Se ha producido un error en este gadget.

lunes, 29 de junio de 2009

La conquista de la Gran Manzana

Los Yankees barrieron a los Mets este fin de semana en la primera Serie del Subway en el Citi Field. Fin de semana doloroso para los fanáticos de Queens. La rivalidad Yankees-Mets sigue creciendo en cada episodio desde su inicio en 1997.


Los Yankees son el equipo de béisbol más popular del planeta. Pero en este pequeño pueblo llamado Nueva York estos días cuando Yankees y Mets se ven las caras, hay tercos que afirman que los Mets tienen más fanáticos por la sencilla razón de que el club de la Liga Nacional recibió históricamente a los fanáticos de los Giants y los Dodgers.

Antes del primer choque entre ambos este mes, el New York Times, la Universidad de Cornell y el canal de televisión NY1 organizaron una encuesta sobre el favoritismo hacia un equipo u otro. Los resultados: 34% de los residentes de la ciudad de Nueva York son fanáticos de los Yankees, 25% de los Mets, y dejando por fuera a quienes prefieren a algún equipo distinto, un 6% se declaró fanático de ambos bandos.

De los encuestados menores de 45 años, la preferencia por los Yankees es de 2 sobre 1; pero en mayores de 45, el gusto entre Yankees y Mets es parejo. Es decir, se refuerza en cierta forma la consistencia de gustos de los antiguos seguidores de la Liga Nacional, esos que fueron rescatados por los Mets tras la mudanza de los Dodgers y Giants a la costa oeste.

Estos números dejan muy bien posicionados a los Mets en su territorio. La lucha por conquistar a la capital del mundo es salvaje. Desde construir mega estadios para ver cual de los dos es mejor y discusiones airadas en las calles, hasta sangre, sudor y lágrimas en el terreno de juego.

Estos sentimientos de rivalidad histórica se reforzaron con los Juegos Interligas que comenzaron en 1997. Cada año Yankees y Mets juegan dos series, una en cada parque, y tal y como ha pasado en este fin de semana, los ánimos se sienten en toda la ciudad. Aparte de los juegos Yankees-Red Sox, estos boletos son los más codiciados en temporada regular.

La primera vez que ambos equipos se enfrentaron fue el 16 de junio de 1997 en Yankee Stadium. Los Yankees fueron blanqueados 6-0 con un blanqueo en ruta completa por parte del lanzador de los Mets, Dave Mlicki.

Quise revivir esos momentos. Del lado de los Mets estaba mi actual compañero de trabajo Carlos Baerga. Del lado de los Yankees estaba Luis Sojo, el ícono venezolano de los Yankees. Así que me senté a hablar con ambos de esos primeros episodios de la Serie del Subway.

“Para nosotros ese primer juego fue muy especial porque sabíamos que estábamos haciendo historia” dice Baerga. “Cuando llegamos a Yankee Stadium se sentía un ambiente de Serie Mundial, todo el mundo hablaba de eso y los ánimos estaban calientes tanto en el terreno como en las tribunas” recuerda el intermedista boricua.

“Los Yankees eran el mejor equipo en el béisbol; había que ganarles para mantener la honra de la ciudad” agrega. “Ganamos ese primer juego con blanqueo de Mlicki. Eso les pegó en el alma a los Yankees. Mlicki estaba súper contento esa noche al igual que nosotros y todos los seguidores de los Mets. Para Mlicki fue el mejor juego de su carrera de 10 temporadas en Grandes Ligas” recuerda acertadamente Carlitos. Mlicki permitió 9 hits, 2 boletos y 8 ponches en 9 entradas, con sólo 2 boletos. La mejor actuación en su carrera.

Del otro lado del terreno estaba Sojo. “Los fanáticos en Nueva York y la prensa son implacables” dice el mánager de la selección vinotinto. “Los Mets realmente tienen muchos seguidores en la ciudad y odian a los Yankees. Desde ese momento, los sentimientos entre ambos bandos se tornaron más fuertes”, agrega.

Les pregunto a ambos…¿Cuál es el mejor recuerdo que tienen de sus experiencias en Series Yankees-Mets?

Baerga, un bateador de por vida de .335 en Juegos Interligas recuerda los incidentes en las tribunas: “En esa primera serie estábamos pendientes de lo que pasaba en las gradas del Yankee Stadium porque ya se escuchaban los gritos de “Yankees Suck” y en el Bronx los fanáticos son salvajes, así que se formaron varias golpizas y expulsaban a gente constantemente porque los gritos y discusiones se salían de control”.

Sojo recuerda el incidente cuando Roger Clemens le pegó un pelotazo en la cabeza a Mike Piazza. “Piazza nos estaba matando. Cada vez que se enfrentaba a nosotros destrozaba a nuestros lanzadores y se crecía, se ensañaba contra los Yankees. Así que Clemens recurrió a una de sus armas de toda la vida, la intimidación. Sabíamos en el clubhouse que iba a pegarle un bolazo en ese turno, pero en realidad sólo él sabe si lo hizo intencionalmente a la cabeza.”

“Creo que él quería pegarle en la costilla o algo así, quizás se le salió el lanzamiento; pero lo importante es que después de la disputa Piazza no fue el mismo. Ese pelotazo neutralizó la producción de Piazza contra nosotros. El plan de Clemens funcionó perfectamente” agrega.

La Serie Mundial del Subway

Es inevitable recordar la Serie Mundial del 2000 cuando se habla de Yankees-Mets. Los Yankees eran el mejor equipo de esa época y los Mets buscaban regresar al protagonismo. Esa temporada cristalizaron la meta de ganar el título de la Liga Nacional y medirse ante sus rivales locales.

Sojo fue una de las figuras de los Bombarderos y en el juego 5 buscaban consolidar el título. Jugando en Shea Stadium llegaron empatados a 2 carreras en la 9na entrada y el rally llegó después de 2 outs.

Al Leiter lanzaba para los Mets y había ponchado a Tino Martínez y Paul O’Neill. Le otorgó boleto a Jorge Posada y el mánager Bobby Valentine decidió dejarlo buscando el juego completo. Scott Brosius conectó sencillo al jardín izquierdo y avanzó Posada a segunda base. El turno era para Luis Sojo.

“Era un ambiente indescriptible. Lo que cualquier jugador se imagina en su carrera. La Serie Mundial, con los Yankees, la carrera de la victoria en segunda y yo tenía la oportunidad de darle un título al equipo con un hit” dice Sojo.

Leiter se mantuvo lanzando, y en el mismo primer lanzamiento Sojo conectó un imparable por el medio del campo que trajo a Posada a toda máquina hacia la goma. El jardinero central Jay Payton hizo el lanzamiento hacia el plato pero fue desviado y su error trajo también a Brosius desde la inicial. Sojo llegó a la tercera base con el hit de oro que tras la caída de la 9na entrada con Mariano Rivera en la lomita, le dio a los Yankees su título número 26 en la historia y la supremacía absoluta de la ciudad.

Sojo cataloga ese momento como el mejor de su carrera. “Fue un episodio de mucho orgullo para mí y para mi familia, imagínate lo que representó para mí porque en ese equipo lleno de súper estrellas, fue Luis Sojo quien le dio la victoria a los Yankees. Me abrió las puertas y me dio muchas oportunidades y reconocimiento en el béisbol”.

Actualmente Sojo sigue trabajando con los Yankees, como mánager de la sucursal clase A fuerte en la Liga de la Florida, los Tampa Yankees.

En su carrera jugó 10 juegos en temporada regular contra los Mets y bateó para .335 con 4 remolcadas. Hoy se asombra por como se ha extendido la guerra entre ambos equipos desde donde partió en 1997: “Imagínate hasta donde ha llegado la rivalidad que se ha extendido hasta las Ligas Menores, donde los fanáticos ponen calientes las tribunas. Casualmente este fin de semana nosotros estamos jugando contra el Port St. Lucie, la sucursal de los Mets, y en esta liga los managers somos también coach de tercera base. Cada vez que yo salgo al terreno aún los fanáticos de ellos me gritan cosas y me recuerdan como yo maté sus esperanzas en esa Serie Mundial…yo sólo me río porque sé que hice bien mi trabajo…a veces también me meto con ellos para buscarles la lengua y divertirme un poco. Es una rivalidad muy sana”.

No hay comentarios: