Se ha producido un error en este gadget.

jueves, 10 de diciembre de 2009

Vuelo directo hacia Miami

Águilas y Cardenales bautizaron las tierras norteamericanas para un encuentro de pelota invernal.  Miami vivió una nueva dimensión de béisbol.  Fue sólo un primer paso.

Y llegó el béisbol a los Estados Unidos.

Por primera vez desde 1991 equipos de pelota invernal intentan atraer a la fanaticada de Miami hacia la pasión caribeña. En esa oportunidad se jugaba por segundo año consecutivo en estos predios la Serie del Caribe. La experiencia no fue grata. Los problemas económicos que confrontaban los equipos obligaron a pensar en dólares. Pero por muchas razones no hubo click entre los fanáticos y el terreno de juego.

18 años más tarde Cardenales de Lara y Águilas del Zulia de la Liga Venezolana repitieron el experimento. El motto: "La nostalgia".

El sur de la Florida alberga la mayor cantidad de imigrantes venezolanos en los Estados Unidos. En el último proceso electoral la mesa de votación con mas registros fue la de Miami superando los 42 mil votantes como residentes legales. Pero la población es flotante. En estimaciones reales unos 200 mil venezolanos hacen vida en esta zona.

Se estimaban que al menos 6 mil de ellos asistieran al parque de Homestead, un estadio abandonado por los Indios de Cleveland tras el paso del huracán Andrew en 1992.

Los equipos saltaron al terreno de juego, pero las tribunas no se llenaron. Sólo unas dos mil personas llegaron buscando ese pedacito de su tierra que tantos recuerdos trae y no es fácil encontrar.

"Era un juego impelable para nostros. Yo tengo más de 4 años sin ir a Maracaibo y las Águilas son parte de mi vida. Vine a este país como muchos a buscar nuevas oportunidades y los sacrificios son grandes. Ver a mi equipo acá es buenisimo" dice Alvarito Castillo un maracucho bien típico que alegra con su presencia el parque de pelota.

La bandera venezolana ondea en el jardín central junto a la de los Estados Unidos. Es un juego distinto que busca agrupar lo mejor de ambos mundos. El sabor de la pelota venezolana con el ruido de sus tribunas, la pasión de sus fanáticos, el sabor de su cerveza, la típica comida de sus parques, su música, la garra de sus jugadores en el campo con el orden y seguridad de los Estados Unidos, las impecables condiciones de sus instalaciones deportivas y por supuesto, sus precios en dólares.

Opiniones encontradas

Jorge Miquilena es el carga bate de las Águilas del Zulia. Sus impresiones dan un contrapeso. "Ojalá tuvieramos unas instalaciones así allá. Este estadio está abandonado pero está en muy buenas condiciones" opina.

Pero los peloteros obviamente piensan lo contrario. "El outfield es un hormiguero. Quien esté cubriendo el jardín izquierdo y central se lo van a comer las hormigas" dice Juan Pablo Camacho.

"Se ve que trataron de arreglarlo pero todavía le falta" piensa el mánager Eduardo Pérez.

"Ojalá la gente entienda el esfuerzo que representa traer a los equipos acá" comenta Luis Rodolfo Machado, gerente general de los emplumados. "Estamos aprendiendo a hacer estas cosas, es un experimento que va poco a poco y vamos a ver como nos va para evaluar si podemos traer de nuevo a los equipos con la idea de expandir nuestra fanaticada y expandir la calidad de nuestra liga como espectáculo" agrega.

La idea fue recrear el ambiente de la pelota venezolana pero en esta oportunidad quedaron cortos. La organización dejó algunos cables sueltos. El béisbol del Caribe tiene un ritmo específico con sus ritos musicales, la ceremonia previa, la presentación de los equipos, etc. Hoy ese ritmo que los fanáticos venían a buscar se dio a medias. Pero como en todo experimento hay etapas para mejorar.

Hubo quejas por los costos de los boletos. El poder adquisitivo de los inmigrantes hispanos en los Estados Unidos es un terreno muy frágil. Cualquier evento de este tipo corre un riesgo.

"Le faltó promoción al partido, en general la gente estaba preguntando constantemente desde hace semanas si el evento se daría, hubo cierta promoción pero faltó. Con tantas actividades en Miami los equipos deben estimular muy bien a la gente para ir. Aunque la nostalgia es un punto fuerte no basta en estos tiempos. El fanático del béisbol quiere más y ojalá sea un punto de partida para futuras actividades de este tipo" opinó Renato Bermúdez, comentarista local de ESPN Deportes Radio.

José Manuel García y Joan Urdaneta, coordinador de transmisiones de televisión y narrador del club zuliano coincidieron en que también hubo fallas en la promoción del evento en el lado venezolano. "Se promocionó el evento quizás de forma acelerada y estamos aprendiendo de esto para el futuro" concuerdan ambos.

Ni la primera ni la última vez

No es el primer experimento de este tipo en los Estados Unidos. En 1993 los Charros de Jalisco se midieron a los Industriales de Monterrey en el Astrodome de Houston. En el 2007 el Petco Park recibió a los Diablos Rojos del México y a los Potros de Tijuana. En ambos casos el respaldo de la comunidad mexicana beisbolera, aunque escaso, fue aceptable.

Cardenales de Lara nunca había salido de Venezuela a menos que no fuera para Series del Caribe. De hecho fue su segunda visita a Miami pues habían ya representado a Venezuela en el clásico de febrero en estas tierras a principios de los 90.

Pero entre el Zulia este juego hizo recordar la primera experiencia. En la temporada 1987-1988, Zulia se montó en un vuelo con los Leones del Caracas rumbo a Curazao. Ambos equipos jugaron una exhibición en la mayor Antilla Holandesa. En la cueva de las Águilas aún se recuerda el episodio.

"Yo estaba sentado y el coach Pompeyo Davalillo me dijo toma el bate que vas de emergente" dice el actual coach de banca Heberto Andrade. "Salí en ese juego en Curazao como emergente en la novena entrada ante el lanzador Jay Baller del Caracas y conecté el hit para la victoria".

Andrade, quien jugó en el sistema de ligas menores de los Cachorros de Chicago y tuvo experiencia en la Liga Italiana como receptor recuerda con mucho cariño el episodio en Curazao. "Era un parque de fútbol con grama artifical que habían adaptado para el béisbol. La gente respondió bien" afirma.

Heberto dice que Baller, después de eso no le habló más por mucho tiempo, hasta que el ex landador de los Phillies fue su compañero en el Zulia. "No se que pretendía que hiciera...¡como que quería que me ponchara!" rememora el hoy técnico de la organización de los Piratas de Pittsburgh.

Hoy es un juego distinto al de Curazao. Las ganas están, los equipos, las instalaciones, la tradición y hasta Heberto Andrade. La fórmula es buena. Sólo hay que saberla mezclar.

domingo, 29 de noviembre de 2009

Agua clara Nicaragua


Everth Cabrera es la nueva sensación de la pelota nicaraguense.  El campo corto de los Padres fue el 10mo. pinolero en las mayores y comanda la nueva etapa de la gesta peloteril de su país.

El béisbol profesional es un negocio.  Es difícil que funcione de manera distinta.

Los modelos económicos creados para que la pelota sea autogestionada, en el caso latinoamericano, han tenido como norte al béisbol de las Grandes Ligas.

Y no precisamente por una influencia imperialista, yanqui o nada de esa paja que se meten en la cabeza quienes le buscan la quinta pata al gato sin necesidad.  La realidad indica que funciona para todas las partes involucradas.  Y funciona bien.

Es un proceso simple de 5 etapas: 

1- Los dueños (empresas privadas) realizan una inversión para armar una nómina con los mejores jugadores disponibles.  

2- Los jugadores buscan sacarle el mayor provecho posible a sus contrataciones.  Ellos son el centro del espectáculo.

3- Los medios de comunicación promueven el deporte entre el público, difundiendo las actividades de los equipos.

4- Las empresas pagan a los equipos para anunciar sus productos, buscando penetrar el consumo de ese mercado.

5- El equipo recupera su inversión y obtiene ganancias por patrocinios y la venta de servicios a los fanáticos.

En cada una de estas etapas se producen variables que se adaptan a la realidad local de cada equipo.  No es lo mismo el modelo de negocio de los Kansas City Royals al de los Yankees; ni tampoco el de los Algodoneros de Guasave al de los Tigres del Licey.  Sus mercados son distintos, pero el proceso básicamente es igual.

El fanático confía que la competencia y el despliegue de habilidades sea honesta en el terreno.  Quien paga por entrar a un parque desea ver bien representado a su comunidad, su ciudad o su región.  Esa que está escrita en el pecho del uniforme.  O simplemente quiere ver un buen juego de béisbol.  

Esta es la esencia del juego.  Si esto funciona, lo demás es adaptable.

La escencia está presente en Nicaragua.  Hoy su béisbol busca nuevamente "Agua Clara", como se la deseaba Alí Primera.

Triste historia

Aunque Panamá ha producido más y mejores peloteros históricamente, Nicaragua es el país centroamericano con mayor arraigo y pasión por el béisbol.

Aquí sobra la tradición, comenzando por la presencia del equipo Indios del Bóer, quien representa a la capital Managua en competencias y torneos desde 1905.

Paralelo a las fundaciones de las ligas profesionales en Venezuela, México y Dominicana; la Liga Profesional Nicaragüense arranca en 1956. 

Los problemas políticos y sociales de gran magnitud que ocurren desde hace más de 50 años crearon la imposibilidad de completar esas 5 etapas del proceso de profesionalización, generando inconsistencias en sus torneos.

37 años pasaron sin pelota rentada.  En el 2004 los pinoleros asistieron nuevamente al Estadio Nacional de Managua, ahora bajo el nombre de Dennis Martínez, a un juego profesional.

Los planes para mantener la solidez de una liga invernal que pudiera formar parte de la Serie del Caribe fueron retomados.  Se produjo la afiliación a la Confederación como estímulo para llegar a expandir el torneo de campeones.  Entretanto, el campeón nica se mediría al campeón colombiano anualmente.

Pero mientras en Venezuela, México, Dominicana y Puerto Rico el béisbol se estableció como industria.  Nicaragua se durmió por 4 décadas.  Las condiciones no jugaron a su favor.

Tras 4 temporadas de la nueva era de la pelota profesional con la presencia de 4 equipos, Indios del Bóer, Leones de León, Fieras del San Fernando y Tigres de Chinandega, la gasolina se le acabó nuevamente al aparato.  

Después de un año de suspensión, buscan esta temporada retomar el camino.  Hoy apuestan a un nuevo modelo económico que busca ajustarse a la realidad local.


Año nuevo...¿Vida nueva?

Azálea Salmerón es quien conduce al toro por los cuernos.  Es la nueva Gerente General de la Liga Nicaragüense de Béisbol Profesional.  Quizás la mujer en el mundo del béisbol con el cargo más alto en su respectiva liga.  

Esta joven ingeniero, con experiencia gerencial, visión de cambio, profundo amor por su patria y su tradición peloteril, le inyecta sangre y nuevas expectativas a un circuito en moribundas condiciones. 

"La Confederación del Caribe nos comunicó que tras la suspensión del torneo teníamos que montar la temporada este año, de lo contrario nos expulsarían acabando con nuestras aspiraciones de jugar una Serie del Caribe.  Fue entonces cuando hubo una sincera disposición por quienes llevan las riendas del béisbol y las autoridades para realizar el torneo bajo una nueva estructura organizativa"  explica.

La nueva estructura reúne a los dueños de los equipos con 4 patrocinadores nacionales.  Entre estas empresas privadas crearon una ONG (Organización No Gubernamental) para promover el béisbol.  

Los 9 directivos forman la ¨Comisión de la Liga Nicaragüense de Béisbol Profesional¨, y seleccionaron una junta directiva para el manejo de las operaciones.  

Salmerón entra al ruedo en la búsqueda de un administrador con experiencia en el sector empresarial.  Junto a ella un equipo de trabajo que incluye personal de ventas, mercadeo y prensa ligados estrechamente al béisbol.

"Los 4 equipos de esta temporada Bóer, León, Chinandega y el nuevo club Orientales de Granada se rigen bajo la administración central.  La liga es la dueña de todo.  Cada equipo tiene su Gerente General que se encarga de armar su róster, pero cualquier contratación tiene que tener la aprobación de la junta directiva y la comisión de béisbol" explica Salmerón. 

Los jugadores son divididos en tres categorías según su experiencia y su relación con organizaciones de MLB.  Hay un tope salarial con escala de sueldos según la clasificación.  

¨Se hizo una proyección de costos del torneo y un presupuesto en base a esto.  Al ver que había rentabilidad se le dio luz verde al proyecto que genera dividendos a los inversionistas y estimula el deporte en nuestro país" agrega la ingeniero.

Mientras la estructura organizativa de la liga busca un modelo sostenible, el fanático en las tribunas está ávido de buena pelota.  Los jugadores de este circuito son aquellos que conforman la selección nacional;  incluyendo a nombres de relevancia en el ámbito local; jugadores firmados con organizaciones de MLB y extranjeros con experiencia internacional.

Pero el fanático nicaragüense quiere calidad y le cuesta entender lo difícil de la resurrección del béisbol tras 40 años.  Todos aspiran que esta temporada sus dos nuevos representantes en mayores tengan participación, el campo corto de los Padres Everth Cabrera y el lanzador de los Astros Wilton López.

También sus dos mejores prospectos en las menores: el infielder de los Nationals Ofilio Castro (suspendido por 50 juegos por el uso de anfetaminas) y el lanzador de los Astros Douglas Arguello, actualmente con las Águilas del Zulia en la Liga Venezolana.

Conversando con Azálea me dí cuenta que la creencia en que falta generación de relevo es una fantasía.  En realidad lo que nunca ha muerto en Nicargua es su pelota amateur.  Es parte de la pasión. 

“Claro que hay generación de relevo y son esos peloteros que estamos tratando de empujar.   La Federación Nacional de Béisbol Amateur (FENIBA) acaba de organizar el torneo Pomares, que reunió 14 equipos.  Los jugadores de nuestro draft de novatos salieron de ahí¨ explica.

El gobierno nacional cedió los estadios locales a cambio del su mantenimiento.  En un país tan dividido políticamente como Nicaragua, la liga integra personajes del ámbito político de ambos bandos. 

La gerente aclara: ¨Queremos mantenernos al margen de la división política y ser factor de integración entre los nicaragüenses.¨

La LNBP celebra hoy su Juego de Estrellas en el Estadio Efraín Tijerino de Chinandega.  Los equipos de Occidente (León y Chinandega) jugarán contra Managua/Oriente (Bóer y Granada).

“Vamos paso a paso, es un experimento que apuesta al éxito” dice Azálea. 

miércoles, 25 de noviembre de 2009

Suspendida la Guerra contra Colombia

La directiva de la Liga Colombiana de Béisbol recibió con asombro la noticia de la suspensión del Juego de Estrellas Binacionales por el conflicto político político entre ambos países.


¡Qué grande eres Emiro Díaz Peña! cada vez que dices: “El deporte es lo más positivo que tiene la humanidad”.

Alrededor del mundo naciones protagonizan conflictos bélicos y verbales causados por diferencias ideológicas, religiosas, políticas y económicas que en muchos casos toman un respiro para unirse a través de la competencia atlética.

Desde la “Diplomacia del Ping-Pong” de los años 70, política del Presidente de los Estados Unidos Richard Nixon para acercar a su país a la República China, pasando por los aguerridos juegos de Hockey sobre Hielo entre los Estados Unidos y Rusia en el medio de la “Guerra Fría”, hasta partidos de fútbol para calmar tensiones entre Israel y la Autoridad Palestina, las dos Alemanias, las dos Irlandas y las dos Coreas. 

Y en el béisbol reina la presión en cada lanzamiento en cualquier choque entre Estados Unidos y Cuba.

Las Naciones Unidas apoyan la premisa de que el deporte puede ser una vía para resolver conflictos entre individuos y naciones.  La realidad dice que dificilmente pondrá fin al conflicto, pero puede usarse como herramienta para la paz.  Sin embargo, el terreno deportivo da la oportunidad de interactuar de manera sana con el “enemigo” para superar barreras y cooperar a las bases del respeto mutuo.

Pero en el mundo bizarro, el que tiene la oportunidad de hacer algo positivo prefiere “No asumir riesgos para evitar”. 

¡Wow…ohhh…woooow!

Esa fue la justificación de Ángel Vargas, presidente de la Asociación Única de Peloteros Profesionales de Venezuela (AUPPV) ante mi pregunta simple: ¿Por qué suspendieron el Juego de Estrellas entre Venezuela y Colombia?

“¡En esta decisión no hubo injerencia de nadie!” me afirmó el representante del gremio de peloteros criollos.

Quizás el organismo se tomó demasiado en serio las declaraciones del Presidente Hugo Chávez cuando dijo en relación al conflicto diplomático con Colombia en su programa dominical: “Hay que estar listos para la guerra.  Señor comandante de la guarnición militar, batallones de milicia, vamos a adiestrarnos. Estudiantes revolucionarios, trabajadores, mujeres: todos listos para defender esta patria sagrada que se llama Venezuela”.

Cuando Chávez dijo “todos listos”, eso incluye también a los peloteros.  Pero sus comandantes les dieron la orden de suspender la batalla antes de librarla.  Así se propicia la paz.

“No hemos recibido presión alguna de parte del Gobierno.  Suspender el juego fue una decisión propia de la Asociación como ente organizador, porque no hay garantías para hacer la actividad debido al impasse que existe.  En virtud de eso entendemos que las condiciones no están dadas” dijo Vargas, quien preside el organismo y complementa su actividad diaria como Juez de la República Bolivariana de Venezuela.

Quien envió la comunicación a Colombia, el “Presidente Encargado” del organismo y ex–pelotero Edgar Naveda, afirmó: “Debido a la problemática reinante entre Venezuela y Colombia, nos vemos en la necesidad de postergar para el próximo año, el esperado encuentro entre el seleccionado del béisbol profesional de Colombia y nuestra selección”.

Leña al fuego, en vez de agua.

Mientras Miraflores hace mella política a cualquier costo de una relación histórica de hermandad caracterizada por una cultura similar casi idéntica; en el mundo civilizado Colombianos y Venezolanos miramos asombrados. 

Esta semana se dieron los siguientes eventos con participación binacional: En Valencia, Colombia disputó el 1er. Panamericano de Béisbol Femenino; en Medellín el colombiano Likar Ramos derrotó al venezolano Ángel Granados por el título superpluma de la Asociación Mundial de Boxeo; fondistas colombianos confirmaron su participación en la maratón navideña en Caracas; el mediocampista venezolano Luis Manuel Seijas anotó en la victoria 4-1 del Santa Fe sobre el Deportivo Cali, y hubo empate a dos goles en fútbol amistoso entre Sacerdotes católicos de ambos países en Cúcuta.

¿De cuáles riesgos hablas, Willie?

Edinson Rentería, Presidente de la Liga Colombiana de Béisbol se siente atónito.  “Habíamos venido conversando sobre este evento en las pasadas dos Series del Caribe y había entusiasmo de hacerlo.  De hecho la iniciativa vino de ellos.  Ya nosotros habíamos aprobado el calendario de la temporada y lo modificamos para conformar un equipo que viajara a Maracaibo” dice el titular del despacho neogranadino.

“Yo les dije que me enviaran la invitación formal para conversar con el Cónsul de Venezuela en Barranquilla, Nelson Barrios.  Hice la petición de las visas al consulado, porque tanto los colombianos como los dominicanos que llevaríamos necesitan visas para entrar a Venezuela.  El nos afirmó que sería una especie de permiso especial que vendría desde Caracas y lo puse en contacto con Ángel Vargas para que ambos lo gestionaran.” explica Rentería.

Pero el permiso nunca llegó.  Tampoco alguna noticia del Cónsul.  Mientras se hacía la selección de peloteros, la Liga Colombiana recibió el comunicado del ente venezolano: ¡No se vistan, que no van!. 

“Es una lástima.  Para nosotros y para nuestro desarrollo era algo bien importante porque nos permitía medirnos a los venezolanos y determinar como nuestra liga ha subido de nivel.  Nosotros seguimos interesados en hacer el evento, incluso queremos hacerlo acá en Barranquilla, pero ya queda de parte de ellos si quieren hacerlo el próximo año.  Siempre estamos dispuestos.  Esto es béisbol, no debería tener ninguna relación con la política ni lo que pase entre ambos gobiernos.” afirma el mayor de los hermanos Rentería.

¿Sin relación de ningún tipo con el Gobierno?

Mientras Rentería afirma que el Cónsul Barrios había comenzado las gestiones de los permisos de viaje; Vargas dice que nunca hubo trámite de permisos, ni conversación con algún ente oficial. 

Ah o sea…el Cónsul no representa al Gobierno.

“Ni siquiera comenzamos con el trámite de visas porque ante la situación política que atravesamos preferimos no solicitar los permisos para los peloteros colombianos, porque nosotros somos los responsables de ellos durante supermanencia en el país, y no quisimos correr riesgos en su seguridad” dice el actual Juez.

Continúa Vargas diciendo: “Además también teníamos un problema con los dólares, porque eso si te lo voy a decir de manera responsable que hemos hablado con el IND para que interceda ante Cadivi para que nos de acceso a dólares que nos permitan cumplir con los compromisos de la Asociación, pero esto ha sido inútil, lo que nos ha obligado a buscar dólares en el mercado libre”.

La AUPPV continúa con los planes del Juego de Estrellas que se realizará en Maracaibo el 1ro. de diciembre entre un equipo representante de la región occidental del país contra uno de la oriental, aún cuando ya oficialmente en la Liga Venezolana de Béisbol no existe el formato de divisiones tras la mudanza de Pastora a Margarita.

“Disculpe Doctor Vargas…” pregunto con la inocencia de un conejito.  “¿Quién va a televisar el juego?”

"TVES” dice. 

“Mmmmmmmmm ok” murmuro. De pronto el jurista aclara: “Pero ellos son el único canal que nos ha apoyado porque son un medio social.  Recuerda que este evento es sin fines de lucro porque sus ganancias son para los fondos de previsión social de los peloteros, entonces ellos no cobran nada por la transmisión del juego”.

“O sea, que es un juego sin anuncios comerciales?” replico.

“Bueno si sin anuncios…bueno quizás sólo un 10% del espacio comercial que tiene el canal para su disposición” aclara.

miércoles, 18 de noviembre de 2009

El verdadero "Día de Luis Aparicio"

El Zulia tiene oficialmente un "Día de Luis Aparicio" los 11 de noviembre. Pero eternamente se celebrará su histórico debut durante el Día de la Chinita, en lo que se ha institucionalizado como una de las más significaivas tradiciones del béisbol del Caribe.


Aplaudo el decreto promovido por el Gobernador del Estado, Dr. Pablo Pérez, de declarar el 11 de noviembre como "Día de Luis Aparicio". Es un reconocimiento “simbólico” que por siempre perdurará en honor al más influyente pelotero y deportista hasta ahora nacido en nuestra tierra.

Los homenajes nunca bastarán para destacar la magnificencia de nuestra propia gente. Lo que es nuestro. Y es que el movimiento beisbolístico se desarrolló de la mano de las trayectorias activas de Luis y Ernesto Aparicio Ortega y Luis Aparicio Montiel. De ahí su gran significado.

Las carreras de padre, tío e hijo cubrieron un espacio de 60 años, donde la pelota zuliana pasó de ser un romántica actividad de fin de semana jugada por talentosos entusiastas; hasta una industria organizada en diversos frentes que impulsando a nuestros niños a seguir el camino del deporte desde su sana práctica hasta la profesionalización en los más altos niveles.

El béisbol ha promovido el esparcimiento a la comunidad en general; y hoy es parte intrínseca de nuestra identidad, de nuestras costumbres, de nuestra zulianía.

Parte de esas costumbres es el eterno acertijo de esta historia popular. La mejor pista yace en las palabras de Don Ernesto. ¿Qué voz más autorizada para determinar quien fue mejor…su hermano o su sobrino?

"Quizás la diferencia es simple, Luis el hijo, tuvo más oportunidades de enseñar la clase, más juegos. Nada más. Tal vez, por eso sea el mejor" han sido las palabras históricas de la eterna cabeza del Gavilanes.

A pesar de lo bonito que es homenajear el número 11 un día cualquiera; para Luisito, su familia, la memoria de "El Grande" y el pueblo, el verdadero “Día de Luis Aparicio” es y será el 18 de Noviembre. El día que comenzó esa sana duda.

Desde Gavilanes hasta el debut del junior

Esta semana celebramos 56 años del momento histórico más significativo de nuestra pelota: El traspaso del legado.

La semilla comenzó en 1928 cuando un vendedor del legendario Bazaar Americano de William Phelps, llamado Luis Alejandro Blanco Chataing, funda el equipo Atlético BBC, enfilándo en su róster a Ernesto y Luis Aparicio, dos de los chicos más talentosos en la práctica del béisbol del sector Valle Frío.

Blanco Chataing se muda a Caracas dejando el club a la deriva. Ernesto toma la iniciativa junto a otros de los muchachos del club de formar en 1929 el equipo Gavilanes.

Con el paso de los años el el béisbol zuliano se transformó en una liga organizada profesional, al mismo tiempo que Gavilanes tomaba rumbo como organización, sirviendo como cantera de talento y protagonizando la gran rivalidad del béisbol romántico ante el Pastora.

Así arrancó una etapa de más de 30 años de crecimiento de la pelota local. Gavilanes era guiado por Ernesto como jugador, mánager y directivo, y su hermano Luis, “El Grande de Maracaibo”, como la mayor estrella.

Luisito era a finales de los años 30 el bat boy del Gavilanes. En esos años dorados de gestación, el niño aprendía de pelota y disciplina.

En 1952 ya era inminente que el chico de 18 años pasaría a las filas del club. Asombraba con su talento y despertaba aplausos en todos los terrenos que se presentaba. Asumía con gallardía su nombre y estirpe. Era la estrella del Gavilanes Jr. del torneo amateur de Maracaibo y miembro de la selección del Zulia y de Venezuela.

Para 1953, la National Association decide apoyar el "Torneo Rotatorio" que básicamente fue un experimento interligas con la participación de 2 equipos de Maracaibo, Pastora y Gavilanes, y dos equipos del centro, Caracas y Magallanes. La idea era disputar el campeón absoluto y representante de Venezuela a la Serie del Caribe bajo la lupa de las Grandes Ligas, con la participación de importados de lujo y la conducción de los equipos con mánagers americanos.

En septiembre, Luisito brillaba con la selección venezolana en la Serie Mundial Amateur celebrada en Caracas, y tras su participación, se marchó a jugar el torneo de béisbol aficionado del Estado Lara.

Ernesto y Luis "El Grande" llevaban las riendas del Gavilanes en calidad de coaches y el 15 de noviembre viajan a Barquisimeto y se traen al muchacho. Ya era hora de registrarlo en las filas del Gavilanes como profesional. Dos días después se disponía a debutar cuando un aguacero azotó la ciudad y suspendió la actividad peloteril.

"Fue una bendición de la Chinita" es la frase que nunca se ha cansado de decir Luisito cuando le toca rememorar una y otra vez el momento más especial en su carrera.

El 18 de noviembre salió el radiante sol en el húmedo terreno del Olímpico de Maracaibo que ya se avisoraba lleno de almas que en una manifestación inexplicable y única en el mundo, asisten a un juego de pelota cargados de fe cristiana y devoción a la Vírgen Patrona. "La Chinita" es la única representación de María a la cual se le ofrece un juego de béisbol.

Mientras el abridor Pastoreño Howard Fox se preparaba para su lanzamiento inicial, los 7 mil asistentes irrumpieron con una ovación cuando el locutor interno anunció que Luis Aparicio Jr. sería el primer bate y campo corto del Gavilanes. Se veía venir el momento.

Cuando Pastora saltó al campo, el viejo Aparicio tomó un bate y salió simbólicamente a tomar un turno. Ante el asombro de los asistentes le indicó al muchacho el camino al plato y le entregó el bate en la caja para proceder a ver el primer pitcheo del resto de su vida. La ovación se confundía con lágrimas de nostalgia, admiración, respeto y devoción.

"Sabía la responsabilidad que caía en mí en desde ese momento. Sabía las expectativas que tenía la gente. Me estaba parando en el mismo terreno donde mi padre era el mejor. Tenía que ser tan bueno como lo fue mi padre, de lo contrario sería una decepción. Fue mi destino" me ha dicho Luisito en nuestras conversaciones.

Gavilanes perdió el juego y novato se fue de 4-0 ante Fox y el “Carrao” Bracho. Ese momento marcaba la nueva etapa de la pelota zuliana.

Las virtudes Aparicio: Disciplina, sencillez e identidad.

El maestro Luis Verde en su obra “La historia del béisbol en el Zulia” reproduce una entrevista hecha por la revista Venezuela Deportiva, el 25 de septiembre de 1953, al campo corto del equipo nacional que participa en la Serie Mundial Amateur, Luis Aparicio Jr. La entrevista fue hecha después del primer juego donde Venezuela derrotó a Cuba. Su trascendencia radica en las virtudes que el muchacho de 18 años reflejó en sus palabras. Virtudes que aún conserva.

“Sabía que ganaríamos” dice el joven Aparicio bañado en lágrimas.

-Tú eres responsable de buena parte del triunfo...

“No. Es que Andrés Quintero estuvo soberbio…”

-¿Y tú qué?

“Nada, yo cometí el error en el primer inning. Si no lo cometía mis nervios estallaban. Esa gritería era espantosa. Y lo de Cuba, con solo saber que le teníamos que ganar era mas espantoso aún”.

-Explica ese miedo escénico.

“No era cosa mía sino de todos los jugadores con excepción de Andrés que debe tener sangre de horchata.”

-¿Qué sucedió con ese rolling?

“No podría explicarlo. Me lo metí con decisión pero los nervios me traicionaron…”

-¿Y después?

“Viendo que el publico más bien nos alentaba y aplaudía, hice la promesa formal de olvidarme de todo menos de jugar pelota y creo que jugué.”

-Yo también lo creo. ¿Y los batazos? ¿Y ese estilo?

“Me lo enseñó el viejo. Y el viejo como que sabe...”

-¿Ganarán la Serie?

“¿Lo duda usted?”

-Yo no. Soy venezolano.

“Y yo también, pero de Maracaibo. ganaremos fácil.”