Se ha producido un error en este gadget.

domingo, 7 de diciembre de 2008

Interligas...pequeños pasos hacia el pasado.

Los fanáticos en Dominicana y Puerto Rico han respondido satisfactoriamente al experimento de los Juegos Interligas, que deberían incluír también a México y Venezuela.


He pasado más de una semana discutiendo con gente de Venezuela, México, Puerto Rico y Dominicana sobre el tema de los Juegos Interliga. En el marco de la primera Serie Interliga desde hace muchos años, comparto con ustedes opiniones y quisiera conocer sus puntos de vista, con el fin de debatir el futuro de una nueva etapa en la pelota caribeña.

Vamos a partir con mi declaración clara de que yo soy un firme partidario de las Series Interligas. Me parece súper interesante y atractivo.

Es curioso como miramos al futuro. Cada día nos esforzamos por hacer que nuestro futuro se parezca al pasado. Nos aferramos de que el próximo paso sea enfocado hacia algo bueno que ocurrió en el pasado y de que forma se puede repetir. Es una manera cómoda de ir por lo seguro, pues si funcionó una vez, debería funcionar de nuevo, sin darnos cuenta que podría fallar por las mismas razones que falló en el pasado.

Partamos de un punto. La Confederación de Béisbol del Caribe, es el organismo rector de la pelota invernal de los 5 países miembros (incluyendo a Colombia). Este debería ser el ente responsable por la confección en conjunto de los calendarios y la adaptación de los juegos. Pues no lo es.

Es más, el organismo que preside el dictador Juan Francisco Puello Herrera, ni figura, ni toma cartas en el proceso interliga.

Imagínense que la oficina del Comisionado de las Grandes Ligas, no sea el enlace entre los juegos de los equipos de la Liga Americana contra la Liga Nacional. Es una locura. Es lo mismo. Acá pasa. Sólo en Latinoamérica.

Creo estamos dando pasos para la confección de una ¨Súper Liga Invernal¨ entre las sedes donde se juega béisbol organizado en el Caribe y el Pacífico Mexicano. Pero señores, si vamos a hacer juegos interligas, vamos a hacerlos con la participación de todos.

Si los Leones de Ponce van a viajar a Dominicana para jugar con los Leones del Escogido, pues que los Leones del Caracas viajen a Hermosillo para jugar con los Naranjeros este mismo fin de semana, y que a su vez los Venados de Mazatlán viajen a Maracaibo para jugar contra las Águilas del Zulia. Que México y Venezuela participen de la misma forma.

Así, el próximo año varía y Puerto Rico jugaría en México, mientras Venezuela va a Dominicana. Luego México a Dominicana y Venezuela a Puerto Rico. Luego que se mezcle todo, y así sucesivamente.

Es aquí donde la Confederación tiene que imponer su reglamento: O todos juegan interligas, o no juega nadie.

Pero mientras la Confederación sea el ente inerte, muerto y sin participación activa en sus torneos poco se puede avanzar en el tema. Es increíble que estamos en el año 2008, y ni siquiera una página web oficial exista.

Los tradicionalistas

Este proyecto tiene muchos detractores. Ellos se van por lo tradicional, por lo seguro. Que cada liga juegue entre ellos y no causemos problemas.

Un colega dominicano me dice: ¨Esto es una locura, los Tigres del Licey no tienen nada que ir a buscar en Puerto Rico, que no sea cobrar una entrada en dólares y o en pesos dominicanos. No es llamativo para los fanáticos del Escogido, por ejemplo, ver a los Lobos de Arecibo, es preferible ver al Licey o a las Águilas Cibaeñas¨.

Yo respondo que si el Escogido no juega contra el Licey o las Águilas, la gente no responde igual, porque si el juego en vez de ser contra Arecibo es contra las Estrellas Orientales, el Estadio Quisqueya parece un velorio.

Es esta la mentalidad que tanto directivos y fanáticos deben cambiar. Como fanático del Escogido me parecería más atractivo ver a los Leones de Ponce, que a las Estrellas Orientales otra vez. ¿O No?

Otro colega venezolano me dijo: ¨Es que en Venezuela nadie tiene interés de ver lo que pasa en otras ligas, eso es sólo para la Serie del Caribe¨.

Nada más alejado de la realidad.

Esta semana publicamos una encuesta por ESPNDeportes.com para medir la opinión sobre los Juegos Interligas. Más de un 80% de los participantes piensan que los choques entre equipos de diferentes ligas es una ¨excelente o buena idea¨. Estos resultados nos demuestran que los fanáticos locales apoyan la visita de otros equipos y la participación de sus conjuntos contra los de otros circuitos.

Y es que los Juegos Interligas del Caribe no sólo apelan al sentido nacionalista, pero también al sentimiento local. Juega el equipo, y juega por su país.

Pongamos el ejemplo de las Águilas del Zulia. ¿Qué cuesta sacrificar 2 o 3 juegos como visitante, que en vez de que sean jugados en Barquisimeto, sean jugados en Culiacán o San Pedro de Macorís, por ejemplo?

¿No es más atractivo recibir a los Gigantes del Cibao en vez de a los Bravos de Margarita? Creo que como inversión sería un éxito.

Logística, rentabilidad e igualdad.

Veamos el caso de Puerto Rico. Para el día jueves el presidente de la liga, José Andreu García declaró que para los juegos del fin de semana en San Juan entre Santurce contra Licey y Águilas, ya se habían vendido más de 10 mil entradas. Números nada malos en comparación a una acostumbrada ¨buena asistencia¨ en Puerto Rico de tres mil aficionados.

Obviamente Puerto Rico se ve beneficiado. Un punto positivo para una liga que esta arrancando de nuevo tras un año de receso.

Un ejecutivo de la liga boricua me comentó: ¨El tema de la logística es fuerte, porque tenemos que viajar a Dominicana y luego tomar un autobús para jugar en las ciudades fuera de Santo Domingo¨.

Yo le respondí: ¨Ahhh, pero que sabroso. Nunca he escuchado a nadie quejarse de un vuelo de 6 o 7 horas de costa a costa en los Estados Unidos durante la temporada de Grandes Ligas, donde se toma un avión cada 3 días y un autobús para llegar a los hoteles, al parque, etc.¨ Pareciera que la incomodidad se vuelve mayor en la pelota invernal, que en los Estados Unidos.

Un colega mexicano me dijo: ¨Acá en el Pacífico los interligas serían un éxito rotundo, porque entendemos que sobretodo en Venezuela y Dominicana juegan una gran cantidad de jugadores de primer nivel, y eso es lo que quiere ver el fanático¨.

Nadie duda de lo atractivo de un partido entre Magallanes vs. Licey, Caracas vs. Culiacán o Zulia vs. Santurce.

El problema viene cuando la Confederación, las ligas y los equipos tengan que hacer esfuerzos para vender un juego entre equipos sotaneros, como por ejemplo: Mayos de Navojoa vs. Estrellas Orientales. Es en estos juegos donde hay que enfocarse y trabajar. Es donde la Confederación debe actuar en la confección de los 4 calendarios.

Igual pasa en las ligas mayores. Para todos es atractivo ver un Yankees-Mets, o un White Sox-Cubs, pero de igual forma juegan en interligas Pittsburgh contra Kansas City. El margen de ganancias y atención nunca será igual, pero existe la igualdad de condiciones en el formato del torneo.

Para la Serie del Caribe, un torneo que arroja un campeón abosluto de la región, simplemente no hay igualdad de condiciones para sus participantes. O todos juegan interligas, o no juega nadie. Así de fácil.

Venezuela por su parte, hará esta semana su primera incursión en el experimento moderno interliga, al fusionar su Juego de Estrellas con la Liga Dominicana.

A pesar de que es un juego de exhibición será interesante ver a los dirigidos por Félix Fermín con Robinson Canó, Luis Polonia, Nelson Cruz, Kendry Morales y Emilio Bonifacio, contra los pupilos de Luis Sojo que incluyen a Pablo Sandoval, Jesús Guzmán, Óscar Salazar y Max Ramírez.

Esto será un juegazo. Todavá muchos tienen duda de esto. Ojalá se entienda el potencial que existe en el Caribe con estos intercambios. Seguimos dando pequeños pasos hacia un glorioso pasado.

No hay comentarios: