Hay jugadores cuyo futuro son un limbo, pero siguen siendo bujías para sus equipos, cayendo en la categoría beisbolística de ¨caballos¨, como un Richard Hidalgo para Magallanes, un Róbert Pérez para Cardenales, un Alexander Delgado para los Tigres, un Orlando Muñoz para las Águilas, un René Reyes para Margarita o un Lino Connell para los Caribes.

Son nombres que dominan la liga y hasta son favoritos de los fanáticos, pero si este desarrollo masivo de talento joven en la pelota criolla continúa, esta raza de jugadores veteranos tiende a desaparecer, o al menos a reducir su tiempo de vida en el circuito.

Primera semana de alta calidad

Tradicionalmente la primera semana de la pelota criolla se considera floja porque los jugadores que le dan profundidad no están en acción. Quienes están en las mayores se toman unas semanas de merecido descanso antes de uniformarse de nuevo, al igual de quienes tienen restricciones de sus organizaciones, aún estando en las menores.

Este año, de los 200 peloteros en las nóminas mayores de los 8 equipos venezolanos, el 24% juega o ha jugado en las Grandes Ligas, y el 35% son considerados como prospectos por sus respectivas organizaciones en los Estados Unidos, lo cual les otorga una buena proyección para alcanzar el máximo nivel. Estamos hablando de que casi el 60% de los jugadores de la primera semana son considerados jugadores ¨de primer nivel¨.

Según los rósters de los equipos para esta temporada, se estima que para el mes de diciembre un 75% de los jugadores de la Liga Venezolana, serán jugadores, bien sea, con experiencia en las mayores, en las mayores, o con alta probabilidad de alcanzar las mayores. Todo esto sin contar quienes están firmados por organizaciones pero su desarrollo ha sido lento, o quienes juegan en otras ligas internaciones como México, Italia o Japón.

Criollos sobre importados

En estas cifras reales y estimaciones incluimos a criollos e importados, pero quienes vienen de afuera, en líneas generales, no superan el nivel de muchos criollos, ni siquiera en la primera semana.

Por ejemplo, entre los jugadores importados de mayores credenciales en este arranque están los jardineros Matt LaPorta (Cleveland) del Caracas, Jay Gibbons y Tony Gwynn Jr. (Milwaukee) del Magallanes, el designado Bárbaro Cañizares (Atlanta) del Zulia y el jugador del cuadro Luke Hughes (Minnesota) de Aragua.

Aunque sus contrataciones son ampliamente llamativas en cada uno de sus equipos y su participación les da el sabor extra a la pelota caribe, los prospectos criollos sobrepasan en proyección a muchos de ellos, según reportes de scouts y rankings de publicaciones especializadas en los Estados Unidos.

Los 8 equipos están armados de prospectos. Para Magallanes es un lujo tener a un futuro bigleaguer campo corto de las mayores como Elvis Andrus, así como también al promisorio segunda base Jesús Merchán y el relevista Edgar Estanga. Cardenales se luce con los nombres de los recién debutados en la gran carpa Luis Adán Valbuena, Hernán Iribarren y el receptor Francisco Cervelli.

Caracas exhibe al futuro abridor de los Phillies Carlos Carrasco y al infielder Jesús Guzmán. Margarita confía en el campo corto Eider Torres y al abridor Jesús Silva. Zulia tiene confianza en el receptor Luis Oliveros y el jardinero Gerardo Parra. Caribes se luce con el ¨heredero de Vizquel¨ Iván Ochoa y José Tábata y los Tigres le dan confianza a los infielders Tony Granadillo y José Martínez.

Todos estos nombres han desfilado por los parques venezolanos sólo en la primera semana. Más adelante se pondrá mejor.

RANKING Y PREDICCIONES

En las ligas invernales es sumamente difícil hacer predicciones porque las nóminas cambian con constantemente con las incorporaciones criollas, las rotaciones de importados y los novatos. Un equipo puede arrancar muy bien y caerse al final o arrancar mal y terminar clasificando.

Además, ¿cómo predecir que puede pasar en una guerra a muerte como el round-robin, cuando los mejores 5 equipos luchan en una mini-temporada de 3 semanas con sus mejores jugadores a su mejor nivel?

Los medios venezolanos históricamente se han inclinado a favorecer a los Leones del Caracas en esta época, produciendo un efecto de poca credibilidad, y hasta de fatiga y náuseas, sobre todo porque los mayores flujos de información provienen de la capital.

La objetividad en la cobertura del béisbol venezolano es una línea muy delgada, así que cuando vean a un medio capitalino señalando al Carcacas como favorito, descártenlo de una vez.

Basado en las nóminas de la primera semana y su actuación, mi ranking de los equipos de la Liga Venezolana en la semana 1 es el siguiente:

1- Águilas
2- Magallanes
3- Bravos
4- Caribes
5- Tigres
6- Cardenales
7- Leones
8- Tiburones

Y como sé que a todos les gusta escuchar una predicción, la menos me atrevo objetivamente esta semana a colocar como quedaría la tabla de clasificación con miras a la postemporada:

1- Magallanes
2- Tigres
3- Águilas
4- Caribes
5- Cardenales
6- Bravos
7- Leones
8- Tiburones

Anótenla y hablamos en Enero.

domingo, 12 de octubre de 2008

La ópera prima de Eduardo Pérez

Eduardo Pérez comienza su carrera como mánager en el béisbol organizado con las Águilas del Zulia, contando con gran apoyo por parte de los jugadores, la directiva y los fanáticos.


25 hombres han tenido el privilegio de llevar las riendas de las Águilas del Zulia en el terreno de juego desde 1969. Eduardo Rafael Pérez se convierte esta semana en el número 26 al colocarse su camiseta naranja número 12.

Eduardo también forma parte ahora de un selecto grupo de sólo 7 zulianos que han dirigido al club. ¿Los demás? Luis Aparicio Ortega, Luisito Aparicio, Pompeyo Davalillo, Noé Maduro, Omersito Muñoz y Leonel Carrión.

Es además el primer nativo de Ciudad Ojeda al frente del equipo.

Tras jugar 15 temporadas en la Liga Venezolana, 10 en las Ligas Menores y 11 en Grandes Ligas con Atlanta, Cleveland y Milwaukee, el ex-receptor ¨personal¨ de Greg Maddux combina su experiencia con una dinastía del béisbol como los Braves de Bobby Cox, junto a su fuerte carácter y al respeto que ha cosechado en su carrera.

Sumémosle ese sentimiento por la divisa zuliana, la cual está plagada de talento joven y un equipo de técnicos de primera línea.

No me cabe ninguna duda de que Eduardo tiene lo necesario para comenzar a transitar por el camino del éxito en su ¨ópera prima¨ como mánager.

El actual coach de los Braves, estaba en su hogar en Atlanta este jueves afinando detalles para su travesía. Estos días muestran la ironía en la vida de un pelotero donde todo se repite. A sus 40 años pasa por el mismo proceso que sufría 20 años atrás, cuando le tocaba en el mes de febrero desprenderse de su familia para partir solo a los Estados Unidos en busca de una oportunidad tras el plato.

Hoy partirá solo de nuevo, pero para Maracaibo. Su hogar se ha trasladado. Irónicamente su tierra es ahora la que le da la oportunidad de seguir activo en el béisbol. Es como una recompensa. Es como tener lo mejor de ambos mundos. Pero es el precio que hay que pagar para mantenerse en el béisbol y comenzar una carrera como mánager.

¨Hoy cuando dejé a los niños en el colegio me pegó mucho porque no los veré por un par de meses¨ me dijo Eduardo desde su residencia en Duluth, Georgia. ¨Mi familia está acostumbrada. La familia se acostumbra a que esto es así y uno trata de compensar el tiempo perdido cuando estamos juntos. Cuando los niño terminen la escuela vendrán con mi esposa a pasar las Navidades conmigo¨.

¿Y tú te acostumbras a esta nueva vida?

Es difícil, porque es como empezar de nuevo. Así como aprendí a jugar, hay que aprender a ser mánager. En mis últimas seis temporadas en Grandes Ligas me desacostumbré a buscar trabajo porque tenía contratos garantizados. No tenía necesidad de jugar en invierno. Pero como técnico hay que buscar trabajo y dar resultados. Ahora estoy con Atlanta como coach de bullpen y quizás otras puertas se abran bien sea acá o con otros equipos, pero la oportunidad de dirigir a las Águilas es un paso para alcanzar mi nueva meta que es ser mánager en Grandes Ligas, y tengo buenas perspectivas.

Eduardo ¿Tenemos que pensar en Bobby Cox como referencia de tu estilo? ¿Te identificas con él?

No. Bobby no es un mánager perfecto. Yo tampoco aspiro a ser un mánager perfecto y creo que nadie lo es, pero el estilo de Bobby ha tenido errores y algunas de sus ideas no me gustan. Es obviamente una cuestión de carácter. Con esos grandes equipos en Atlanta a veces teníamos diferencias con Bobby, pero al final él era el mánager y yo aprendí de sus errores y de sus aciertos, de sus victorias y derrotas para formarme un concepto.

¿Pero cuál es su lección principal como mánager y cómo influye en tu filosofía?

El trato y la confianza han sido las claves del éxito de Bobby. Su mejor lección es la forma como le da confianza a sus jugadores y los defiende. En este juego, la confianza es fundamental para un pelotero, sobre todo si es joven. El trato de Bobby para con su equipo es demasiado especial. En Atlanta un jugador puede tener una mala racha y nunca va a ser sacado de la alineación porque Bobby confía que eso se puede dejar atrás. En el béisbol se juega todos los días, y si hoy no funcionó algo, pues mañana será otro día y habrá otra oportunidad. Yo quiero mantener esa filosofía con las Águilas para que los jugadores se sientan cómodos, no hayan conflictos y se motiven a ganar. Como jugador esa confianza que siempre recibí me ayudó a aprender del juego, y desde que se enteró que iba a dirigir a las Águilas me ha dado muchos consejos a su mejor manera, y eso se agradece mucho.

Las Águilas no tienen una temporada perfecta desde la 1999-2000, y no conforman una ¨dinastía¨ desde los días de Quintana, Castellano, Paredes, Colón, etc. ¿Tu crees que están dadas las condiciones para ganar con esta generación?

Mira Leo, una de las cosas por las cuales yo tenía tantas ganas de dirigir al club es porque el talento que tenemos en el material criollo es ilimitado. Esta es una nueva época. Yo les he dicho a los muchachos que ya es hora de que exploten realmente en Venezuela, asuman su responsabilidad y carguen con el equipo. Yo tengo que motivarlos a creer en ellos mismos.

Este es mi reto esta temporada. A mi me duele este equipo y su camiseta, y quiero ganar. Tenemos muchachos como Carlos González. Callaspo, Gerardo Parra, Andrés Eloy, Luis Bolívar, Oliveros, Gerardo Ávila, Humberto Quintero, Henry Rodríguez, ahora regresa Quiroz; o sea, hay talento en una época donde el criollo es el caballo, y lo que más me gusta es que muchos de ellos son zulianos, y eso quiere decir que le ponen el doble por que les duele.

¿Tú sugieres que el pelotero que juega con el equipo de su región le pone más que quien viene de otro lado?

Vamos a aclarar. Todos los peloteros, como profesionales que somos, ponemos el máximo en el terreno sin importar de donde sea el equipo. Este es tu trabajo y es la forma como se nos enseña a jugar. Sin embargo no es fácil, si tu vienes de jugar 6 o 7 meses en Estados Unidos, llegar a tu país y en vez de irte para tu casa a estar con tu familia, te tengas que ir a un hotel por otros 3 o 4 meses a seguir viajando.

Por eso es que el pelotero local está más cómodo, y agrégale que el equipo ¨le duele más¨. Yo lo experimenté cuando jugaba con los Tigres de Aragua y estaba loco por que me cambiaran a las Águilas. Fíjate que por ejemplo este cambio de Guillermo Quiroz por Guillermo Rodríguez es perfecto. En el caso de las Águilas no se puede negar que el jugador zuliano juega con ¨más orgullo y fuerza¨, sin menospreciar el esfuerzo y las ganas de todos los que conforman el roster.

¿Cuáles son tus primeros planes?

Bueno yo tengo que jugar con lo que tengo. Les he dicho a varios de los muchachos que se tomen su tiempo para descansar y que se unan al equipo cuando estén listos, sin embargo la fiebre los carga locos y muchos van a estar desde el inicio por lo cual no me quejo.

Yo siempre he estado en equipos donde el pitcheo es fundamental y trabajaré con el coach Carlos Arroyo para delinear nuestro estilo y ver quienes nos pueden ayudar más. Creo que los lanzadores importados serán de mucha la clave en el inicio de la temporada para tener un relevo sólido y buscar victorias. Me siento bien con la presencia de Bárbaro Cañizares porque es un veterano y confío que pueda dominar la liga. En general la importación me parece sólida porque la mayoría tiene experiencia de triple A.

¿Piensas desde ya en la Serie del Caribe?

¡Estais loco! Paso a paso se hacen las cosas. Primero debemos pensar en jugar para .500 y después en clasificar al playoff. Mi meta inicial sólo es clasificar.

¿Qué sientes en este momento: miedo, ansiedad, nervios, confianza?

Mucha ansiedad. Tengo mucha ansiedad porque comience la temporada.

¿Qué pasa si arrancan 10-0?

Nada. Hay que mantener los pies en la tierra. Cuando jugué con Cleveland en el 2002 comenzamos 11-1 y después nos dejaron con las tablas en la cabeza.

¿Y si arrancan 0-10?

Igual. Mañana será otro día y habrá otra oportunidad para ganar.