Se ha producido un error en este gadget.

viernes, 19 de diciembre de 2008

¡Houston tenemos un problema!...en Venezuela.

Andrés Reiner fue el padre de la creación de los programas de desarollo de MLB en Venezuela, cuando asumió las riendas de la academia de los Houston Astros en Valencia en 1989. Gracias a su labor, Venezuela es hoy el tercer país con más peloteros en las Grandes Ligas.


Con mucho dolor recibí la noticia de que los Astros planean cerrar su academia de desarrollo en Venezuela tras 20 años de actividades.

No es para menos. Houston fue el primer equipo que vio a Venezuela como un potencial semillero de peloteros y no sólo como un país donde se juega pelota.

Fue la organización que confió en que la nación sudamericana tenía las condiciones, el potencial y el talento para albergar un programa de desarrollo del deporte, que le diera la oportunidad a los muchachos locales de alcanzar el máximo nivel del béisbol.

Fue la organización que confió en la idea y visión de Andrés Reiner.

Hablamos del lugar donde se gestó gran parte de la generación de peloteros venezolanos más exitosa de la historia deportiva del país: Johan Santana, Bob Abreu, Freddy García, Richard Hidalgo, Carlos Guillén, Melvin Mora, entre otros.

El béisbol como actividad privada, y en este caso una inversión extranjera, proporciona empleo a cientos de jóvenes como peloteros profesionales, además de la oportunidad de poder desarrollarse en un área que puede convertirlos no sólo en personas útiles y con suficiente estabilidad económica, sino también en grandes deportistas que representan al país a nivel nacional e internacional.

Por eso quise conocer el estado de ánimo de Don Andrés Reiner ante la determinación de los espaciales. Esa decisión que sepulta años de trabajo, esfuerzo, alegrías, éxitos, decepciones y posibilidades.

¨Mi reacción ante todo este asunto es lógicamente de tristeza¨, dijo Reiner con su particular sencillez desde Tampa.

¨Este fue un proyecto que empecé con mucho esfuerzo, y gracias al trabajo de la gente que me acompañó a lo largo de casi 18 años, y logramos convertir el programa de desarrollo en Venezuela en un verdadero ejemplo para América Latina, que muchas otras organizaciones siguieron¨ dice a manera de balance quien hoy es Asistente Especial a la Gerencia de Operaciones de Béisbol de los Tampa Bay Rays.

¨Siempre duele ver morir un proyecto productivo.¨ agregó.



Alfredo Pedrique, instructor de jugadores del cuadro de los Astros y asistente para operaciones en Latinoamérica, es un referente en las oficinas ejecutivas para los asuntos venezolanos, y dijo al portal del club: "Obviamente no fue una medida fácil de tomar, pero luego de muchos estudios tuvimos que decidir y lamentablemente eso fue lo mejor para la organización. La crisis económica mundial nos puso en tres y dos con respectos a nuestros programas en Venezuela y República Dominicana. No podemos mantener los dos y los ejecutivos se decidieron por mantener el de Quisqueya".

Reiner reitera la posición de Pedrique y opina que la medida se debe a la crisis económica que atraviesan los Estados Unidos: ¨En este momento es más determinante la situación económica mundial que la política, que en realidad no debe ser determinante porque el béisbol profesional es negocio no política¨.

Entiendo que es difícil escaparse de la crisis económica, pero si un equipo como los Astros, por motivos del negocio, debe decidir si mantiene abierta la academia de Venezuela o la de Dominicana, ¿Por qué la elección del cierre es la venezolana?

¿No debería intervenir el Ministerio del Deporte venezolano en este tema? Conversar con los Astros y proveer al equipo con las condiciones necesarias para no perder este recinto que sólo proporciona beneficios para nuestra juventud. ¿No debería el gobierno venezolano estimular la creación y mantenimiento de las academias de béisbol que tantos aportes han brindado a la sociedad venezolana?

¿No se debería mantener vivo el sueño de Reiner…el hombre que cambió el béisbol en Venezuela?

MIentras en la República Dominicana el gobierno ha creado una figura para atender los negocios y nexos con los equipos de Grandes Ligas, con el fin que estos mantengan su inversión en la Isla; en Venezuela, se le da la espalda a la inversión extranjera y ni se intentan mantener las condiciones mínimas para su funcionamiento. Al revés, se le ponen obstáculos.

Reiner nos proyecta el impacto con sabias palabras: ¨Cada vez que se cierran las puertas de un colegio, de un liceo o de una universidad, lógicamente afecta a la juventud porque les quita oportunidades para estudiar, eso mismo pasa cada vez que se cierra una academia de béisbol¨.

Pedrique afirma que la decisión obedece a razones económicas, sin embargo no oculta la influencia de otros factores : "La inseguridad es un tema que nos preocupa siempre de Venezuela y actualmente no podíamos garantizarle a los muchachos y al staff de trabajadores toda la seguridad que como organización nos gusta para nuestros trabajadores".


Brasil: ¿El nuevo horizonte?

En el verdadero mundo productivo y globalizado, ese que se desconoce en Venezuela, los países compiten para ofrecer oportunidades.

La mente del arquitecto del béisbol venezolano no descansa, aún a sus 73 años de edad. Sus ideas parecen utopías, pero la realidad demuestra lo contrario.

Tampa Bay tiene academias en Venezuela y República Dominicana, pero el nuevo proyecto de Reiner es aún más ambicioso: una academia en Brasil.

Los campeones de la Liga Americana le compraron la idea de que en un futuro algunos brasileños podrán cambiar un balón de fútbol por un bate y una pelota.

¨Tenemos los planes de abrir una academia de béisbol en Brasil en una especie de "joint venture" (sociedad) con una Alcaldía en Sao Paulo y el Gobierno Federal¨ dice el húngaro que llegó a Venezuela con 11 años de edad, y que le tocó personalmente cambiar su tradición futbolística por la pasión del béisbol. Si el mismo pudo hacerlo, ¿Por qué no los cariocas?

Mientras en Venezuela, los entes gubernamentales son inertes ante la situación del béisbol, en Brasil la idea ha gozado del soporte del gobierno federal del presidente Lula DaSilva y del gobierno local de la ciudad de Marília en el estado de Sao Paulo.

El gobierno invierte dinero en infraestructura, mientras Tampa Bay invierte en mantenimiento y aporta su experticia como organización de béisbol. Una relación ganar-ganar.

¨La idea no es solamente de producir jugadores para firmar sino para introducir el juego en los colegios y en general a la juventud brasileña.¨ afirma Reiner.

Las autoridades comenzarán la construcción en el primer trimestre del 2009, de un moderno complejo con 2 diamantes de dimensiones profesionales, 2 para niños entre 6 y 14 años, áreas sociales y dormitorios para que unas 40 personas hagan vida dentro de él.

El estado de Sao Paulo alberga a la comunidad japonesa más grande del mundo fuera de Japón, por lo que la práctica del béisbol es regular dentro de esta colonia.

Aunque fuera de éste limitado círculo, el béisbol es prácticamente ignorado por el brasilero común con la fuerte herencia del fútbol, Reiner es un ferviente creyente que hay lugar para desarrollar ese talento.

¨La colonia japonesa esta muy bien organizada en cuanto al béisbol y nosotros trataremos de hacer el trabajo más dedicado a los brasileños que no sean descendientes japoneses. porque ellos nos necesitan más¨ opina el ex-scout, quien tras sus visitas a Sao Paulo ha corroborado que los descendientes de japoneses conocen el juego, tienen el talento y la ventaja sobre los demás de poder firmar al profesional

La alta gerencia del Tropicana Field entiende que esta una inversión a largo plazo. Andrew Friedman, vide-presidente ejecutivo de los Rays, dijo: ¨Nosotros esperamos que los lazos de hermandad con el béisbol de Brasil se estrechen y que podamos contribuír a su desarrollo, pero en cuanto al producto entendemos que podremos ver jugadores de primer nivel dentro de los próximos 8 y 12 años, y en el camino quizás tendremos a uno o dos prospectos¨.

¨Nuestra organización está muy entusiasmada con este proyecto y es otra muestra de como nos proyectamos hacia el futuro¨ opina Reiner sobre esta nueva aventura que busca abrir aún más el abanico internacional del béisbol.

Quizás en unos 20 años cuando el ganador de un premio Cy Young sea un brasileño, nuevamente miraremos hacia atrás evocando las palabras de Reiner, el ¨Soñador de los Diamantes¨.

domingo, 14 de diciembre de 2008

Recesión...¿Qué recesión?

Los Yankees desafían la depresión financiera continuando con su política de buscar los mejores jugadores disponibles al precio que sea necesario. La firma del agente libre CC Sabathia demuestra que la recesión económica no ha tocado el béisbol y mucho menos al equipo del Bronx.


La noticias sobre la pérdida del valor inmobiliario en los Estados Unidos, el desplome de los indicadores económicos y la baja, aunque normal para esta época pero un poco más fuerte de lo común, de los precios del petróleo fueron las excusas perfectas para anunciar a los cuatro vientos una recesión financiera en los Estados Unidos, que a la vez llegaría a escala mundial, dado que la economía americana es la más grande del planeta.

Yo me digo a mi mismo: Estos no han visto nada...¿Acá nunca han sufrido una híper-inflación como en Venezuela, donde los precios de los productos suben casi diariamente? Acá con la ¨mega crisis¨, los productos siguen en los mismos precios, es más, incluso son bajados, buscando estimular el consumo.

Pero en los Estados Unidos, la realidad es que el que está bien, sigue estando bien; y el que está mal, pues se va al carajo. Como en todas partes.

En cuanto a las corporaciones ocurre lo mismo. Las empresas que de verdad están sufriendo y quienes han armado este gigantesco problema son los bancos. Esos que comenzaron a prestar dinero y a permitir precios inflados de las viviendas.

Esos son los que realmente se ven afectados porque cuando ya no hay dinero para pagar una hipoteca pues la gente pierde las casas y estas no tienen otro comprador. Aquí el problema es serio y tardará tiempo en resolverse.

Pero el sector de los servicios, a pesar de que evidentemente ha sufrido una baja en sus ganancias, sus saldos siguen siendo positivos. Entonces es donde yo me pregunto: ¿Dónde está el lloriqueo de algunos?

Tampoco se puede tapar el sol con un dedo. Hay una realidad en este país, y es que diariamente se pierden miles de empleo y hogares. Mientras quienes hacemos vida acá nos apretamos los pantalones ¨por si acaso¨, el béisbol de las Grandes Ligas, parece seguir viendo el DVD de ¨Alicia en el País de las Maravillas¨.

La inflación del béisbol

Una semana después de que los Phillies ganaron la Serie Mundial, el Comisionado de las Grandes Ligas Bud Selig, se reunió con los 30 Gerentes Generales de los equipos de Grandes Ligas, para recordarles que a pesar de que económicamente las Grandes Ligas estaban en su mejor momento en la historia, deberían ser cuidadosos en el manejo del dinero de los contratos para la venidera temporada.

Esto supone que la depravación que comenzaron los Texas Rangers en el 2001 con el contrato de Alex Rodríguez, debería al fin tener un alto. Se suponía que los mega contratos que se han dado en los últimos años que obviamente afectan a los equipos deberían replantearse.

Yo fui ingenuo y pensé de forma optimista al principio de este año que ese era el camino que las Grandes Ligas estaban siguiendo cuando por ejemplo, Tampa Bay firmó a Evan Longoria por 9 años y hasta $44 millones, los Marlins hicieron lo mismo con Hanley Ramírez por 6 años y $70 millones, y Milwaukee aseguró los servicios de Ryan Braun por 8 años y $45 millones.

Me pareció que eran contratos que buscaban normalizar el mercado para amarrar a jugadores estrellas jóvenes a largo plazo por un salario más que justo por sus servicios. Era un buen paso para comenzar a sincerar el negocio y detener por un tiempo la inflación de la pelota.

Pero en las reuniones invernales en La Vegas, nuevamente salieron los ¨abogados del diablo¨. Esos que tienen miedo a que los otros les den una puñalada por detrás y la dan primero. Esos desconfiados. Esos que venden hasta su propia madre. Esos que por conseguir un jugador ofrecen sumas irreales que elevan el mercado.

En un país con recesión y donde la política es la cautela, los Yankees sueltan $161 millones para CC Sabathia, y están dispuestos a mantener una nómina por encima de los $200 millones al año en el nuevo Yankee Stadium, un edificio con un costo de $1.2 billones. Entonces, ¿De qué recesión me hablan? Al menos no existe en el Bronx.

Yo estoy totalmente en contra de que un jugador de béisbol gane estos exorbitantes salarios. Mientras un equipo de béisbol aumenta sus gastos (salarios, propiedades, etc.), simplemente debe buscar más dinero de su fuente de ingresos que en este caso es la televisión, patrocinantes y fanáticos. Así funciona la inflación del béisbol.

Imagínense ustedes cuanto costaría una entrada al estadio y una cerveza si Alex Rodríguez ganara $1 millón al año. Estamos hablando que todo, absolutamente todo en este negocio bajaría sus costos. Una entrada al Yankee Stadium costaría 5 dólares en vez de 80, y una cerveza se vendería a 3 dólares en vez de 10.

Mi problema con todo esto es la mentira. Si hay dinero, y si el negocio del béisbol puede seguir haciéndole caso a los caprichos de Scott Boras, quien se especializa en convertir las estadísticas en millones, pues no vengan con el cuento que estamos sufriendo una recesión económica en ¨todos¨ los sectores y niveles.

Al menos los Yankees no mienten, y como en todos los aspectos de la vida, los pobres envidian al rico.

Con un estadio que generará millones de dólares, una exitosa cadena de televisión y $88 millones de dólares de sobra en su nómina del año pasado, el ¨imperio del mal¨ no oculta que en el medio de la crisis estadounidense, su situación es sólida.

Boras dijo en Las Vegas: ¨El béisbol es una industria que generó el año pasado $6.5 billones. Supongamos que por cuestiones de la recesión caigan nuestras ganancias en medio billón. Para el 2009, los jugadores percibirán $3 billones en salarios, eso deja que la repartición del dinero en el 2009 debe ser de un 50% para los dueños y 50% para los jugadores aproximadamente, lo cual es más que justo¨.

Se escucha muy fácil y hasta lógico, pero en el mundo real de los Estados Unidos, donde las bancarrotas, deudas, pérdidas de hipotecas y empleos están a la orden del día; el glamour y la feria de millones de la industria del béisbol podría ser un arma de doble filo, que ni siquiera la pasión por la divisa, la tradición y el entorno social pudieran salvar.

Simplemente están desconectados de la realidad. Están jugando con fuego.

K Rod: ¿Agarrando aunque sea fallo?

El caso de Francisco Rodríguez para mi es increíble.

Obviamente, en condiciones normales, después de conseguir el récord de salvados en una temporada, y con juventud y salud en sus manos, es lógico que pruebe el mercado para conseguir un mejor contrato. Eso está bien.

Rodríguez buscaba asegurar al menos los próximos 5 años de su vida y obtener unos $75 millones de dólares por eso.

Cuando sus propuestas comenzaron a rondar las mesas de los equipos interesados, las contra ofertas lógicamente llegaron por debajo. Esa es la idea.

Finalmente acordó con los Mets por 3 temporadas y $37 millones, lo que representan 2.5 millones menos de lo que pedía.

Los Mets, ni ningún equipo se lanzarían a un contrato por Rodríguez de más de 3 años, y menos con los rumores de que su brazo podría fatigarse en los próximos años. Nadie correría el riesgo.

Rodríguez ni su agente fueron pendejos. Sabían que los Mets harían la mejor propuesta y si no la tomaban pues tendría que quedar a la merced de equipos con necesidad de cerrador y menos dinero como Cleveland, por ejemplo.

Los Mets tenían como segunda opción a Brian Fuentes y hasta consideraron a Kerry Wood.

El contrato fue justo para Rodríguez, dentro de lo que se denomina ¨justo¨ en el béisbol, aún más en este entorno actual.

Y con todo y que será el cerrador mejor pagado de las mayores, superando a Mariano Rivera, aún existen opiniones de que ha sido una ¨regalo¨ para los Mets, y que ha sido una ¨víctima de la depresión financiera¨.

¡Pobres ingenuos! Para K-Rod o agarraba esta oferta, o su próxima no hubiese llegado ni a 10 millones. Y esto no tiene nada que ver con la crisis.

Una mentira dicha mil veces se convierte en verdad.

domingo, 7 de diciembre de 2008

Interligas...pequeños pasos hacia el pasado.

Los fanáticos en Dominicana y Puerto Rico han respondido satisfactoriamente al experimento de los Juegos Interligas, que deberían incluír también a México y Venezuela.


He pasado más de una semana discutiendo con gente de Venezuela, México, Puerto Rico y Dominicana sobre el tema de los Juegos Interliga. En el marco de la primera Serie Interliga desde hace muchos años, comparto con ustedes opiniones y quisiera conocer sus puntos de vista, con el fin de debatir el futuro de una nueva etapa en la pelota caribeña.

Vamos a partir con mi declaración clara de que yo soy un firme partidario de las Series Interligas. Me parece súper interesante y atractivo.

Es curioso como miramos al futuro. Cada día nos esforzamos por hacer que nuestro futuro se parezca al pasado. Nos aferramos de que el próximo paso sea enfocado hacia algo bueno que ocurrió en el pasado y de que forma se puede repetir. Es una manera cómoda de ir por lo seguro, pues si funcionó una vez, debería funcionar de nuevo, sin darnos cuenta que podría fallar por las mismas razones que falló en el pasado.

Partamos de un punto. La Confederación de Béisbol del Caribe, es el organismo rector de la pelota invernal de los 5 países miembros (incluyendo a Colombia). Este debería ser el ente responsable por la confección en conjunto de los calendarios y la adaptación de los juegos. Pues no lo es.

Es más, el organismo que preside el dictador Juan Francisco Puello Herrera, ni figura, ni toma cartas en el proceso interliga.

Imagínense que la oficina del Comisionado de las Grandes Ligas, no sea el enlace entre los juegos de los equipos de la Liga Americana contra la Liga Nacional. Es una locura. Es lo mismo. Acá pasa. Sólo en Latinoamérica.

Creo estamos dando pasos para la confección de una ¨Súper Liga Invernal¨ entre las sedes donde se juega béisbol organizado en el Caribe y el Pacífico Mexicano. Pero señores, si vamos a hacer juegos interligas, vamos a hacerlos con la participación de todos.

Si los Leones de Ponce van a viajar a Dominicana para jugar con los Leones del Escogido, pues que los Leones del Caracas viajen a Hermosillo para jugar con los Naranjeros este mismo fin de semana, y que a su vez los Venados de Mazatlán viajen a Maracaibo para jugar contra las Águilas del Zulia. Que México y Venezuela participen de la misma forma.

Así, el próximo año varía y Puerto Rico jugaría en México, mientras Venezuela va a Dominicana. Luego México a Dominicana y Venezuela a Puerto Rico. Luego que se mezcle todo, y así sucesivamente.

Es aquí donde la Confederación tiene que imponer su reglamento: O todos juegan interligas, o no juega nadie.

Pero mientras la Confederación sea el ente inerte, muerto y sin participación activa en sus torneos poco se puede avanzar en el tema. Es increíble que estamos en el año 2008, y ni siquiera una página web oficial exista.

Los tradicionalistas

Este proyecto tiene muchos detractores. Ellos se van por lo tradicional, por lo seguro. Que cada liga juegue entre ellos y no causemos problemas.

Un colega dominicano me dice: ¨Esto es una locura, los Tigres del Licey no tienen nada que ir a buscar en Puerto Rico, que no sea cobrar una entrada en dólares y o en pesos dominicanos. No es llamativo para los fanáticos del Escogido, por ejemplo, ver a los Lobos de Arecibo, es preferible ver al Licey o a las Águilas Cibaeñas¨.

Yo respondo que si el Escogido no juega contra el Licey o las Águilas, la gente no responde igual, porque si el juego en vez de ser contra Arecibo es contra las Estrellas Orientales, el Estadio Quisqueya parece un velorio.

Es esta la mentalidad que tanto directivos y fanáticos deben cambiar. Como fanático del Escogido me parecería más atractivo ver a los Leones de Ponce, que a las Estrellas Orientales otra vez. ¿O No?

Otro colega venezolano me dijo: ¨Es que en Venezuela nadie tiene interés de ver lo que pasa en otras ligas, eso es sólo para la Serie del Caribe¨.

Nada más alejado de la realidad.

Esta semana publicamos una encuesta por ESPNDeportes.com para medir la opinión sobre los Juegos Interligas. Más de un 80% de los participantes piensan que los choques entre equipos de diferentes ligas es una ¨excelente o buena idea¨. Estos resultados nos demuestran que los fanáticos locales apoyan la visita de otros equipos y la participación de sus conjuntos contra los de otros circuitos.

Y es que los Juegos Interligas del Caribe no sólo apelan al sentido nacionalista, pero también al sentimiento local. Juega el equipo, y juega por su país.

Pongamos el ejemplo de las Águilas del Zulia. ¿Qué cuesta sacrificar 2 o 3 juegos como visitante, que en vez de que sean jugados en Barquisimeto, sean jugados en Culiacán o San Pedro de Macorís, por ejemplo?

¿No es más atractivo recibir a los Gigantes del Cibao en vez de a los Bravos de Margarita? Creo que como inversión sería un éxito.

Logística, rentabilidad e igualdad.

Veamos el caso de Puerto Rico. Para el día jueves el presidente de la liga, José Andreu García declaró que para los juegos del fin de semana en San Juan entre Santurce contra Licey y Águilas, ya se habían vendido más de 10 mil entradas. Números nada malos en comparación a una acostumbrada ¨buena asistencia¨ en Puerto Rico de tres mil aficionados.

Obviamente Puerto Rico se ve beneficiado. Un punto positivo para una liga que esta arrancando de nuevo tras un año de receso.

Un ejecutivo de la liga boricua me comentó: ¨El tema de la logística es fuerte, porque tenemos que viajar a Dominicana y luego tomar un autobús para jugar en las ciudades fuera de Santo Domingo¨.

Yo le respondí: ¨Ahhh, pero que sabroso. Nunca he escuchado a nadie quejarse de un vuelo de 6 o 7 horas de costa a costa en los Estados Unidos durante la temporada de Grandes Ligas, donde se toma un avión cada 3 días y un autobús para llegar a los hoteles, al parque, etc.¨ Pareciera que la incomodidad se vuelve mayor en la pelota invernal, que en los Estados Unidos.

Un colega mexicano me dijo: ¨Acá en el Pacífico los interligas serían un éxito rotundo, porque entendemos que sobretodo en Venezuela y Dominicana juegan una gran cantidad de jugadores de primer nivel, y eso es lo que quiere ver el fanático¨.

Nadie duda de lo atractivo de un partido entre Magallanes vs. Licey, Caracas vs. Culiacán o Zulia vs. Santurce.

El problema viene cuando la Confederación, las ligas y los equipos tengan que hacer esfuerzos para vender un juego entre equipos sotaneros, como por ejemplo: Mayos de Navojoa vs. Estrellas Orientales. Es en estos juegos donde hay que enfocarse y trabajar. Es donde la Confederación debe actuar en la confección de los 4 calendarios.

Igual pasa en las ligas mayores. Para todos es atractivo ver un Yankees-Mets, o un White Sox-Cubs, pero de igual forma juegan en interligas Pittsburgh contra Kansas City. El margen de ganancias y atención nunca será igual, pero existe la igualdad de condiciones en el formato del torneo.

Para la Serie del Caribe, un torneo que arroja un campeón abosluto de la región, simplemente no hay igualdad de condiciones para sus participantes. O todos juegan interligas, o no juega nadie. Así de fácil.

Venezuela por su parte, hará esta semana su primera incursión en el experimento moderno interliga, al fusionar su Juego de Estrellas con la Liga Dominicana.

A pesar de que es un juego de exhibición será interesante ver a los dirigidos por Félix Fermín con Robinson Canó, Luis Polonia, Nelson Cruz, Kendry Morales y Emilio Bonifacio, contra los pupilos de Luis Sojo que incluyen a Pablo Sandoval, Jesús Guzmán, Óscar Salazar y Max Ramírez.

Esto será un juegazo. Todavá muchos tienen duda de esto. Ojalá se entienda el potencial que existe en el Caribe con estos intercambios. Seguimos dando pequeños pasos hacia un glorioso pasado.

martes, 2 de diciembre de 2008

Llego el Béisbol...Mermelada Bunch

Tema oficial de la Liga Venezolana de Béisbol en ESPN, por Mermelada Bunch.