Se ha producido un error en este gadget.

domingo, 24 de mayo de 2009

¡Let´s go Escorpiones!

El Desert Sun Stadium de Yuma, Arizona es la antigua casa primaveral de los San Diego Padres. Hoy es el nuevo hogar de la Liga Colombiana de Béisbol en los Estados Unidos con su filial en la Golden Baseball League, los Yuma Scorpions.


No todo esta inventado en el béisbol.

Para ser competitivo hay que reinventar las cosas. Se necesita, a veces, cambiar los patrones para buscar el éxito. El béisbol profesional es un negocio y como en todos sus aspectos, se necesita ser creativo. Se necesita reinventar.

Fíjense en esta idea: “Vamos a buscar una liga profesional de béisbol independiente, con buen nivel, en los Estados Unidos y tengamos un equipo para nuestros jugadores exclusivamente”. Suena descabellado...pero se puede hacer.

Esta fue la idea que surgió de la inquietud de la Liga Colombiana de Béisbol ante la búsqueda constante del desarrollo del béisbol en su país.

Así la Liga Colombiana llegó a un acuerdo con la Golden Baseball League, un circuito profesional independiente que desde el 2005 entró en el escenario del béisbol profesional de los Estados Unidos y han buscado romper los esquemas de la pelota independiente para atraer fanáticos a sus parques con precios accesibles y un buen espectáculo en ciudades de California, Utah, Arizona, México y Canadá. Ahora, indirectamente, Colombia.

Parece descabellado, pero cuando los Yuma Scorpions saltaron al terreno de juego con un 100 % de jugadores, técnicos y personal colombianos ante el St. George Roadrunners, el viernes en el Desert Sun Stadium de Yuma, Arizona; la idea se consolidó en toda una realidad. De un proyecto paso a ser un experimento. Los resultados los dará el futuro.

Quien mas apuesta por el proyecto es el Presidente de la Liga Colombiana y Gerente General del club de Yuma, Edinson Rentería. Esta semana converse con el para tener mas detalles sobre esta gran idea que abre nuevas posibilidades y modelos económicos en el béisbol profesional.

“Todo surgió de una idea de cómo hacer para que nuestros muchachos que estaban libres y que tenían potencial jugaran en algún lado. Si queremos continuar con nuestros proyectos de consolidar la pelota en Colombia, hacer crecer nuestra liga invernal, jugar en la Serie del Caribe y en Clásico Mundial de Béisbol, nuestros jugadores deben mantenerse en actividad, pero los espacios para hacerlos en verano son limitados, así que buscamos opciones para abrirles puertas” dice Edinson.

“¿Pero cómo se llegó a esta negociación, porque es la primera vez que un equipo profesional con base en los Estados Unidos esta compuesto por extranjeros y solo de un sólo país?” pregunto.

“Conocí al presidente de la liga David Kaval y conversamos y le pregunté como podríamos trabajar juntos. La liga administraba el equipo de Yuma y después de estudiar varias opciones llegamos a un acuerdo donde la franquicia será aún de ellos, Yuma Scorpions como tal, y ellos ponen el manejo de las operaciones administrativas, con el antiguo jugador de los Dodgers Mike Marshall a la cabeza, en el antiguo complejo de Spring Training de los Padres de San Diego¨ señala.

¨Sin embargo las operaciones de béisbol serian manejadas por nosotros de tal forma que el róster completo es para nuestros mejores jugadores que han quedado libres de sus organizaciones de Grandes Ligas, u otros que no han firmado aun por ser muy jóvenes y todavía no han sido descubiertos. Ellos tendrán mas experiencia y llegaran posteriormente a Colombia a jugar pelota invernal” dice el hermano mayor del campo corto de los San Francisco Giants.

La Golden League opera esta temporada con 9 equipos. Tres equipos son de ciudades del oeste de Canadá: Edmonton, Calgary y Victoria; tres son de California: Orange County, Chico y Long Beach; dos de Arizona: Yuma y Tucson; y uno de Utah: St. George.

El Comisionado de la liga, Kevin Outcalt opina que este movimiento traerá beneficios para todos los involucrados: “ Este es el primer acuerdo de afiliación que alcanza un equipo de béisbol profesional en los Estados Unidos con una organización extranjera independiente, y establece un nuevo modelo económico que provee estabilidad y éxito financiero para los equipos sin afiliación al sistema de Grandes Ligas, pero al mismo tiempo traerá mas atención por parte de estas organizaciones por el talento que tenemos en el terreno y eso es positivo para los jugadores”.


Infinitas posibilidades


Esto es un modelo parecido al de la afiliación entre un equipo de Grandes Ligas y algunos equipos de Ligas Menores. La franquicia es privada y funciona administrativamente controlada por un grupo, pero están afiliados a un equipo de Grandes Ligas, quienes manejan a los jugadores y deciden sus destinos.

Básicamente, los Yuma Scorpions se convierten en el 5to. Equipo afiliado a la Liga Colombiana, junto a los Caimanes de Barranquilla, Tigres de Cartagena, Leones de Montería y Toros de Sincelejo.

“La Golden League quiere probar un modelo de béisbol independiente globalizado. Nosotros podríamos decirle a algunos de sus equipos que vengan a jugar en Colombia durante el invierno y eso crearía un nuevo escenario, el nivel de juego sube, beneficia a todos y se hace mas interesante para los fanáticos” dice Rentería. “Ya ellos en el 2005 habían tenido un equipo de Japón en la liga, junto al de Tijuana y a los de Canadá. Podemos lograr en el futuro un circuito internacional y jugar en varios países, quizás tener un equipo en Venezuela, otro en Dominicana, y así vamos” agrega.

El efecto de globalización hace que el mundo sea más pequeño. Es posible pensar en tener equipos afiliados a esta liga en otros países y hacer series entre un lugar y otro. Sería demás difícil hacer viajes constantes, por ejemplo, desde Valencia, Venezuela hasta Victoria en la Columbia Británica en Canadá, o desde Barranquilla a Tijuana. Pero se puede pensar en series para un circuito global.

En 1979 el empresario Bobby Maduro fundó la Liga Inter-Americana, un circuito categoría triple A independiente con equipos en Venezuela, Panamá, Puerto Rico, Dominicana y Estados Unidos. Fue un experimento hecho quizás antes de tiempo. Quizás sea la Golden League quien pueda consolidar esta utopía. Imaginémonos el potencial que tiene traer béisbol a estas regiones que no gozan de pelota profesional durante el verano.

Espacio para el desarrollo de talento

Al mismo tiempo se abre una vitrina para los jugadores. En la Golden League todos son propiedad de sus equipos. Aquí conseguimos desde chicos de 18 anos que están buscando probar sus condiciones por una ruta no convencional, jugadores que han pasado varios anos en ligas menores que no lograron el rendimiento esperado por sus equipos, y otros que han jugado en las Grandes Ligas pero que aun les quedan cartuchos por quemar en un terreno.

Esta temporada hay jugadores conocidos en la liga como los japoneneses Hideki Irabu y Mac Suzuki, el venezolano Liu Rodríguez, los dominicanos José Lima y Josías Manzanillo y veteranos conocidos como Lou Pote y Darryl Brinkley. Además de una centena de muchachos que aún buscan desarrollar sus habilidades y en el camino ponen un buen nivel en el terreno y hacen del béisbol su forma de ganarse la vida. En el pasado han desfilado por la liga nombres como Rickey Henderson, José Canseco y Félix José.

Los Escorpiones están dirigidos por Boris Villa y su mano derecha es el ex-grandeliga Jackie Gutiérrez. Hay 22 jugadores colombianos en el róster que incluyen jugadores AAA como Carlos Villalobos y Javier Ortiz, junto a prospectos con mucho potencial como los jardineros Dióver Ávila, Reynaldo Rodríguez (Jugador Más Valioso del la pasada temporada en Colombia) y el lanzador Reynaldo Correal.

Si algún equipo afiliado a Major League Baseball se interesa en un jugador de la liga, el equipo debe comprarle la ficha a su club de la Golden League. Los equipos ganan dinero por la venta de jugadores al béisbol mayor. En el caso de los Scorpions, de la ficha de un jugador el 90% va para la Liga Colombiana y el 10% para la Golden League. El jugador se queda con su bono por firmar y su salario, bien sea de liga menor o de grandes ligas.

¨Es un esfuerzo que hacemos con el fin de mantener las oportunidades para estos muchachos de llegar a las Grandes Ligas, y al mismo tiempo que sigan creciendo como jugadores y que tengamos generación de relevo. Aparte del róster del equipo tenemos una lista de reserva en Colombia de muchachos que pueden ir a Yuma y eso los estimula a seguir trabajando fuerte en el terreno¨ dice Rentería.

Bienvenidas sean las ideas que sirvan para la expansión del béisbol. La necesidad estimula la creatividad, cualidad que sobra en la pujante pelota colombiana.

Let´s go Escorpiones!!

miércoles, 20 de mayo de 2009

Un día en el nuevo Citi Field

Citi Field abrió sus puertas en el 2009 dejando atrás 46 años de historia de la frnaquicia de los Mets en el ya extinto Shea Stadium.

Esta semana tuve la oportunidad de visitar por primera vez el nuevo hogar de los Mets, Citi Field. Fui con todos los hierros…como un fanático más. Sin credencial de prensa, con boleto en mano. Quería ver la experiencia real de un fanático en el nuevo edificio de $850 millones de dólares.

Quien haya ido alguna vez a Shea Stadium, podrá ver a su llegada que a tan poco tiempo de haberse jugado el último partido en el viejo parque, hoy sólo queda el recuerdo. Su antigua superficie está totalmente limpia. Es un shock realmente.

Hoy en día sobre el terreno de juego hay asfalto y rayas blancas para parquear carros. Quien nunca visitó Shea, ni se imaginará que en ese lugar se escribieron miles de historias del béisbol durante más de 45 años.

Este amplio estacionamiento le da espacio al frente de la imponente fachada del parque, llamada la “Rotunda de Jackie Robinson”. Rotunda es un término en inglés dado a un espacio o edificio circular cubierto con un domo. El legendario parque de los Brooklyn Dodgers Ebbets Field, era famoso por su rotunda en la entrada, lugar por el cual tenían acceso todos los fanáticos al parque. La rotunda fue la marca de Ebbets que quedó en la memoria aún vigente de los habitantes de Brooklyn y por su cercanía a Queens, los Mets, prácticamente recogieron sus fanáticos. Este espacio ha sido dedicado a Jackie Robinson y a su legado tras quebrar la barerra racial.

Y en realidad está espectacular. Un 60% de los asistentes al parque deben entrar por los arcos que sirven de fachada, a su entrada verán dos pantallas gigantes con imágenes de las grandes hazañas de Jackie Robinson en un espacio armónicamente equilibrado con fotografías, frases de Robinson y algunas de las características que identificaron su carrera como coraje, determinación, valor y fortaleza.

Usted puede subir por la escalera mecánica gigante en todo el medio de la estructura hacia el nivel del terreno, donde hay acceso a los asientos más cercanos al terreno y un pasillo amplio con diferentes lugares de comida, tiendas y palcos de lujo.

A primera vista el parque es un espectáculo para la vista. Mientras en Shea predominaba el naranja y azul, este es un parque que se va hacia el estilo “industrial-retro” con estructuras grises oscuras que rememoran el acero de los puentes que rodean la isla de Queens y que la conectan al resto de la ciudad de Nueva York. Es el único parque toda la pared de color negra con el borde naranja al igual que los postes de foul, únicos de color naranja en las mayores.

Todas las sillas son de color verde oscuro que le dan sobriedad al ambiente, resaltando el verde del terreno de juego y la imponente pizarra electrónica con la gigantesca frase “Let’s go Mets!”. A simple vista se nota que no es un parque monótono; los Mets han tratado de crear diferentes espacios alrededor del edificio para ofrecer varias opciones al fanático.

Yo decidí visitarlas todas. Me fui directamente caminando hacia el jardín izquierdo mientras se llevaba a cabo la práctica de bateo.

Detrás de las tribunas del jardin izquierdo y todo el fondo del jardín central, el parque cuenta con una de las mejores ferias de comidas en un parque de pelota llamado el “Sabor de la Ciudad” (Taste of the City), donde hay opciones como el Shake Shak, con hamburguesas, perros calientes y malteadas; el Blue Smoke, con costillas barbeche y especialidades en puerco ahumado; el Catch of the Day, con especialidades del mar; el Box Frites, que ofrece diferentes tipos de papas fritas; y Cascarino’s una de las pizzerías más famosas de la ciudad. En todos puede degustar la cerveza local más buscada: Brooklyn Lager.

En la misma área está el espacio de juegos para los niños con un mini diamante donde pueden batear y correr, una tienda especializada en dulces y un área para disfrutar el juego en un televisor de alta definición de más de 100 pulgadas, un espacio tipo lounge, con muebles de cuero blancos para sentarse con comodidad a disfrutar del juego en pantalla gigante.

En la misma área está una réplica que muchos opinan es del Hell Gate Bridge, que une el bulevard Astoria en Queens con Manhattan. Los fanáticos que pasan bajo su estructura entran a las secciones tras el jardín derecho las cuales me parecen las mejores en su estilo de todas las Grandes Ligas, por su cercanía y acomodo de las sillas hacia el plato. Detrás de esta sección está el lugar de comida más original que he visto en un parque de béisbol…¡Un mercado! Si, un mercado de calle con comidas tradicionales que incluyen sushi de un restaurant local con la especialidad de la casa: perro calientes de salchicha de camarones…una delicia! También hay diferentes opciones de sopas y cremas, además de cortes de carnes italianos típicos de la zona en su sandwich favorito.

Me senté en la zona entre el jardín derecho y la primera base y mi silla estaba ¡demás cómoda! Hecha de plástico duro pero luce como una antigua silla de madera, ancha y con espacio de sobra. Los vendedores ahora tienen mucho más espacio para caminar y para accesar a todos los asientos y secciones del parque.

Yo vi mi juego muy a gusto. El parque me encantó y creo que necesito otra visita para evaluarlo aún más. Aunque me gusta más que el antiguo Shea, no supera a los parque más vistosos de las mayores como el de San Francisco o Pittsburgh, o tan cómodo como el de Atlanta.

Creo que por la cantidad de dinero invertida no se puede medir cual es mejor, es una situación de estilo. Aunque el estilo de San Francisco, por ejemplo, es mucho más agradable, Citi Field, aunque costó mucho más dinero, busca una identidad propia, que para muchos aún no la tiene.

No todos están conformes

Tras invertir más de 800 millones de dólares en un parque muchos creerán que todo es perfecto y no habría quejas, pero recordemos que en este pueblito llamado Nueva York, el público se caracteriza por su exigencia.

“No se siente aún como nuestra casa” me dijo Jason, un fanático acérrimo de los Mets, sentado cerca de mi con una gorra y una camisa con el 16 de Dwight Gooden.

Le pregunté sus razones, a mí me parecía un parque muy original con ese estilo Nueva York “industrial-urbano-metropolitano”, muy de los “Mets”. Jason me dijo: “Creo que todos por acá extrañamos ver más naranja y azul… ¡Y menos negro! Nosotros nos hemos criado en esta zona con amor por lo que han sido nuestros Mets. Es muy bonito rendir honor a quienes aún recuerdan los días del béisbol en Brooklyn, pero esos eran los Dodgers, y a la mayoría de nosotros nos interesa más nuestra franquicia”.

“A mi me hubiese gustado ver un parque con un estilo súper moderno, más que este templo al culto de esta zona de Queens. Creo que debemos tener más culto por nuestra franquicia y sus propios jugadores; y creo que hablo por la mayoría de quienes venimos regularmente al parque” agregó.

Eduardo Pérez, coach del bullpen de los Atlanta Braves, estaba ese día en su primera gira al nuevo parque y también compartió sus impresiones: “Todos los equipos han puesto ya sus quejas porque hay algunas fallitas que deben corregir. Por ejemplo, quienes estamos en el bullpen no vemos el juego, porque el bullpen visitante está detrás del de los Mets. Eso es algo que ya Major League Baseball sabe y que deben remodelar eventualmente”.

Antonio, un dominicano criado en Queens que trabaja como acomodador para los Mets desde hace 15 años también me dio su impresión: “Estoy de acuerdo con esa crítica de que se le dio demasiado tributo a Brooklyn y menos a los Mets. Nuestra franquicia ya tiene más de 40 años de hazañas, que buenas o malas son nuestras y eso es lo que debe resaltar nuestro parque. Creo que a la gente también le incomoda un poco el ambiente de tanta publicidad corporativa que tiene, incluyendo el nombre”.

“Pero confío que poco a poco se le vaya dando forma al nuevo hogar con la ayuda de nosotros y con lo que haga el equipo en el terreno, sé que con las victorias está será realmente nuestra casa” finalizó.

miércoles, 13 de mayo de 2009

Vuelve el perro arrepentido…


Con su mirada tan tierna…
Con el hocico partido…

Y el rabo entre las piernas!


Ha regresado la peor pesadilla para el béisbol…los esteroides.

Al resultar positivo Manny Ramírez por el uso de sustancias prohibidas regresa la nube negra sobre el juego, pero de manera distinta. Ahora es oficial: el béisbol de las Grandes Ligas si es implacable en esta época en cuanto a mantener el juego limpio se refiere. Gústele a quien le guste, o duélale a quien le duela.

Quizás pueda arrepentirme dentro de muchos anos por decirles esto: Yo aun no se si me duele o me gusta. En realidad, mis sentimientos hacia los esteroides se encuentran en duda. Primero estaba a favor de ellos y aun no estoy totalmente en contra. La duda me embarga. Puedo predicar en este momento con mucho orgullo y humildad el “ya no se”.

Y es que no se. No lo se. No se hasta que punto fue bueno que dejáramos salir esta situación de control. Cuando me incluyo, lo hago responsablemente como periodista que sabía, como tooooodo el mundo, lo que ocurría; pero nunca lo denunciaba porque era normal en esa época, creo. En verdad no lo se.

Honestamente no existía esa cultura y era “moral” de que quien consumía esteroides estaba “haciendo trampas”. En realidad era “normal” que un pelotero usara suplementos para mejorar su rendimiento. Todo era “normal” en la cultura del béisbol, y mucho mas en el ámbito profesional. Aun yo no entiendo, porque existía la percepción de que el atletismo, por ejemplo, debía tener un control antidopaje rígido, y quien lo fallara era totalmente desacreditado como atleta y en el béisbol todo era “normal”. Que diferencia hay con el béisbol? Si al fin y al cabo, estamos hablando de deportistas de alta competencia. Pero aunque no lo crean, no lo veíamos así.

Manny ya no es Manny

Manny Ramírez resulto positivo por una hormona que se ha dicho que produce en el hombre una “limpieza” de sustancias ya consumidas. El excéntrico jardinero de las trenzas jamaiquinas y la infantil personalidad publica, alego vagamente que se debió a un medicamento que le fue recetado por su medico personal, que contenía una un elemento prohibido dentro de la lista de sustancias prohibidas en el béisbol. Es su palabra contra las evidencias. Es nadar contra la corriente.

Por un lado hay que ser realistas. El numero de sustancias incluidas en la lista negra supera las 80, pero no es tan difícil saber al ingerir algo si alguno de esos elementos esta presente. Muchos jugadores han dado excusas sobre que si el idioma es una barrera, que si la lista es larga, que esto o aquello. Las excusas son demasiado baratas. Mas cuando existen tantos médicos especializados en las Grandes Ligas disponibles para asesorar a los jugadores que saben que administrar que sea permitido y de que alejarse.

Sin embargo es verdad que quizás la lista también sea demasiado estricta. Si bien es cierto, lo que se busca con prohibir sustancias es evitar su consumo por lo perjudicial que puedan resultar para la salud, cuando no son correctamente administradas. Existen sustancias en la lista que están incluidas en suplementos vitamínicos que son legalmente comercializados en cualquier tienda de nutrición en el mundo, que no deberían ser penalizados.

Incluso existen sustancias incluidas en medicamentos que son recetados por médicos para el tratamiento de enfermedades y síntomas de gripe, inflamaciones, dolores, etc, que son comunes en los peloteros, que tampoco se deberían prohibir.

Pero la versión de Manny no es creíble. Lamentablemente no puedo creerle a quien esta catalogado como el mejor bateador derecho de su generación. A un jugador súper productivo desde el inicio de su carrera. Como en todos los grandes casos de estrellas positivas en esteroides, creo que no tuvo necesidad de consumir ningún tipo de esteroide para mejorar un rendimiento que por naturaleza era excelente. Eso lo entendemos nosotros, pero el gurú en estas lides, Jose Canseco, quien hoy se ríe de ultimo de nuevo, y ríe mejor dice: se los dije!, y nos explica que todo se centra en 30 jonrones y un contrato de 20 millones o 40 jonrones y un contrato de 70. Saque usted la cuenta.

Y si vamos a sentimientos, y usted es aficionado a los Boston Red Sox, como ve ahora los 2 títulos en retrospectiva? Sobre todo el del 2004: Esta feliz aun porque Boston se “libro” de la maldición del Bambino y un equipo súper talentoso al fin pudo ganar la Serie Mundial?, o esta conciente que quizás muchos de esos jugadores que se bañaron de gloria lo hacían con la ayuda de esteroides, incluyendo a Manny Ramírez.

Si aun disfruta el titulo…pues que vivan los esteroides! Si siente un sabor amargo de engaño de alguna forma, entonces usted se inclina a que esta situación debe acabar de una vez por todas con sanciones mucho mas estrictas.

Todos caen en la misma bolsa.

Al final, caen en la misma bolsa todos los jugadores que han sido suspendidos. Grave error.

Es en este momento cuando recuerdo al lanzador zuliano Juan Rincón, que resulto positivo en 2005 por el uso de sustancias prohibidas. Bajo el acuerdo entre Major League Baseball y la Asociación de Peloteros, oficialmente no se puede mostrar a la luz pública la sustancia por la cual el pelotero ha sido suspendido, pero igual todos caen en lo mismo.

Rincón en ese momento se sintió confundido, impotente y avergonzado por el resultado, mientras se perfilaba como uno de los mejores relevistas de las mayores. Su versión honesta, y yo le creo, fue el uso del analgésico Voltaren, comprado en Venezuela y recetado por su propia madre para el dolor de espalda.

Y este es el punto donde yo tengo un problema con la política de las Grandes Ligas. No puede ser que un jugador sea igualmente suspendido por la misma cantidad de tiempo por el uso de cocaína, testosterona, anfetaminas o un Voltaren.

Si la idea es limpiar el béisbol, creo que es limpiarlo y no sobre limpiarlo. Por eso aun tengo dudas sobre el querer eliminar esto de las sustancias prohibidas. Yo estoy de acuerdo en que no se puedan utilizar sustancias que sean perjudiciales para la salud, solo por buscar mejoras del rendimiento en el terreno que puedan causar una ventaja sobre los demás jugadores que están en un terreno de juego.

Pero no estoy en contra con el uso de suplementos vitamínicos que han sido desarrollados con los avances de la medicina, y que ayudan a un jugador de Grandes Ligas a que la ruta de 162 juegos en una temporada sea menos difícil. Entonces para que ayudan los avances de la tecnología. No podemos quedarnos en la época de Babe Ruth en cuanto a la preparación física.

Muchos dirán…”pero es mucho el dinero que se les paga para eso!”. Yo creo que ese no es el punto, el punto verdadero es el ejemplo que estos jugadores dan a la juventud con el uso de suplementos químicos dañinos al cuerpo humano por un lado, y el mismo efecto que un jugador pueda causarse a si mismo. Es este último punto el que debe regular de manera celosa las oficina del Comisionado de Grandes Ligas como ente rector del juego. Deben velar por la integridad del deporte y quienes lo juegan, ahí si que no tengo dudas.