Se ha producido un error en este gadget.

lunes, 19 de octubre de 2009

Arranca el camino a Margarita

Jugadores y fanáticos en Dominicana y México esperan ansiosos la oportunidad de viajar a la "Perla del Caribe" en Febrero para la gran fiesta de la pelota invernal.

Como todos los meses de octubre en su segunda semana, "la mantequilla" de la pelota invernal arranca sus motores.

Venezuela, México y la República Dominicana tienen en marcha su pelota de invierno y cada uno de sus protagonistas comparten una sóla meta: el viaje a la Isla de Margarita el próximo mes de febrero para la Serie del Caribe.

En la "Isla del Encanto", la ahora llamada Puerto Rico Baseball League calienta sus motores medio oxidados; pero en definitiva habrá pelota.

La sombra de la suspensión del torneo se aleja y parece que todos están comprometidos a sepultar ese gris episodio.

Este año está pautado para iniciar el 12 de noviembre, pues mantiene su formato más corto que sus ligas hermanas. Cada equipo jugará nuevamente 42 partidos.

"Estamos convencidos de que vamos a repetir porque yo estoy loco por ir a Margarita" me decía esta semana Eduardo Pérez, dirigente de los actuales campeones Leones de Ponce. "Aún hay un buen recuerdo de la receptividad que tuvo en los fanáticos la pasada Serie Final entre Arecibo y nosotros (Ponce), donde promediamos sobre 13 mil aficionados por juego" resalta el ex-bigleaguer y también mánager de la Selección Nacional de su país.

Si. Esa cantidad es buena para ellos. En Puerto Rico es un proceso nuevo de rescate del béisbol invernal.

Este año estrenan presidente, el Lic. Sadi Antonmattei Goitía, quien fungía como directivo de los Lobos de Arecibo. Antonmatei asume el cargo interinamente, mientras se cocinan cambios drásticos en beneficio del circuito.

Esta semana realizaron su tradicional sorteo de novatos; la repartición de los jugadores criollos firmados por organizaciones de Grandes Ligas sin contrato aún para la PRBL, resultando el jardinero de los Boston Red Sox Reymond Fuentes la primera selección, por parte de los Gigantes de Carolina.

Félix Fermín finalmente se quedó a dirigir en el Cibao, pero con los Gigantes en San Francisco de Macorís, quienes también estrenan Gerente General en el ex-bigleaguer Cándido Maldonado

¿Vua´l Águila?

En la República Dominicana arrancó este viernes el torneo que se juega en honor al legado de los Hermanos Alou, Felipe, Mateo y Jesús.

Pero los eternos favoritos Águilas Cibaeñas, definen esta temporada como una de "transformación".

Por primera vez en 10 años no cuentan con el mando del dirigente más exitoso en el circuito, Félix Fermín, quien buscaba un contrato para dirigir en México y en el interín los rapaces se hicieron de los servicios del norteamericano Rick Sweet, con vasta experiencia en el Caribe.

Fermín finalmente se quedó en el circuito dominicano y aceptó la dirigencia de los Gigantes del Cibao, ante la partida del venezolano Luis Dorante.

El experimentado mánager cuenta con los bigleaguers Antonio Pérez, Juan Francisco, Wilson Valdez y el panameño Luis Durango como su columna vertebral, con las súplicas puestas en las incorporaciones de sus "caballos": Kendry Morales, Alexi Casilla y Brayan Peña.

Los cambios que sufren los rósters en dominicana son realmente dramáticos.

Mientras el viernes las Águilas derrotaron en su primer partido a los Gigantes del Cibao con hombres como Héctor Luna, Luis Terrero, Tony Abreu y el eterno Luis Polonia en la alineación; el rostro de los mameyes puede cambiar en algunas semanas con la incorporación de un Miguel Tejada, Johnny Peralta, TJ Peña, Mendy López o alguna figura de Grandes Ligas que quiera estirarse un poco en plena acción, como el veterano lanzador zurdo John Halama.

Sin embargo el club no luce como en años anteriores.

Por su parte, los actuales campeones Tigres del Licey, parecen ser los decididos a seguir su hegemonía como el club más exitoso del Caribe, con un lineup que incluye desde el inicio a Willy Mo Peña, Bernie Castro, Robert Andino, Amaury Cazaña, Félix Pie, Alexis Gómez y el veterano Timoniel Pérez.

Además de contar con su siempre productiva generación de relevo, la cual parece nunca acabar.

El viernes el novato Jordanny Valdespín, jardinero perteneciente a los Mets, conectó cuadrangular en su primer turno en la Liga Dominicana que ayudó a la primera victoria de la campaña sobre el Escogido.

Y en los próximos días esperan que el jardinero de los Arizona Diamondbacks Eric Byrnes, se coloque la camiseta azul.

Los experimentados Daniel Cabrera, José Mercedes y Ramón Ortiz encabezan la rotación del mánager Dave Jauss.

Esta es completada por una de las mayores atracciones del torneo, el lanzador cubano Yadel Martí, quien junto al jardinero Yasser Gómez, escaparon de Cuba en 2008, y fueron declarados ya agentes libres por Major League Baseball residenciados en Dominicana.

Martí debe mostrar en el circuito quisqueyano la misma calidad que se vió con la camiseta del equipo Cuba.

Gómez, por su parte, acordó con las Estrellas Orientales, y será su patrullero central y junto a Fernando Tatis y Odalis Pérez, intentarán encabezar al equipo de San Pedro de Macorís.

Otra de las figuras que causa interés en la Liga Dominicana es el jardinero de los Diamondbacks Conor Jackson, quien ya integra las filas de los Leones, que desde este año cuentan con Moisés Alou como Gerente General y el exbigleaguer Ken Oberkfell como mánager.

Y no les quiero ni contar sobre el revuelo que han causado en Dominicana las Cheerleaders de los Leones del Escogido, las cuales desvían totalmente las miradas del terreno de juego.

Estas fueron importadas totalmente desde Venezuela, y son el producto foráneo más admirado por los asistentes al Quisqueya.

Esteban Loaiza quema los últimos cartuchos en su carrera como lanzador con los Venados

De regreso al puerto


La Liga del Pacífico también arrancó a toda máquina con homenajes para el Ing. Renato Vega Alvarado, ex-presidente del circuito que recientemente dejó de acompañarnos, dejando un legado imborrable en el fortalecimiento de la pelota invernal.

Desde el Puerto de Mazatlán hay esperanzas de que sus Venados repitan el título y una de sus cartas bajo la manga es el regreso al béisbol del estelar Esteban Loaiza, quien a sus 37 años busca quemar sus últimos cartuchos en el béisbol. El miércoles reapareció ante los Mayos de Navojoa y se fue sin decisión en tres entradas.

El mánager Lorenzo Bundy espera que el veterano lanzador retome su forma paulatinamente para afianzar su rotación , con un equipo muy similar al que representó a México en Mexicali.

Esperan poder contar con "El Titán" Adrián González para Diciembre. Su nuevo ligamayorista el lanzador Walter Silva anunció que estará listo para debutar el 1 de noviembre.

Pero el inicio más caliente, con 5 victorias al hilo, ha sido para los Naranjeros; quienes no repitieron como mánager a Vinicio Castilla y se fueron por un favorito local, Homar Rojas.

Castilla, sin embargo, podría nuevamente saltar al terreno como jugador en diciembre.

Hermosillo cuenta con un lineup con experiencia con Darnell McDonald, Luis Alfonso García, Humberto Cota. José Luis "El Borrego" Sandoval y Carlos Gastélum.

Además de presentar nuevamente al eterno "Pancho Ponches" Francisco Campos, como abridor número uno, haciendo llave con Juan Salvador Delgadillo, un lanzador de mucho éxito con el Vaqueros Laguna en la Liga de Verano.

Destaca también la presencia del jardinero grandeliga australiano de los Diamondbacks Trent Oeltjen, entre los importados de renombre en el circuito.

De la misma forma el lanzador prospecto de los Cubs Jeff Samardzija, con los Águilas de Mexicali.

Culiacán, por su lado, con Nick Leyva como timonel, llega de nuevo presentando otra temporada de reestructuración.

Mientras esperan la incorporación del poderoso Jorge "Chato" Vázquez, parece que su róster no ha terminado de salir de vestigios como Adán Amezcua, Refugio Cervantes y Sergio Gastélum. Los días oscuros continuarán en el campo tomatero.

lunes, 12 de octubre de 2009

El sueño de Machadito

Luis Rodolfo Machado fue el padre y motor del regreso de la pelota profesional al Zulia con la compra de una franquicia y la creación de las Águilas. Luis Aparicio Jr. fue su mano derecha en el arranque de su aventura.

La celebración de los 40 años de las Águias del Zulia es motivo de júbilo para toda la región y para aquellos que llevamos en alto en cualquier rincón del mundo la zulianía como marca registrada.

Y el tributo es definitivamente para la memoria de Don Luis Rodolfo Machado Bohórquez.

Machadito fue un empresario zuliano que se tomó la atribución de rescatar el béisbol profesional.

"Se le metió en la cabeza traer un equipo para el Zulia y no descansó hasta hacerlo" me contaba su esposa Doña Lilia hace unos años.

Dos factores causaban la preocupación de Don Luis. Primero, la falta de pelota profesional en la ciudad tras haber fracasado en mantener una Liga local independiente, comprobándose que a pesar de la ávida afición sólo había espacio para un máximo de dos equipos; y segundo, la construcción del Estadio de Béisbol del Complejo Polideportivo.

Para la temporada 1969-1970 los Llaneros de Acarigua tenían una deuda pendiente con la Liga.

Machadito sabía que en cualquier momento podía producirse otra expansión o que el equipo de Acarigua necesitaría ayuda. Al conocer la situación partió a Caracas junto a Rutilio Ríos con la idea de cabildear a su favor. Era el momento que tanto había esperado.

El 2 de marzo de 1969, la liga otorgó un plazo de 10 días para acordar la compra de la franquicia a Jesús Morales Valarino. Antes del 12 de ese mes debía presentar un documento de compra y la cantidad de cien mil bolívares que sería una fianza, y al mismo tiempo el dinero que Acarigua debía a la liga.

Al día siguiente se cerró el negocio. Morales Valarino recibió cien mil bolívares y al mismo tiempo quedaba como accionista del nuevo equipo al asumir Bs. 150.000 de su propia deuda.

Machadito y su gente pagaron antes del 3 de abril otros Bs. 100.000 y se hizo un compromiso de hacer pagos de 10 mil bolívares por los siguientes 10 meses para cubrir los últimos cien mil. Por 450.000 bolívares comenzó la nueva etapa del béisbol zuliano.

"Todo está listo. Ahora se espera la colaboración de los organismos oficiales y que el fanático respalde al equipo con su presencia en el estadio" dijo Don Luis cuando anunció los detalles de la compra del club, quien hizo caso omiso a los negativos comentarios y rumores populares de que había sido un mal negocio.

"Hay personas envidiosas que no hacen nada, ni dejan hacer a los demás. Hay que exponerse e invertir para conseguir algo en la vida" decía.

¿Gerente, mánager, campo corto, cuarto bate y novio de la madrina?

Cuando Luis Aparicio Jr. supo de la noticia sobre el nuevo equipo durante la temporada 1969 con los Chicago White Sox, de inmediato asumió su rol y anunció que no jugaría con La Guaira, y que sólo lo haría con Zulia.

Machadito entendía la responsabilidad histórica con Aparicio. El nuevo equipo debía girar a su alrededor. Por eso le dió luz verde en el equipo y acordó un contrato como gerente, mánager y jugador y un pacto con los Medias Blancas de Chicago.

Aparicio asumió su rol con mucha entrega. Era la defensa de su cultura, su tierra, su zulianía. Iba todo más allá de la pelota.

Pero ante los planes y proyectos del Zulia con Aparicio vino la piedra de tranca: Pedro Padrón Panza.

Los Tiburones de La Guaira no querían desprenderse de los servicios de su bigleaguer, y si habían de hacerlo estos pedían a cambio a la gran figura del nuevo róster: Oswaldo Blanco.

Pasaron semanas de pugna. La liga prohibió la contratación de Aparicio por parte de Zulia alegando que pertenecía a la reserva de La Guaira.

Las Águilas saltaron al terreno para sus entrenamientos dirigidos por “El Grande de Maracaibo”, y mientras Padrón Panza y Machadito no llegaban a un acuerdo satisfactorio por la gran estrella, este manejaba el circo zuliano tras bastidores.

Su padre dirigió el club en las primeras de cambio. Luego trajo a un coach de los Medias Blancas, Bill Adair, para que fungiera como mánager, quien renunció al cargo.

Era de conocimiento público que el bigleaguer se estaba divirtiendo con el manejo de "su equipo" a pesar de las prohibiciones de la Liga.

La presión era para que Padrón Panza, además su gran amigo, le diera la libertad incondicional. A los salados no quedó otra que aceptar su voluntad.

El 2 de noviembre finalmente Luis Aparicio Jr. salió de las sombras y asumió oficialmente sus roles con Las Águilas. Dirigió al club, además de debutar como bateador emergente ante Aragua. Dos días después, fue su primer juego con las Águilas en Maracaibo.

En el esperado "Juego de la Chinita" Aparicio fue homenajeado en plan estelar, con la presencia de su padre "El Grande de Maracaibo" como coach y un equipo luchando por la clasificación en su debut en la liga con 4 de los 8 jugadores titulares de los Medias Blancas de Chicago de 1969: el receptor Ed Herrmann, el tercera base Bill Melton, el jardinero derecho Walter Williams, y el propio Aparicio. Además contaban con lanzadores del equipo grande como Don Secrist y Bart Johnson.

Es imposible negar que muchas responsabilidades sobre Aparicio opacaron su actuación en el terreno en las primeras dos temporadas del club, en una relación que terminó por su propia pasión a la divisa, en altercados en la toma de decisiones.

Incluso "El Grande" llegó a decir: "Luisito es muy terco" en ocasiones cuando sus criterios del juego y del manejo del equipo chocaban. Machadito decía: "Luis es un hombre de béisbol y tiene mi entera confianza".

El nacimiento de una nueva fanaticada

La primera temporada de "Las Águilas" estuvo marcada por el romanticismo del regreso de la pelota en el Zulia y por el nacimiento de "la nueva fanaticada".

Los aficionados de Aparicio se juntaron a los viejos Pastoreños, los Gavilaneros, los Rapiños y los amateur de la doble A.

Se formó así el fanático de las Águilas del Zulia, una especie única en el béisbol que critica duramente cada movimiento del equipo por un amor visceral a la camiseta, su conocimiento del juego y su inconformidad.

Este fanático es el mánager de tribunas. Es una característica del equipo.

Y un factor que ayudó a la formación de esta especie fue el mismo Aparicio ante sus diversas funciones en el club en las primeras dos temporadas.

Luis Verde, en sus crónicas del béisbol zuliano, dice "Los aficionados ya están disgustados por las pérdidas de su equipo alegando que es un pobre conjunto el que han presentado sus directivos".

¡Increíble! Con 7 peloteros importados de Grandes Ligas, la lucha por tener al ícono de nuestra pelota, la presencia de jugadores criollos de sobrada calidad como Oswaldo Blanco, Gustavo Spósito y Teolindo Acosta y sobre todo el regreso de la pelota profesional al Zulia...y aún así, en apenas dos meses de temporada, ¿Ya los fanáticos eran implacables?

Y si eran. Y si son. Es parte de esta experiencia maravillosa que armó Machadito.

Verde agrega que los fanáticos decían: "La mayoría de los importados son de los Medias Blancas, y por eso es que Luis Aparicio los protege".

Recordar los primeros días de la franquicia y honrar a Machadito es más que justo en el día de hoy. En la memoria de cada uno de los lectores de estas líneas existe algo, así sea muy pequeño, que nos relaciona con el equipo que nos identifica como cultura, como comunidad.

Una cola en las afueras del estadio, la primera cerveza, el encuentro con un ser querido, el color naranja, rojo o azul, el calor de un domingo, un perro caliente, una gaita, un grito, un foul ball, una sonrisa, una anécdota, aquellos que ya no están y aquellos que estarán para siempre.

El sufrimiento y el añoro de pasado viene incluido.

Machadito dijo hace 40 años: "Es una de mis grandes satisfacciones darle a los aficionados zulianos un equipo de béisbol profesional. Les he cumplido".

Yo le agrego, Don Luis, "¡Y con creces!". Salud a su memoria y gracias eternas en nombre de todos.

lunes, 5 de octubre de 2009

¿Fatiga Extrema?...¡Jajajaja!

Jhoulys Chacín nuevamente está en la lista de Fatiga Extrema, pero esta vez sin ni siquiera legar a las 160 entradas lanzadas. La poca seriedad en la confección de la lista hace dudar del respeto de la Confederación del Caribe en su "control" en las relaciones laborales con MLB.

La madrugada del domingo 6 de septiembre, la Oficina del Comisionado de MLB, pasó vía correo electrónico la "Lista de Fatiga Extrema", a todos los equipos del circuito invernal caribeño.

Desde ese día hice mi tarea: Consulté mis fuentes, leí los reglamentos, hice una retrospectiva histórica y analicé el escenario.

Ahora traigo mis conclusiones.

1)
Las Ligas Invernales no se dan a respetar en su carácter de circuitos de pelota profesional.

2)
La Confederación del Caribe sigue siendo un órgano inerte, sin respeto alguno por parte de MLB.

3)
Las Grandes Ligas desearían que las Ligas Invernales no existan.

4) Las cláusulas que rigen los acuerdos entre ambas partes (Ligas Invernales y MLB) son una real payasada.

5) La Lista de Fatiga Extrema es una gigantesca falsedad.

El nuevo acuerdo laboral

Desde el pasado mes de mayo comenzaron las reuniones entre la Confederación del Caribe y Major League Baseball, cuya cara para este lado del mundo es el puertorriqueño Lou Meléndez. Óigase bien...¡mayo!

En Nueva York se discutió la firma de un nuevo acuerdo. Se decidió debatir por unos meses y firmar conclusiones a mediados de septiembre, sobre un reglamento que luce más limitante para la actuación de los criollos y hasta impositor en otros aspectos alrededor del juego.

No obstante, cinco meses después el Nuevo acuerdo laboral aún brilla por su ausencia. Una fuente ligada a la Oficina del Comisionado de MLB me dijo: "Mientras el acuerdo nuevo no se firme, pues seguimos bajo los reglamentos anteriores, y así funcionaremos hasta ver que pasa".

En criollo…¡A la machimberra!

Un ejemplo. La fecha tope para que MLB emita su Lista de Fatiga Extrema premilinar, que es un instrumento determinante para que los Gerentes Generales armen sus equipos de cara a la temporada, es el 1 de Septiembre.

Ustedes ya saben que día se envió este año. Y eso lo acepta sin problemas la Confederación. Tampoco parece haber derecho a réplica.

El respeto en los acuerdos laborales debe ser igual tanto en las relaciones de trabajo, como en el terreno de juego. Con los años, más y más restricciones se siguen imponiendo y pareciera que los 30 clubes que participan por la Serie del Caribe no termina de unirse después de más de 50 años de actividad conjunta y fines comunes.

Esto es aprovechado por MLB, quienes pasan sobre la debilidad en el manejo de la operaciones de sus contrapartes.

El resultado: El efecto negativo en la calidad del espectáculo profesional que la afición merece ver en el terreno de juego, y el hasta el conformismo del fanático caribeño ante la situación.

Simplemente no es justo. No es justo que si un 30% de los jugadores de las Grandes Ligas provienen de países latinoamericanos, se haya creado esa "contracultura" de evitar jugar en invierno por prevenir una lesión que pueda sacrificar un contrato.

La exportación de peloteros en Dominicana y Venezuela se ha convertido ya en una explotación Ha dejado de ser el júbilo nacional de un atleta en otras tierras.

¿De qué les sirve a los peloteros de Grandes Ligas ser "Embajadores" de sus países en las Ligas Mayores si no pueden mostrar sus habilidades a su propia tierra?

¿Para qué le sirve a la Pequeña Liga de Pequiven formar a un peloterito como Jhoulys Chacín y de que le vale a los Leones del Caracas firmarlo? ¿Para complacer a la ciudad de Denver sólamente?

Chacín dice: "Yo estoy loco por jugar en Venezuela, nunca he debutado; pero imagínate, ellos no me dan permiso y no quiero desobedecerlos" dice con pena el muchacho que se paró primero en el montículo del Coors Field, que en el del Estadio Luis Aparicio de su natal Maracaibo.

Miguel Tejada tiene más de 600 turnos en 2009 y no está en la Lista de Fatiga Extrema, lo que le permite jugar con las Águilas Cibaeñas sin restricción esta temporada de llegar a un acuerdo.

La Lista de Fatiga Extrema

El colega del Listín Diario en la República Dominicana, Mario Emilio Guerrero, califica a la lista como "un artilugio". Su compatriota Manuel Díaz, de Impacto Deportivo, la define como "un mecanismo que está reglamentado para que el equipo que le convenga se ampare en él".

Yo la llamo de nuevo una: ¡Gigantesca Falsedad!.

La lista incluye este año 137 jugadores que desde Clase A hasta Grandes Ligas, alcanzaron las condiciones establecidas (y no vigentes) para prohibir su participación en invierno antes del 1 de diciembre.

Para poder jugar después de esta fecha debe existir un permiso de su equipo de Grandes Ligas. Cuando se da, viene acompañado generalmente de condiciones con un plan de trabajo. ¡Imagínense, en el medio de la lucha por la clasificación!

En esta lista 61 son dominicanos, 44 venezolanos, 13 mexicanos, 12 puertorriqueños, 4 colombianos y 3 panameños. Aquí están metidos obviamente los peloteros titulares desde Albert Pujols, pasando por Jorge Posada, Mariano Rivera, Miguel Cabrera, Carlos Guillén, Carlos Peña y Alfredo Aceves, entre otros caballos de la temporada 2009.

Las condiciones para estar en esta lista son para los bateadores: 500+ turnos (325 en temporada corta). Para los lanzadores: 165+ entradas o 60+ apariciones (35 juegos en temporada corta). La otra es sufrir de una lesión cuyo período de recuperación sea en los meses de actividad.

Ahora bien. Jhoulys Chacín aparece en la lista bajo la condición de fatiga. El derecho lanzó esta temporada en doble A, triple A y Grandes Ligas. Entre las tres categorías suma 127 entradas de labor y obviamente no llega a 60 juegos. Entonces, ¿Cuál es el problema?

Por el otro lado. Los siguientes jugadores superaron los 500 turnos esta temporada: Miguel Tejada (624), Bob Abreu (553), David Ortiz (533), Alberto Callaspo (564). Sin embargo, no están en la lista de fatiga extrema. Eso quiere decir, que ¿Tienen luz verde para jugar en sus países?

Johan Santana está lesionado y no aparece en la lista. ¿Mmmm?

Kendry Morales juega como criollo en la República Dominicana por ser nacionalizado y está bajo restricción por fatiga.

Sin embargo, Adrián González, que tiene doble nacionalidad y juega como criollo en la Mex-Pac, no aparece. O sea, ¿Puede vestir la camisa de Mazatlán cuando quiera?

¿Y los demás? Curazoleños, Arubanos, Cubanos y otras nacionalidades sin liga invernal; ¿No hay restricción sobre ellos?

Un Gerente General me dijo: "Es que todo mentira. Se hace lo que el equipo de Grandes Ligas quiera. Nadie te puede explicar porqué Tejada no aparece si tiene más de 600 turnos. Ahí te das cuenta que la lista no es determinante, solo cuando a alguien le conviene aplicar la regla. Esto no ayuda ni al pelotero , ni a las ligas como espectáculo".

El jardinero Fernando Martínez se apareció por el campo de entrenamiento del Escogido esta semana y declaró: “Omar Minaya, me señaló que si estoy bien físicamente, podría jugar desde el principio. Estoy a la espera de que me manden el programa de ejercicios."

“Después, comenzaré a entrenar y si no hay problemas de salud, me verán desde la fecha inaugural en uniforme", agregó el jugador que expresamente está en la lista y que en teoría “no puede jugar antes del 1 de diciembre”. ¿Sorpresa?

El jugar en invierno debe ser una decisión propia del pelotero y su equipo invernal basado en más conveniente para ambos. Después de más de 50 años, aún la unión de equipos invernales, simplemente...no pesa.