Se ha producido un error en este gadget.

martes, 17 de febrero de 2009

¿Quién tira la primera piedra?

Alex Rodríguez admitió públicamente el consumo de esteroides durante sus años con los Texas Rangers, tras la publicación de un artículo de la periodista Selena Roberts de Sports Illustrated.

Ni Delia Fiallo pudo crear un papel de villano para una de sus telenovelas mejor que el asignado a Alex Rodríguez en estos días.

Nuevamente el tema de los esteroides revienta con la investigación y confesión del tercera base los Yankees, sobre su consumo de sustancias para el rendimiento físico en sus años con Texas.

La prensa no especializada en béisbol hace mella con opiniones sin fundamento mezcladas con un toque de farándula. Sumado a esto, los falsos puristas y pseudo-inocentes que claman por la cabeza de un jugador de béisbol y recriminan al deporte por su flexibilidad ante el control de suplementos que beneficien las condiciones naturales de sus atletas.

Señores...¡Quitémonos las máscaras una vez más por favor!

El que esté libre de pecado, que tire la primera piedra.

Si. Es verdad que Álex Rodríguez, el jugador mejor pagado del béisbol desde el 2002, consumió esteroides. Así como también los mejores pagados antes que él: Kevin Brown, Albert Belle, Gary Sheffield, Bobby Bonilla, José Canseco, etc.; así como también el 95% de los jugadores de las Grandes Ligas entre 1985 y el 2003.

Eso lo sabía yo desde que comencé a cubrir béisbol como periodista en 1996 y lo sabía como fanático antes de ese año desde que vi a José Canseco sin camisa en una barajita Score de 1991.

También lo sabían y lo saben todos mis colegas de todas las latitudes. Lo sabían los fanáticos que conocen el juego. Lo sabían los dueños de equipos, los mánagers, los gerentes, los agentes, el Comisionado, los patrocinantes. Hasta mi abuela, Regina, sabía que los jugadores de esta época en día se metían "algo" en sus cuerpos para aumentar su rendimiento.

Y en la época de ella, también habían opciones para aguantar la carga del béisbol profesional.

Entonces no podemos seguir en esta novelita de héroes caídos. Los jugadores de béisbol no son súper héroes, ni pretenden serlo, son sólo seres humanos. Cometen errores, una y otra vez y los seguirán cometiendo.

El mundo hace leña del árbol caído con A-Rod. Retumban las preguntas estúpidas: ¿Cómo es posible? ¿Quién entonces estará limpio? Si el jugador más completo del béisbol lo hizo, pues ¿Qué ejemplo será ese para nuestros hijos?

No digo que los jugadores de béisbol no puedan ser ejemplos para la juventud. Al contrario, claro que lo pueden ser, pero el béisbol es una profesión, así como la de un médico, un abogado, un electricista o un vendedor de antenas en la calle.

Cada quien puede ser un modelo a seguir con sus acciones y actitud ante la vida. Los deportistas son sólo personas que obtienen más crédito por su trabajo por el mismo se muestra al público abiertamente en los medios, al contrario de muchas otras ocupaciones.

Si usted le pone a su hijo a un jugador de béisbol como modelo a seguir sólo porque es famoso, gana dinero y juega bien, pues quien debe revisarse es usted. Yo creo que el modelo a seguir debería ser uno mismo. Mi modelo a seguir, por ejemplo, es mi padre; a pesar de que siempre haya admirado en el terreno de juego y fuera de él a Don Mattingly y a Luis Aparicio.

Para los Estados Unidos esto ha sido un verdadero escándalo. Esta semana, nadie habla sobre la crisis económica, sino sobre la crisis en el béisbol. El Comisionado de las Grandes Ligas Bud Selig, ha inclusive asomado la posibilidad de sancionar a Rodríguez y modificar sus estadísticas.

Se habla también de reinstaurar a Hank Aaron como el verdadero rey de los cuadrangulares y quitarle validez a la marca impuesta por Barry Bonds, quien espera un juicio para demostrar si mintió o no ante una corte federal sobre su uso de esteroides, algo que podría incluso llevarlo a la cárcel.

Los escándalos siguen con la confesión pública de Miguel Tejada quien reconoció que le mintió sobre su uso de esteroides a los investigadores del congreso de los Estados Unidos, lo que pudiera traerle consecuencias como cárcel y hasta una deportación de los Estados Unidos.

La cultura del perdón

El consumo de suplementos para mejorar las condiciones y resistencia física es algo que se volvió parte de una cultura en los últimos 20 años. El béisbol profesional es un negocio y sus participantes hacen lo que necesitan para destacarse en un ambiente tan competitivo.

Nadie puede decir que es "culpable" de consumir esteroides porque en estos casos no hay culpa de nada. Simplemente era parte de una práctica común donde a "todo el mundo" le parecía normal.

En la entrevista concedida a Peter Gammons de ESPN, Rodríguez dijo frases bien reveladoras pero inconclusas como: "La cultura en ese tiempo, y en general Major League Baseball era...era...sólo siento que soy culpable por ese momento".

A-Rod muestra también en sus declaraciones la duda por su culpabilidad: "Soy culpable por ser ingenuo y por no preguntar. Tomé una sustancia prohibida...pero para ser honesto no se exactamente de que sustancia soy culpable de consumir"

Obviamente es bien contradictorio pero honesto en cuanto a simplemente no saber.

Ni el mismo sabe por qué pedir perdón. Pero la sociedad americana y la opinión pública sólo buscan una disculpa. Es como un principio religioso. No se sabe por qué, pero una disculpa por parte de alguien bueno que hizo algo malo.

Los americanos perdonan al culpable, pero no al mentiroso. La mentira es un cargo muy pesado en esta sociedad, que al fin y al cabo puede estar llena de mentiras, pero al saberse la verdad el precio a pagar es muy alto.

"No estoy seguro que sustancia use, pero sea cual sea, me siento terrible por eso".

Las declaraciones de Alex son más falsas que un billete de 3 dólares, pero es lo que la opinión pública común quiere escuchar. Después querrán que conecte 45 jonrones demostrando que está limpio y que lidere a los Yankees a una Serie Mundial y gane otro premio como Jugador Más Valioso.

Entre tanto, estarán pendientes sobre la vida íntima del personaje, si bien se divorciará de su esposa para irse a vivir con Madonna, si jugará con Dominicana en el Clásico y no con Estados Unidos, si dona dinero en México y no en Dominicana, etc. La vida de Alex Rodríguez es un circo del cual él mismo no quiere formar parte.

Yo no estoy a favor del uso de esteroides en el béisbol, pero tampoco condeno, ni señalo y mucho menos criminalizo a quienes lo hicieron, lo hacen y lo harán.

Los jugadores de béisbol han buscado formas de sacarle mayor provecho a su rendimiento desde los mismo inicios del juego, y el consumo de sustancias químicas es sólo una evolución de este proceso.

El fanático paga por ver un buen espectáculo que es un juego de pelota con mucha calidad, y los jugadores profesionales se esmeran por darlo, incluso consumiendo sustancias que podrían ser perjudiciales para su cuerpo.

En esta vida, cada quien es dueño de sus actos. Y mientras no dañe a un tercero, pues no debería existir ningún tipo de castigo.

No hay comentarios: