Se ha producido un error en este gadget.

domingo, 24 de octubre de 2010

A la Serie Mundial...al estilo de Texas

Los Texas Rangers derrotaron a los Yankees por el Campeonato de la Liga Americana y por primera vez disputarán la Serie Mundial en su historia.

¿Qué hacer contra un equipo que batea .304 y anota 38 carreras en una serie de 6 juegos?

¿Cómo entrarle a un staff de lanzadores que en 6 juegos limitaron a sus oponentes a menos de 190 turnos y promedio de .201?

Estas son las preguntas que se hará el campeón de la Liga Nacional del 2010, los Gigantes de San Francisco, para enfrentar a los Texas Rangers en la Serie Mundial.

Si...los Texas Rangers. Campeones de la Liga Americana.

Texas es uno de los 3 equipos que nunca ha jugado un clásico de octubre, junto a los Seattle Mariners y los Washington Nationals. Esta franquicia fue originada en 1961 como los "nuevos" Senadores de Washington pero en 1972 fue mudada a Arlington, Texas, donde han tenido una trágica historia de controversias entre equipos perdedores y casos de tráfico y consumo de esteroides, drogas y alcohol.

Esta es una franquicia donde magnates petroleros, políticos y mediáticos han hecho sus negocios redondos y cuadrados. Desde George W. Bush, Tom Hicks, Eddie Chiles, Brad Corbett y hasta accionistas como Gustavo Cisneros, mientras sus equipos en el terreno de juego se han plagado de inconsistencias.

Hicks prácticamente se declaró en bancarrota al declarar en 2009 que las deudas del club superaban las ganancias, de manera que la salida rápida al conflicto era vender la franquicia al mejor postor en una subasta controlada por Major League Baseball.

Nolan Ryan, presidente del club, es considerado uno de los mejores lanzadores en la historia del béisbol y el mayor ícono del béisbol en el estado de Texas.

El regreso del expreso

Tras las negociaciones y propuestas, el pasado 5 de agosto el abogado e inversionista Chuck Greenberg, en sociedad con la leyenda y presidente del equipo Nolan Ryan, ganaron la subasta comprando el club con una inversión de aproximadamente $570 millones de dólares. Sin embargo, Ryan está en su tercera temporada al frente de las operaciones de béisbol del club, tras haber sido contratado para la posición por el antiguo dueño.

Desde su retiro como pelotero activo invirtió para ser accionista mayoritario de dos equipos de Ligas Menores en el estado de Texas, el Corpus Christi Hooks y el Round Rock Express, ambos afiliados a los Astros de Houston, donde Ryan era asistente especial a la gerencia general hasta aceptar la posición con los Rangers en 2008.

Y es que el Ryan es el mayor ícono viviente de Texas y del club al cual llegó en 1989 a sus 41 años para ganar su juego 300, alcanzar 5 mil ponches y lanzar dos juegos sin hits ni carreras, dándole a esta franquicia los mayores logros personales en su historia en el terreno de juego y su única representación en Cooperstown.

Pero a su regreso se concentró en el pitcheo. Texas desde siempre ha sido un equipo ofensivo, con una escuela comandada por el instructor de bateo Rudy Jaaramillo, quien durante 15 años desarrolló a jugadores como Juan González, Iván Rodríguez, Mark Teixeira y Michael Young.

Ryan entendía que su legado en el montículo se había perdido en el tiempo. Su vieja escuela no creía en 100 lanzamientos por partido, entradas controladas y lanzadores con roles definidos. Ryan quería lanzadores que fueran "caballos de batalla" así como él lo fue, en una época donde su equipo no contó con las herramientas necesarias para competir.

Esta temporada tres de sus abridores superaron las 200 entradas de labor, además que se crecieron en una serie de campeonato épica que hasta ahora ha sido el mayor logro en la historia de la franquicia.

Si en Oakland, la voluntad del Gerente General se imponía en el terreno de juego, en Texas, la voluntad del presidente manda en el montículo. Ryan se alió con su coach de pitcheo Mike Maddux, para imponer una filosofía de trabajo pequeño retirando a bateador por bateador, confiando en su defensiva.

"La presencia de Nolan Ryan y el respeto que el béisbol le tiene y lo que representa para el estado de Texas se siente en el equipo y su plan se refleja en el terreno" dice Omar Vizquel, quien jugó la pasada temporada con los Rangers como mentor de Elvis Andrus.

“Elvis me impresionó de sobremanera” agrega Vizquel. “No sé cómo no le dieron el premio al más valioso porque siempre estuvo en base. Su bateo es lo que más me asombra porque a la defensiva yo sé muy bien lo que él puede hacer. Su talento es increíble”.

Los Rangers del 2010 hicieron lo que muchos de sus antecesores meramente aspiraron. Aquellos equipos acusados de repartir palos a fuerza de consumo de esteroides con Jose Canseco, Juan González, Iván Rodriguez, Ken Caminiti, Mickey Tettleton, Dean Palmer, Rafael Palmeiro y compañía, eran carros de leña con poco pitcheo.

Y cuando hubo pitcheo alrededor de Ryan, la ofensiva brillaba por su ausencia.

Finalmente llego la combinación de todos los factores liderados por el carácter de “El Expreso”, cosecha de su sistema de desarrollo, una rotación solida con un Cliff Lee a la cabeza, y una ofensiva consistente con un Josh Hamilton en plenitud de talento, un explosivo Nelson Cruz, la experiencia de Vladimir Guerrero, el acertado manejo de Bengie Molina detrás del plato y la versatilidad de Andrus.

La labor para el manager Ron Washington se hizo mas fácil que en su primera temporada al frente del club, aprovechando las debilidades de la división oeste de la liga americana.

El sueño de Ryan se cumplió, al igual que la redención del beisbol tejano.

Ganar al estilo de Texas

Como en todos los aspectos en el estado de Texas, todo es grande. Así como la victoria de los Rangers sobre los Yankees.

"Texas nunca perdió la confianza. Después de la frustración del primer juego, donde en el aquella 8va. entrada los Yankees le voltearon el partido, este equipo tuvo la fortaleza de mantener su juego consistente ante quienes son considerados los gigantes del beisbol" dice Ernesto Jerez quien narro las incidencias de la serie de campeonato de la Liga Americana para ESPN.

"La confianza fue lo que más me asombro, escuchar a un novato como Neftali Feliz decir que ellos le ganaban más fácil a los Yankees que a Tampa Bay en esas circunstancias era de asombrarse" comenta Jerez reflexionando sobre la histórica serie.

Texas amarro a los Yankees a un poco mas de 30 turnos en promedio por juego. O sea, en total tuvieron juegos casi perfectos, si consideramos que un juego perfecto es de 27 outs. Los Yankees no tuvieron chances.

"Es que los Yankees apenas tuvieron dos entradas buenas en la serie, aquella octava para voltear el primer juego y el rally que causaron los cuadrangulares consecutivos de Swisher y Canó" dice Jerez. "Fuera de eso, Texas fue muy superior".

"Large" como diría Carlos Baerga. "Texas gano large papi" es la frase del ex-camarero.

"Me parece que también los Yankees se vieron afectados por la inactividad y perdieron el momento tras la barrida a Minnesota" reflexiona el narrador dominicano.

Los Rangers van rumbo a la segunda serie mundial en la historia del estado tras la participación de los Astros en 2005. Su rival tendrá que adaptarse antes que a su ofensiva o pitcheo, al carácter de este club que refleja a su gente, su historia y su dueño, la leyenda Nolan Ryan.

No hay comentarios: