Se ha producido un error en este gadget.

sábado, 12 de julio de 2008

La injusta democracia del béisbol


Dicen que la democracia es el sistema de elección más perfecto. Yo, cada año que vivo, más me reitero que es el menos malo.

No me confundan. No soy anarquista, ni mucho menos partidario de una dictadura, pero es que en esta época del año el béisbol nos enseña que la democracia tiene sus puntos débiles, que en muchos lugares han provocado debacles y hasta guerras civiles. Gracias a Dios en la pelota no pasan de un descontento por una injusticia, o varias.

Obviamente me refiero al sistema de votación para el Juego de las Estrellas. Ese que un día se le ocurrió a la oficina del Comisionado en 1947 y que ha traído tantas controversias y debates.

Desde la continuación del evento anual en 1935, los mánagers seleccionaban a los jugadores que ellos consideraran tuvieran los mayores méritos basados en sus actuaciones en los primeros meses de la temporada regular. Para los jugadores era todo un honor ser escogido para representar a su Liga en este juego de exhibición, que a pesar que siempre tuvo un toque de camaradería entre los participantes, no dejaba de ser un atractivo para los fanáticos.

Pero en 1947 la oficina del Comisionado propuso la idea de que los fanáticos se involucraran en la selección de los rósters con la idea de que el voto lograra atraer más atención al evento.

En 1957 se produjo el primer choque en el sistema cuando los fanáticos de los Cincinnati Reds hicieron campañas alrededor de los parques cercanos para sobresaturar el sistema con votos a favor de los jugadores de este equipo...¡Y lo lograron! Seleccionaron por votación a 8 jugadores abridores de los Reds, con excepción del inicialista Stan Musial de los St. Louis Cardinals, una situación donde el Comisionado Ford Frick tuvo que intervenir para equilibrar la selección.

Como respuesta, los fanáticos no pudieron votar para el Juego hasta 1970.

En las últimas 3 décadas también se han producido casos injustos que se han dejado pasar. Pero con la modernización del sistema de votación, hoy los fanáticos alrededor del planeta pueden votar hasta 10 veces bajo un mismo nombre via internet, produciendo una situación totalmente ridícula en este, el año final del Yankee Stadium.

Esta semana me preguntó un colega: ¿Tú crees que Varitek ha sido el peor jugador alguna vez seleccionado al Juego?

Yo creo que no. Pero nadie en este diverso mundo del béisbol puede argumentar con bases sólidas (y sin ser un fanático de los Boston Red Sox) que el receptor Jason Varitek (.215, 7 HR, 27 CI) tenga méritos para ser seleccionado al equipo de la Liga Americana.

Quizás hay otros que hayan sido peores, o con peores números en la temporada, pero esos han sido seleccionados por ser los únicos de sus equipos con una temporada mediocremente buena. Recordemos que han habido nombres en el Juego de Estrellas como el venezolano Carlos García en 1994 (.267, 3 HR, 20 CI), o hasta el lanzador de los Royals Gil Meche (5-6, 3.54 PCL) el año pasado, por sólo dar un par de ejemplos.

Pero ninguno como Varitek con una temporada tan mala junto a 6 jugadores más de su equipo. Como lo oyó, 7 jugadores de los Red Sox seleccionados para la Liga Americana y 7 de los Cubs para la Liga Nacional. Estos fueron algunos de los resultados arrojados por los más de 214.7 millones de votos.

No, no es un error de imprenta. 214.7 millones de votos.

Para que se den una idea de la pésima temporada del capitán de los Red Sox, les explico una de las nuevas estadísticas del béisbol moderno utilizada por scouts y departamentos de operaciones de béisbol en equipos profesionales. El VORP (Value Over a Replacement Player - Valor Sobre un Jugador de Reemplazo) es una combinación de estadísticas reales entre los jugadores titulares y los jugadores en el roster de un equipo. Est ayuda a medir la efectividad ofensiva de la titularidad de un jugador.

El líder entre los receptores en las mayores es Joe Mauer de los Twins, quien tiene un promedio de 27.1 carreras más de las que cualquiera podría aportar por él a la productividad del club.

Varitek es en este renglón el penúltimo en la lista con -2.3. O sea, cualquier jugador que le reemplaze, sea por ejemplo su suplente, Kevin Cash, le aportaría a los Red Sox una producción de 2.3 carreras más al equipo (basados en el promedio de juegos en que participa).

Ahora bien, tenemos un injusto panorama donde la fuerte fanaticada de los Red Sox en el Este de los Estados Unidos (una de las regiones con mayor concentración de población) se desbordó a votar por su equipo por el hecho de tratar de llenar con sus jugadores el Yankee Stadium en su capítulo final. Por otro lado, la vasta y frustrada fanáticada de los Cubs, votando por todos sus jugadores por considerarlos héroes de 3 meses, tras no poder creer que su equipo siga en el primer lugar y mantengan la esperanza de al fin ganar después de 100 años.

Son votos suciamente parcializados de una mayoría injusta.

Y cuando digo injusto, es porque es injusto. ¿Cómo queda el jardinero de los Red Sox Coco Crisp (.259, 5 HR, 22 CI) por encima de Jermaine Dye (.308, 19 HR, 52 CI) en las votaciones finales? Al menos no le alcanzó para ganarse un puesto. La depravación de la nación de los Red Sox no conoce límite.

El Comisionado debe actuar. Las reglas democráticas del béisbol deben ser revisadas, o al menos el sistema de votos por internet. Recuerden que para ocultar su torpeza tras el empate en la edición del 2002, se les ocurrió la idea de dar ventaja de localía a la Liga que gane este juego. No creo que a los Angels, Rays o White Sox, candidatos al título de la Liga Americana, les agrade ver a Varitek fallando en un turno clave que pueda costarle el juego a la liga, y la ventaja en octubre.

Usted se preguntará...¿Bueno, pero hay igualdad de condiciones en el sistema de votos, cualquier grupo puede jalar para donde más le convenga?

Y si, tiene razón. Pero a muchos se les olvida que para que un verdadero sistema democrático no consiste sólo en la acción de votar, sino también en el voto consciente de cada participante para el beneficio común, no el de una persona o grupo. Es la naturaleza de responsabilidad del votante en el sistema.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola aquí os dejo el autentico y mejor chat para jugar Online al Age of Empires The Conquerors.

Anónimo dijo...

Estoy muy de acuerdo con tu reflexión, Leo. Creo que el sistema de votación para el juego de Estrellas tiene que encontrar un equilibrio. Sí creo que los fanáticos deben seguir votando por los jugadores, pero ese voto debe equilibrarse con una votación por periodistas, jugadores o ambos. Por ejemplo, cada voto de un aficionado se multiplique por 3, uno de un periodista por 2 y los del pelotero se conservan con 1. Ese coeficiente puede variar, pero los resultados serían puntos y los jugadores con más puntos son los que van al Juego de Estrellas.
Desde que este juego otorga una ventaja competitiva en Serie Mundial a la Liga ganadora, no puede estar al 100% regido por la subjetividad del fanático. Necesita equilibrio.