Se ha producido un error en este gadget.

lunes, 18 de junio de 2007

Guaco...La superbanda de Venezuela en YouTube




Una muy grata sorpresa me conseguí en uno de los mejores inventos que se han creado, a mi juicio, con la ayuda y el desarrollo del Internet. Me refiero al portal YouTube, donde podemos disfrutar de videos que usuarios alrededor del mundo han subido. La comunidad de YouTube es tan grande que prácticamente se encuentra de todo ahí.

Siempre que se está lejos de la tierra de donde venimos, nuestra música llena un espacio para hacernos sentir que la distancia es menor. Buscando material de la Super Banda de Venezuela "Guaco", conseguí accidentalmente un excelente documental sobre ellos. El realizador caraqueño Leomar Cordova produjo "Guaco, de Gaita zuliana a estilo propio", trabajo que le sirvió de tesis de grado en la Universidad Central de Venezuela. En este material, el cual mucho tiempo se había pasado sin consolidarse una iniciativa con respecto a la expresión musical mas rica y desarrollada de la música venezolana y afro-caribeña, se cuenta la historia, en las voces de sus protagonistas, sobre la formación y los cambios a lo largo de los años del sonido de Guaco. Nada contra el gran trabajo de Leomar, pero creo que desde hace muchos años debió haberse hecho algo así en Maracaibo.

El video en total dura aproximadamente una hora, sin embargo, para quienes conocemos la trayectoria del grupo a fondo, sabemos que muchos cabos quedan sueltos y muchas historias faltan por contar en este material. Y es que es una labor muy, pero muy difícil, contar con lujo de detalles el desarrollo de Guaco durante sus casi 50 anos de recorrido.

Esta es una iniciativa invalorable de un periodista caraqueño que muestra verdaderos tesoros audiovisuales, presentaciones en televisión de la banda, y entrevistas con sus protagonistas de manera cronológica. Debe ser un punto de partida, bien sea para el autor, o para quien pueda tomar la iniciativa de realizar un documental mas completo, incluso con la participación mas constante de Gustavo Aguado, quien en esta pieza solo interviene brevemente al final.

La historia de Guaco es la misma historia de nuestra cultura marabina. Una historia romántica, donde la creatividad y el trabajo sincero se imponen desde sus inicios. La necesidad y las ganas de “innovar” para marcar una diferencia. En etapas se vieron incluso obligados a evolucionar, a veces por conveniencia, para mantenerse competitivos. En cada cambio, en cada “invento” el ritmo tomaba carácter propio y le daba un giro a la historia de la música.

Siempre he pensado que mientras la evolución de Guaco se va dando, la frustración de varios de sus músicos fue creciendo, pues los planes iniciales se iban desvirtuando cada vez mas, y su vez desvaneciendo. La eterna lucha de Guaco fue internacionalizar la gaita zuliana, labor que les fue imposible, aunque pensaran que con mucha dedicación y creatividad se pudiera lograr. Mientras intentaban este objetivo, quizás se les paso por alto darse cuenta que estaban creando algo nunca antes escuchado.

En medio de intentos, ajustes y evoluciones, Guaco creo un estilo único en el mundo. Para quien lo escucha por primera vez, es un estilo muy difícil de entender por la convergencia de ritmos. A pesar de que incluso hayan tratado, para muchos no logra ser comercial. Ser exitosos en Venezuela, entonces es mas que un halago. Digamos que parte de su éxito radica en la educación que ellos mismos le han dado a Venezuela en materia de fusión musical, que realza la riqueza de nuestra diversidad y que ha convertido la musica popular en un producto de tan alto nivel.

Quien entiende este movimiento a plenitud, se regocija al escuchar cualquier tema. Un arreglo de guitarra eléctrica de Guaco lleva en si el raspao de una charrasca, el bajo lleva el ritmo de la tambora y muy en el fondo de los metales se siguen escuchando violines. En la historia de la música afro caribeña, quizás nadie ha alcanzado tal desarrollo musical, y a pesar de eso, hay una gran frustración de no llegar mas allá, de no alcanzar el próximo escalón.

Es ahora cuando me pregunto por que llevamos por dentro esa sed de alcanzar algo que quizás es inalcanzable. De frustrarnos por algo que esta bien, de no conformarnos y disfrutar. Otras culturas en el mundo saben hasta donde pueden llegar y que esperar de sus metas. Nuestras metas son infinitas, así como la de Guaco.

Creo que para ellos y para quienes hemos apoyado su carrera a lo largo del tiempo, llego el momento de disfrutar, y esto no es conformismo. El hecho de sentirnos orgullosos por lo que nuestra música ha alcanzado, sin importar el reconocimiento y la fama de afuera debe ser el ejemplo que debemos dar. Quizás no le tocaba a Guaco cumplir esa meta. Guaco es y será siempre la verdadera música de Venezuela, y cada arreglo lleva consigo una carga de cada uno de nosotros y el calor de nuestra ciudad, ese es el verdadero reconocimiento.

Nuestra próxima meta es ahora preservar el legado y darlo a conocer a las futuras generaciones. Que sigan surgiendo iniciativas como esta y demos a conocer la historia de nuestra súper banda, y de nosotros mismos.

Chequeen el video