Se ha producido un error en este gadget.

lunes, 27 de julio de 2009

Buenas tardes…¡Ya los inmortales están junto a Rickey!

Rickey Henderson se roba la 3ra. base el 1ro. de mayo de 1991 ante los New York Yankees para establecer la nueva marca de más estafadas en la historia sobre Lou Brock. Desde ese día ha sido extraoficialmente un miembro del Salón de la Fama. 18 años y 3 meses después, su lugar entre los inmortales es oficial.


Hoy es un día histórico en el béisbol. De esos que dentro de 50 años se leerá en los libros y muchos sólo conocerán a los personajes por imaginación. Como leer sobre Babe Ruth, Ted Williams, el ¨Patón¨Carrasquel o Martín Dihigo.

El turno de entrar a Cooperstown le toca a uno que marcó una época y dejó un legado único: Rickey Henderson. O como él mismo siempre autodefinió su personaje en tercera persona: Rickey.

¨Hoy Rickey está muy contento de que Rickey por fin reciba la invitación a la inmortalidad en el béisbol. Estas leyendas están donde se merecen, al lado de Rickey. De hecho, se tardaron mucho en llamar a Rickey para esto….¨

Rickey…¡Hay que esperar cinco años de retiro para poder aspirar al Salón de la Fama!.

¨Bueno, Rickey en realidad no se ha retirado, solo le duelen un poco sus pantorrillas¨.

Rickey marcó un estilo. Muchos scouts lo han definido como una ¨maravilla física¨. En su cuerpo no había un gramo de grasa, ni tampoco músculatura sobredesarrollada.

Nunca se sometió a un régimen de pesas. Al preguntarle como mantenía su cuerpo decía: ¨Rickey hace abdominales y flexiones. Hay gente que come antes de dormir y eso ensancha el estómago, Rickey hace abdominales y se acuesta con el estomago reducido. Rickey no usa esteroides. Rickey es full natural¨.

Era un excéntrico pedante, a la vez ocurrente, pero nunca ofensivo ni despectivo. Así fue su carrera en el béisbol desde sus días en la Escuela Técnica de Oakland, de donde fue seleccionado por los Athletics en 1976, hasta el día de hoy. Su discurso en Cooperstown será digno de comprar en DVD.

Ese carácter fue de la mano con su actuación en el terreno. Fue simplemente impresionante durante 25 temporadas en las Grandes Ligas.

12 veces líder en bases robadas en una temporada incluyendo el récord de 130 en 1982. ¡130! Es imposible robarse 130 bases en una temporada de 162 juegos. ¡Impensable!

Líder de todos los tiempos en bases robadas con 1,406 y en carreras anotadas con 2,295. 10 Juegos de Estrellas, ganó un Guante de Oro como jardinero izquierdo y fue el Jugador Más Valioso de la Liga Americana en 1990 con los Oakland Athletics, liderando a ganar la Serie Mundial a un súper equipo que tenía como atracciones a José Canseco y a Mark McGwire.

Pero la verdadera estrella era Rickey. El tiempo lo ha demostrado.

10 equipos, 3.081 juegos, 13.346 apariciones al plato, .279 de promedio, 3.055 hits, 297 cuadrangulares y 81 de ellos abriendo el juego (record). Números de sobra como credenciales y que marcaron una época.

Sin duda es el mejor primer bateador en la historia del béisbol. Muchos lo han catalogado como un irremplazable al momento de definir el mejor jardinero izquierdo que alguna vez haya jugado.

Rickey fue electo al Salón de la Fama en su primer año de elegibilidad con un 94.8% de los votos. Lo acompañan hoy el ex jardinero de los Red Sox Jim Rice, y el segunda base de los Yankees Joe Gordon, quien entra por el comité de veteranos (post-mortem).

Derroche de méritos. Pero la gran atracción de hoy es Rickey.

Rickey siendo Rickey

Muuucho antes de un ¨Manny siendo Manny¨, existió: ¨Rickey siendo Rickey¨.

No existe alguien en este juego con más anécdotas que Rickey. La mitad de ellas son verdaderas, otras han sido inventadas alrededor del hombre y el mito. A Rickey o lo amas, o lo odias.

Los Athletics una vez le dieron un cheque por un millón de dólares como bono por la firma de un contrato.

El departamento de finanzas del equipo se dio cuenta al tiempo que el dinero no había sido cobrado y le preguntaron a Rickey sobre el cheque. Resultó que este lo mandó a enmarcar y lo guindó en la sala de su casa. Nunca lo cobró.

Durante su mejor época con Oakland siempre hubo una cierta rencilla con el mánager Tony LaRussa. En una oportunidad lo llamó ¨un buen jugador y no un gran jugador¨, porque se interesaba más en sí mismo que en el equipo. Sin embargo hoy LaRussa lo recuerda como: ¨Es el jugador que crea el momento, es el mejor que he visto¨.

Rickey respondió que merecía ganar más dinero. En 1991 dijo: ¨Soy el jugador número 35 entre los mejores pagados, cuando debería ser el quinto¨.

Se quejaba por su salario de 3 millones. ¨Si me pagan como a Mike Gallego (infielder de Oakland) jugaré como Mike Gallego¨. Cuando le preguntaron a Gallego sobre su comentario dijo: ¨Estoy contento de que al menos se sepa mi nombre¨.

Y es que ese era un aspecto que causaba gracia e incomodidad. Nunca se supo el nombre de sus compañeros.

Cuando llegó a Seattle en la temporada del 2000 tras ser dejado libre por los Mets, el primera base era John Olerud, conocido por jugar con casco a la defensiva tras una operación cerebral.

Al verlo Rickey le dijo: ¨Oye chico sabes, cuando yo jugaba en Toronto había un tipo que también usaba un casco siempre...¨ Y Olerud le respondió: ¨¡Rickey ese era yo...Yo fui tu compañero de equipo en Toronto, ganamos la Serie Mundial en 1993 juntos y luego fuimos compañeros con los Mets el año pasado!.

Cuando superó a Lou Borck como máximo robador de bases en la historia dio un discurso en Oakland: ¨Lou Brock fue el símbolo del arte de robar bases, pero hoy yo soy el más grande de todos los tiempos¨.

Rickey ha dicho que la última frase fue inspirada por si ídolo Muhammad Ali. Ese es Rickey.















Gratos recuerdos


En mi carrera como periodista he conversado varias veces con Rickey. La última y la más agradable fue en el verano de 2007 cuando los Mets lo contrataron como instructor especial para trabajar en el corrido de bases de José Reyes y Carlos Gómez. Sus respuestas fueron geniales.

¨Rickey, ¿Cómo se pueden robar 130 bases en una temporada?¨

¨Bueno, Rickey le dice a estos niños que para robar 130 bases hay que correr siempre. Ellos tienen miedo de que el lanzador sepa que van a salir a robar y el mánager piensa que van a perder con un out la posibilidad de una carrera en circulación, pero como todo en la vida…hay que arriesgar,y siempre. Rickey se arriesgaba...ufff y me sacaron muchas veces!, pero Rickey sabía que era más rápido que nadie así que robada segunda, tercera y hasta la cartera del umpire si podía...el problema es que no tenía dinero, yyyy mmm a Rickey le gusta el dinero!...Pero nunca me robé el home. Esa es una jugada estúpida¨.

¨¿Qué recuerdas de tu paso por la Liga Mexicana del Pacífico con los Mayos de Navojoa?¨

¨Que habían muchos mexicanos y que la gente se volvió loca en ese pueblito con el equipo porque ganábamos partidos.¨

¨Rickey era en México!!! Ustedes ganaron el título en ese año!¨

¨Si, a Rickey le gustan los tacos. Rickey vive en San Diego¨.

martes, 21 de julio de 2009

Guerras y batallas entre MLB y las Ligas Invernales

El Acuerdo con las Ligas Invernales que regula las relaciones entre las Ligas Mayores y los 5 circuitos de invierno adscritos a la Confederación del Caribe, se encamina a un estado de mayor rigidez que limita la operación comercial y deportiva de los equipos latinoamericanos.


Preocupación existe alrededor del circuito de béisbol invernal en estos días sobre la renovación del ¨Acuerdo con las Ligas Invernales¨ (WLA, por sus siglas en inglés, Winter League Agreement), que expiró el pasado mes de febrero tras cuatro años de vigencia.

Este es el convenio de trabajo que regula las relaciones entre las organizaciones de Grandes Ligas y los 32 equipos que cumplen actividad en las Ligas Invernales de Venezuela, México, Dominicana, Puerto Rico y Colombia.

Los equipos de Grandes Ligas parecen haber tomado la posición de que las Ligas Invernales son un estorbo. Por otro lado sus afiliados tratan de enfatizar las bondades que tiene para los peloteros el jugar durante los meses de invierno. La realidad es que la pelota invernal no busca desarrollar sino ganar un título local y luego el máximo trofeo en la Serie del Caribe. Y esto obviamente conlleva un riesgo para el pelotero.

En relación a esta lucha el colega dominicano Mario Emilio Guerrero, del Listín Diario de Santo Domingo, se pregunta: ¨¿De dónde viene esta animadversión de MLB contra las ligas caribeñas? ¿Cuáles son las razones que han llevado a las organizaciones de Grandes Ligas a poner tantas trabas para que sus jugadores accionen en nuestros torneos?

Y cito textualmente su auto-respuesta a las interrogantes y su opinión, la cual apoyo: ¨Todo es producto de la llegada de una nueva generación de directivos (de Grandes Ligas), que nunca jugaron béisbol y no conocen la importancia de la pelota caribeña en estas tierras. Los puestos de gerente general, jefe de ligas menores, director de desarrollo y otros cargos de suma importancia, hoy en día son ocupados por egresados universitarios, en lugar de antiguos jugadores, como ocurría en décadas atrás. La mayoría de esos jóvenes ejecutivos ni se preocupa por conocer a los directivos de los equipos caribeños y algunos ni siquiera han visitado nuestros países¨.

Obviamente, como egresado universitario e incluso con una maestría en mi área de trabajo, no puedo estar en contra de la profesionalización académica de dichos puestos de trabajo, al contrario lo apoyo; pero si es cierto que carecen de conocimientos de la operación del juego a nivel latinoamericano, y un 50% de la relación con el Caribe está en los equipos de invierno.

Pero esta ¨camada de burócratas¨, como los llama Guerrero, han colocado las ganancias de los equipos de Grandes Ligas en niveles nunca vistos, han destinado altísimos presupuestos para el desarrollo y búsqueda en nuestros países y han consolidado una industria que va más allá de la acción en el terreno, que también incluye plataformas mediáticas, mercadotécnicas y de bienes y servicios de consumo.

Y como dije anteriormente, los jugadores son inversiones que proteger. Así los ven ellos. A pesar de que nosotros los sigamos viendo como nuestros muchachos que deben jugar con sus respectivos equipos frente a sus familias y amigos y mantener las tradiciones de los equipos locales.

Son dos partes bien fundamentadas que desde siempre buscan un punto medio.

Fatiga extrema

La lista de fatiga extrema se maneja desde finales de los años 90 fue inevitablemente aceptado por la Confederación del Caribe.

Un impasse en este sentido es algo que no podrían permitir bajo ningún concepto tanto Juan Francisco Puello Herrera, Comisionado de Béisbol del Caribe, ni Lou Meléndez, VicePresidente de Operaciones Internacionales de Major League Baseball.

La lista de prohibición por fatiga extrema incluye automáticamente:

*Jugadores que desde clase A hasta Grandes Ligas hayan tomado más de 500 turnos, y 325 en ligas de calendarios cortos (A y novatos).

*Lanzadores con 170 entradas en las mayores, 165 entradas entre clase A y triple A, 80 entradas en la liga de calendario corto y 70 entradas en liga de novato.

*Jugadores con 60+ juegos de Grandes Ligas, 55 entre clase A y triple A y 35 en ligas de calendario corto.

Los jugadores incluidos pueden recibir permisos para jugar después del 1ro. de diciembre si sus equipos invernales los solicitan y el equipo de Grandes Ligas lo aprueba.

¨Anteriormente era peor¨ dijo Puello Herrera tras la aprobación del expirado convenio. ¨ Ahora al menos se puede apelar para tenerlo en diciembre¨.

Para las próximas semanas la Confederación presenta la contrapropuesta al nuevo acuerdo, con el apoyo mayoritario de los equipos. Pero el ¨status quo¨ de que las Grandes Ligas se quedarán con la parte gruesa continuará. Ellos se hacen los pendejos, pero es así.

De hecho, la nueva propuesta por parte de las Grandes Ligas busca endurecer la lista de fatiga extrema bajando el número de entradas e incluso regulando a los receptores de manera individiual.

El presidente de la Liga Venezolana José Grasso Vecchio declaró en días pasados que la posición de Venezuela es que el convenio quede igual y que no sea más rígido. ¨Queremos propiciar que los gerentes de los equipos, tanto de allá como de acá, conozcan el reglamento, porque su desconocimiento lo que ha ocasionado algunos problemas.¨ expresó.

Meléndez afirma que la lista de restringidos incluye alrededor de 100 peloteros y que estos no deben influir en el torneo cuando existen sólo en Dominicana más de 1,000 peloteros para componer los rósters de la Liga, un número similar en Venezuela, además de los peloteros importados. Incluso, esta lista le da mayores oportunidades a los peloteros jóvenes de ver actividad en el circuito.

Claro Mr. Meléndez, pero recuerde usted que esos 100 peloteros son los ¨caballos¨, los que la gente paga por ver, los que ponen el espectáculo. No es lo mismo que los Tigres de Aragua arranquen la temporada con Jonathan Mota en el lineup, en vez de Miguel Cabrera.

Los fanáticos del Caribe entienden esto muy bien y quisieran que fuese entendido por los nuevos ¨cerebritos del béisbol¨.

Con todo menos con la cerveza

La nueva propuesta del acuerdo por parte de MLB incluye, según Guerrero, los siguientes puntos:

*La venta de cervezas y demás bebidas alcohólicas, debería concluir a partir del último out de la séptima entrada o dos horas después del primer pitcheo del juego. Todo vendedor debería parar la venta de estos productos luego del último out de la sexta entrada. Los equipos que deseen terminar la venta de cervezas antes de los límites antes señalados están en potestad de hacerlo.

*El tamaño de los vasos no deberán exceder las 20 onzas.

*Los responsables del estadio deberán restringir la venta de cerveza a un máximo de dos unidades por cada persona debidamente identificada.

*Cada persona que aparente tener 30 años ó menos de edad, debería ser conminada a presentar un documento válido de identificación. La gerencia y los empleados del estadio, así como los concesionarios, deben ser consistentes en reforzar las medidas tomadas respecto a las bebidas alcohólicas.

Ya va...denme un minuto que no puedo escribir más...tengo lágrimas en mis ojos producto de la risa. Me quede sin aliento de la carcajadas.

No voy ni siquiera a desarrollar este punto, ni a dar mi opinión, la cual ustedes conocen bien. Sólo diré que al ver esto, realmente me di cuenta que esta gente no tiene ni idea de lo que está hablando.

Como dicen en mi tierra: ¨Eso es un pocillo de locos¨.

Pero no se preocupen mis amigos cerveceros. Puede que perdamos la guerra, pero al menos esa batalla sé que no la vamos a perder. Ya sólo en la propuesta provocó no sólo risas en las cinco ligas, sino que se metieron con ¨Papá Dios¨... o más bien ¨Papá Patrocinante¨. Duélale a quien le duela, sin cerveza, no hay béisbol invernal. Es mejor aceptarlo que luchar contra ello.

St. Louis: el arco, el blues, el béisbol y sus estrellas.

Busch Stadium de St. Louis se apresta a recibir a las estrellas de las Grandes Ligas por primera vez desde 1966. El parque muestra una de las panorámicas más pintorescas del béisbol con el arco-monumento a Jefferson de fondo.


St Louis es una ciudad donde el reloj corre mas lento.

Los ríos Mississippi y Missoui rodean gran parte del centro de la ciudad dándole vida y actividad a esta comunidad.

Una combinación de edificios modernos, hoteles lujosos, construcciones históricas, jardines, fuentes y plazas alrededor de calles impecablemente limpias y llenas negocios locales que se han convertido, en el ultimo siglo, en mega-empresas trasnacionales.

St. Louis cobró importancia como centro comercial a finales del siglo 19 porque era la ciudad grande más al oeste de los Estados Unidos.

Por estas calles resuena el blues, la música que carga el alma de esta zona. Los afro americanos gozaron de mayores libertades por acá e incluso tuvieron su propia aristocracia a principios del siglo 20. Su influencia es innegable. Este ritmo adorna los oídos de residentes y visitantes a toda hora.

En este verano el sol es radiante y la temperatura pica los 33 grados celcius. Los rayos chocan contra una híper genialidad de la ingeniería moderna: un arco gigantesco que adorna el paisaje. Este es el orgullo y referencia de sus habitantes.

El arco es el monumento mas alto de los Estados Unidos construido por la mano del hombre. El Jefferson Expansion Memorial Arch, es básicamente un homenaje a la idea de Thomas Jefferson de expandir la nación americana hacia el oeste.

Por cierto, se puede subir hasta lo mas alto en solo 4 minutos en un mini carrito que va por dentro. La vista desde arriba es espectacular.

All-Star City

Este centro industrial, comercial y cultural es la sede del Juego de las Estrellas, el evento que reúne a todo el béisbol dentro y fuera del terreno.

Los locales dicen que la mejor ciudad de béisbol y la fanaticada más fiel de este país esta acá. En los preparativos para el evento de 4 días todos están involucrados.

Mi guía local es Maurice, un afro americano de 62 anos nacido y criado en St. Louis. Al conocerlo le pregunte: " Eres fanático de los Cardinals?" Y antes de terminar me respondió: "Ellos son mi vida!".

"Estamos esperando este evento desde hace mucho tiempo, tenemos altas expectativas de que toda esta comunidad demuestre no solo que somos la mejor ciudad de béisbol de este país, sino también tendremos el mejor juego de estrellas de nuevo. Yo fui al ultimo que se jugo acá en 1966, y pocas cosas han cambiado desde entonces" dice Maurice con su marcado acento y un gran sentido del humor.

En relación al béisbol han cambiado algunas cosas desde 1966. La misma gorra, el mismo uniforme, los mismos fanáticos y la misma tradición. Sin embargo Stan Musial "The Man", ahora esta sólo en estatuas, y el que roba la atención es ahora un dominicano, hijo adoptivo de esta ciudad, cuyo apodo solo tuvo que ser traducido a "El Hombre". El rostro de Albert Pujols, se puede ver en cada esquina.

El parque sigue llamándose Busch Stadium, pero ya no es aquel anillo blanco art deco. Hoy es un parque cuyo diseño festeja los anos 30 con servicios, facilidades y lujos modernos.

"El nuevo parque ha sido una bendición para todos" dice Maurice, "A mi me recuerda al Sportsman Park, el parque original de los Cardinals".

"Esta es una ciudad muy tranquila y lenta, disfrutamos de las cosas nuestras y las ponemos siempre por delante, nuestros equipos, nuestro blues, nuestro arco, nuestros lugares y nuestra gente. Somos muy pegados a las tradiciones y a preservar el pasado, es por eso que nuestra esencia esta intacta, eso es lo que queremos proyectar a quienes se involucren con este evento." afirma el veterano residente.

Mucho más que un juego

La cámara de comercio de St. Louis espera que las actividades le inyecten alrededor de $60 millones de dólares a la economía local en estos cuatro días. Muy buen dinero en estos tiempos de recesión económica, que se siente en todas partes.

El viernes arranco el Festival del Fanático en el centro de convenciones. Un súper complejo cerrado con actividades interactivas, clínicas por parte de peloteros y leyendas, autógrafos, souvenirs y cualquier cosa "comprable" relacionada al béisbol.

El sábado, 30 mil personas se dieron cita a las orillas del Mississippi, bajo el majestuoso arco para celebrar el Juego de Estrellas con un concierto a beneficio de la investigación para el cáncer por parte de la multiganadora del Grammy Sheryl Crow, nativa de St. Louis, y la leyenda de la música popular americana Elvis Costello.

Cuando canto el tema "My home" (Mi hogar) el arco tembló con los gritos de la gente. Mas de uno lloro de sentimiento. Son buenos momentos para quienes viven acá y quienes visitan.

Hoy domingo Busch Stadium abre sus puertas al Juego de las Futuras Estrellas, que se ha convertido en un gran atractivo, pues sus participantes realmente saltan al estrellato. Pregúntenle al Kung Fu Panda, Pablo Sandoval, quien hace un año participó en el juego.

El lunes los edificios del centro tendrán que reforzar sus ventanas por el Festival de Cuadrangulares, que tiene como favorito a el muchacho local, Albert Pujols.

El martes después de una majestuosa ceremonia chocarán las estrellas por la disputa de la ventaja de localía en la Serie Mundial.

Y los Cardinals en primer lugar. Realmente son buenos tiempos.

En cada esquina, cada bar, cada restaurant esta contagiado del evento. Al caminar por las calles es común conseguirse a un Orlando Cepeda, un Ferguson Jenkins, Luis Aparicio, algún ex jugador de los Cardinals como Vince Coleman o Willie McGee. Es la capital de este deporte por estos días.

"Nuestro mensaje es claro y queremos que lo sepan todos: somos la mejor ciudad de béisbol del país, duélale a quien le duela, sobre todo a Chicago y a sus Cubs, a quienes les enviamos una foto del trofeo de la Serie Mundial del 2006" dice Maurice por molestar a sus archirrivales. "Eso es algo que nunca más van a ver".

lunes, 6 de julio de 2009

Las nuevas fronteras del béisbol

La ciudad de Marilia, a las afueras de Sao Paulo será el epicentro del béisbol en Brasil con la apertura de la academia de los Rays en 2010, con una inversión de casi 1 millón de dólares para el desarrollo de jugadores en territorio bandeirante, marcando una nueva era en el béisbol internacional.


Tampa Bay abre una academia en Brasil. Seattle extiende su escauteo hacia Ecuador. Los chicos que practican softbol en Argentina son observados por equipos de Grandes Ligas para evaluar su potencial. Aumenta la presencia de scouts en Colombia y Venezuela es el centro de reclutamiento.

Estas afirmaciones reflejan la realidad del movimiento de búsqueda de talentos para el béisbol organizado en el sur del continente. Una región donde sólo Venezuela era la excepción a la regla.

Si el fútbol ha tomado auge en Venezuela, pues de la misma forma el béisbol ha ganado espacios en sus países vecinos. Es parte de la globalización. No por esto se perde la identidad deportiva y cultural de cada país, al contrario, se refuerza y se expanden las posibilidades creando mayor competitividad en el mercado de peloteros e incrementando la diversidad.

Antes era considerado muy difícil para un latino llegar a las Grandes Ligas; hoy es más fácil. Existían barreras que impedían un mayor flujo de peloteros hacia el béisbol mayor, pero en esta época el talento es mayor que antes y la capacidad de desarrollo de los chicos es superior.

Es un ciclo. Vemos muchachos firmados en Repúbllica Dominicana por 3 y 4 millones de dólares mucho más seguido, y bonos en Venezuela por 2 y 3 millones, y más jugadores de Colombia en las Menores,y ya tienen cabida jugadores de países no tradicionales que aunque no reciben millones por firmar, al menos les dan la oportunidad.

Dentro de 20 años, los Colombianos ya ganarán bonos millonarios porque su talento se habrá desarrollado hasta ese nivel, las academias en Brasil y Argentina sacarán sus frutos y Ecuador ya habrá puesto en las mayores a uno o dos peloteros.

El béisbol evoluciona lento pero seguro.

Esta semana quiero mostrarles algunos ejemplos. Los tres jugadores sudaméricanos de mayor nivel que no provienen de Venezuela o Colombia.

Estos chicos nadan contra la corriente en la difícil tarea de mantener su desarrollo activo. Las Grandes Ligas son un mundo muy distante para ellos pero no imposible. No se asombren si alguno de ellos le quita el puesto en un róster de 25 a un venezolano o a un dominicano. Lo tendrán bien merecido.

Paulo Orlando – Jardinero Central
Wilmington Blue Rock – Kansas City Royals A+

Sao Paulo, Brasil.


Paulo Roberto Orlando es el prospecto brasilero activo de mayor nivel y uno de los tres verde-amarelhos que luchan en el complicado sistema de las Ligas Menores.

Sólo dos de sus compatriotas han alcanzado la categoría AAA, los lanzadores José Pett en 1996 y el veterano Jo Matumoto en 2008.

Orlando, de 23 años. fue firmado en el 2005 en Brasil en una prueba abierta conducida por el scout Orlando Santana, quien junto al supervisor del área Jorge Oquendo, firmaron a este veloz chico para los Chicago White Sox.

Desde niño estuvo ligado a la comunidad japonesa en Sao Paulo, donde aprendió a jugar béisbol. Comenzó a practicarlo en sus ligas y clubes a la edad de 14 años y su talento para el juego se desarrolló de manera vertiginosa. Su velocidad es su punto más fuerte.

Los reportes de scouts califican la velocidad en una escala entre 20 y 80, y la mayoría de ellos le dan a Orlando la máxima calificación. Muchos lo catalogan como el jugador más rápido en el tramo entre primera y tercera base en todas las ligas menores.

El año pasado fue cambiado a los Royals de Kansas City por el lanzador ligamayorista Horacio Ramírez, y asignado al equipo clase A fuerte en Wilmington.

Orlando ha sido miembro del Equipo Nacional de Béisbol de Brasil, participando en los Juegos Panamericanos de Río 2007.

Diego Echeverría – Lanzador derecho
Bowling Green Hot Rods – Tampa Bay Rays A

Buenos Aires, Argentina

6 argentinos han jugado en las Ligas Menores en los Estados Unidos, y sólo uno está activo esta temporada, quizás el que ha causado mayor interés desde su firma al profesional, el lanzador Diego Echeverría.

Es ya cuestión de asombro el tan sólo pensar en un lanzador argentino. Aún mucho más si el personaje es un nudillista. Y no sólo eso, Echeverría practicaba softbol en Argentina, y fue capaz de desarrollar el lanzamiento de nudillos…¡Por debajo del brazo!

Un recomendador cubano radicado en Argentina que regularmente busca talentos entre este grupo de softboleros invitó a Echeverría a entrenar para lanzar nudillos por arriba del brazo.

Tras meses de preparación y entrenamiento, y observando videos de Tim Wakefield, viajó a la academia de los Rays en República Dominicana para una prueba. Allí asombró con su potencial y fue firmado en 2006.

Tampa Bay contrató los servicios de Joe Niekro para trabajar con el argentino. Tras un mes de trabajo constante y elogios por parte del ex-nudillista, este fue sorprendido por una aneurisma que le causó la muerte en octubre del 2006.

En su primera temporada en las menores fue utilizado como abridor, pero los Rays decidieron cambiar su rol a relevista donde ha tenido mayor éxito.

Es un caballito de trabajo. Su lanzamiento de nudillos madura cada vez más, su recta es más potente y esta temporada ha desarrollado una curva que deja colgado a los bateadores aumentando su capacidad de ponches.

Alfredo Venegas – Lanzador derecho
Clinton LumberKings – Seattle Mariners A

Guayaquil, Ecuador


Guayaquil es una de esas regiones beisboleras que muy pocos reconocen. Una ciudad donde el gusto por el béisbol se pierde entre la popular pasión por el fútbol. Sin embargo la práctica en sus diamantes ha sido constante al igual que sus intentos por demostrar su talento local. Se han firmado varios peloteros que han llegado a jugar en la Dominican o Venezuelan Summer League, incluso algunos que han jugado pelota independiente, pero sólo el lanzador Alfredo Venegas ha podido llegar a las menores en los Estados Unidos.

Aún mayor su hazaña para un nativo de su país al ser ascendido el año pasado al Tacoma Rainiers, la sucursal AAA de los Marineros.

Venegas comenzó jugando en el Club Deportivo Emelec, famoso por su equipo de fútbol en primera división, que cuenta también con categorías de béisbol de pequeñas ligas.

Fue recomendado por el periodista local Diego Arcos y Alfredo Molina, coach ecuatoriano de los Marineros de Seattle en la Venezuelan Summer League, y que mantiene una estrecha relación con la Federación Ecuatoriana de Béisbol en búsqueda de talento local.

Molina, quien actualmente labora con la organización de los Bravos de Atlanta, llevó a su país a Emilio Carrasquel coordinador de la Academia en Venezuela; y luego junto con los norteamericanos Mike Spiers, mánager de la Selección Nacional de Béisbol del Ecuador y el scout Curtis Wallace, finalmente firmaron al prospecto en julio del 2003 con 18 años de edad.

Venegas pasó 3 temporadas en la Summer League de Venezuela teniendo excelentes actuaciones. Los Mariners lo enviaron al equipo rookie en Arizona para el 2007 y terminó esa temporada en la sucursal de clase A avanzada.

Esta temporada ha jugado para los equipo de clase A media y avanzada acumulando marca de 3-5 con efectividad de 4.43 en 19 juegos, 12 de ellos como abridor.

Venegas tiene la velocidad en su brazo. Desde los 19 años su recta supera las 92 millas, pero durante el desarrollo de un juego su potencia disminuye. Su arma secreta es una curva en cambio alrededor de las 70 millas.