Se ha producido un error en este gadget.

jueves, 24 de julio de 2008

Las 5 preguntas claves para la segunda mitad

La segunda mitad de la temporada de Grandes Ligas comienza con el grato recuerdo que dejó el Juego de Estrellas en el Yankee Stadium. Quizás la tensión que se vivió hasta la 15ta. entrada será similar a la que varios equipos experimentarán en su lucha por los puestos a la postemporada. La semana en Nueva York nos dejó sólo 2 cosas claras: que la Serie Mundial comienza en el parque de la Liga Americana y que más de uno llorará el domingo 21 de septiembre, el juego final en el Yankee Stadium.

Pero existen interrogantes sobre lo que veremos en los próximos meses. Por eso, aquí están las 5 preguntas claves para la segunda mitad:


¿Es este el año de los Cubs?

Es muy difícil saberlo. ¿Cómo poner las esperanzas en los Cubs? ¿Qué hace a este equipo mejor que sus 100 predecesores? Lo sé. Estoy respondiendo una pregunta con otra pregunta, pero entiéndanme...¡Son los Cubs! Es inevitable no dudar.

Hay algo que es cierto, este equipo tiene 3 lanzadores de mucha profundidad y dominio: Carlos Zambrano, Ryan Dempster y Rich Harden, además de contar con un Kerry Wood, hasta ahora eficiente como cerrador, y un preparador como Cárlos Mármol. Su ofensiva es sólida pero aún me parece frágil. Hay algo que me dice que para Alfonso Soriano, Aramis Ramírez, Derrek Lee, Ryan Theriot y Geovany Soto, será difícil mantenerse productivos, juntos y libres de lesiones en los próximos 3 meses. Por eso creo que los Cubs deben sumar nombres antes de la fecha límite de cambios a su ofensiva. Recordemos que Milwaukee tiene mucho talento, y en general el centro de la nacional es una división complicada.

Si los Cubs pueden mantener su ritmo pues sus piezas estarán engranadas con Lou Piniella como la chispa que los enciende. Si no hay más lesiones, me atrevería a asegurar que los Cubs van a la Serie Mundial. Pero como la historia pesa tanto en este deporte será un verdadero milagro si la ganan. Dependerá de su química como equipo. Es difícil para los Cubs no tener presión y quien dice que juegan relajados miente. Creo que quien hará la diferencia para conseguir verdaderamente el éxito será el japonés Kosuke Fukudome.



¿Ganarán la división este de la Liga Americana los Rays?

Depende. Los Rays son un equipo que juega sin presión, se divierten en el terreno y ponen el espectáculo. Sus novatos quieren demostrar y su talento está presente. El problema es que no pueden depender únicamente de Carlos Peña, Evan Longoria y Dioner Navarro. Un equipo como este necesita que piezas como Carl Crawford y B.J. Upton despierten para poderle hacer peso a los Red Sox y quizás a unos Yankees que vengan desde atrás. Scott Kazmir y Andy Sonnanstine cargarán la rotación y en algún momento se les unirán los prospectos Jeff Niemann y David Price.

Este es el momento para darles el llamado. Si este par llega a las mayores a dominar y con confianza, los Rays ganarán la divisón este cómodamente. El futuro de los Rays es ahora, y no pueden darse el lujo de que Manny Ramírez y David Ortiz operen a toda máquina en Boston, o que A-Rod y Jeter carguen a los Yankees. Deben ser agresivos para pasar a la primer postemporada en su historia.


¿La mejor recta final la tendrá el este de la Nacional?

Si. Sin duda. Los Phillies están comprometidos a ganar y desde ya buscan sumar otra pieza de poder a su poderoso trío Rollins - Utley - Howard. Súmenle a Pat Burrell y Shane Victorino. Son un verdadero carro de leña y su producción será la clave. Se dan el lujo de mantener a Carlos Ruiz como titular en la receptoría aunque ha quedado demostrado que no puede batear en las mayores. Aunque su pitcheo abridor no es consistente, tienen un gran cuerpo de relevistas y esto hace la diferencia.

Por otro lado los Mets saben que tienen el talento pero no las verdaderas intenciones. Los egos en el clubhouse y las pocas intenciones de sus estelares han saboteado los planes de Omar Minaya. Tras la salida de Willie Randolph tuvieron un sacudón, pero creo que no es suficiente. Johan Santana aunque muy contento antes de la temporada, no sabe en lo que se metió con los Mets, si aspira ganar una Serie Mundial. A pesar de sus problemas internos, su talento es innegable, y si lo aprovechan lucharán por la punta hasta el final.

Los pobres Marlins si que tendrán que sufrirla porque tienen las ganas, la energía y la compenetración de un equipo relajado para divertirse y ganar, pero con estos monstruos en la división, los dirigidos por Fredi González necesitarán mucho más que a Dan Uggla, Hanley Ramírez, Jorge Cantú y Alfredo Amézaga. Al menos no van a tirar la toalla y van a luchar hasta el final. Le darán sabor a la pelea.


¿Algún equipo contratará a Barry Bonds?

No. Extraoficialmente los equipos de Grandes Ligas colocaron a Bonds en la ¨lista negra¨ después de las acusaciones por uso de esteróides y tras tener que aguantar y morderse la lengua al ver a Bonds quebrar el récord de cuadrangulares el año pasado. Fue como un ¨¡Ya Basta!¨.

La asociación de peloteros ha hecho gestiones para esclarecer las verdaderas razones por la cuales los equipos no le ofrecen un contrato a Bonds, pero como lo dijo el Comisionado: ¨Cada equipo es libre de hacer lo que quiera, y decir que alguien tiene algo en contra de Bonds, son acusaciones sin base¨. Y es cierto, es imposible de comprobar. Pero todos sabemos que la ¨lista negra¨ existe, sino pregúntenle a José Canseco. Los días de Bonds se acabaron y por ahora la marca de jonrones de todos los tiempos se queda en 762.


¿Está listo el béisbol para las repeticiones instantáneas?

Si. El Comisionado Bud Selig ha dejado entrever que dentro de poco tiempo los mánagers podrán pedir la revisión de una decisión en una jugada basada en una repetición instantánea de la televisión. Podría comenzar esta misma postemporada. La presión de muchos medios, jugadores y equipos por mantener los resultados y las decisiones en el juego de la manera más neutral posible ha llevado a la ¨casi¨ aceptación del uso de la repetición.

Por un lado el juego será más justo gracias a la tecnología que proporciona la cobertura moderna de televisión y los diversos ángulos de cámaras. Por el otro se deshumaniza el juego, pues se minimiza el margen de error. Los errores de los umpires son parte de la naturaleza del béisbol y eliminarlos sería como imponer una perfección irreal. Yo no estoy muy de acuerdo, al menos por ahora. Pero así es la vida, nadie puede detener el progreso ni los cambios que el mismo sugiere, sean buenos o malos, convenientes o no. Selig ha tenido muchos errores como Comisionado, pero se ha atrevido a hacer cambios drásticos que al final han funcionado.

viernes, 18 de julio de 2008

Los que faltaron al Juego de las Futuras Estrellas

El campo corto Alcides Escobar es uno de los mejores prospectos latinos en la primera mitad en las Ligas Menores con los Milwaukee Brewers.



El béisbol en las Ligas Menores puede ser muy amargo y lleno de injusticias; por eso, hablemos hoy con la verdad en la mano desde el templo más sagrado que tiene este deporte.

Aparte de recibir una llamada para integrar el equipo grande, el mejor regalo que puede recibir un jugador en el intrincado sistema de granjas del béisbol organizado, en el medio de la temporada, es un boleto al Juego de las Futuras Estrellas. Es un premio al buen trabajo y una oportunidad para brillar por primera vez en gran escala.

Aunque los fanáticos no intervienen en el proceso de votación para el evento, el mundo del béisbol confía que quienes seleccionan los rósters sean justos con quienes vienen dando mejores resultados en sus organizaciones buscando un ascenso de
categorías hasta llegar al club grande. Este año, la selección de jugadores del equipo del resto del mundo, conformado en su gran mayoría por peloteros latinoamericanos, dejó mucho que desear.

Obviamente nos enfocamos en la escogencia de los peloteros extranjeros. No queremos meternos al terreno de los jugadores de Estados Unidos, donde su róster es una pre-selección para el equipo olímpico que considera más la disponibilidad de viajar a China y el potencial aporte a la causa nacional, que su actuación en la temporada.

Este verano, tener un nombre, un rango entre los mejores (según publicaciones especializadas) y haber recibido un alto bono por firmar, parecen ser mejores credenciales que los números puestos en la temporadas y el desarrollo que el pelotero haya tenido en el terreno de juego.

Por ejemplo, a esta cita no dejaron de invitar al mejor prospecto de los Mets, el dominicano Fernando Martínez, quien ha tenido una temporada de altibajos en AA, donde sólo ha conectado 4 jonrones. Su desarrollo es lento pero seguro, y sigue proyectándose como un futuro pelotero del tipo Carlos Beltrán. No obstante, sus números de esta temporada no justifican su participación en el juego. Por oro lado, en su misma posición y categoría, un curazoleño de nombre Rogearvin Bernadina, ha sido una grata sorpresa para los Nationals ofensivamente, hasta el punto de llamarlo al equipo grande para cubrir una vacante. Su invitación al Bronx parece que la perdió el cartero.

¿Pero por qué las estadísticas personales en las ligas menores deben ser consideradas? El mismo nombre del evento lo dice, es un “Juego de Estrellas”, en este caso, de “Futuras Estrellas”. Quienes asisten deben ser los mejores. Es más, deberían también ser seleccionados por los fanáticos, que a pesar que cometen errores en el voto para el gran evento, en general conforman un equipo representativo de lo mejor de la temporada.

En esta selección no vale prestigio, ni cantidad del bono, ni rankeo; sólo el desempeño en el terreno. Sólo uno de ellos fue convocado para integrar el equipo. Los demás quedaron por fuera, pero mantienen un ritmo acelerado de ganarse un chance para sus respectivos equipos grandes.

He aquí la selección de prospectos latinos de mitad de temporada:

Primera base:
Luis Jimenez (Harrisburg Senators – AA Washington Nationals)
.264 | 14 HR | 42 CI | 75 Juegos.

Desde la pasada temporada este inicialista de 26 años viene buscando su chance para llegar al equipo grande. Los Red Sox le dieron de baja al inicio de la temporada tras no rendir lo esperado en AAA. Sin embargo, los Orioles se hicieron de sus servicios y respondió con 23 cuadrangulares. A pesar de su actuación, el club rescindió de sus servicios al final de la campaña. Los Nationals tomaron un chance con el firmándolo al inicio del 2008 y actualmente lidera en vuelacercas e impulsadas a los inicialistas en la Liga del Este (AA). Jiménez es venezolano y en la Liga Invernal milita con los Cardenales de Lara.

Segunda base:
Jesús Guzmán (Sacramento River Cats AAA – Oakland Athletics)
.340 | 15 HR | 78 CI | 87 juegos

Guzmán ha sido una de las revelaciones en las menores esta temporada y ha sido consistente en su ofensiva desde el inicio. Tras los entrenamientos primaverales los Athletics lo asignaron a su sucursal AA, donde se mantuvo como líder de bateo y carreras impulsadas. Con el equipo Midland dejó promedio de .359 con 13 jonrones y 69 impulsadas. Fue ascendido a AAA donde ha vuelto a jugar regularmente en 3ra. Base, su posición natural. Guzmán es venezolano y en la liga invernal pertenece a los Leones del Caracas.

Campo Corto
Alcides Escobar
(Huntsville Stars – AA – Milwaukee Brewers)
.337 | 7 HR | 57 CI | 92 juegos

Hace dos semanas cuando los Brewers mostraron públicamente sus intenciones de adquirir por cambio al zurdo C.C. Sabathia, el nombre de Alcides Escobar se debatió en la mesa de negociación, junto al del poderoso prospecto Matt LaPorta. Finalmente LaPorta pasó a Cleveland en la transacción pero Milwaukee retuvo a Escobar. Los reportes dicen que este chico está más que listo para jugar en las mayores. Su alcance defensivo y velocidad son un arma que el equipo grande desea tener en su róster. Las 3 ligas de clasificación AA, se han convertido en el mejor nido para los jugadores jóvenes con talento y Escobar lidera a todos los de su posición en promedio. La única barrera que lo mantiene en las menores se llama J.J. Hardy, pero su debut en las mayores no está lejos. Escobar es venezolano y en la liga invernal es ficha de los Cardenales de Lara.

Tercera Base
Freddy Sandoval
(Salt Lake Bees - AAA-Los Angeles Angels of Anaheim)
.327 | 13 HR | 65 CI | 85 juegos

Freddy Sandoval es parte de la nueva ola de prospectos mexicanos que están a punto de alcanzar el nivel para las mayores o ya lo tienen. En su caso, está listo. Este tijuanense ya no tiene nada que demostrar en AAA. Su único impedimento para un puesto en el equipo grande es Chone Figgins. Sin embargo, podría ser llamado en cualquier momento para cubrir una vacante. Su defensa es sólida y su bate necesita ver ya lanzamientos de grandes ligas con regularidad. En la Liga del Pacífico pertenece a los Venados de Mazatlán.

Receptor
Max RamÍrez
(Texas Rangers – MLB)
.363 | 17 HR | 50 CI | 67 juegos

Del grupo de jugadores seleccionados al Juego de las Futuras Estrellas para el equipo del resto del mundo, quien realmente merece su invitación es el receptor venezolano Max Ramírez. En su carrera fue cambiado de equipo en 2 ocasiones directamente por jugadores establecidos del róster de Grandes Ligas (de Atlanta a Cleveland por Bob Wickman y de Cleveland a Texas por Kenny Lofton). Ramírez es un receptor defensivamente inteligente y con buena ofensiva. Esta temporada fue asignado al equipo AA donde destrozó la Liga de Texas. Subirlo a AAA era ua opción que le quedaba pequeña a la dirigencia de los Rangers y terminó debutando en las mayores en 22 de junio. Por las reglas del Juego de las Futuras Estrellas, si el jugador es ascendido a las mayores antes del evento, es reemplazado en el róster. Ramírez quedó sin venir a Nueva York en esta ocasión, pero ya tendrá tiempo de sobra con los Rangers. En la Liga Invernal venezolana pertenece a los Tiburones de La Guaira.

Jardinero Izquierdo
Luis Montañez
(Bowie BaySox – AA – Baltimore Orioles)
.310 | 19 HR | 66 CI | 93 juegos

Montañez es el líder de cuadrangulares en la Liga del Este y una de las piezas de poder en el sistema de los Orioles desde esta temporada. Este boricua fue firmado originalmente por los Cubs en el 2000 y su desarrollo fue lento hasta el punto de haber sido dejado libre tras alcanzar la AAA. En el 2007 firmó con Baltimore y este año ha sido una grata sorpresa con la mejor campaña en su carrera superando todas sus marcas personales. A sus 26 años ya está listo para probarse en AAA.

Jardinero Central
Rogearvin Bernadina
(Washington Senators – MLB)
.323 | 5 HR | 38 CI | 26 BR |73 juegos.

No es común para un prospecto curazoleño codearse con la crema y nata del talento de las Ligas Menores, y mucho menos en las mayores. Bernadina, de 26 años, fue llamado a las mayores por los Nationals el pasado 29 de junio y se convirtió en el noveno curazoleño en la historia de las Grandes Ligas. No es para menos. Bernardina es un bateador de contacto, poder ocasional, buena defensa y mucha velocidad. Sus 26 bases robadas dejadas con el Harrisburg en AA, lo mantenían como el líder en la liga.

Jardinero Derecho
Carlos Peguero
(High Desert Mavericks – A+ - Seattle Mariners)
.297 | 11 HR | 72 CI | 89 juegos

Entre los jardineros derechos latinos en las Ligas Menores, Carlos Peguero mantiene el mejor ritmo ofensivo esta temporada. Con sólo 21 años, este prospecto ha aprovechado sus oportunidades en la organización de Seattle con mejor rendimiento a mayor cantidad de turnos. Esta temporada ya supera las 70 impulsadas en menos de 90 juegos. Su desarrollo se mantiene a buen ritmo y podría alcanzar un mejor nivel para la próxima temporada. Peguero es dominicano y se verá beneficiado viendo más acción en la Liga Invernal con los Tigres del Licey.

Abridor Derecho
Jhoulys Chacín
(Modesto Nuts – A+ - Colorado Rockies)
13-1 | 1.70 PCL | 19 JI | 115 K

Chacín comenzó la temporada como una de las piezas por desarrollarse con la organización de los Rockies, pero ha sido quizás el lanzador latino de mayor progreso esta temporada liderando todas las ligas menores en victorias con su actuación entre clase A y A avanzada. En cada salida ha mejorado su repertorio y ha puesto su nombre en las opciones reales de los Rockies, quienes de paso tienen talento de sobra en el pitcheo. Su recta ha aumentado en velocidad y su comando ha madurado. Esta temporada ha estado intraficable. Chacín merecía un puesto en el Juego de las Futuras Estrellas. Chacín es venezolano y pertenece en la Liga Invernal a los Leones del Caracas.

Abridor Zurdo
Kelvin De La Cruz
(Lake County Captains – A – Cleveland Indians)
8-3 | 2.05 PCL | 17JI | 36 BB | 85 K

Entre los lanzadores zurdos latinos esta temporada en las Ligas Menores, De la Cruz es el líder en victorias. En cada salida ha mejorado su efectividad manteniéndola al margen de las 2 carreras por cada 9 entradas lanzadas. Con sólo 20 años ya tiene su primera gran temporada en el sistema de los Indians, quienes prefieren llevarlo con calma. Es considerado un “arma secreta” en el club. Fue asignado inicialmente a AA, pero fue bajado tras su primera apertura que terminó en derrota. En clase A tiene marca de 7-3 con 1.74 de efectividad. De la Cruz es dominicano y en la Liga Invernal pertenece a las Águilas Cibaeñas.

Relevista
Edgar Estanga
(Lansing Lugnuts – A- Toronto Blue Jays)
9-1 | 1.80 PCL | 29 JUEGOS.| 7 SV | 67 K

Para un relevista tener marca de 9-1 en 29 juegos con pocas oportunidades de salvar significa tener un poco de suerte, pero también habla de la capacidad de retener a la ofensiva contraria. Estanga es el relevista más efectivo en la organización de los Blue Jays. Un equipo de Grandes Ligas siempre está en la búsqueda de un relevista con talento y esto puede llevar a Estanga a las mayores más pronto de lo esperado. Estanga es venezolano y milita con los Navegantes del Magallanes en la Liga invernal.

Cerrador
Luis Perdomo
(Akron Aeros – AA- Cleveland Indians)
5-1 | 1.10 PCL | 36 JGOS. | 19 SV | 56 K

Perdomo ha desarrollado el talento para cerrar desde temprano. Hoy a sus 24 años y en categoría AA podría encaminarse a cubrir el rol en el equipo grande. Esta temporada dejó atrás la clase A como líder en rescates en todos los circuitos del nivel con 18, efectividad por debajo de 1 carrera y 43 ponches en 39 entradas. Perdomo es dominicano y pertenece alas Águilas Cibaeñas en la Liga Invernal. Tuvo experiencia en la Liga Nicaragüense con los Leones de León.

sábado, 12 de julio de 2008

La injusta democracia del béisbol


Dicen que la democracia es el sistema de elección más perfecto. Yo, cada año que vivo, más me reitero que es el menos malo.

No me confundan. No soy anarquista, ni mucho menos partidario de una dictadura, pero es que en esta época del año el béisbol nos enseña que la democracia tiene sus puntos débiles, que en muchos lugares han provocado debacles y hasta guerras civiles. Gracias a Dios en la pelota no pasan de un descontento por una injusticia, o varias.

Obviamente me refiero al sistema de votación para el Juego de las Estrellas. Ese que un día se le ocurrió a la oficina del Comisionado en 1947 y que ha traído tantas controversias y debates.

Desde la continuación del evento anual en 1935, los mánagers seleccionaban a los jugadores que ellos consideraran tuvieran los mayores méritos basados en sus actuaciones en los primeros meses de la temporada regular. Para los jugadores era todo un honor ser escogido para representar a su Liga en este juego de exhibición, que a pesar que siempre tuvo un toque de camaradería entre los participantes, no dejaba de ser un atractivo para los fanáticos.

Pero en 1947 la oficina del Comisionado propuso la idea de que los fanáticos se involucraran en la selección de los rósters con la idea de que el voto lograra atraer más atención al evento.

En 1957 se produjo el primer choque en el sistema cuando los fanáticos de los Cincinnati Reds hicieron campañas alrededor de los parques cercanos para sobresaturar el sistema con votos a favor de los jugadores de este equipo...¡Y lo lograron! Seleccionaron por votación a 8 jugadores abridores de los Reds, con excepción del inicialista Stan Musial de los St. Louis Cardinals, una situación donde el Comisionado Ford Frick tuvo que intervenir para equilibrar la selección.

Como respuesta, los fanáticos no pudieron votar para el Juego hasta 1970.

En las últimas 3 décadas también se han producido casos injustos que se han dejado pasar. Pero con la modernización del sistema de votación, hoy los fanáticos alrededor del planeta pueden votar hasta 10 veces bajo un mismo nombre via internet, produciendo una situación totalmente ridícula en este, el año final del Yankee Stadium.

Esta semana me preguntó un colega: ¿Tú crees que Varitek ha sido el peor jugador alguna vez seleccionado al Juego?

Yo creo que no. Pero nadie en este diverso mundo del béisbol puede argumentar con bases sólidas (y sin ser un fanático de los Boston Red Sox) que el receptor Jason Varitek (.215, 7 HR, 27 CI) tenga méritos para ser seleccionado al equipo de la Liga Americana.

Quizás hay otros que hayan sido peores, o con peores números en la temporada, pero esos han sido seleccionados por ser los únicos de sus equipos con una temporada mediocremente buena. Recordemos que han habido nombres en el Juego de Estrellas como el venezolano Carlos García en 1994 (.267, 3 HR, 20 CI), o hasta el lanzador de los Royals Gil Meche (5-6, 3.54 PCL) el año pasado, por sólo dar un par de ejemplos.

Pero ninguno como Varitek con una temporada tan mala junto a 6 jugadores más de su equipo. Como lo oyó, 7 jugadores de los Red Sox seleccionados para la Liga Americana y 7 de los Cubs para la Liga Nacional. Estos fueron algunos de los resultados arrojados por los más de 214.7 millones de votos.

No, no es un error de imprenta. 214.7 millones de votos.

Para que se den una idea de la pésima temporada del capitán de los Red Sox, les explico una de las nuevas estadísticas del béisbol moderno utilizada por scouts y departamentos de operaciones de béisbol en equipos profesionales. El VORP (Value Over a Replacement Player - Valor Sobre un Jugador de Reemplazo) es una combinación de estadísticas reales entre los jugadores titulares y los jugadores en el roster de un equipo. Est ayuda a medir la efectividad ofensiva de la titularidad de un jugador.

El líder entre los receptores en las mayores es Joe Mauer de los Twins, quien tiene un promedio de 27.1 carreras más de las que cualquiera podría aportar por él a la productividad del club.

Varitek es en este renglón el penúltimo en la lista con -2.3. O sea, cualquier jugador que le reemplaze, sea por ejemplo su suplente, Kevin Cash, le aportaría a los Red Sox una producción de 2.3 carreras más al equipo (basados en el promedio de juegos en que participa).

Ahora bien, tenemos un injusto panorama donde la fuerte fanaticada de los Red Sox en el Este de los Estados Unidos (una de las regiones con mayor concentración de población) se desbordó a votar por su equipo por el hecho de tratar de llenar con sus jugadores el Yankee Stadium en su capítulo final. Por otro lado, la vasta y frustrada fanáticada de los Cubs, votando por todos sus jugadores por considerarlos héroes de 3 meses, tras no poder creer que su equipo siga en el primer lugar y mantengan la esperanza de al fin ganar después de 100 años.

Son votos suciamente parcializados de una mayoría injusta.

Y cuando digo injusto, es porque es injusto. ¿Cómo queda el jardinero de los Red Sox Coco Crisp (.259, 5 HR, 22 CI) por encima de Jermaine Dye (.308, 19 HR, 52 CI) en las votaciones finales? Al menos no le alcanzó para ganarse un puesto. La depravación de la nación de los Red Sox no conoce límite.

El Comisionado debe actuar. Las reglas democráticas del béisbol deben ser revisadas, o al menos el sistema de votos por internet. Recuerden que para ocultar su torpeza tras el empate en la edición del 2002, se les ocurrió la idea de dar ventaja de localía a la Liga que gane este juego. No creo que a los Angels, Rays o White Sox, candidatos al título de la Liga Americana, les agrade ver a Varitek fallando en un turno clave que pueda costarle el juego a la liga, y la ventaja en octubre.

Usted se preguntará...¿Bueno, pero hay igualdad de condiciones en el sistema de votos, cualquier grupo puede jalar para donde más le convenga?

Y si, tiene razón. Pero a muchos se les olvida que para que un verdadero sistema democrático no consiste sólo en la acción de votar, sino también en el voto consciente de cada participante para el beneficio común, no el de una persona o grupo. Es la naturaleza de responsabilidad del votante en el sistema.

jueves, 3 de julio de 2008

Dominicana: El lugar donde se aprende a ganar


Hace algún tiempo escuché una anécdota sobre un par de prospectos recién firmados con los Texas Rangers a principios de los años 80, uno dominicano y un venezolano, que llegaron casualmente juntos al aeropuerto de Miami. Allá los esperaba un representante del equipo para llevarlos al campo de entrenamiento en Florida.

El venezolano llegó con un cuatro en la mano, vistiendo una camisa del equipo, medio prendido y 10 mil dólares en efectivo del bono que el equipo le dió por firmar el contrato. El dominicano, un poco más sumiso, llegó con una maletica vieja y piediéndole permiso a su lengua para desarrollar palabras.

Al representante del equipo no le asombraron mucho ambas actitudes. Son normales en los aspirantes a peloteros. Una extrema confianza, o una profunda timidez. Sin embargo ambos llegaron a su destino, les dieron sus uniformes y se pusieron a la orden del régimen del club.

2 meses después ambos estaban de regreso a sus países. El venezolano fue despedido porque nunca llegó a tiempo al entrenamiento, se peleó con todos los técnicos, no aceptaba sugerencias en el terreno, salía de parranda todos los días y se acabó hasta el último centavo.

El dominicano nunca entendió lo que era vivir fuera de su pueblo. Era un chico de campo que apenas sabía leer. Siempre estuvo perdido por ni siquiera intentar hablar inglés, al no entender, ni hacer el esfuerzo por dominar su entorno su desarrollo ni siquiera arrancó y el equipo se cansó.

Ambas condiciones innatas para triunfar en el juego se desperdiciaron.

Para evitar tantos de estos casos ante la masiva firma de peloteros latinos, los equpos de las Grandes Ligas establecieron academias de desarrollo de peloteros en la República Dominicana y en Venezuela para que los muchachos locales recién firmados puedan adaptarse a su nuevo estilo de vida, entendiendo el béisbol como carrera y aprovechando al máximo sus condiciones sin salir de casa (o al menos antes de llegar a EE.UU.).

Quienes pasan exitosamente esta primera etapa del proceso de llegada a las Grandes Ligas, son enviados a un equipo de Ligas Menores en los Estados Unidos para comenzar a competir por relucir su nombre que posteriormente los lleve al máximo nivel.

En 1985 se fundó la Dominican Summer League, que fue la unión de varias academias existentes y su distribución en equipos para mantener a los chicos en constante actividad. Hoy, 23 años después, la liga es la más grande de todos los circuitos afiliados al sistema de Ligas Menores de los Estados Unidos con 37 equipos que más allá de cumplir un proceso de desarrollo de las condiciones de sus jugadores, se envuelven en una seria lucha por el título.

Los 37 equipos están distribuídos en 5 divisiones. Cada uno juega un calendario de 72 juegos entre mayo y agosto.

Esta semana conversé con Don Orlando Díaz, presidente de la Dominican Summer League y alma organizativa del movimiento más grande del mundo de desarrollo de jugadores de béisbol.

Don Orlando, ¿Cuál es el estado de la Dominican Summer League después de 23 años de actividad?

Estamos contentos acá en la República Dominicana porque a pesar de que nuestros jugadores son muchachos entre 16 y 23 años, tenemos quizás la liga más competitiva de todas las afiliadas a la National Association (o Minor League Baseball). Aquí los muchachos aprenden no sólo los fundamentos del juego que les ayudan a crecer en esta profesión y a formar parte de un equipo de Grandes Ligas, pero lo más importante es que aprenden a ganar y eso es muy vital en el proceso de formación del pelotero latino.

Pero estamos hablando de que el principal objetivo del circuito es el desarrollo del pelotero día a día, por encima de la competitividad que pueda existir en el torneo, ¿No es cierto?

No. Nuestro punto de vista es distinto. Acá se les inculca a los muchachos que debe competir para que haya una verdadera carrera por el título del torneo. Ellos lo dan todo por conseguir ese título, por sentirse ganadores. Esa es la mentalidad que según nuestro juicio debe tener el pelotero latino. Aquí aparte de los jugadores criollos tenemos también de todos los países donde se firman jugadores. Si ellos aprenden a tener mentalidad de ganadores sus condiciones se van a desarrollar paralelamente. El jugador latino es ganador por naturaleza y hace lo que sea necesario para ganar.

¿Incluso hacer trampas?

Bueno, nosotros no queremos que lleguen a esos extremos, pero la idea es ser lo más competitivo posible porque eso es lo que espera de un jugador un equipo de Grandes Ligas, y a su vez su fanaticada.

¿El consumo de esteróides es una respuesta a esta polìtica?

Déjame decirte que hemos avanzado mucho en este tema. Quizás era una manera más rápida para los chicos consumir esteróides, y quizás peligrosa para su edad, pero con tantas regulaciones que hay y con tantas pruebas que hace Minor League Baseball 3 o 4 veces al año, los muchachos ahora tienen miedo porque saben que su imagen y su futuro se pueden ver perjudicados.

Desde que comenzaron las pruebas hace 3 temporadas no hemos tenido ningún caso positivo y eso nos alegra porque quiere decir que el miedo al consumo ha creado cierta conciencia en el jugador. Acá es mucho más fácil mandar a su casa a un jugador si da positivo, y la única razón es porque hay mucho talento alrededor. Si no es uno, pues será otro. Es una lucha por ganar un puesto y una oportunidad limpiamente.

¿Pero cuál es el incentivo para ganar?

El primero es colocarse el anillo de campeón. Es un anillo similar al de una Serie Mundial, que se otorga en todos los niveles de las Ligas Menores por las organizaciones de Grandes Ligas. El anillo tiene un significado especial en la pelota y los casi 1,300 peloteros en la liga quieren tenerlo. El segundo es que ganar la liga es un gran primer paso en sus carreras y se promocionan automáticamente dentro de sus organizaciones.

¿Existen diferencias entre el concepto que ustedes aplican en la República Domincana para el desarrollo de jugadores con el que puedan tener los equipos de Grandes Ligas?

Absolutamente siempre van a haber diferencias y hay equipos que creen más que otros en el pelotero dominicano y el pelotero latino. Esto se ha dado históricamente. Existen organizaciones como Milwaukee que actualmente no tiene equipos en la liga ni academias en latinoamérica. Otros equipos como los Yankees y recientemente los Padres han hecho multimillonarias inversiones con modernas instalaciones, porque creen que en su futuro a mediano y largo plazo deben tener peloteros latinos en sus filas para poder competir en las Grandes Ligas. O sea hay un compromiso con el pelotero latino y creen en él.

Por el otro lado hay organizaciones que alquilan un terreno y ahí ponen a sus jugadores. La inversión es variable pero va proporcionada con la cantidad de confianza. Nosotros trabajamos y somos de una forma que no no las vana quitar, pero tratamos de seguir las reglas de las Grandes Ligas para triunfar en su sistema.

¿Pero entonces de dónde salen los 37 equipos?

Hay organizaciones como los Diamondbacks que firman tantos jugadores que deben juntar sus jugadores con otro equipo con excedentes y así hacer un sólo equipo. Otras, como los Nationals firman tantos jugadors que tienen 2 equipos en la liga. Cada año varía segñun la cantidad de jugadores. Cada equipo puede tener a 35 en su róster.

Otra razón es que nuestro circuito hermano en Venezuela (la Venezuelan Summer League) ha bajado el número de equipos y esos peloteros son enviados acá, precísamente por las regulaciones y conflictos del gobierno venezolano con la inversión americana. Los equipos de Grandes Ligas se han ido poco a poco de Venezuela, que no es una situación que nosotros queremos, pero al mismo tiempo nos beneficia porque entra más inversión a uestra liga y a nuestro país y aumenta las plazas de trabajo para jugadores, entrenadores, preparadores físicos, anotadores, umpires, etc.

¿Cómo es la vida diaria de un jugador en la Dominican Summer League?

Cada equipo tiene a sus jugadores viviendo juntos y concentrados en sus academias. Ahí se levantan temprano para viajar a otra academia para su juego diario en la mañana. Luego comen, tienen clases de inglés y luego entrenamientos especiales por la tarde. Los domingos los jugadores están libres y pueden ir a sus casas quienes las tienen cerca y los que no pues salen por ahí, pero el lunes vuelve a comenzar la rutina.

¡Esto parece la milicia Don Orlando! ¿Hásta donde llega el aguante de estos muchachos?

Evidentemente es duro, pero así es el béisbol. Ya tendrán tiempo para disfrutar una carrera exitosa si así es su destino. Desde que comenzamos esta actividad en 1985 más de 350 de nuestros jugadores han llegado a las Grandes Ligas. Del róster del mundo para el juego de las Futuras Estrellas, la mayoría ha pasado por aquí. Se debe tener mucha disciplina para alcanzar las mayores, y lo más duro siempre es el comienzo.

¿Cuál es el futuro de la liga?

Según las nuevas políticas de Minor League Baseball debemos expandir nuestro alcance en medios digitales. Por eso hemos arrancado recientemente transmisiones gratis de nuestros juegos vía internet en tiempo real a través de nuestra página www.dominicansummerleague.com. Ahí pueden disfrutar de los juegos en vivo desde y seguir la actuación de nuestros chicos desde sus primeros pasos hasta su llegada a las mayores. Estamos contentos de recibir a los fanáticos en los juegos, cosa que genera interés cada día más.